Saltar al contenido

4.005. La viñeta de @ELDESCOSIDO. Nos están quitando el patrimonio

Así tal como suena: nos están quitando el patrimonio.  Hace poco Daniel Danielón Marín publicaba en su Facebook un cartel que decía «Nos quitasteis el andamio de la calle Larga, un bloque de José Antonio y ahora el barco de La Puntilla; nos dejáis sin patrimonio». Y llevaba más razón el hombre que Galileo. Mi abuelo solía decir que toda broma contiene algo de verdad y que tras la farsa del chiste se esconde el punzón de lo que no gusta oír. ¿Cómo no estará nuestra Ciudad para que cataloguemos como patrimonio un andamio, un mercadeo de droga y la dejadez del Ayuntamiento? 

Y mientras el patrimonio material --el de verdad-- se nos cae a trocitos; como la cornisa de la vivienda de la calle luna; el patrimonio intelectual salta por la ventana; como ha pasado con el Shorty Week y con el Monkey Week --que ahora es más shorty y solo de weekend-- y con todo lo week que ha dado El Puerto. De El Puerto de Santa María al mundo, con to nuestra pena. Por lo menos la mía. La buena noticia es que aunque se hayan marchado, la semilla germinó aquí, en esta Ciudad; esto demuestra que en El Puerto tenemos potencial para hacer y crear lo que nos salga de la punta de lo que viene siendo el miembro alargado y gordo donde termina el pie. Y de eso, no pueden presumir todas las ciudades. Esas son las luces de mi Ciudad y el faro que debe guiar la urbe en la que Menesteo pusiera sus ojos y su esperanza. La cultura, algo que parece escaso a simple vista, pero que bajo la capa de abandono y polvo que deslucen las calles de la de los Cien Palacios, está presente y puede contagiar. 

Y hablando de guías: en breve tendremos pacto de gobierno para ver quién dirige y guía la ciudad. Yo solo le pediría al nuevo o renovado alcalde que haga de El Puerto una Ciudad, por lo menos, digerible. Si gobierna finalmente Germán, los portuenses no vamos a tener un alcalde electo, sino un alcalde en prácticas, porque con todo lo que ha prometido en campaña vamos a tener que darle cuatro años de prueba y otros cuatro de contrato por obra y servicio. 

Mi primo Perico que vive en Larga uno, redactó --por curiosidad-- una por una sus promesas en un listado y al extender el papel desde el portal de su casa, terminaba la lista de promesas en la entrada del parque de la Victoria. Lo bueno de la lista es que tiene tanto contenido que cuando vas a la altura del Hotel Monasterio ya no te acuerdas de la promesa que había en la esquina de Larga con Luna. Díganme a mí si esto no es estrategia política de la buena. Lo innegable es que Germán ha hecho kilómetros para darse a conocer. Tanto es así que la estabilidad familiar se ha visto desequilibrada por el enorme gasto en suelas de zapato que mensualmente ha tenido el candidato. «--Menos mal que ha acabado la campaña, ahora ya podré sentarme en el sillón» dicen que ha dicho en recientes declaraciones; «--O no» se ha escuchado desde el fondo de la misma sala.

Y mientras, De la Encina que tiene cara de bueno --pero que después de cuatro años, a día de hoy, no sé cómo tiene el timbre de voz-- sigue buscando el pacto. Curro Martínez, en paradero desconocido hasta que han movido el barco varado en la Puntilla, dónde había trasladado su domicilio para pasar desapercibido, ha querido hacer pocas declaraciones, se ha limitado a llorar. «--No puedo más, qué ‘jartibles’. Ha sido  mudarme y retirar el barco». se ha podido entender entre sollozos.

Pase lo que pase con el pacto, lo único que pedimos los portuenses de pecho, es que sea bueno para la Ciudad. Capacidad hay, talento sobra y recursos no faltan. Educación: de eso vamos un poco cortitos, la verdad; pero todo se andará. Hay que creérselo, abrirnos el pecho al amor propio y el sentimiento portuense para proclamarle a la provincia que hemos vuelto, con intención de dar que hablar. Con intención de volver a ser lo que fuimos, pero adaptados a los nuevos tiempos. El Puerto debe volver, antes o después, con el nuevo alcalde o a pesar de sus alcaldes, pero tiene que volver.

