169. FRANCISCO JAVIER DE URIARTE Y BORJA. Capitán General de la Real Armada.

uriarteyborja_puertosantamariaFrancisco de Paula Plácido Xavier de Uriarte y Borja, nació en nuestra Ciudad en 1753, hijo de un vasco de Azpeitia y de una riojana. Fue marino, llegando a la mayor dignidad de su carrera, es decir Capitán General de la Real Armada Española en 1836. Asistió a la famosa batalla naval de Trafalgar, al mando del navío Trinidad, que fue el que puso fuera de combate al buque almirante inglés en el que Lord Nelson halló la muerte. Contrajo matrimonio en 1800 con su sobrina carnal Francisca Xaviera de Uriarte y Gálvez. En 1822 se retiró a nuestra Ciudad, donde falleció en noviembre de 1842, sin dejar descendencia. En 1983, sus restos mortales, como Capitán General, fueron trasladados desde el Cementerio de El Puerto hasta el Panteón de Marinos Ilustres de  la vecina localidad de San Fernando, en una acto solemne y poco visto en los últimos años, organizado por el entonces concejal Luis Suárez Ávila, siendo alcalde el comunista Rafael Gómez Ojeda. El retrato de Francisco de Paula Plácido Xavier que encabeza esta nótula, se conserva en el Museo Naval de Madrid.  Es un óleo sobre lienzo (96 x 84 cm), copia de un original desconocido, por Ramón de Salvatierra y Molero, realizada en 1853. Es un retrato de medio cuerpo, de pie; viste uniforme pequeño de Capitán General de la Real Armada, con las solapas abiertas a la moda de la época de Isabel II; una carta enrollada en la mano; bandas y placas de Carlos III y San Hermenegildo y la Cruz de Santiago.

trafalgarbattle

Croquis inglés sobre la disposición de las flotas combinadas de Francia y España y la flota inglesa en la Batalla de Trafalgar, el 21 de octubre de 1805.

Francisco de Paula Plácido Xavier sentó plaza de guardiamarina en 1774. Se halló en las campañas de Argel (1775) y Santa Catalina (1776-1777). A las órdenes de Luis de Córdova y al mando del navío Firme concurrió al bloqueo de Gibraltar y combate del cabo Espartel (1782). Participó en la expedición científica al estrecho de Magallanes, a las órdenes de Antonio de Córdoba (1788-1789). Sirvió en la campaña de Rosellón (1739) y el año siguiente, mandando la fragata Lucía, realizó un viaje al Río de la Plata para traer caudales. Obtuvo sucesivamente los mandos de los navíos Terrible y Concepción de la escuadra de Mazarredo, con el que estuvo en Brest, el Príncipe de Asturias, el Guerrero, el Argonauta -con el que transportó a los Reyes de Etruria- y, finalmente el Santísima Trinidad, con el cual participó en el combate de Trafalgar, resultando herido y prisionero de guerra. En 1806, ascendido a jefe de escuadra, Uriarte fue nombrado mayor general de la escuadra estacionada en Cádiz y consejero de la Guerra. En Madrid se encontraba al ocurrir los sucesos de 1808, por lo que se presentó a la Junta de Sevilla y fue nombrado gobernador militar de la isla de León, donde asistió al sitio a que fue sometida la plaza por los franceses. En 1811 obtuvo el mando del arsenal de La Carraca y de allí pasó a Cartagena como gobernador político y militar. Ascendido a teniente general de la Real Armada, fue nombrado capitán general del departamento de Cartagena en 1816.  En 1822 se retiró a nuestra Ciudad, donde falleció en noviembre de 1842

uriarteyborja_sablehonor_puertosantamaria1EL SABLE DE HONOR.
Este es el Sable de Honor de Francisco de Paula Plácido Xavier. El arma, de 98 cm de longitud, estilo imperio,  construida por Nicolás Boutet en Versalles. Hoja curva de acero, empuñada de latón dorado, vaina de madera recubierta del mismo metal dorado. En el canto del recazo figura la leyenda KLINGENTHAL, y en el metal de la primera parte de la vaina M.F. TURÉ A VERSAILLES ENT. SE BOUTET. Fue regalado por Napoleón Bonaparte, Primer Cónsul de la República Francesa, nuestro Capitán de Navío, a la sazón, comandante del navío Príncipe de Asturias cuando se hallaba estacionado en Brest. Lo usó en el combate de Trafalgar, ell 21 de octubre de 1805, mandando el Santísima Trinidad. Hallándose herido y prisionero en Gibraltar de resultas de la acción en que su navío se hundió, conocedor el almirante Collingwood, sucesor de Nelson, de la gran estima en que Uriarte tenía este sable, mandó hacer una requisa en su escuadra y se lo devolvió como testimonio honroso de su comportamiento durante el combate.
Donado al Museo por Isidoro de Uriarte, sobrino del general. Fue restaurado en 1996.

santisimatrinidad_puertosantamariaEL SANTÍSIMA TRINIDAD
El “Santísima Trinidad” fue el más famoso y problemático de los buques que se construyeran en La Habana. Era el mayor navío de guerra a flote en ese momento en el mundo, poseía 136 cañones. Sus enormes dimensiones dificultaban su maniobra. Benito Pérez Galdós lo describió así: “El Santísima Trinidad era un navío de cuatro puentes. Los mayores del mundo eran de tres. Aquel coloso, construido en La Habana con las más ricas maderas de Cuba en 1769, contaba con treinta y seis años de honrosos servicios (...) Las cámaras situadas a popa eran un pequeño palacio por dentro, y por fuera una especie de pequeño alcázar; los balconajes, los pabellones de las esquinas de popa, semejantes a las linternas de un castillo, eran como grandes jaulas abiertas al mar (...) Nada más grandioso que la arboladura, aquellos mástiles gigantescos, lanzados hacia el cielo como un reto a la tempestad”.

santisimatrinidad_2_puertosantamaria

El navío fue construido en La Habana por Mateo Mullan bajo la dirección de Juan de la Colina Rasines, botado en el 1769, inicialmente se construyó como navío de tres puentes y 118 cañones, terminando después de tres reformas (1778, 1797, 1803) como navío de cuatro baterías corridas y 130/140 cañones. (En la maqueta, se puede observar a babor las baterías de cañones desplegadas).

santisimatrinidad_1_puertosantamaria1

El “Escorial de los Mares” como solían llamarle en su tiempo, tuvo una historia azarosa. Doscientos años después de la batalla de Trafalgar, el navío español "Santísima Trinidad" ha sido rescatada. Se trata de una réplica del que fuera navío insignia de la flota naval española desde 1769 hasta 1805 en el que los ingleses tomaron el relevo de la hegemonía naval española y la Armada Invencible fue derrotada frente a las costas de Cádiz. (En la ilustración, óleo de autoría inglesa que muestra el momento en el que el barco se fue a pique).

santisimatrinidad_3_puertosantamaria

Fué el barco mas grande de su tiempo y uno de los mas hermosos, con sus 2.163 toneladas era muy sólido pero también se mostraba lento al navegar y siempre dió problemas al respecto, terminó sus días en la batalla de Trafalgar, hundido por el temporal el 24 de Octubre de 1805, después de haber sido apresado por los ingleses. (En la fotografía la réplica del Santísima Trinidad, surta en el muelle de Algeciras. Foto: Xavier A. Rivera).

uriarteyborja_ctfdo_1805_puertosantamariaUN CERTICADO CON LA FIRMA DE URIARTE
Don Francisco Javier de Uriarte y Borja
Jefe de Escuadra de la Real Armada y Comandante que Fue del Navío Santísima Trinidad, en el Combate de la Escuadra Combinada de España y Francia contra la Inglesa en el día 21 de octubre de este año.
CERTIFICO: Que el primer contramaestre Tomas Tosso, ha servido con el cargo de tal en nuestro Buque bajo mis ordenes desde su armamento, hasta 24 del citado Octubre que de resultas de aquel combate se fue a pique; en cuyo tiempo ha manifestado la conducta recomendable y la Sobresaliente inteligencia que tiene acreditada en todos sus antiguos y honrados servicios, y que en el día del mencionado Combate, desempeñó todas sus obligaciones con valor e inteligencia mucho más allá de cuanto yo pueda decir en elogio de este honrado y benemérito oficial de Mar, a quien considero dignísimo de las gracias y piedad del Rey Don Carlos IV de España y Sajonia tenga a bien dispensarle y para que conste en donde convenga le doy la presente en el Puerto de Santa María a 20 de Noviembre de 1805.
Ndo en la Lista de oficial de mar de la Comandancia del arsenal al Fº 124.»

