3.502. Julián Blázquez se llamaba …

Se llamaba Julián --Blázquez, he sabido después-- y tenía 50 años. Era de Salamanca y alguna mala aventura vital –-quizás un divorcio, quizás su poliadicción, quién sabe-– nos lo trajo a ejercer de “sin techo” en nuestras calles. De trato afable, eso dicen quienes le trataron, oscilaba entre la crónica petición de ayuda a los organismos oficiales, el contacto solidario de los colectivos de personas voluntarias y el rechazo a regímenes de tutela que le impedirían obtener y consumir las dosis diarias. Hay quien dice que lo mató el frío aunque la versión oficial hable de sobredosis y de historiales ciclícos con patologías complicadas. | A las puertas del aparcamiento de la calle Diego Niño --trasero al Centro Comercial--  apareció el cuerpo sin vida de Julián Blázquez en la mañana del viernes pasado | Foto: Google.
| Julián Blázquez González.

Lo cierto es que el viernes amaneció muerto, helado entre sus cartones de la calle Diego Niño y que hoy cuesta encontrar la noticia entre los titulares locales de los medios de comunicación que se congratulan por la acogida de nuestro sol y nuestra gastronomía en FITUR, por ejemplo o hacen cábalas sobre la urgencia de la suplencia del último concejal dimitido para aprobar ordenanzas urbanísticas.| El albergue gestionado por ANYDESNadie, ninguna autoridad local ha dado la cara para expresar el dolor, para manifestar este frío que nos ha metido en el cuerpo a todas y todos cuantas hemos pasado en algún momento por el lado de Julián y no hemos sido capaces de mirarle a los ojos.

Los estrechos reglamentos de la Casa de ANYDES –-ni siquiera me atrevo a llamarlo Albergue Municipal-- han quedado obsoletos, trágicamente inútiles, ante la tragedia que vivimos en nuestras calles.

En este año, tres personas habían fallecido en la capital de nuestra provincia en parecidas condiciones de miseria y abandono pero cuando se nos ha muerto Julian en nuestras calles portuenses creo que debemos a empezar a mirar con otros ojos y a tratar con otras manos y otros recursos a a estos habitantes de la basura de los que hace ya casi 20 años escribía yo en Diario de Cadiz, no “tienen donde caerse vivos” porque muertos se caen en cualquier parte.

| Hace 20 años Magdalena Cías, entonces responsable de Asuntos Sociales del Ayuntamiento, luchaba para abrir un centro 'Café y Calor' en la calle Cruces, a iniciativa del Colectivo 'La Muralla', que encontró la oposición vecinal. Año 1997.

Hoy lunes 22, a las 18 nos veremos, convocados por la Asociación pro Derechos Humanos de Andalucía, en el lugar donde abandonamos a Julián. Mientras, espero las explicaciones de lo que se hizo y no se hizo por parte de quien le corresponde darlas. | Texto: Juan Rincón Ares.

Un comentario en “3.502. Julián Blázquez se llamaba …

  1. Juan

    Acabo de enviar este correo al responsable de esta pagina:

    Buenos dias:

    Sin ninguna mala intención por tu parte me has dado un disgusto mayúsculo. Tu sabes que tienes - y sigues teniendo - mi permiso para publicar en Gente del Puerto, cuanto escrito mío te apetezca. Has publicado mi nota sobre Julián, la primera ( http://www.gentedelpuerto.com/2018/01/22/3-502-julian-blazquez-se-llamaba/) y al incrustar tu en ella la anttigua notula sobre Manoli Bautista ( http://www.gentedelpuerto.com/2017/07/15/3-213-manoli-bautista-responsable-y-coordinadora-de-anydes/) que tambien se basa en un articulo mío, da la impresión y asi lo ha sentido Manoli y otras personas que yo la señalo como responsable de la muerte de Julián. Respeto a Manoli y la quiero con locura, admiro su labor PARA NADA la señalo como responsable de la tragedia de Julian. El sentido de mis palabras sobre el albergue se lo he explicado a ella pero por nada en el mundo quiero que parezca que denigro su trabajo o el que ha realizado en Anydes a lo largo de casi treinta años. Te pido por favor que retires de esa publicación la notula de Manoli. Lo demás lo aclararé yo con ella o con quien me pida otras explicaciones. Gracias.

Deja un comentario