Pero hay que ponerse las pilas --política y socialmente hablando-- que este fin de semana bajé al centro y parecía aquello la ‘Edad Media’ ¡Jesús qué atraso! | Texto y viñetas: Alberto Castrelo.

6 comentarios en “4.005. La viñeta de @ELDESCOSIDO. Nos están quitando el patrimonio

  1. Escalerita Alta

    A ver si es posible esta vez que el alcalde y los concejales a partir del próximo sábado, prioricen el adecentamiento y conservación del Barrio Alto, edificaciones derruidas y mucha maleza y matorral, lugares abandonados, espacios cubiertos de polvo y tantas casas cerradas, apuntaladas, techos desfondados y puertas tapiadas y cerradas a cal y canto por candados oxidados, así como el Parque Calderón, los Portales, la Ribera y Bajamar, exteriores sucios y deteriorados, sin encalar ni adecentar que dan sensación de abandono. No se olviden alcalde y concejales que habéis sido elegidos por la ciudadanía portuense para defender lo nuestro y que nos reconozcamos en nuestra historia y nuestras vivencias.

  2. Redaccion

    Independientemente del doble significado de la palabra ‘puerto’, que sin llegar a ser un calambur es una clara dilogía o anfibología, en este caso un pleonasmo en si mismo, es algo perfectamente lícito en literatura hacer uso de figuras retóricas o una licencia gramatical por la que, cualquier elemento del lenguaje puede ser usado como mejor convenga: Gente DEL Puerto-, con el que le hemos dado al título de la página web, la fuerza del doble sentido: de refugio, de apertura y de pertenencia y cuya forma mantenemos como canónica desde hace casi 11 años... y el tiempo que los lectores quieran

  3. Torre Vigía

    El informarse bien debería de practicarlo usted más a menudo, doña Guadalupe, antes que tildar de manipuladores a quienes conocen y saben las barbaridades que la clase política ha consumado en este siglo y el pasado. Sin ir más lejos, todo comenzó con la perdida de la playa de la Colorá. Lo lamentable es que después de la canallada perpetrada con la playa, los distintos gobiernos municipales han ido acoplándose a las exigencias de la Diputación, sin impórtale en absoluto el patrimonio local y, lo más importante, los porteños. Basta dar una vuelta y verá las tropelías cometidas y lo abandonado que está El Puerto. Mucho me temo que, en estos momentos, la alcaldía siga dependiendo de lo que vaya a suceder en la Diputación.

  4. Guadalupe Tizón Gil

    Os importaría corregir el título. Es gramaticalmente incorrecto "Gente del Puerto". Seria GENTE DE EL PUERTO. Gracias.

  5. Guadalupe Tizón Gil

    Que nadie se deje engañar. Es muy fácil lanzar afirmaciones, sin ninguna explicación de lo que se afirma., es muy fácil lanzar calumnias sin aportar ejemplos, en definitiva es muy fácil desacreditar a personas que trabajan por El Puerto como nunca se ha hecho, gente con sensibilidad política y estudiosos de las necesidades para poder solucionarlas......En fin es lo que tenemos. EN DEFINITIVA CALUMNIA QUE ALGO QUEDA. Tenemos una oportunidad única para seguir por la senda que empezamos hace 4 años, espero que mis pasamos vean la diferencia entre políticos. TODOS NO SON IGUALES.

  6. Torre Vigía

    Una verdad como un templo de grande porque antes de la deforestación a ultranza perpetrada en las últimas décadas, como consecuencia de una malísima gestión de los distintos gobiernos municipales, El Puerto lucía en todo su esplendor, con la Playa de la Colorá, el Paseo de la Victoria, la Plaza Peral, el Parque Calderón, con las Cunitas de Perico, el Kiosco de Pasaje, la Fuente de la Canastilla, el antiguo Puente de hierro y, sobre todo, el casco histórico. Y, ahora, mal empezamos ya que si el próximo sábado la elección del alcalde depende de nuevos oscuros intereses, ¡apaga y vámonos!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Alerta: Este contenido está protegido