Saltar al contenido

4.229. Manolo Gago y Paquita Fornells. Un matrimonio eterno

Las personas perfectas no hieren, no comenten errores, no mienten y… no existen / Tanto monta monta tanto, Paquita como Manuel Fernando

El pasado 19 de diciembre se cumplió el décimo aniversario del fallecimiento del portuense, Manuel Fernando Gago García. Al hablar de Manolo, como sus amigos le conocían, no podemos olvidarnos de  mencionar a su compañera de vida Paquita,  ya que aquí siempre fue cierto lo de “tanto monta monta tanto, Paquita como Manuel Fernando”. Eran un paquete conjunto, envueltos en papel de regalo, lleno de ejemplos  y alegrías, que formaron una familia con cuatro hijos llena de idiosincrasia portuense.

Este texto intenta, desde la familia y la amistad, ser un homenaje a ambos para que así perduren, si no en el tiempo, al menos en esta página web donde se habla de la Gente de El Puerto. Porque eso sí, los Gagos más de esta ciudad no pueden ser y, aunque Paquita es de la isla de San Fernando, fue atrapada rápidamente por nuestra Ciudad en la que se integró como una portuense más.

| Paquita con sus cuatro hijos: Chuchy, Pipi, Carmen e Ignacio; su nuera Nana Gaztelu y dos nietos: Pablo y José Luis, en el bautizo de su nieta Claudia Gago.

Paquita fue compañera de Manolo durante 51 años de casada y dos de noviazgo y, gracias a Dios, todavía hoy tiene fuerzas, a sus 89 años, recién cumplidos, para seguir adelante y disfrutar de sus hijos Manolo mas conocido como Chuchy, con nótula 891, Carmen, e Ignacio, con nótula 3.155 y Pipi por otro nombre Milagros, con nótula 45, así como de su nueras Nana Gaztelu y Patricia Alija y su yerno, José Luis Macías y, por supuesto de sus  nueve nietos  y seis biznietos.

| El patio de Madariaga, (San Fernando - Cádiz), antes de su demolición.

Manuel Fernando Gago García, nació en pleno centro de El Puerto de Santa María, en calle Pagador Natera número 6, el 31 de agosto de 1931,  mientras que su mujer lo hizo en San Fernando, en el popular patio de  Madariaga, junto al cine de verano del mismo nombre, el 10 de diciembre de 1930.

1931
El año de su nacimiento fueron alcaldes Eduardo Ruiz Golluri por los conservadores y Francisco Cossi Ochoa, por los progresistas.  Pedro Muñoz Seca estrenaba las obras de tratro: “¡Todo para ti!”, “El alma de corcho”, “El drama de Adán”, “Mi padre”.

| Obra de teatro estrenada el año de nacimiento de Manolo Gago.

Rafael Alberti estrenaba su primera obra de teatro: 'El hombre deshabitado' y se afiliaba al Partido Comunista. El 14 de abril nacían el primer alcalde del actual periodo democrático, Antonio Álvarez Herrera, el 22 de mayo el pediatra Juan Luis Bootello Reyes, el 28 de diciembre Francisco Sánchez Aguilar, del desaparecido Tabernón Sánchez, de la calle Ganado y el pintor portuense Vicente Galán. Nacía en Logroño el portuense de adopción Alberto Anguiano Anta.

| El niño Manolito con sus padres.

Los padres de Manolo fueron el gaditano Manuel Gago Vélez, gerente del Economato de Terry hasta su jubilación, pero que realizó anteriormente al citado puesto, labores de administración y contabilidad en otras empresas de la localidad como Bodegas Sancho y Quijano; y Milagros García Rodríguez, nacida en la calle San Sebastián, número 5, en el seno de una familia muy portuense y numerosa. Los padres de nuestra Paquita fueron José Fornell y Carmen Verdugo. Estos, además tuvieron otros ocho hijos más: Mercedes, Carmen (¡madre de 11 hijos!), Ana (fallecida a la edad de 26 años), Antonio (fallecido), Cristóbal (fallecido), Manoli, Ángeles  y Pepe. Los dos abuelos, Manuel y José fueron grandes narradores de historias.

Manolo fue el primero de cuatro hijos varones. Con su hermano Fernando, con nótula 974,  se llevaba diez años de diferencia; con Benito (psiquiatra fallecido en 1991 a los 51 años) trece años  y con el mas  joven, Ignacio con nótula 81, otros quince.

| Fachada del Colegio La Divina Pastora, en la calle Luna.

El primogénito estudió, en el colegio de la Divina Pastora y de la Pescadería, y en su juventud se integró en las congregaciones marianas de la Compañía de Jesús y luego en las juventudes de Acción Católica. Durante este periodo conoció y admiró, hasta su fallecimiento,  a la figura de San Ignacio de Loyola. Paquita, además de ser una lectora empedernida y buscarse la vida dando clases particulares, logró estudiar Magisterio en Cádiz, gracias al esfuerzo  realizado por su padre que siempre la animó y ayudó. 

| Brighton, en la década de 1950

Manolo continuó sus estudios  en la Escuela de Comercio de Jerez y, en 1948 partió, en barco desde Gibraltar, a la ciudad inglesa de Brighton. Como curiosidad, podeos añadir que el barco en el que llegó Manolo a Brighton se hundió en el siguiente viaje. Allí  permaneció por espacio de un año, con una familia de la localidad, para aprender el idioma que llegó a dominar a la perfección.  De hecho, durante los últimos años de su vida se dedicó a enseñar este lengua a un grupo de alumnos.

| Isabel Merello, viuda de Terry.

De regreso a El Puerto, se colocó con 19 años de secretario de Fernando C. de Terry, conocido con el apodo de 'el Levante', por lo impetuoso de sus acciones y formas. A la muerte de éste pasó a ser secretario de la viuda, Isabel Merello y, años más tarde,  fue director del Departamento de Exportación de Bodegas Fernando A. de Terry, así como  secretario del Consejo de Administración. Su cargo y el profundo cocimiento del inglés le hizo viajar por todo el mundo. Méjico, Chile, Argentina, Camerún, Nigeria,  Escocia, Inglaterra, Alemania, Francia, Italia, entre otros países que visitó por motivos laborales y en varias ocasiones.

Fue hombre de profundas creencias políticas, y religiosa, que nunca abandonó, pero sin ninguna duda, fue hombre tolerante y abierto  dispuesto a tender su mano a todos aquellos que le solicitaran consejo y, siempre teniendo en cuenta a las personas. La oportunidad que tuvo de conocer  mundo  le dio la posibilidad de contar con una mente abierta que absorbió  con rapidez los cambios que se estaban produciendo en nuestra país, al que amó por encima de todas las cosas. Paquita y Manolo educaron  a sus cuatro hijos para ser estudiosos, trabajadores, tolerantes, amigos de sus amigos y, sobre todo, educados.

| El 11 de diciembre de 1953 fue representada en el Teatro Principal de El Puerto 'La Venganza de Don Mendo' por un grupo de actores de la Academia de Bellas Artes de Santa Cecilia, a beneficio de la Cabalgata de Reyes. Entre ellos, Manolo Gago, Pepe Morillo, Merche Macaria, Manolo Sánchez 'Zutanito', ...

Fue amante del teatro de Pedro Muñoz Seca, incluso participó en algún grupo de teatro junto a su hermano Fernando, y estrenó en el Teatro Municipal, y también disfrutaba de la ópera y la zarzuela. La Boheme y  La Canción del Olvido, sus preferidas, respectivamente. También era un lector empedernido y contaba con una estupenda y amplia biblioteca, especialmente dedicada a temas políticos y mercantiles. Sus pasiones, junto a los libros de biografías.

El encuentro entre Paquita y Manolo tuvo lugar en la finca El Pedroso, propiedad de la familia Terry, en el término municipal de Puerto Real. Allí, la cañailla, había sido destinada para ejercer de maestra en su escuela rural. Con anterioridad, había impartido clases en Almarchal, pedanía de Zahara de los Atunes.  Manolo se trasladó allí en una cacería y su vidas se cruzaron . Según contaba se prendó de sus ojos azules, aunque ella no le hizo mucho caso, porque se había enterado que era un experto zalamero con las mujeres. 

| Fotografía oficial de boda, junto con la hermana de la novia, Angelita, que actuó como dama de honor.

Entre tiras y aflojas estuvieron carteándose  casi dos  años,  que fue el tiempo que duró el noviazgo. Se casaron en la Parroquia del Santo Cristo,  de San Fernando, el 8 de mayo de 1958, siendo apadrinados por Antonio,  hermano de la novia y la madre del novio, Milagros García y casados por el presbítero Luis González Matiola. El desayuno de boda, ya que en esa época se estilaban las bodas tempranas y los desayunos,  se celebró  en la cafetería La Mallorquina. La novia lució para la ocasión un vestido precioso de encaje, hecho a medida,  que contaba con cuatro metros de cola y llevó un ramo de rosas y gladiolos blancos y, una diadema de flores. La dama de honor fue su hermana pequeña, Angelita que contaba con diez años y a la que está muy unida. La luna de miel a… Madrid y Barcelona.  

A su vuelta se establecieron en una casa, ubicada en calle Cielo, número 16 (hoy 10), y en el verano de 1972, se trasladaron, ya con sus cuatro vástagos, nacidos en 1961, 1962, 1963 y 1968, a la urbanización Las Viñas. Se trataba de un grupo de viviendas, construidas a través de una cooperativa de empleados de bodegas de Jerez y El Puerto. Esta es conocida por haber tenido como vecino, al poeta  y Premio Cervantes, Rafael Alberti. También, vivió, en esta urbanización, hasta su fallecimiento, la abuela de  Carmen Romero, ex mujer del ex presidente del gobierno de España, Felipe González.

 

| Paquita, con Chuchy y Pipi, embarazada de Carmen.

| Paquita, con su hija Pipi, recogiendo los regalos de Reyes en el embotellado de Bodegas Fernando A. de Terry, en 1972.

Manolo y  Paquita, celebraron su 50 aniversario de casados  con una cena familiar y, muy entrañable, en el restaurante “Un Alto en el camino”, (hoy con otro nombre) en mayo de 2008. Poco duró la alegría, que se compartió durante esa celebración, ya que el primero nos dejaba  el 19  de diciembre del 2009 como consecuencia de una dolencia cardiaca importante y, que arrastraba desde su primer infarto en 1979. Falleció a los 78 años de edad.

Pero vayamos unos años atrás y contamos que en 1986 se prejubiló y a partir de entonces, además de disfrutar de la familia, impartió catequesis a alumnos del Colegio del Guadalete, y de inglés a un grupo de alumnos reducido, mientras que comenzó a  descubrir el amplio mundo que se le ofrecía con internet. Evidentemente, disfrutó de otra de sus pasiones el fútbol, sobre todo, cuando se trataba del derby entre el Madrid y el Barcelona.  Su frase al respecto: “ Lo importante  no es que el Madrid gane sino que el Barsa pierda”. 

| Manolo, arriba a la izquierda, con la directiva del Racing Club Portuense, haciendo una visita al ayuntamiento, posando con miembros de la Corporación Municipal.

La pasión por el fútbol le llevó a  participar en alguna junta directiva de su otro equipo del alma, el Racing Club Portuense con el que colaboró en varias etapas. Su hermanad fue la de los Afligidos de la parroquia de San Joaquín, cuyo párroco José María Rivas, fue un gran amigo y, con el que colaboró,  en actividades solidarias promovidas por el primero. 

| Reunión de amigos en el Parque Calderón. De izquierda a derecha, Manuel Álvarez-Campana Gaztelu, José Manuel de Terry Galarza, desconocido, Manuel Gago García y Eustasio Torrecillas Muñoz. Al fondo a la derecha podemos ver el desaparecido Cinema España, hoy discoteca.

Tuvo muchos y buenos amigos: Manolito de la Torre con el que vivió los mejores momentos de su infancia y juventud;  el sacerdote, Juan López: Tomás y Fernando Terry, compañeros de muchos viajes; Luis Suárez Ávila, con los que mantenía extensas conversaciones para arreglar El Puerto y España; Miguel Castro Merello, Fermín del Riego, Rafael Cabeza, Pepe Frauca, Juan Perea Gandulla,  Alex Robert Eady, Vin Vam Elderenvy José Martínez Rovira, compañeros de la larga etapa laboral en Terry; José Luis Kurt Muñagorri, propietario del Hotel Fuentebravía; los hermanos Agustín y Rafael Fernández o Manolo Gatica con el que coincidió en el servicio militar en Castelldefels (Barcelona). Con éstos y otros muchos vivió diferentes épocas de su vida.

| Paquita, con parte de la familia, en 2009, ya fallecido Manolo.

Como se ha mencionado con anterioridad, Manolo nos dejó, el 19 de diciembre de 2009, a las 15 horas, en el Hospital Santa María de El Puerto. Según manifiesta su hija Pipi, “aunque la familia sigue sumando se le echa mucho de menos. Yo diría que cada año que pasa más. A pesar de saber que en el Cielo estará de lujo con sus padres, hermanos Fernando y Benito, amigos y ... por supuesto, su tata Manuela,  seguro mirará de reojo para aquí abajo para ver cómo marcha su querido El Puerto de Santa María”.

8 comentarios en “4.229. Manolo Gago y Paquita Fornells. Un matrimonio eterno

  1. PRIMER PASO

    No he tenido el placer de conocer a este matrimonio.
    Conozco a su hijo Chuchi, he visto algunos de los cortos de su nieto, he sabido del oficio y el buen hacer de algunos de los miembros de tan destacada familia.
    Me ha encantado su historia.
    Solo me queda decirle al Chuchi que lo quiero con locura y que para afrontar valientemente los problemas de este loco mundo, solo tenemos que dar el PRIMER PASO.
    Chuchi que se te echa de menos por alli.

  2. Mercedes Mateos Pérez-Luna

    No he conocido a los padres de Pipi, pero tengo a suerte de conocerla a ella y disfrutarla actualmente , maravillosa criatura de la que sus padres se sentirán muy orgullosos. Porque ella lo vale. Un abrazo muy grande.

  3. Neus Muñoz Mateu

    Muy bonito! Muchos y buenos recuerdos los míos de Manolo y Paquita! Y de todos los Gago, que no son pocos!
    Le quería y se que me quería, aunque lo primero que decía al verme llegar de visita era “ Hombre, la catalana! ¿Cuando te vas?” Manolo era así y lo sabíamos.
    Fue buena gente y un caso no hay quien pueda discutirlo. Desde hace 40 años un pedacito de mi está en el Puerto, Manolo, Paquita, los Gago y sobre todo Pipi tienen la culpa.
    Un beso a todos.

  4. Pipi

    Mis padres del alma!!! Bonito homenaje en vida de Paquita. Gracias Gentedelpuerto por estar ahí

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Alerta: Este contenido está protegido