Saltar al contenido

4.360. Las lagunas, un espacio de biodiversidad.  Vivencias y Experiencias

El biólogo Juan Carlos Neva Delgado expone en el video que traemos a los seguidores del Canal YouTube de Gente del Puerto, como es un espacio lleno de vida y diversidad que muchos portuenses desconocen, pero que existe al norte del término municipal, atravesado por el Camino de los Romanos, junto al  Pago Barranco de El Puerto de Santa María. Concretamente el Rosario de Lagunas (por otro nombre Cuenca Endorreica) denominadas Salada, Chica y Juncosa, que se inundan tras las temporadas de lluvia. El valor ecológico de este complejo de lagunas, altamente salinas, radica en ser un punto importante para la conservación de aves, algunas de ellas en peligro de extinción, además de ser refugios de anfibios, invertebrados y contener una rica y variada vegetación. E historia, mucha historia.

Música:
Face of the Earth, por Jakob Ahlbom. Epidemicsound.com
Disciples of Sun Tzu, por Christian Andersen. Epidemicsound.com
War horde, por Rafael Krux. Filmusic.io
Sonido ambiente de Laguna la Juncosa, por Moisés Torres.

2 comentarios en “4.360. Las lagunas, un espacio de biodiversidad.  Vivencias y Experiencias

  1. Juan Carlos Neva Delgado

    Muchas gracias Miguel. Creo que tienes información de primera mano y mejor que la mía. Yo lo que cuento es de transmisión oral y de lo leído en el libro "Perros y Cazadores". El que tú citas "Niño de las gallinetas" no lo he leído. No obstante lo buscaré a ver si lo encuentro. Ya que como dices, fuiste testigo de aquello, también tendrás información más detallada de esos años. Me gustaría poder hablar contigo. Si no tienes inconveniente, indícame la manera de contactar contigo. De nuevo muchas gracias.

  2. Miguel

    No es del todo precisa la información. Las lagunas en cuestión eran conocidas en El Puerto como lagunas de los Merello, que emparentaron después con los Terry.
    Mi tío Jesús Merello, naufragó no sólo con la escopeta, sino con su mujer, Charo Pastor Nimo y toda la impedimenta al uso, entre ellas las latas de los cartuchos.
    No es cierto que el Guarda, Ignacio, practicara submarinismo en busca de las armas, sino que fue al siguiente día cuando un Osborne Pérez de Guzmán, aficionado a esos menesteres subacuáticos, el que dio con ellas.
    Por cierto, en el librillo de mi tío Jesús, "Niño de las Gallinetas", se hace puntual referencia a lo que afirmo.
    Un testigo presencial

Deja un comentario

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido