212. DON JUAN BOTTARO. El artista humanista, “bon vivant” y cartujo.

juanjosebottaropalmer_puertosantamaria«Fue un pintoresco personaje que apareció, ya treintón, por los años veinte de este siglo pasado, en nuestra Ciudad. Llegó acompañado de su señora madre, de la que era hijo unigénito, nacido en Puerto Real y se decía que habido con un canónigo de la Catedral de Cádiz. Y es que, de toda la vida de Dios, a Puerto Real se le llamó "reffugium peccatorum". Las primeras noticias que tengo de él están en el libro "Recuerdos gaditanos" (Cádiz, 1897) del Canónigo Don José María León Domínguez: con motivo de las fiestas de la Beatificación de Fray Diego José, en abril de 1895, se organizó en el Seminario una Velada poética en la que recitó una poesía "con sin igual gracejo, cautivando a los oyentes, el niño Juan José Bottaro y Pálmer". Ilustración: Óleo de Frei Miguel Güedes de Sousa, Hermano Cartujo, portugués, que estuvo en las cartujas de Miraflores, Jerez y Évora, donde murió. Pintó de diversas maneras y técnicas a Bottaro, siendo ésta una imagen de la colección de tres. (Cedidas para Gente del Puerto por Juan Mayo Escudero).

canonigo_josemarialeonydominguez_puertosantamariaSu vida posterior transcurre entre Córdoba y Roma, ciudades donde estudia humanidades, ciencias exactas, dibujo, pintura, escultura y toda una serie de artes y oficios artísticos que lo hacen un imprescindible consultor y maestro. Su educación era exquisita, pero, a veces, era maniático e incluso mordaz.
Ya en El Puerto, en 1922, comienza a dar clases de dibujo y pintura en el Colegio de San Luis Gonzaga, el colegio grande de los Jesuitas. Imparte clases de pintura y escultura en la Academia de Bellas Artes de Santa Cecilia y aun da clases particulares de estas disciplinas. Sus alumnos predilectos llegan a formar el llamado "grupo de El Puerto": Juan Ávila Gutiérrez, el mejor, y, luego, Luis Suárez Rodríguez, Luis Rousselet, Manolo Rioja, Isabelita Perdigones... Mención aparte merecen sus discípulos Manolo Prieto, cartelista y medallista, Carlos García Gil, caricaturista, y el más pequeño de todos, en edad, Juan Lara Izquierdo, pintor, que se dedicaron profesionalmente --y con notable éxito-- al arte. En la fotografía el canónigo citado, dos veces,en este texto, José María León y Domínguez. (Foto Colección L.S.A.)

juanjosebottaropalmer_01_puertosantamariaEn el año 1928, Don Juan desapareció, de pronto, para irse, novicio cartujo, al Monasterio de Aula Dei, en Zaragoza, donde, por cierto, perseveró poco. De nuevo en El Puerto, la familia Terry lo acoge como preceptor y profesor de equitación, y, en las Bodegas de su propiedad, realiza obras de escultura, arquitectura, forja, pintura, mobiliario, tapices, etc. Fue, además, un magnífico fotógrafo y cámara de cine aficionado.

En los años 60 se marcha, como laico acogido, a la Cartuja de Jerez, donde intervino, certera y cuidadosamente, en la restauración del monumento. En la Cartuja lo traté, en 1961, cuando yo estudiaba Preuniversitario en Jerez, y allí me enseñó a modelar en barro y en cera, a sacar de punto, a hacer escultura en madera y a repujar en metales. Allí murió, en 1968, y allí está enterrado. A sus exequias, con el rito cartujo, asistieron Javier Terry, José Ignacio Merello, Juan Lara y mi padre. En la fotografía, Bottaro a caballo, maestro de equitación, entre otras disciplinas  de las que fue bottaro_avila_puertosantamariapreceptor de los hermanos Terry Merello. (Hemos de lamentar que no exista una buena y nítida fotografía de Bottaro; al menos nosotros no la hemos conseguido. ¿Hará posible Gente del Puerto que podamos encontrarla? En la pequeña fotografía a caballo que pertenece a la Colección José Antonio Castro Cortegana, no se aprecia con nitidez las facciones de nuestro protagonista).

Don Juan sabía, sorprendentemente, de todo. Era enciclopédico, un hombre transportado de otra época, posiblemente del Renacimiento. Fue una caja de sorpresas. Así lo caricaturizó mi tío Juan Ávila, saliendo su cabeza, despedida por un muelle, de una caja abierta. Y yo conservo su recuerdo, sus enseñanzas y su caricatura». Luis Suárez Ávila.

juanbottaropalmer_f03_puertosantamaria«Don Juan tenía amplísimos conocimientos de la “cocina del artista” y se autoabastecía de pigmentos naturales pulverizaba y batía, bien con aceite de linaza para el óleo, bien con goma arábiga para hacer colores de acuarela o témperas. Se fabricaba, en una fragua que tenía en la Cartuja, los cinceles para tallar la piedra y algunas gubias complicadas que afilaba en una piedra de agua y asentaba con la piedra de aceite. Sabía “fórmulas magistrales” de toda clase de productos para restaurar, dorar, o pintar. Yo conservo muchas notas manuscritas de él con esas fórmulas que me daba. Lo mismo hacía hacía, con madera de boj, sus propios palillos para modelar el barro o la cera, que hacía el bastidor para un lienzo y lo montaba con su lino. Con muy pocos medios lo realizaba todo.
También le ayudé a reponer un brazo que faltaba al altorrelieve de Adan en el muro de entrecoros de la Cartuja. Le faltaba al dichoso Adán el brazo desde el hombro hasta la mano. Don Juan con piedra “crema Sevilla” pulverizada hacía una pasta con pegamento “Imedio” y poco a poco iba haciendo el volumen para después modelarlo e incluso cincelarlo, escofinarlo o lijarlo. Ahí está todavía Adán con su brazo imperceptiblemente arreglado.» (Ilustración: Bottaro visto por Frei Miguel Guëdes de Sousa). Puede leer el resto del comentario pulsando aquí.

juanjosebottaropalmer_07_puertosantamaria

Virgen del Carmen en el Río Guadalete, obra de Bottaro. (Foto Paco Serrano)

juanjoseborraropalmer_02_puertosantamaria

Caligrafía de Bottaro. Año 1963. Felicitación manuscrita a Ezequiel Cortines García, propietario del Bar la Lucha -donde a diario se tomaba nuestro personaje su copa de vino fino- con motivo de las fiestas navideñas. (Colección Vicente González Lechuga).

EXPOSICIÓN DE FOTOGRAFÍAS ANTIGUAS.

juanjosebottaro_sanbruno_puertosantamaria

El viernes 7 de marzo se inaugura en el Centro Cultural Alfonxo X 'el Sabio',  organizada por el Centro Municipal de Patrimonio Histórico, una exposición sobre fotografías antiguas de Bottaro Pálmer, propiedad de José Antonio Castro Cortegana, a quien queremos agradecer las faciliades que nos prestó para acceder a diverso material que perteneció en vida a nuestro personaje y que fue abandonado por los Padres Cartujos al dejar la Casa de Jerez, hará ya unos años, siendo su actual propietario tras su reglamentaria adquisición, el citado Castro Cortegana. El San Bruno inacabado que mostramos en la fotografía fue utillizado por Botaro para dar clases de escultura, entre otros a Luis Suárez Ávila, en la propia Cartuja de la Defensión de Jerez.

bottaro_corazondejesus_01_puertosantamaria

Obra de construcción del Monumento al Sagrado Corazón, en el interior de Bodegas Terry.

bottaro_corazondejesus_2_puertosantamariaEste monumento está ubicado en el patio de las Bodegas Fernando A. de Terry, y se comenzó a construir en 1952, esculpido por Juan José Bottaro Pálmer, ademas autor de la foto en Blanco y Negro. Los canteros, marmolistas, carpinteros y ayudantes, fueron: Manuel Mulero Baracho, Antonio Sánchez Cortés, José Santilario Álvarez, Francisco Martínez Selma, José Infante Tardío, Manuel Vidal, Manuel Ortega, Gonzalo Gambín García, José Ganaza, Rafael Moreno Carmona. En la actualidad sólo viven Manuel Mulero Baracho, propietario de la fotografía y actualmente lapidario y escultor, y Antonio Sánchez Cortés.  En Terry, construyó, ademas el arco de entrada y la sala de consejo o de degustación, que consta de obras en piedra, marquetería y paneles de azulejos y óleos con escenas vinícolas. (En la fotografía a color, el monumento ya terminado. Ambas fotografías pertenecen a la colección de V.G.L.)

callejuanjosebottaro_puertosantamaria

Bottaro tiene calle en El Puerto, a la espalda del Hospital Santa María del Puerto.

Otra faceta controvertida de la personalidad de nuestro protagonista es su ambiguedad sexual. Determinadas mujeres querían posar desnudas para el pintor para presumir de haber estado con él, empero  además, la leyenda urbana afirma que no le hacía ascos a congéneres de su propio género. Tuvo una vida tumultuosa y atormentada entre el mundo de las artes, el demonio de la buena vida, la carne y la vida contemplativa.

jjbottaropalmer_2_puertosantamaria"Destacó en seguida entre nosotros por su discrección, prudencia y austeridad de vida. No se metía en nada, salía muy poco, leía bastante y trabajaba mucho (pintaba, restauraba, esculpía..) a horas libres, pues naturalmente no se le exigía nada ni entró con ningún compromiso formal en este punto. También edificaba a todos por su recogimiento y devoción en el coro. Pero en nuestras recreaciones, a las que a veces le invitaba el P. Prior, (también a algún paseo prioral), se mostaba siempre muy comunicativo, ameno y chispeante; sabía y contaba muchísimas anécdotas e historietas, y se convertía así, sin pretenderlo (dada su natural modestia y humildad) en centro de atención, pues todos le apreciábamos mucho". (Ilustración: Bottaro visto por Frei Miguel Guëdes de Sousa).

cementeriocartujojerezEl texto pertenece a un "Vademecum" de personas que ingresaban o pasaban por la Casa. Ahí están reflejados todos los que estuvieron en la Cartuja de la Defensión desde que se reabrió en 1949. Suele ser el Padre Procurador (Administrador), u otro monje que le guste historiar, el que escribe en ese libro datos como: nombre civil y nombre eclesiástico, fechas de ingreso, datos personales, datos importantes de los monjes, hermanos o postulantes... y cuando mueren, también: datos de la muerte, lugar exacto donde está enterrado (pues en la cruz del cementerio no pone dato alguno), pequeña semblanza del fallecido...  Bottaro murió con 84 años el 15-09-1970 y está enterrado en el cementerio de la Cartuja, en la fosa del rincón derecho del fondo, según consta en el croquis de situación. (En la fotografía, Cementerio de la Cartuja de Jerez. A la sombra de la cruz, cruces de madera anuncian que se encuentran enterramientos, entre ellos el de Bottaro).

Nueva información sobre Juan José Bottaro y sus alumnos y discípulos, en Gente del Puerto, pulsando sobre estas líneas

21 comentarios en “212. DON JUAN BOTTARO. El artista humanista, “bon vivant” y cartujo.

  1. Luis Alba Medinilla

    Una pequeña precisión sobre las fechas y lugar de nacimiento y muerte de Juan José Bottaro.
    En la información realizada en la Cartuja de Jerez se dice que falleció el 15 de septiembre de 1970; sin embargo el Registro Civil de Jerez de la Frontera señala la fecha del 16, según certificó el médico Bartolomé Benítez Lagos. Igualmente se dice que era soltero, hijo de Jaime y de Rosario, y que tenía 84 años al morir.
    También se dice que había nacido en Cádiz.
    Siempre se ha citado Puerto Real como su lugar de nacimiento, inclusive lo dicen los propios cartujos. El Registro Civil de Puerto Real sin embargo no lo recoge, y el registro parroquial se quemó en 1936. Requeriría una investigación más detallada.
    En cuanto a la fecha de nacimiento, los 84 años que se citan al morir nos llevaría en efecto a 1885 o 1886. El antiguo Prior de la Cartuja, que lo conoció, da concretamente el año de 1886, sin más precisiones.

  2. jose santilario

    Si tenía discipulos, y uno de ellos fue mi padre, que sale en la foto y no como albañil sino como cantero. A mi padre lo contrató, de forma fortuita, el propio Don Juan a la edad de dieciseis años.

  3. Luis García

    Muchas gracias por su respuesta.
    Han sido rapidísimos en poner el acento gráfico en el segundo apellido en la página web. Así los demás lo escribirán bien.
    Pero me equivoqué en mi segunda pregunta. La fecha de muerte ya la había visto. Lo que quería preguntar era la de su nacimiento. Si murió con 84 años en septiembrede 1970, pudo nacer en 1886 si nació antes de septiembre, pero en1885 si nació después de septiembre (o sea con 84 años pero a punto de cumplir los 85 de octubre a diciembre).
    Gracias de nuevo.

  4. Luis García

    Me ha parecido muy interesante este estudio sobre don Juan Bottaro, pero, como me gusta la precisión, agradecería:
    1) que se indicara la fecha, o al menos el año, de su muerte. ¿No consta en el citado Vademecum de los cartujos? Es un dato para los historiadores del arte.
    2) En la firma del texto manuscrito que se reproduce se ve claramente que su segundo apellido lo acentuaba en la "a": Pálmer.(Se puede ver en Google que el apellido Pálmer existe. Búsquese con el signo más, así: "+Pálmer"). Creo que sería oportuno difundir correctamente su nombre, y ¿qué mejor sitio que esta magnífica galería de portuenses?
    Muchas gracias y un cordial saludo,
    Luis García

    REDACCIÓN ha escrito: Muchas gracias por su anotación referida al acento del segundo apellido de Bottaro, de la que tomamos nota. En cuanto a la fecha de su fallecimiento, en la información aparece que "Bottaro murió con 84 años el 15-09-1970". Saludos.

  5. Miguel M.

    Tiene en el presbiterio de la Catedral Nueva de Cádiz tres lienzos. Uno es una copia con el tema " La conquista de Cádiz por el rey Alfonso X", los otros dos debajo del arco toral, la Ascensión y la Asunción. Me parecen interesantes y están en un lugar espléndido, repletos de luz, en la Catedral de las Américas.

  6. Agustín

    También para una portuense con memoria:

    En la nótula se ponen, al lado del autor, nombres de alumnos y también de discípulos, como le paso a reproducir, y que puede releer -porque parece que no se le ha quedado- en la misma:

    "Ya en El Puerto, en 1922, comienza a dar clases de dibujo y pintura en el Colegio de San Luis Gonzaga, el colegio grande de los Jesuitas. Imparte clases de pintura y escultura en la Academia de Bellas Artes de Santa Cecilia y aun da clases particulares de estas disciplinas. Sus alumnos predilectos llegan a formar el llamado “grupo de El Puerto”: Juan Ávila Gutiérrez, el mejor, y, luego, Luis Suárez Rodríguez, Luis Rousselet, Manolo Rioja, Isabelita Perdigones… Mención aparte merecen sus discípulos Manolo Prieto, cartelista y medallista, Carlos García Gil, caricaturista, y el más pequeño de todos, en edad, Juan Lara Izquierdo, pintor, que se dedicaron profesionalmente –y con notable éxito– al arte.

  7. Benito

    A una portuense con memoria:

    Sin embargo Vd. ha escrito en un comentario transanterior : "Estuvo en El Puerto trabajando en Terry durante los años 30, realizando diversos trabajos de cantería junto con Juan Botaro, y no como un simple trabajador, sino como maestro cantero, oficio que no se conocía por aquel entonces en El Puerto, y fue él quien lo introdujo aquí, junto con sus hijos Antonio y Rafael Moreno Carmona."

    ¿En que quedamos, no se conocía los años 30, o fue el que introdujo la cantería y el maestrazgo en El Puerto, o al no existir en aquellos tiempos la memoria histórica estaba perdida?

  8. Una portuense con memoria

    Quisiera aclarar dos cuestiones. En primer lugar, hay que distinguir entre los términos alumno y discípulo. Alumno es aquella persona que recibe clases y está aprendiendo de su maestro una o diversas materias, y discípulo es aquel que pone en práctica estos conocimientos y continúa, desde el punto de vista profesional, con la labor y el legado del maestro (primero como alumno o aprendiz, y después como discípulo propiamente dicho), incluso en ocasiones llegando a superarlo. A lo largo de la historia tenemos innumerables ejemplos de discípulos, como el Greco con su maestro Tiziano, discípulos de Aristóteles como Teofrasto al frente del Liceo, de Plotino como Porfirio, o incluso los de Jesucristo, que continuaron con la labor emprendida por su Maestro, etc. Si realmente existen verdaderos discípulos (no alumnos) de D. Juan Bottato se podrían poner sus nombres al lado del maestro como un dato más a la historia de tal artista.
    En segundo lugar, he señalado la labor de D. Francisco Moreno Merallo como MAESTRO CANTERO, no como cantero, según se indica en el comentario anterior, pero sólo me refiero durante los años 30 del siglo XX. De hecho se señala que D. Francisco Moreno Merallo fue maestro cantero, y su hijo cantero, para distinguirlos. Por supuesto que había con anterioridad canteros locales, y estupendos. Evidentemente existen diferentes canteras por esta zona que fueron explotadas en diversos momentos. No obstante, el maestro cantero de esta época (años 30 del siglo XX) fue él, cuya labor, durante su estancia en El Puerto, sin duda estuvo ligada a D. Juan Bottaro, como otro dato más para añadir a la historia. Espero haberles aclarado sus dudas

  9. LSA

    Pues claro que había canteros antes de la llegada a El Puerto de Don Francisco Moreno Merallo. La Historia no empieza el día en que nació una portuense con memoria ni un portuense serio. Los edificios fenicios del poblado de Doña Blanca, las murallas almohadilladas ya están hechas por canteros locales. Y es el siglo VIII antes de Cristo. El santuario fortificado de Santa María do Porto ( Castillo de San Marcos) lo hizo el maestro Alí con canteros locales (siglo XIII). En la sierra había una ermita de Santiago de los Canteros desde el siglo XiV, lo que ya indica que hay un gremio. Hubo canteros cuando se prepararon las piedras aquí, en la Sierra de San Cristóbal, para la catedral de Sevilla, para muchos edificios de Jerez, de El Puerto, de Sanlúcar, de Rota, de Cádiz, etc. Toda la zona, durante siglos, se nutrió de los canteros de El Puerto.
    El Puerto ya estaba inventado cuando llegó Don Francisco Moreno Merallo, quien me merece todos los respetos como cantero y artista.

  10. Benito

    ¿Es verdad que en El Puerto no había maestros canteros hasta que llegó Francisco Moreno Merallo? Yo creía que las cuevas canteras de la Sierra de San Cristobal tenían canteros locales, ya que en explotación desde tantos siglos atrás, forzosamente, tenían que haber tenido a especialistas picapedreros de El Puerto que dirigieran la extracción del material pétreo. Sin dudar que ese señor cordobés sea un artista, que a la vista están sus obras, digo yo que aquí habrían otros. ¿Alguien lo puede aclarar? solo pregunto por saber, no con ánimo de polémicas.

  11. LSA

    A un portuense serio: Bottaro, en los años 1924 y siguientes tuvo discípulos, no solo en el Colegio de San Luis Gonzaga, sino en la Academia de Bellas Artes. Daba además clases particulares de pintura y escultura. Yo mismo recibí de Don Juan clases de escultura y repujado en la Cartuja de la Defensión en los años 1960-61. Hay gente que cree que la historia es lo que ellos saben o le han dicho.Por eso decir que Bottaro no tuvo discípulos es totalmente falso.

  12. Agustin

    Totalmente de acuerdo que portuense sirve tanto para ellos como para ellas, pero además en cuanto a PORTEÑO ya se ha publicado aquí que "algunos diccionarios más, como algunas ediciones anteriores de la DRAE (Diccionario de la Real Academia Española), y como en el caso que traigo como ejemplo, -podría poner mas- del Diccionario Enciclopédico Ilustrado de la Lengua Española, publicado bajo la dirección de don José Alemany y Bolufer (De la Real Academia Española) y de varios reputados especialistas, editado en Barcelona el año 1925, que dice:

    PORTEÑO, ÑA: adj. Natural de Puerto de Santa María, ciudad de la provincia de Cádiz. Ú.t.c.s || Perteneciente a esta ciudad. || 3. Bonaerense, 1ª acep. Ú.t.c.s.

    No obstante lo anterior, ni estoy en contra sino que soy partidario de que se puedan compartir las tres acepciones para nuestro gentilicio: portuense, coquineros y porteño."

  13. Otra portuense, pero con especialización en estudios latinos

    Porteño son los naturales de Buenos Aires (Consulte el diccionario de la RAE) y el gentilicio portuense sirve tanto para el masculino como para el femenino, ya que la terminación
    -ense procede del latín (3ª. declinación, qué pena que el latín esté sufriendo tanto en nuestros días y su falta de conocimiento cause tante confusión...)

  14. Pepe

    Creo que esta señora quiere titular UNA PORTEÑA CON MEMORIA
    lo otro no es coherente no esisten las PORTUENSAS por que es un nombre generico que no es el nuestro somos PORTEÑOS Y PORTEÑAS
    no pepe portuense o maria portuense .

    saludos

  15. Un portuense serio

    Es cierto. Los que aparecen en la foto del Corazón de Jesús de Terry no eran trabajadores de Bottaro, pues él no contrataba ni tenía trabajadores propios, sino que fueron contratados por Francisco Moreno Merallo, Maestro cantero y escultor cordobés, para montar la estatua. Bottaro y Moreno Merallo ya se conocían desde antes de los 50. No olvidemos que él era el maestro cantero, como también escultor (el Corazón de Jesús que se encuentra en Tarifa dentro de los cuarteles, es obra entera suya, hay imágenes que lo atestiguan), y asimismo su hijo Rafael Moreno Carmona, que es el que figura en la foto sentado arriba de la estatua. Bottaro sólo fue preceptor de los hijos de Terry y no tenía discípulos a su cargo, como se ha indicado, y menos escultores.

    REDACCION ha escrito: en ningún momento se afirma sobre la fotografía en cuestión -la del montaje de la estatua del Sagrado Corazón- que fueran trabajadores de Bottaro. Si que tuvo discípulos en otras materias, incluida la escultura, como han señalado algunos de ellos, como es el caso del propio Luis Suárez, entre otros. Si bien es cierto que Bottaro era mejor copista que autor en algunas disciplinas artísticas, dejó una prolífica obra que tenemos relacionada, no completa, pero sin publicar aquí, en Gente del Puerto
    Quizás nos faltaba la información que nos aporta, que fue la contrata de Francisco Moreno Merallo la que entendemos que siguiendo instrucciones o de acuerdo con el propio Bottaro, quienes llevaron a cabo la erección del monumento. En la misma fotografía se señala al hijo de maestro cantero, como participante en la obra en cuestión, siendo el propietario de la imagen, Manuel Mulero Baracho, quien identificó a los integrantes de la misma.

    Nos planteamos hacer una nótula del Sr. Moreno Merallo, un portuense de adopción que dejó, igualmente, su impronta en nuestra ciudad. Saludos.

  16. Otro portuense

    Es cierto. Todos los que aparecen en la foto montando el Corazón de Jesús de Terry no fueron trabajadores de Bottaro, pues él no contrataba, sino que fueron contratados para montarlo por Francisco Moreno Merallo, quien era el contratista, así como maestro cantero y escultor cordobés, y además introdujo el oficio de la cantería en El Puerto.

  17. Una portuense con memoria

    Creo que no se tiene en cuenta un cantero importante que trabajó con Botaro, e incluso llegaron a ser buenos amigos. Se trata de Francisco Moreno Merallo, maestro cantero cordobés y padre de Rafael Moreno Carmona, otro cantero de renombre. Estuvo en El Puerto trabajando en Terry durante los años 30, realizando diversos trabajos de cantería junto con Juan Botaro, y no como un simple trabajador, sino como maestro cantero, oficio que no se conocía por aquel entonces en El Puerto, y fue él quien lo introdujo aquí, junto con sus hijos Antonio y Rafael Moreno Carmona. Precisamente vino de Córdoba contratado para ello, además de tener arrendadas durante ese tiempo las canteras donde estuvo trabajando. Para quien no lo sepa, en Córdoba capital existen varios trabajos importantes. Estando en El Puerto recibió el encargo de hacer la Cruz de los Caídos que se encontraba hasta hace poco en la calle Micaela Aramburu, en la plaza de Cristóbal Colón, enfrente de la Cruz Roja. Más de una persona lo recordará.

