Saltar al contenido

4.812. Macarena García-Conde Alvargonzalez. Yoga, como filosofía de vida

Macarena García-Conde Alvargonzalez @macagconde, de madre gaditana y padre ovetense, portuense de corazón, nació en Sevilla (1988) y, hasta los 24 años, vivió en el Principado de Andorra. Su primer contacto con El Puerto de Santa María fueron los veraneos familiares desde pequeña. Tras la pandemia y su paso por la empresa de eventos ‘Creativando’ se reinventó, habiendo conseguido reunir una comunidad que disfruta de la práctica de Yoga, creando esa unión entre mente y cuerpo tan esencial y, más en los tiempos que nos han tocado vivir.

1988.
Aquel año 1988 era alcalde el socialista Juan Manuel Torres Ramírez (ver nótula núm. 827 en GdP) quien interrumpió sus vacaciones en Gijón para apoyar moralmente a los familiares de las víctimas de la explosión de la Alcoholera de El Puerto, el 24 de agosto. Felipe González Márquez, presidentes del gobierno de España y José Rodríguez de la Borbolla y Camoyán, del de la Junta de Andalucía respectivamente, llamaron para interesarse por el suceso y ofrecer los medios de ambas administraciones. S.A.R. el príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón y Grecia, que estaba regateando en la Semana Náutica Internacional de El Puerto, alojado en el hotel Meliá ‘Caballo Blanco’, mostró su interés, igualmente, por las familias.

| Rafael Alberti, en 1984, en una visita a la Academia de Bellas Artes.

El lunes 29 de agosto, ingresaba Rafael Alberti en el cuerpo de académicos de número en Bellas Artes, con un recital poético ofrecido en su antiguo colegio de San Luis Gonzaga. Unos días antes, el escritor Fernando Quiñones intervenía el viernes 26 de agosto en la Tertulia ‘El Ermitaño’ y ese mismo día, el Orfeón Portuense ofrecía su VII Concierto de Verano en el Casino Bahía de Cádiz.

Volviendo a nuestra protagonista, vivió en Andorra su etapa escolar en el Colegio de los Pirineos. Años más tarde se trasladó a Madrid, donde estudió Protocolo, Organización de Eventos y Relaciones Institucionales, en la Escuela Internacional de Protocolo.

| Macarena, en Andorra.

Sin embargo, cada verano toda su familia se trasladaba hasta nuestra Ciudad para disfrutar de las vacaciones siendo estos momentos los primeros contactos que la protagonista de esta historia tuvo con El Puerto. Macarena no es portuense de nacimiento pero si es de corazón:  “-- He veraneando en El Puerto de Santa María toda mi vida, siempre he tenido un recuerdo muy feliz de todo el tiempo que he pasado aquí y, y sin duda he pasado los mejores momentos de mi infancia”, recalca  siempre sonriente.

| Macarena, con su hijo Marco.

Precisamente, uno de esos veranos, cuando contaba con 24 años, el amor llamó a su corazón e hizo que se quedara entre nosotros, todas las estaciones del año. Aquí vive desde hace casi diez años y nació su hijo Marco, que es “el amor de mi vida”.  Macarena es una de los miles de portuenses de adopción y corazón con los que contamos y nuestra ciudad se ha ganado.

Como a muchos jóvenes emprendedores de este país, la pandemia supuso un antes y un después en su vida. Con anterioridad a marzo del 2020, trabajaba en Creativando, una agencia de eventos corporativos, pero el confinamiento la llevó a reinventarse para hacer frente a la nueva situación, ya que su ámbito laboral, ha sido uno de los más perjudicados en estos meses.

| Macarena comenzó a dar clases después del confinamiento en el mirador del Ancla

Aunque llevaba practicando yoga desde hacia seis años, el confinamiento le dio la oportunidad de estudiarla en profundidad y sacarse el título de instructora.  Tiene claro que lo que hoy es su mundo y filosofía de vida, igual no hubiese llegado,  sin el cambio que supuso en nuestras vidas la pandemia. Esa situación le permitió reinventarse y ver las cosas que realmente le gustaban y apasionaban, y el yoga vino a su vida para quedarse.

Una vez que las medidas de seguridad se relajaron y, cursar dos formaciones más para especializarse en distintos aspectos del Yoga, se puso manos a la obra y en agosto del 2020 comenzó a dar clases. Al principio con pequeños grupos de amigas y conocidas, que la apoyaron desde el principio y a las que por ello está muy agradecida, se reunían en el Mirador de El Ancla donde, rodeadas de un bello entorno, practicaban comenzando una aventura que los llevó al traslado a Villa Lorenzo.

Después de casi un año de esfuerzo y trabajo, ha conseguido reunir una comunidad que disfruta de la práctica, creando esa unión entre mente y cuerpo tan esencial y, más en estos tiempos que corren. Su objetivo es que disfruten y, al mismo tiempo, que esta disciplina milenaria, nacida en la India hace más de 4.000 mil años, les se de la oportunidad de sacar tiempo de la rutina diaria para conseguir paz y calma en sus vidas.

--A mí el yoga me ha cambiado la vida, sobre todo a nivel interior. Me ha ayudado a escucharme, escuchar a mi cuerpo y respetarlo, a darle valor a las pequeñas cosas del día a día, y vivir en el presente sin proyectar, aquietar mi mente, y poder sacar algo positivo hasta de la peor de las situaciones. Poder compartir eso con los demás, me llena y me hace muy feliz”, recalca e indica que “--La gente de El Puerto, y en general de todas partes, está empezando cada vez más a tener conciencia de la necesidad que hay de cuidar nuestro cuerpo: nuestro templo, y nuestra mente. El yoga, es súper necesario, es salud, para todas las personas de todas las edades. Es calidad de vida”.

Sus clases de Hatha Vinyasa, enlazan el movimiento con la respiración, y son activas y dinámicas, así como accesibles para todos. En ellas se trabaja la fuerza y la movilidad de todo el cuerpo. “--Cada vez hay más gente interesada, y mi propósito es poder llegar a la mayor cantidad de gente posible para que todos puedan descubrir por ellos mismos los beneficios de esta maravillosa práctica milenaria”. Namaste. | Texto: P.G.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido