3.463. Pedro Perez Fernández. El mas estrecho colaborador de Pedro Muñoz Seca

Pedro Pérez Fernández (Sevilla, 1884 - Madrid, 1956), fue un dramaturgo español, uno de los autores del teatro cómico llamado astracanada. Tuvo una especial y fructífera colaboración con Pedro Muñoz Seca, de la que resultaron 83 obras de teatro, por lo que fueron conocidos como "los Pericos". | Perez Fernández, en la primera década del siglo XX.
| Pedro Pérez Fernández tiene una humilde calle entre la calle Comedias y la Avenida Menesteo, frente a la sede de la Delegación Municipal de Juventud.
Aunque nació en Sevilla, a los diez años marchó con su familia a vivir a la localidad cercana de Los Palacios y Villafranca. Su talento dramático fue precoz: ya estrenaba piezas a los doce años y a los trece empezó a colaborar en la prensa local. En 1905 se instaló en Madrid y escribió cuentos, artículos y narraciones en diferentes revistas semanales. Su producción teatral sobrepasa el centenar de títulos (146 estrenó, según la Sevillapedia)2 y casi siempre en colaboración con otros autores de éxito humorístico, sobre todo con Pedro Muñoz Seca, con el que redactó ochenta y tres, casi siempre disparatadas astracanadas en que la verosimilitud anda por debajo de la persecución de la comicidad del chiste y el juego de palabras, aunque también cultivó el sainete, la comedia, la zarzuela, y el llamado juguete cómico en el teatro comercial.

| Un joven Pedro Muñoz Seca

El crítico Enrique Díez Canedo se refirió a su indisoluble matrimonio escénico con Pedro Muñoz Seca con cierto retintín irónico: "Rara vez afronta solo la responsabilidad de una comedia el señor Pérez Fernández. Las más une su nombre al de Muñoz Seca, con quien ha llegado a confundirse hasta el punto de que muchos le tienen por el Ángel de luz y otros por Ángel de tinieblas del fecundo ingenio por quien llegó a tomar cierto auge el llamado 'astracán'. El misterio de las colaboraciones parece impenetrable. Los más juiciosos dicen que poco va de Pedro a Pedro".

Entre sus obras con Pedro Muñoz Seca destacan Por peteneras (1911), el alegato antirrepublicano El EX... (1933), La plasmatoria (1936), original astracanada en que Juan Tenorio irrumpe en una sesión mediúmnica espada en mano buscando venganza de Gregorio Marañón, ofendido por las teorías sobre su homosexualidad que ha divulgado en un ensayo, las comedias Los últimos frescos (1917), Lolita Tenorio (1919), La pluma verde (1925), Los extremeños se tocan (1927), Marcelino fue por vino (1927), La Lola (1928), La Perulera (1930), Jabalí (1933), así como las zarzuelas Seguidilla gitana (1926), con música de Ángel Barrios, y La cursilona (1930), con música de los maestros Fuentes y Navarro, la astracanada lírica en un acto El presidente Mínguez (1917), com música de Pablo Luna, entre otras.

| La pluma verde, portada ilustrada por el portuense Manolo Prieto.

También colaboró más ocasionalmente con Luis Fernández Ardavín (con el drama lírico El señor Pandolfo, (1917), con música de Amadeo Vives), José Gomero, Fernando Luque, Rogelio Pérez Olivares o Enrique García Álvarez. En solitario compuso un puñado de obras, entre las que destacan la comedia ¡Arriba los corazones! (1922) y los sainetes El oro del moro (1918) y El tío catorce (1931). Estrenó la revista La orgía dorada en 1928.

| Los Pericos: Pérez Fernández y Muñoz Seca.

Como su amigo Pedro Muñoz Seca simpatizó con el llamado bando nacional durante la Guerra Civil y se ocultó por el riesgo de ser ejecutado (como efectivamente sucedió con Pedro Muñoz Seca en noviembre de 1936 en Paracuellos del Jarama). Tras la misma, sin su habitual colaborador, su estrella dramática declinó rápidamente, aunque estrenó algunas comedias (Don Bartolo, 1942; Los chatos, 1946) y juguetes cómicos por cuenta propia.

Deja un comentario