2.840. Luis Esteban Solinís. In memoriam.

luisestebansolinis-im-puertosantamaria

El turismo en la provincia de Cádiz tal y como lo conocemos hoy, sería menos sin Luis José Esteban Solinís, (ver nótula num. 270 en GdP) un madrileño de raíces mañas que llegó a Rota en 1969 y pasó gran parte de su vida profesional en El Puerto de Santa María –con incursiones en Portugal— y su paso por la administración pública en el Ayuntamiento de Jerez y la Mancomunidad del Bajo Guadalquivir. Fue uno de los cofundadores de la desaparecida agencia porteña Viajes Acuario y durante muchos años director comercial del Casino Bahía de Cádiz. Impulsor del moderno turismo de los setenta, hizo que cualquier acto o reunión de relevancia que se preciara en la Bahía de Cádiz y Campiña de Jerez se celebrara en las instalaciones de aquel Casino que en próximas fechas va a cambiar de ubicación trasladándose al centro de El Puerto.

La cabeza pensante de Luis –así se llamaba su penúltimo proyecto profesional de asesoría turística: KPJ-Cabezas Pensantes Jerez— estuvo detrás de muchas de las acciones promocionales de la provincia de Cádiz: como consejero del desaparecido Patronato Municipal de Turismo, o del propio Patronato Provincial, de acciones tales como el Primer Centenario de la Real Plaza de Toros, ‘Cádiz en Sevilla 92’, el producto promocional ‘Costa Sherry’, el Convention Bureau u Oficina de Congresos de Cádiz-Jerez-El Puerto, actuaciones con HORECA, la Cámara de Comercio o Turismo Andaluz...

Aún recuerdo aquellos menús de hace 25 años con nombres sumamente originales que, durante doce meses inventó a diario y publicitó en Diario de Cádiz en una feliz joint venture con los hermanos jerezanos Antonio y Alfonso Rodríguez, una feliz asociación que dio para mucho innovando en la hostelería andaluza. Le vinculó en su amor a esta tierra dos hijas portuenses y uno jerezano, además de su hija, como él, madrileña. Y una mujer, la también jerezana Eva Rodríguez de la Milla que lo recuerda como un hombre comprometido que les hizo feliz. La muerte, la gran estafa que nos hace periódicamente la vida, la burlamos entre todos alimentando la semilla de entusiasmo y cariño que profesó a muchos de quienes tuvimos el honor de ser sus amigos. A su buena memoria. /Texto: José María Morillo

Deja un comentario