3.865. Manuela Batista Pérez. Manoli la de ANYDES

Manuela Bautista Pérez, Manoli como casi toda la Ciudad la conoce, nació el 1 de octubre de 1959 en El Puerto de Santa María. Hija de Juan Bautista Romero, natural de Arcos de la Frontera, y de Josefa Pérez Alfaro, natural de El Puerto. Es madre de dos hijas y un hijo marroquí adoptado. En 1988 entró como voluntaria de ANDAD-Madres Unidas contra la Drogodependencia, llegando a ser su presidenta. Y, durante 25 años ha sido presidenta de ANYDES (Animación y Desarrollo), asociación cuya misión es atender a personas en riesgo de exclusión social, toxicómanos en fase de rehabilitación, transeúntes, presos de tercer grado que necesitaban un tutor para salir de prisión o personas sin techo, con el objetivo final de conseguir la reinserción social de sus usuarios.

1959
En 1959, el año de su nacimiento, era alcalde de El Puerto Miguel Castro Merello y, mientras en Buenos Aires Rafael Alberti publicaba las partes I y II de ‘La Arboleda Perdida’, en El Puerto el poeta José Luis Tejada pregonaba la Semana Santa y se refundaba la Hermandad del Rocío. Santiago Montoto sacaba a la luz una edición limitada ‘El Puerto de Santa María en la liberación de Fernando VII’ y se ponía, por parte del cardenal arzobispo de Sevilla, Dr. Bueno Monreal, la primera piedra del que sería el Colegio de La Salle. Abría en la calle Misericordia el Bar ‘er Beti’. El ilustrador Manolo Prieto obtenía el Primer Premio de carteles de "Industrias Lácteas" y el Segundo premio de carteles de la Corrida de la Beneficencia.

249. PRIMERA PIEDRA DEL COLEGIO LA SALLE: 50 AÑOS.

Ese año nacían también el jugador de fútbol Carmelo Navarro Careaga, empresario de Vinagres de Yema. José Ignacio Delgado Poullet, presidente de la Asociación de Amigos de los Patios. La desaparecida activista de izquierdas Soledad Ibález Gándara. El músico de tambor, Fernando Hernández Gil, ‘Fernandito’. La pintora Manuela Callealta Sara.  Margarita Díaz Bejarano, delegada de SOS Bebés Robados en El Puerto y el vaquero aparcacoches Jerónimo Rosado Carrasco.

| Vivienda en uno de los bodegones de la Plaza de Toros.

Nuestra protagonista vive sus primeros años en uno de los bodegones de la Plaza de Toros junto a su abuela y su madre, mujeres de las de antes que para ella fueron referentes como madre y abuela y también como mujeres comprometidas con la problemática social que les rodeaba en el más amplio sentido de la palabra. Pasar una guerra incivil, sobrevivirla y mantenerse a flote con hijos y nietos en la dura posguerra que tocó vivir en este país sobre todo para los más desfavorecidos, es lo que estas mujeres impregnaron por ósmosis a nuestra protagonista. Herencia que ha marcado toda su vida hasta hoy día.

| El matrimonio de sus padres trajo al mundo 12 hijos de los cuales tan sólo lograron seguir adelante con vida siete. Josefa, Manoli, Antonio, Milagri, José Luis (fallecido hace 16 años), Francisco y Pedro. En la imagen, Manoli es la primera de la izquierda.

De los bodegones pasó a vivir a la barriada de Sericícola junto a sus padres y hermanos. Años más tarde se muda toda la familia a una de las casas de la entonces denominada barriada del 18 de Julio, hoy barriada de Los Toreros.

| Colegio Cristóbal Colón.

Estudió lo que le dejaron y pudo en los colegios Sericícola y Cristóbal Colón, ya que con tan solo 11 años tuvo que dejar los estudios –como tantos otros niños-- y ponerse a trabajar como interna en casas particulares ante las necesidades familiares de tener que alimentar a una prole tan numerosa. De su paso por el colegio recuerda que siempre le gustaron las matemáticas.

Su primer trabajo fue limpiando en una casa, y cuidando a unos gemelos recién nacidos. Recuerda que cobraba tan solo 1.500 pesetas al mes, un sueldo pequeño pero muy necesario para la familia.

| Con 15 años conoció al que más tarde sería el padre sus dos hijas, Macarena y Fátima. Se casó con 17 años sin el consentimiento y/o permiso de sus padres. Fue el Arzobispo de Sevilla quien le concedió la autorización para proceder al enlace matrimonial que ofició el sacerdote de la iglesia del Carmen y San Marcos Ramón González Montaño.

Manoli se trasladó a vivir su nueva andadura al número 6 de la Ribera del Río. Y tras veintidós años de vida en común el matrimonio se separó el mismo día de su vigésimo segundo aniversario, siendo la barriada de las Nieves la que la acogió en su nueva etapa vital.

| Fue en ese entorno donde llegó de vacaciones Mohamed, cuya familia pidió a Manoli que lo tuviese en acogimiento durante el transcurso de un año. Con el tiempo se convertiría en su tercer hijo y un hermano más para sus hijas Macarena y Fátima.

Más adelante y aparentemente de forma definitiva la familia volvió a cambiar de domicilio trasladándose en esta ocasión a la calle San Juan 24, en pleno Barrio Alto de El Puerto, donde reside en la actualidad.

Mujer inquieta y con infinitas ganas de aprender y formase, con veintisiete años asistió al Centro de Adultos para terminar sus estudios primarios y obtener el Graduado Escolar. Más tarde se presentó por libre a los exámenes para obtener los títulos de Auxiliar de Clínica y Auxiliar de Infancia, aprobando ambos satisfactoriamente.

| Manoli, con su hija Fátima en brazos, durante su bautizo.

Su compromiso social lo inició como voluntaria ayudando y acogiendo en su propia casa a personas drogodependientes y con dificultades, y también a ex reclusos provenientes de los centros penitenciarios habidos en El Puerto. Un voluntariado que compaginaba con su trabajo limpiando oficinas, casas y cosiendo por la noche para poder dedicarse durante buena parte del día a atender a estas personas.

Por avatares de la vida dos de sus hermanos entraron en el mundo de la droga, y eso hizo que se volcara en ayudar a familias y personas con problemas de drogodependencia, quedándose incluso con los hijos de drogodependientes para que éstos pudiesen entrar en centros destinados a ayudarles a dejar esa lacra social.

| Manoli, con sus compañeras de voluntariado Charo y Rosario Garrucho.

En el 1988 Manoli, entró como voluntaria en ANDAD-Madres Unidas contra la Drogodependencia, acudiendo a los Centros Penitenciarios de Puerto I y Puerto II. Años más tarde llegó a ser presidenta de dicha asociación. También ejerció su voluntariado en una casa del Camino de los Enamorados muy cerca de la Playa de La Puntilla, y más tarde en otra casa situada en Urbaluz.

En 1992 entra a formar parte de ANYDES con el objeto de atender a personas en riesgo de exclusión social, toxicómanos en fase de rehabilitación, transeúntes, presos de tercer grado que necesitaban un tutor para salir de prisión o personas sin techo, con el objetivo final de conseguir la reinserción social de sus usuarios. En esta nueva asociación interactúan educadores y trabajadores sociales impartiendo talleres y cursos dirigidos a menores, colectivos más desfavorecidos y drogodependientes.

624. ÁNGEL ANGULO. El Evangelio según San Mamés.

Una persona que es muy importante en la vida de Manoli Bautista, es el sacerdote franciscano, profesor, abogado e Hijo Adoptivo de El Puerto de Santa María, Ángel Angulo, a quien conoció a finales de la década de los 80 del siglo pasado, y que fue quien le ayudó a abrir la casa sita en la calle Niño del Matadero en el año 1993, casa que permaneció abierta durante varios años atendiendo a transeúntes y personas salidas de los centros penitenciarios y que no tenían adónde ir.

Otras de las personas a las que guarda un cariño muy especial por su inestimable ayuda como presidente de Cáritas, y que siempre tendrá en su recuerdo, pues desgraciadamente ya no se encuentra entre nosotros, es a Pepe Serrato, que desde su lugar de ayuda siempre estaba al quite de las numerosas necesidades que cubrir para que los residentes circunstanciales en ANYDES pudiesen entrar en los distintos centros de desintoxicación.

| Jóvenes en acogida para su rehabilitación en la casa ubicada en la playa de La Puntilla.

En el año 2002 el Ayuntamiento de El Puerto cede una vivienda para la realización de estas labores en la Avda. de Valencia 21, en la que trabajan distintos profesionales junto con algunos voluntarios. Casa que se mantiene a base de subvenciones, aunque a veces no lleguen a tiempo y sean los propios voluntarios y profesionales quienes tengan que ayudar a su mantenimiento.

Es en 2014 cuando la sede de ANYDES se traslada al Centro de Emergencia Social de la Florida, un edificio que, aunque con algunas deficiencias estructurales mejoró la calidad de vida de los usuarios.

3.213. Manoli Bautista Pérez. Responsable y Coordinadora de ANYDES

Tras 25 años de entrega y dedicación a los más necesitados tal y como le enseñaron su madre y su abuela, Manuela Bautista, ‘Manoli de Anydes’ como cariñosamente se la conoce, deja de ser responsable de esta asociación por la que tanto ha luchado con lágrimas en los ojos y guardando para sus adentros las múltiples vivencias de toda una vida dedicada a los demás. Gran señora que ha sido capaz de abrir de par en par las puertas de su casa familiar y de su vida para ayudar a los más desamparados con una entrega y dedicación cuando más lo necesitaban.

| Manoli, en el Centro de Emergencia de La Florida.

Experiencia gratificante, sí. Pero a la vez dura y sacrificada por todos los sinsabores pasados en los últimos años, y también por la incomprensible falta de empatía de los dirigentes de la Ciudad para con la asociación. El cansancio, la falta de recursos y de medios materiales y humanos han podido con ella. Le queda el cariño de su propia familia, y por supuesto el de esa otra gran familia que ha formado con tantas y tantas personas que han pasado por su vida y que tienen un hueco en su corazón.

 

Deja un comentario