LARRA, LAS CARTAS DE FIGARO Y URIARTE. (Fragmento).
Segunda carta de Fígaro a su corresponsal en París, acerca de la disolución de las Cortes, y de otras varias cosas del día (de Mariano José de Larra).
figaro_puertosantamaria1«Es lo peor que en 16 de enero, ocho días después, no estábamos más adelantados en punto a estilo de reales órdenes, porque Su Majestad, por real decreto de dicho día, promueve a don Francisco Javier Uriarte y Borja a la dignidad de capitán general de la armada «sin aumento alguno de goce, a que generosamente renuncia Uriarte en atención a las presentes circunstancias». Convengo en que las presentes circunstancias no son para muchos goces, pero también es gran lástima que desde el 16 de enero no pueda gozar el señor Uriarte sino precisamente lo mismo que gozara hasta aquel día, y que haya de tener tan en el fiel la balanza de sus penas y placeres. Es decir, que si al día siguiente del real decreto le hubieran dado al señor Uriarte una buena noticia, como por ejemplo la disolución del Estamento, debería haberse mirado mucho en gozar de aquella satisfacción que debería naturalmente caberle, porque ése sería aumento de goce, supuesto que en su vida habrá tenido otro igual antes del 16 de enero.
¿No sería bueno que para mejorar la suerte del señor Uriarte, y aun la del director de Correos, se comenzasen a emplear en los ministerios gentes que supiesen ya leer por lo menos y escribir?
» Fígaro. Mariano José de Larra.

uriarteyborja_filatelia_puertosantamaria

Sobre impreso y con matasellos especial con motivo de la Exposición Filatélica organizada como Homenaje a Don Francisco Javier de Uriarte y Borja, entre los días 25 y 29 de noviembre de 1982, en nuestra Ciudad. El matasellos es un dibujo de la 'Santísima Trinidad'.

8 comentarios en “169. FRANCISCO JAVIER DE URIARTE Y BORJA. Capitán General de la Real Armada.

  1. Mauricio Pérez Martínez

    La familia Borja es muy importante en Ecuador, pues a ella pertenecen los presidentes del ecuador Rodrigo Borja Cevallos y galo plaza lasso y muchos otros personajes ecuatorianos de reconocido prestigió internacional. Don galo plaza fue también secretario general de la organización de estados americanos ( o.e.a) con sede en Washington, u.s.a. Si requiere mayor información, estoy a sus órdenes. Atentamente, Mauricio Pérez Martínez.

  2. Santiago J. Raash

    Estimados amigos:

    Toda la información es valiosa de un personaje tan interesante, buscando sobre él en la red, pues ahora me encuentro haciendo un trabajo sobre esta familia pues es tío de los héroes Torrijos, al revisar el expediente de ingreso a la Orden de Carlos III, (REFERENCIA AGI - ESTADO-CARLOS_III,EXP.1737), constan sus padres como lo sabía yo hace tanto tiempo, tanto José de Uriarte y Herrera como María del Carmen Borja y Lasteros de Salazar, son nacido en Quito, entonces Real Audiencia (1818).

    José de Uriarte y Herrera era hijo de un vasco nacido en Elorrio, y doña María del Carmen descendiente directa (incluso su padre también quiteño pleiteó por el título de duque de Gandía), era tataranieta del Gral. Juan de Borja y Armendía, nacido en Valencia, que pasó como presidente del Nuevo Reino de Granada y que era a su vez nieto de San Francisco de Borja y Aragón.

    Pueden ver el expediente digitalizado en PARES o lo pueden solicitar al Archivo Histórico Nacional.

