Saltar al contenido

2.138. LA FAMILIA RUIZ-CALDERÓN. En la playa de La Puntilla.

De izquierda a derecha, Manuela Ojeda, casada con Manuel Ruiz-Calderón López, Dolores López, suegra de la anterior casada con Severiano Ruiz-Calderón Pulito, Ana Martín Tejada, casada con Severiano Ruiz-Calderón López y Francisca Sanabria, conocida como la Tata Paca. Detrás, mirando a la cámara. el sobrino de doña Boni, vecino de caseta de los Ruiz-Calderón. Los niños son Mariló Ruiz-Calderón Ojeda, Ana y Miguel Ángel Ruiz-Calderón Martín y Severo Ruiz-Calderón. Principio de la década de los sesenta del siglo pasado.

ruizcalderon_playa_puertosantamaria

Severiano Ruiz-Calderón López, --descendiente del que fuera alcalde de El Puerto en cuya memoria se rotuló el Parque con su nombre-- era un gran aficionado a la caza de la tórtola y así, solía para los veranos entre Constantina (Sevilla) donde el aire era muy saludable, Chipiona por el gusto de su madre Dolores López y El Puerto que era su pasión, heredada por su hija Ana María.

Severiano se casó con Ana Martín Tejada y se fueron a vivir a Sevilla donde estuvo destinado como práctico del puerto comercial, pero constantemente regresaba a su tierra y los veranos no dejaban de ir a la casa de los abuelos en la calle Larga.

3 comentarios en “2.138. LA FAMILIA RUIZ-CALDERÓN. En la playa de La Puntilla.

  1. María Elena

    Hola me alegra conocer de mi familia pero quisiera saber más sobre Francisco Ruiz-Calderon quien fuera mi abuelo pueden decirme algo sobre el soy cubana abrazos a todos y bendiciones.

  2. Marilyn Ruizcalderón Gort

    Hola, estoy muy estusiasmada y feliz al ver que la familia Ruiz Calderón traciendw fronteras. Soy cubana y aunque mi apellido es Ruizcalderón, me gustó mucho conocer sobre ustedes. Un abrazo desde Cuba.

  3. Mariló Ruiz-Calderón Ojeda

    Para mí ha sido algo muy agradable encontrarme esta reseña de mi familia en facebook. Aunque resido en Rota desde hace ya muchos años, siempre queda ese toque de nostalgia por tu pueblo y sobre todo con los recuerdos de tu infancia, cuando ésta ha sido tan feliz como fué la mía, gracias a Dios.
    Gracias pues, a los que se han acordado de nuestra familia. Un abrazo en nombre de mi hermano y mío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido