639. TEMPLOS DE LA MODA: Costureras y Modistas de 1928.

costureras_1928_puertosantamaria

De izquierda a derecha, Lola Muñoz, madre de los Nimo (José Luis, Ramón y Lola); Maruja ‘la del Puesto’ (tenía una pequeña tienda de primera necesidad); desconocida; Milagros González Tinoco, 'Güindate' (suegra de Miguel González, de Espumosos Valdelagrana, con nótula 351 de Gente del Puerto); Milagros Gómez Barroso, gran maestra costurera, conocida como ‘La Ceferina’ por su relación con los Ceferinos, del desaparecido Bar El Refugio, que estaba en la calle Ganado, donde hoy Muebles Palomino, y que tiempo atrás fue un café-cantante); Carmela ‘la de Titi el Carpintero’ (vivía en la calle Santa Clara); Angelita Ramírez, otra gran maestra costurera, que tenía el taller en la calle Cielos 64, antiguo, esquina casi con Cervantes, madre del respostero Pepe Mesa, con nótula núm. 242 en Gente del Puerto. Estaba especializada en trajes de cristianar, de comunión y de bodas); desconocida y Consuelo Moreno.

maquina+coserEn aquellos años del primer tercio del siglo XX no existían tiendas de moda, ni grandes cadenas de tendencias. En las casas se cosía en solitario, o en grupos, dirigidos por una maestra. Allí se decidía cual era la moda femenina a seguir en El Puerto de 1928, año en el que está fechada la fotografía, tendencia que se seguía a través de revistas  y periódicos o copiando prendas que llegaban del exterior. La fotografía está tomada en la casa donde estaba el refino de Lolita y Serafina, en la calle Luna.

Las niñas, con 11 o 12 años entraban como aprendizas en los talleres de costura, sin cobrar. En unos casos aprendían corte y confección, en otros se profesionalizaban en el mismo taller o se establecían por su cuenta, en sus casas, algunas alcanzando la categoría de oficialas, o ya como maestras. Eran tiempos en los que las niñas no iban al colegio, en las casas aprendían a cocinar y las tareas domésticas y el hecho de colocarse de aprendiza era todo un privilegio.

luna57_puertosantamaria

La casa donde se encontraba el Taller de Costura, en el número 57 actual de la calle Luna, donde estuvo durante muchos años la tienda de Tejidos La Concepción, propiedad de José González Vacas, último propietario, que estuvo al pié del cañón hasta casi el final de su vida y con él se cerró el negocio y se reformó la finca con el aspecto que hoy presenta. El local era conocido como el Refino de 'Lolita Serafina', (Dolores García de Quirós) casada con Vicente Acal, primeros dueños de la tienda de tejidos. Este matrimonio al no tener descendencia, le traspasaron o cedieron la tienda de tejidos a José González Vacas, antiguo trabajador de la misma y más conocido como Pepe Vacas, hijo de José González y María Vacas, antigua sastresa, que vivían al principío de la calle Zarza.

Nuestro agradecimiento a Pepe Mesa, por su aportación tanto de la fotografía  principal que ilustra esta nótula, como de los datos de identificación de la misma.

10 comentarios en “639. TEMPLOS DE LA MODA: Costureras y Modistas de 1928.

  1. Manolo S.G.

    Para Menestea: La pasteleria Los Angeles se situaba en lo que hoy es el Bar Nuevo Portuense, que aun conserva el techo de madera tallada. Para Mª Jose Coccaro: Porto Moda fueron los sucesores de Moresco y Salvatierra. Gracias por los comentarios anteriores pues nos hacen volar por nuestros recuerdos a los que de alguna manera nos relacionamos con estos protagonistas.

  2. María José Coccaro

    Mi abuela Milagros Perez Trechera, trabajo como costurera en lo que era Porto Moda, mi madre Milagros Picazo Perez la siguio tambien trabajando alli, dos pedazos de mujeres que tuvieron que trabajar muy duro para sacar la familia adelante en esos tiempos. Os voy a buscar una foto.

    Y antes que en porto moda fue en "moresco y Salvatierra"

  3. Rosario Nimo

    Poquito pude disfrutar de ella....pero con todo mi respeto hacia las demas abuelas:......No habrá una mujer mas buena que Lola Muñoz!!
    Gracias aTeresa Ojeda Guerrero por enviarme este enlace....(tus dos abuelas no se quedan detras).....

  4. Menestea

    Para David González Pérez:
    David, tu abuela era la hermana pequeña de mi abuela Concha, pertenecían y pertenecemos a la familía de los "Guindates" por la rama de nuestro bisabuelo José González Franco.

    Para el Sr./a Cumbreras:
    El último propietario del refino "La Concepción" se llamaba José González Vacas, más conocido por José Vacas, debido a que el apellido Vacas no era por entonces tan nombrado como el González y así podían identificar mejor a la persona y relacionarla con su madre María Vacas (sastresa).
    Esta información la pueden considerar bastante certera, debido a que el padre de José González Vacas, Manuel González, era primo hermano de mi bisabuelo José González Franco.

  5. Cumbreras

    El refino de Lolita Serafina (Dolores García de Quirós), se llama "La Concepción" Y el último propietario fue José Vaca González, no era Manolo.

  6. David González

    Como dice el señor Menestea, efectivamente la señora que aparece apellidada como Guindate se llamaba Milagros González Tinoco, abuela mía. Los Guindate eran otro familia que tenían algún parentesco con mi abuela, de todas formas enseñaré la foto a mis tios a ver que dicen.

  7. Menestea

    Pues si, Manolo tienes toda la razón.
    Por lo que he podido comprobar hay varios errores en ésta notúla, que ya he visto han subsanado.
    Más abajo de éste comercio, recuerdo también que había una pastelería llamada Ntra. Sra. de los Ángeles.
    Y por último comentar que la señora que aperece en la primera foto identificada como Milagros "Guindate" se llamaba Milagros González Tinoco, tía-abuela mía.

  8. Manolo Sánchez

    Tejidos los Ángeles estaba más hacia la esquina, junto a la Bota de Oro. Lo de Lolita Serafina se llamaba Tejidos La Concepción y era el que estaba en esa finca.

  9. Maria jose Noriega

    Yo quisiera recordar a mi abuela que trabajaba en lo que era "PortoModa" como costurera y tenia unas manos!!!

Deja un comentario