719. MI PLAYA YA NO ES MI PLAYA: LA PUNTILLA. Memorias de un sevillano en El Puerto (*)

lapuntilla_1_puertosantamaria

La Puntilla a finales de 1960. Vista aérea.

Todos los años cuando comienza la temporada,  me voy a La Puntilla a darme un paseo y no es lo que era. Solo queda Luis el del Castillo de la Pólvora.
Ya no están los Montes, como decíamos nosotros a las Dunas.
Ya no están las casetas, donde vivíamos y convivíamos.
Ya no están las mareas de de Santiago, que inundan la parte de atrás de las casetas y a las que estaban situadas al principio de la playa, se las llevara flotando.
Ya no esta el canal, ahora hay desguaces de barcos viejos, ya no tenemos ilusión en cruzar el canal, pues descubrimos Valdelagrana antes que nadie y allí la dejamos, porque no nos hacia falta para nada.
Ya no se hacen las excursiones a Fuenterrabía, Puerto Sherry se nos ha metido por medio.
Ya no hay palos en forma de y griega invertida con la cuerda y salvavidas para cuando la marean subiera nos agarráramos a la cuerda para que el mar no nos llevara para adentro.

castillodelapolvora_puertosantamaria

El Castillito o Castillo de la Pólvora.

Ya no hay olas, porque el espigón lo impide y además no nos deja ver Cádiz.
Ya no hay carreras de barcas o botes desde el Náutico hasta las escolleras. Tampoco hay balandros.
Ya no hay travesía a nado desde la playa hasta Cádiz.
Ya no hay juegos como alrededor de un fangal, «San Pedro como era calvo le picaban los mosquitos y su padre le decía…», o el puntillón.

fafmiliapoquetgrimaldi_puertosantamaria

Una familia en La Puntilla: los Poquet Grimaldi.

Ya no hay figuritas en la arena como las que hacía el amigo Macario
Ya no hay bombas chinescas.
Ya no hay guardias civiles que al atardecer aparecían por la orilla de la playa con sus capotes y fusiles, me imagino que para vigilar la costa desde los castillitos a la espera de un galeón de Reverte.
Ya no hay campamento de Batalla del Salado donde a golpes de dianas y ‘caras al sol’, los flechas desfilaban y de camino veían el mar.
Ya no están los baños calientes.
Ya no esta la caseta de Educación y Descanso, donde nos acercábamos, por que decían que allí había pecado.
Ya no están los guardias que vigilaban la playa y obligaban a las mujeres a ponerse el bañador con faldas y a los hombre con camisetas.
Ya no esta ‘el Gato’ vendiendo patatas y roscos..

lapuntilla_jorgeroa_puertosantamaria

La Puntilla en la actualidad. Vista aérea. (Foto: Jorge Roa).

Ya no están tantas cosas que nos dejamos allí y que los años nos las han ido quitando, pero que aun perdura en nuestra mente y que poco a poco iremos desgranando en sucesivas entregas con personajes de aquel tiempo.
Cualquier tiempo pasado fue mejor con bañadores hechos por nuestras madres que imitaban a los meybas. (Texto: José Luis Calle).
-------
(*) No se sabe a ciencia cierta si, por el contrario, es un porteño en Sevilla.

20 comentarios en “719. MI PLAYA YA NO ES MI PLAYA: LA PUNTILLA. Memorias de un sevillano en El Puerto (*)

  1. Mari Carmen

    Que recuerdos me trae esos comentarios.
    Esas casetas siempre con los mismos vecinos y ya amigos, donde se compartia de todo, desde la radio a la comida y la sandia de postre.
    Y esa musica que salia de los grandes altavoces con la cancion del verano y las mas populares, "Un rayo de sol , Eva Maria, etc.", oyendolas a la vez que nos bañabamos. Vaya como pasa el tiempo, ahora en la lejania se recuerda con mucha nostalgia. Saludos y felicidades por esta pagina tan entrañable para todos.

  2. Mari Carmen Poquet Moreno

    Muchas gracias por recordar aquélla playa de La Puntilla de nuesra infancia.Yo soy la hija pequeña de Pilar Moreno que desde 1981 vivo en Las Palmas de Gran Canaria. Aunque me trajeron a Canarias con 11 años, todos los veranos de mi infancia los pasé en nuestra querida playa de La Puntilla, recuerdo a nuestras madres que desde junio antes de acabar el cole por las tardes tirábamos para la playa para ir preparando la caseta, empapelarla, colocar la busi, el platero, las mesitas y sillitas, la sombrilla, los salvavidas y todos los cacaharros para el verano, yo recuerdo más la parte del bar Murga, más que la parte del castillito, siempre se alquilaba la caseta con mi tía Ana, nuestra amiga Antonia y demás amigas, que más que amigas eramos familia, recuerdo el olor a pimientos asados y a tortilla metida en fiambrera, el dispensador de las bolas de chicle del bar el camino de los enamorados ( creo que se llamaba así) donde se formaban colas a la vuelta de la playa para casa, me encantaba ir a mariscar al castillito para coger lapas para llevárselas a mi tía Pascualita, o las fiestas del Carmen que celebrabamos en las casetas, o los contenedores de basura que eran bidones de hierro en el centro de las casetas., o los juegos en la arena mojada con los cuchillos, los consursos de arena al final de cada verano... En fín muchos recuerdos maravillosos que se agolpan en mi cabeza, por cierto, hay un cuadro precioso de las casetas en el bar de Los Pepes en la placilla, cuando voy al Puerto me gusta pasar por allí, me hace regresar a aquéllos maravillosos veranos. Y a Maria Jesús aunque no la conozca o no me acuerde de ella, gracias por lo que dices de mi madre, realmente era una mujer maravillosa. Un saludo.

  3. ACL

    La evocación magnifica a nuestra familiar Playa de la Puntilla por parte de José Luis Calle y los distintos y atinados comentarios que aparecen en sus entregas hasta hoy, me han hecho recordar unos versos magistralmente plasmados por Ignacio Rosso:

    Y a la orilla de la mar,
    Las gaviotas volando
    Llevan y traen sin parar,
    Besos, sueños y abrazos.

    Sin duda alguna, esto le ha ocurrido a Juan Poquet Grimalt, cuando se ha visto en la fotografía, junto a sus hermanos y su madre. Su padre, estaba ausente en altar mar, buscando el jornal para los suyos.

    El comentario de Juan está lleno de humanidad y su testimonio de muchos quilates no deja indiferente a nadie. En medio de una sociedad tan ajetreada con tantas responsabilidades es posible conocer un poco más a nuestros paisanos, gracias a Gente del Puerto, valorando y reconociendo la resignación de muchas familias, como es la de Juan Poquet Grimalt, que ante la adversidad, nos regalaba ayer la mejor de sus sonrisas.

    Un abrazo, amigo mío y mucho ánimo.

  4. Maria Jesus

    A Juan Poquet, gracias por la aclaración. Siento mucho lo de tu mujer, sabia lo de Pilar por tu prima Tere. Por su puesto que conozco a tu hermano, es buena gente, y muy agradable. Lo que me chocaba de la foto, es que Pilar tuviera, tantos hijos. Hasta hace poco no recordaba, el apellido “Poquet” Coincidí con tu prima Tere, y ella me lo recordó. Te cuento ,hice un comentario en La Placilla, y no los nombre , por no acordarme del apellido, y eso me dolía, por que han sido de las familias, de las que tengo muchos y gratos recuerdos. Como ya te dije, Pilar es encantadora , toda la familia lo es. Todavía recuerdo, lo ricas que estaban, esas tartas de calabaza, que preparaba. Como estuviera cocinando, siempre te ofrecía que las probara. Era muy cariñosa, y servicial .En cuanto a tu primo es verdad que era inquieto, pero muy noble.
    Gracias.

  5. juan poquet grimalt

    para MARIA JESUS VELA. Hola maria Jesús. te comentaré sobre las preguntas que me haces. La de la foto no es Pilar, es Pascualita, mi madre, el de la izquierda, es mi hermano Pepe, lo puedes haber conocido porque trabajó muchos años junto a vosotros, en Cartago, era asi como se llamaba la tiende de Juan y Alejandro no??. lo recordarás a Pepe.
    Ahora te cuento de Pilar, casada con juan poquet, hermano de mi padre, Pilar está desde hace muchos años con alzheimer, actualmente en la residencia de afanas de el puerto en la calle de al lado de donde está el convento Las Capuchinas, por cierto, que allí junto a ella, aunque no se conocen, por la enfermedad, está mi mujer, Pepi, con 56 años, y te diré que pilar está mejor, que pepi, asi que imaginate como esta mi mujer. Sigo, el que confundes con mi hermano pepe, seguro que es mi primo pepe, era un bicho, jajajaja, pero muy noble y de buen corazón, vive en canarias el hermano mayor es Juan Poquet Moreno, este si vive en el puerto de hace unos 4 años que se vino de canarias, si quieres saber mas o que hablemos te doy mi correo juanpoquet@gmail.com y en feebok tengo el correo juanpoquet@hotmail.es, si estás en feccbok, podemos pedirnos amistad si quieres. espero haberte aclarado un poco la situación. por cierto dale recuerdos a Gregorio, estuvimos en los jesuitas juntos, no se si se acordará de mi. saludos Maria Jesús y encantado

  6. Maria Jesus

    Aclaración:
    Cuando digo que jugábamos a hacer trampas en la arena, no utilizábamos ni palos ni cristales. Yo he caído alguna vez en una echa de cañas, y la verdad es que no era muy agradable. Mis hermanos mayores, lo que hacían era darle profundidad, y cuando caías , empezaban a enterrarte con el consiguiente susto. Puede parecer algo duro, pero nunca paso nada. Entre otras cosas, porque estábamos vigilados y porque éramos obedientes.
    Saludos.

  7. Esperanza Lacarta Lagunas

    Mis recuerdos de la Puntilla son muy bonitos, como en casa éramos unos cuantos para ir, mi padre (DeP), hacía unos cuanto viajes en la moto, al final nos llevaba a las gemelas y nos dejaban con mis hermanos, y la última por recoger era mi madre, que cuando llegaba nos bañábamos y luego comíamos, algunas veces debajo de los pinos, otras si habíamos tenido suerte de tener caseta, pues comíamos allí, recuerdo con mucha nostalgia, que nos traía berenjena con tomate y tortilla de patatas, ¡um!, estaba de rechupete.
    Recuerdo que para finales de verano, había concurso de figuras y pinturas en la playa, mi hermana Conchi ganó algún año, las hacía con arena teñida de colores, y realizaba unos dibujos muy bonitos, yo lo veía difícil, pero a mi hermana se le daba de maravilla, todos los años le decían que eran de los mejores, lo dicho anteriormente, ganó varias veces.
    También recuerdo que los chicos mayores, hacían trampas a la salida de las casetas, hacían hoyos en la arena, y metían palos y hasta trozos de cristales, eran “crueles, sin talento”, siempre había gente que caía, y se partían la pierna o se cortaban, esa era la forma de divertirse algunos “descabezados” por no decir otra “palabra”, eso es lo peor que recuerdo, pero siempre mi pensamiento es positivo, ya que lo pasábamos de maravilla jugando en el agua o con la arena haciendo castillitos

  8. Chari

    Ciertamente la Puntilla ya no es la Puntilla.
    Yo llegué al Puerto en el año 71,y residí allí durante 15 maravillosos años, y recuerdo con cariño lo bonita y animada que era la Puntilla, con la casetas, los chiringuitos, el olor a comida que te abria el apetito, las mareas de Santiago que llegaban hasta la parte de atras de las casetas mas cercanas al espigón, etc...
    Este año descubro, durante mis vacaciones, con estupor que ha desaparecido la Piriñaca... ¿que será lo siguiente?
    Puerto Sherry se ha cargado la Puntilla, pronto para bañarse tendremos que irnos al mismísimo Cádiz si alguien no lo remedia...

  9. María Jesús

    A juan poquet Grimalt:
    No se si estoy equivocada, pero cuando veo la foto de tu familia, creo reconocer a la encantadora , y entrañable “Pilar” Vecina de la casa de Los Leones, sita en La Placilla. Por favor, dime ¿eres tu, ese niño tan travieso y noble, que al volver al Puerto, se paso por la tienda a saludarnos?.Si es así me alegra tener noticias tuyas. Si no lo es, créeme que con quien confundo a tu madre, es una mujer adorable, como toda su familia. Yo creo que eres el 1º por la izquierda, pero eso si estoy acertada.
    Saludos

  10. María Jesús Vela

    Mis primeros recuerdos de la Puntilla, vienen de la mano de dos entrañables amigas, mi tía Milagros Durán ( La Tata) y Milagros Acosta (Lalo ). Las dos cargaban, con sus respectivos sobrinos. Cuando éramos pequeños, nos llevaban en coches de caballos, para nosotros era una aventura. Recuerdo que nos quedábamos, en el bar Ramóni, en el de Manolo González , o el de Chacón , dependía de si había sitio para todos. Prácticamente no salíamos del agua. A la hora de la merienda, nos daban los bocadillos y los huevos duros. Recuerdo el trabajito que costaba comerlos, pues parecía que te quedabas sin resuello, Menos mal que se dejaba el culillo del Volpa, o la socorrida cantimplora, de agua fresquita. Después de la merienda nos poníamos a hacer las pelotas de arena, que nos tirábamos unos a otros, jugábamos con el clavo o con las piedras a (Al redo de un fangal)o a hacer trampas, y esperar a ver quien caía. Lo que mas nos gustaba eran las dunas de arena, nos lo pasábamos de miedo. A medida que fuimos creciendo, otras familias se agregaron al grupo , como : los González Borras, y los Molina. Ya eran las hermanas mayores las encargadas de llevarnos, pero a patitas o en bus. Esa época fue el disloque, pues se agregaron las amigas, los pretendientes etc. De esa época salieron varios matrimonios como: Toti y Alejandro ( Electrodomésticos ), Mercedes y Pepe Cabrera( qed), (Venta la Feria ), Melu y Ricardo, y años después Susy y Jose Prudencio, Ani y Quini, Mary y Juanillo, y Conchi y Manolín.. Cuando tuvimos nuestra 1ª caseta, era una odisea poder entrar, pero lo hacíamos. Comíamos por turnos, jugábamos a las cartas, pero sobre todo buscábamos un poquito de sombra como buenamente podíamos. Fue una época muy bonita de mi vida. Lo único malo que recuerdo, fue una tarde en que la marea estaba muy baja, comenzó a subir y sin darnos cuenta no teníamos pie. Conchi y yo queríamos salir y no podíamos, el suelo resbalaba por el fango. Yo me apoyaba en el hombro de mi hermana y ella desesperada, me decía que la dejara. Menos mal, que Mila Acosta se dio cuenta y nos ayudó. No tendremos años suficientes para agradecérselo. En esta playa, pasamos muchos de los mejores días de nuestra vida. Hubo solamente un suceso, muy triste. Una niña que conocía, prácticamente murió en la playa. La subieron en un bus pues no había coches, desgraciadamente murió. Era hija del Tete Ganaza (si no recuerdo mal ). Por lo demás todo un lujo que nuestros hijos, no han podido disfrutar, pero que perviven en nuestros corazones. Como ya he dicho en otras ocasiones, no siempre los avances son para mejor.
    Saludos

  11. ana

    lo pase estupendamente ,si hablamos de la puntilla . Aquellos maravillosos años ,con mi amiga Milagri ,momentos imborrables y lejanos ,con los concursos de castillos de arena y fiestas de difraces,

  12. celia

    Cuanto me alegro del éxito que ha tenido tu artículo. Acabo de entrar e GdP y tiene un montón de comentarios.

    Quiero contribuir con parte de mis recuerdos que sé que son los de un montón de gente.

    El bar Piriñaca estaba en 2ª fila, los de 1ª fila eran el Ramoni y el Tadeo ( no sé cual el 1º y cúal el 2º).
    Lo que sí sé es que después del 2º estaban las casetas de nuestro entrañable grupo. A saber: la de los Bootello Reyes ,
    Osborne Tosar, Muñoz Manzanera, Gutierrez Colosía y la de la que escribe Insúa Lavín. Nótese que pongo el apellido de todas
    las madres porque aquí eran ellas las ilustres anfitrionas ( Taíta, Milagros , Maty, Mª Loreto y Celia).....Que debajo de los toldos
    hacían punto, ganchillo, charlaban, reían , nos reñían y algunas se bañaban.

    Todos los veranos juntos viendonos crecer unos a otros ; Alfredo, Fernando, Alvaro, Luis, Chemari, Juan Carlos, el querido Alfonso,
    Jorge, Elisa Mª, Elisita, Javier, Matita, Marisa, Ana Mª y Celia. Aparte de todos los añadidos como por ejemplo Mery, Lalo, José Luis Moresco,
    los Merchante......hasta que de repente uno se hace un poco mayor y todo cambia. Pero bueno los recuerdos permanecen y cuando te haces
    un poco más mayor algo como este artículo te los trae todos juntos a la cabeza y siguen siendo igual de bonitos.

  13. Alvaro Biensoba Collantes

    Pues la verdad es que se echa de menos la fisonomía que presentaba nuestra playa insignia del Puerto de Santa María "La Puntilla". A mis 42 años recuerdo que la infancia playera se rodeaba del largo paseo andando con toda la familia y amigos con neveras, melón y sandía incluidos para llegar a nuestra caseta que contenía un sin fin de material playero que disponíamos bajo nuestro toldo.
    Ese simple "toldo" se convirtió en un mare magnun de tardes de cartas, bingos y tertulias donde año tras año nos encontrábamos a nuestros vecinos de verano ya que la vida discurría en torno a nuestra Playa de La Puntilla.

  14. Carlos Cordón Quintana

    No solo queda el recuerdo de todo lo que se fue, todavía queda "LA PLAYA DE LA PUNTILLA". Porque sigue siendo "LA PLAYA DE LA PUNTILLA". Para mi la mejor del Puerto.
    Nos sigue quedando sus gentes que son humildes, las marías jugando al bingo, los niños con la pelota a pesar de estar prohibido, los que se quedan hasta última hora porque es cuando mas tranquilo se está y que además se llevan en sus retinas ese atardecer por Puerto Sherry. Siguen quedando las puñeteras medusas que siguen picando igual que antes, los niños recolectando conchas, los abuelos cogiendo cangrejos para los nietos, las pequeñas lagunas cuando sube o baja la marea y donde los mas pequeños se divierten porque no hay olas.
    Sigue quedando el levante, el poniente frío, el lorenzo dando de pleno, el vapor del puerto pasando a su vera, las avionetas con pancartas, los aparcamientos llenos de coches sobre todo los Domingos.
    Pero también llegan personajes nuevos, como el que trae los dulces todas las tardes con su mesita y su campanilla anunciando la hora de la merienda, los aparcacoches, la muchachas en top-less, y en fin, mas que irán llegando.
    La Puntilla siempre será la Puntilla por mucho que la cambien porque siempre habrá gente sencilla, que es de lo que presume esta playa, que se acerque para darse un baño y tomar el sol, pero eso si, en familia, siempre en familia porque sobre todo la Puntilla es una playa familiar.

  15. lola Ojeda y Blanco

    Ya no esta.....casi nada. Pero...están los recuerdos. Para escribirlos, para contarlos....para de alguna manera " revivirlos. El caminito de la playa, camino de los enamorados....arena blanca que nos ponía las piernas como boquerones en harina. La caló del camino, cargados con la sandía, el botijo, las fiambreras con las tortillas y los filetes empanados, y al ver el agua, a correr, a zambullirse en el agua. Subida a las dunas y tirarse rodando, eran nuestras toallas. Caminatas de la puntilla la colorá, a las murallas, a fuentebravía. Eso de chavales, luego con mis hijos y mi marido, comíamos en el Castillito, y nos guardaban las ropas y nos calentaban los biberones. El coche de caballos del "Rubio" a las 10 en punto, estaba en la plaza del Castillo, y a las 5 de la tarde, en punto (como la corridas de toros) nos recogía en la playa.