  18. Puertomenesteo

    Ayer estuve viendo la exposición fotográfica de Bottaro y me ha encantado, recomiendo la veáis pues parece mentira que en los años 40, del siglo pasado, usara todavía una maquina con cliche de cristal. Hay que felicitar al restaurador de las fotos pues ha hecho un trabajo de mono. ¡Hay que ver como están los negativos!

    Yo de Bottaro me acuerdo muy vagamente.

  19. MGG

    JUAN JOSÉ BOTTARO PALMER. CUANDO ENTRÉ EN TERRY -2 DE ENERO DE 1950- YA ESTABA ALLÍ DON JUAN BOTTARO. LE PAGABAN UN SUELDO Y TENÍA UNA HABITACIÓN PARA SUS TRABAJOS EN LLAMADO PATIO DE LOS OLIVOS. HIZO MULTITUD DE OBRAS DE ARTE -QUE TE PODRÍA ENUMERAR- Y, EN AQUELLA ÉPOCA, LE VÍ TRABAJAR EN EL PROYECTO DE MONUMENTO AL CORAZÓN DE JESÚS. TODAS LAS NOCHAS NOS REUNÍAMOS EN EL BAR Y ERA UN MAESTRO DE LA CONVERSACIÓN. CUANDO LOS CARTUJOS VOLVIERON A JEREZ, EL PRIOR PADRE ARTECHE INTENTÓ LLEVÁRSELO PARA LA RESTAURACIÓN DE LA CARTUJA -GRAN OBRA- Y TUVO UNA DISCUSIÓN MUY FUERTE CON DON FERNANDO C. DE TERRY HASTA QUE LO CONSIGUIÓ. CURIOSIDAD: EL MONUMENTO AL CORAZÓN DE JESÚS TIENE TRES COLUMNAS PORQUE SIGNIFICAN A LOS TRES TERRYS (FERNANDO C., CARLOS J. Y F. JAVIER), ELEVANDO LA FIGURA DEL SALVADOR.

  20. LSA

    Cuando hace muchos años escribí mi columna en Diario de Cádiz (que has reproducido) sobre Don Juan José Bottaro, calculé erróneamente la fecha de su muerte. En efecto, no fue en 1968, sino en 1970.
    Me ha hecho ilusión, al cabo de tantos años, contemplar el trozo de madera de pino donde está esbozado uno que iba a ser San Bruno, que saqué de punto de un boceto que hizo en barro Don Juan. Está únicamente desbastado y le falta un taco de la cabeza. Es uno de los ejercicios que me puso. También colaboré con él en las pequeñas imágenes --de ciprés--, que están en las hornacinas del púlpito del Refertorio de la Cartuja.
    Por aquel entonces hice un San Pablo de ciprés y una Virgen de los Milagros de candelero en caoba, que me vistieron las monjas de la Concepción, con telas antiguas, y algunas cosas más, como ejercicios de repujado en cobre, en hojalata y en alpaca. Me enseñó a hacer el aparejo para dorar la madera y a dorarla y bruñirla con las ágatas de diverso tamaño y forma; a pintar sobre pergamino, ejemplos de miniados antiguos. Trataba el pergamino previamente con hiel de vaca que le daban en el matadero. Total, que sabía de todo.¡Hasta una fórmula para hacer crema para limpiar los zapatos con cera virgen, anilina y aceita de trementina, al baño maría!
    Don Juan tenía amplísimos conocimientos de la "cocina del artista" y se autoabastecía de pigmentos naturales pulverizaba y batía, bien con aceite de linaza para el óleo, bien con goma arábiga para hacer colores de acuarela o témperas. Se fabricaba, en una fragua que tenía en la Cartuja, los cinceles para tallar la piedra y algunas gubias complicadas que afilaba en una piedra de agua y asentaba con la piedra de aceite. Sabía "fórmulas magistrales" de toda clase de productos para restaurar, dorar, o pintar. Yo conservo muchas notas manuscritas de él con esas fórmulas que me daba. Lo mismo hacía hacía, con madera de boj, sus propios palillos para modelar el barro o la cera, que hacía el bastidor para un lienzo y lo montaba con su lino. Con muy pocos medios lo realizaba todo.
    También le ayudé a reponer un brazo que faltaba al altorrelieve de Adan en el muro de entrecoros de la Cartuja. Le faltaba al dichoso Adán el brazo desde el hombro hasta la mano. Don Juan con piedra "crema Sevilla" pulverizada hacía una pasta con pegamento "Imedio" y poco a poco iba haciendo el volumen para después modelarlo e incluso cincelarlo, escofinarlo o lijarlo. Ahí está todavía Adán con su brazo imperceptiblemente arreglado.

    Don Juan era muy mordáz. A Don Hipólito Sancho, por lo que fuera, no lo podía tragar. Como Don Hipólito tenía los pies planos y andaba haciendo "las diez y diez", decía de él: "¿Qué se puede esperar de un tío que cuando llueve no se moja los pies?". Y yo le preguntaba. ¿Por qué?". A renglón seguido apostillaba: "Porque va metiendo los pies por las casapuertas".

  21. ACL

    Resulta agradable observar en la felicitación de don Juan José Bottaro a Ezequiel Cortines García, propietario del Bar la Lucha, la dedicatoria especial que aparece a la izquierda del manuscrito, ‘Saludo a los amigos a D. Vicente-Cariño y a Pepe dependiente.’

    Cuando reflexiono sobre todo esto recuerdo a Vicente Soler Zaragoza, conocido por el apodo de ‘cariño’. Pero lo que me ha llamado la atención del preciado documento de la Colección de Vicente González Lechuga, es que aparece subrayado ‘cariño’. Digo todo esto porque forma parte de las genialidades del afamado pintor ya que el trazo que realizaba bajo el apodo era prueba inequívoca del cariño y admiración que ambos se profesaban.

    Vicente, ‘cariño’, nació en Villajoyosa, su idiosincrasia muy parecida a la porteña. Todo lo contrario de los alicantinos de Calpe, Santa Pola o Denia. Éstos más serios, mas reservados, menos ocurrentes. No por ello malos. En absoluto. Claro, como para toda regla hay una excepción, Francisco Morato Martínez, mi querido y admirado Paco ‘Peti’, era de Calpe y su impronta siempre agradable también le hizo merecedor del cariño y del afecto de toda la marinería porteña. Paco nos abandonó el pasado año y a pesar de los muchos avatares de su vida siempre tuvo una sonrisa serena que engrandecía su personalidad porteña. Incluso hasta en el último trance que le tocó vivir estando ya muy enfermo, el prematuro fallecimiento de su hija María, esposa de Enrique Moresco García.

    Vicente Soler Zaragoza, ‘cariño', amigo de don Juan José Bottaro, fue componente de una de las familias alicantinas que se establecieron en El Puerto en el siglo pasado. Estaba casado con Ignacia Boix y vivían en la calle Palacios, número 49, frente a la casa de los Martínez Govantes. Era también vecino de otra familia alicantina, pero ésta de Calpe. Me refiero a los ‘Morriño’, de los que uno de sus integrantes, Miguel Tur Perles, patrón de altura, ya jubilado, continua viviendo en el citado domicilio.

    Sería muy interesante que José María Morilo, autor de esta reliquia porteña, llevara a cabo una nótula con esta apreciación. Sin ir más lejos, de la misma manera podemos reparar en las distintas peculiaridades de los habitantes de esta provincia de Cádiz. Por ejemplo, diferencia entre gaditanos y jerezanos, sanluqueños y porteños...

    Bueno, solo me queda decir que en el manuscrito de don Juan José Bottaro también hace referencia a Pepe, dependiente del Bar La Lucha, que no era Pepe su nombre, sino Gonzalo Camacho Bolaño, como ya referí en su momento, en la rotula dedicada a José. Superviviente de ‘La Lucha’ 147, que de la misma manera como a ‘cariño’, y con cariño, trataba el pintor, prueba inequívoca del talante y de la calidad humana de este personaje que en alguna ocasión de mi infancia lo vi acercarse a la Bajamar, impregnándose del yodo y del buen aroma de la gente de la mar.

Deja un comentario