    Muchos Saludos

  3. LSA

    Para D. José María Uriarte. Seguramente, si usted asistió al traslado de los restos del Capitan General Uriarte y Borja, se acuerde de la cena el día anterior en Capitanía General de San Fernando Había un Señor General de Caballería y otro de Aviación y un coronel o comandante de Regulares, parientes de Uriarte. El traslado fue solemnísimo. Y acudió el clero castrense, la Compañía de Jesús ( Uriarte era sexto nieto de San Francisco de Borja) y el clero secular; el Capitán General, muchos Almirantes, dos compañías de marinería y de Infantería de Marina, con bandera y banda, los famliares, la Real Academia de la Historía, la Dipuación Provinicial, el Gobernador Civil, una representación de la Junta y del Parlamento andalúz, el Ayuntamiento bajo mazas, etc. Hubo un responso solemnísimo en la Prioral y después el traslado de los restos al muelle de San Ignacio, desde donde, en un dragaminas, se llevaron a San Fernando. Fue memorable todo.

  4. José Mª Uriarte

    A Juan Muñoz:
    Soy descendiente, en rama paralela, de Fco. Javier de Uriarte y Borja (él no tuvo hijos). Estuve presente con el resto de la numerosa familia que somos, en el traslado de sus restos mortales desde la Iglesia Prioral del Pto.Sta.María hasta el Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando.
    Quisiera que me mandaras algún correo para poder comunicarme contigo, y si quieres, poder visitarte a El Puerto. Todo lo que tenga que ver con personas tan Ilustres, nos interesa.

    Un saludo.

  5. Juan Muñoz

    Buscando en la red, he visto en este blog una reproduccion del certificado que Don Fco. Javier de Uriarte y Borja extendió a mi antepasado Tomas Tosso, con motivo de su intervencion en la Batalla de Trafalgar, a bordo del navío "Santísima Trinidad".
    El original de este ceritificado, desde hace años y por herencia de mi abuelo, cuelga orgullosamente para mí en el salon de mi casa.

    Juan Muñoz
    El Puerto de Santa Maria

  6. Coral

    Lamentablemente hay muchos " Sres. Torrecillas" repartidos por el mundo, ejerciendo la función de "guías Turísticos", y es una pena , porque lo único que consiguen es distorsionar la historia.

  7. Periquito Sarmiento

    Hay por ahí un llamado Sergio Torrecillas, que enseña el Panteón de Marinos ilustres que, entre otras impropiedades dice que la única mujer que está enterrada en el Panteón es Doña Francisca Javiera Uriarte, es decir la mujer de Don Francisco Javier Uriarte y Borja, doña Frasquita, aduciendo que los restos óseos del Capitan General estaban mezclados con los de su mujer. Totalmente falso. Al abrirse el mausoleo en el cementerio de El Puerto, a pareció, en primer lugar una urna de plomo que contenía los restos de un sobrino guardiamarina que murió en Cuba. Luego apareció otra urna con los restos de Doña Frasquita y, en tercer lugar, un magnífico sarcófago de hierro fundido, con una puerta a la altura de la cabeza que se descorría y aparecía un cristal biselado, rodeado de una especie de orla de bronce fundido. En su interior estaban perfectamente identificados por el Juzgado de Marina y los médico de la Armada que asisieron al acto de la exhumación, los restos de Don Francisco Javier Uriarte y Borja, con el uniforme de Capitan General.
    Todo ello, se trasladó a una urna de caoba forrada de acero inoxidable, hecha en La Carraca, donde se colocaron los restos de don Francisco Javier. En una bala de carro de combate, con tapadera atornillada, se colocaron lo restos del uniforme. Y, en otra bala igual, un ejemplar del Diario de Cádiz, del día, monedas españolas y un acta de todo lo ocurrido en la exhumación, en la identificación y en la colocación de los restos en la urna, firmada por todos los asistentes. Así pues, el señor Torrecillas que lo tenga presente y no diga tonterías a los incautos visitantes del Panteón de Marinos Ilustres, en San Fernando.

Deja un comentario