  16. José Ares Silva

    yo tambien echo de menos esos veranos en la puntilla con las casetas eramos una gran familia

  17. Ana María Reinado Albert

    Precioso relato, para los que lo así lo vivimos. Enhorabuena y ¡gracias por hacernos revivir tan gratos momentos!

  18. JMC.

    Leyendo este nótula me viene al recuerdo mi infancia en la Puntilla, y voy a aportar algo más para el recuerdo: Ya no esta Vicente con su bicicleta vendiendo las garrafas de agua por las casetas de madera. Ya no está el arropiero vendiendo las arropias ,que las había de dos clases ,una de sabor a menta ,tamaño caramelo y otra larga (la tradicional);ya no está ? ,que vendia camarones; ya no están los guardas forestales que nos reñian cuando quitabamos de la cresta de la duna las ramas de los pinos ,de tanto tirarnos rodando desde lo alto de los montes; ya no vemos los camaleones que a veces cogiamos para llevarlos a casa y ponerlos en el jazmin del patio;ya no está Bononato para alquilar las casetas a los forasteros ,por fines de semana ,por quincenas etc;ya no hay panderos o cometas en el cielo;ya no mariscamos por La Colorá, ya no cogemos pecesillos a la salida de los tubos que habia en el carril que permitia llegar desde la Rotonda a las caseta;ya no están los autobuses de Botello que nos traían desde el Parque Calderón a la Puntilla;ya no está de arena y pincho aromo el Camino de los Enamorados; ya no estan la huerta de Alcántara ,de Malacara etc que cruzábamos para llegar a la playa ;ya no está ... Así era parte del Puerto en los años 50 y 60 .

  19. juan poquet grimalt

    hoy, al abrir como todos los dias la página, quedé sorprendido y emocionado, con el recuerdo a nuestra playa de los porteños, "la puntilla", y ya se me cayeron dos lagrimones al ver la foto de mi madre, con los 6 hijos que entonces tenía, después vinieron dos más.
    !que recuerdos más lindos los que evoca esta foto! Mis padres alicantinos que llegaron a nuestro pueblo en 1950, hace 60 años, ya jamás pensaron er volver a su tierra, Hicieron de este rincón de la bahía, su hogar, su familia, y se hicieron porteños así como los ocho hijos lo somos.
    mi madre, como tantas otras, cojía bien temprano a toda su plebe y cada uno con una silla, otro la sombrilla, la comida, !ea, vamonos pa´la puntilla!!
    Gracias por el excelente reportaje y gracias por la publicación de la foto de familia que nos dejó gratamente sorprendidos.
    Y que sepan ustedes que somos muchos los que visitan la página, me llamó mi entrañable amigo y hermano, Emilio Borrajo, emocionado, para decirme que estabamos en la página, a un hermano mio, lo llamó su cuñado, que se lee y sigue nuestra página, la de los porteños. Gracias y un abrazo a todos

  20. margarita

    estoy de acuerdo en casi todo,yo naci en el 73 y creo recordar que en 80 fue cuando mi madre empezo a alquilarle la caseta al piriñaca,viviamos en la barriada de la playa en juan lopez chorro,soy la pequeña d seis hermanos tres niños y tres niñas,por la mañana empezaba la vertiginosa cuenta a tras para estar en la playa antes d las 11,cada uno teniamos nuestra labor para hacer posible esto,bueno las chicas,mi madre como casi todos en esa epoca era un poco machista,a mi me tocaba ir con el carro de la compra a ``tierra ,mar y vino´´y llenarlo de hielo,.Nadie en mi familia tenia coche,no por lo largo del trayecto,si no por que trasladabamos casi toda la casa,alli mi madre empezaba el dia como si fuera nustra casa,desde limpiar la caseta ,hacer la comida ,tender las toallas y los bañadores.Bueno pues alli estabamos todos los dias hasta las 11 o 12 de la noche.Yo lloraba muchos dias por q queria quedarme en casa para ver`` el coche fantastico´´sin ser consciete del paraiso en el que me encontraba

Deja un comentario