741. CORRIDAS DE TOROS A PLAZA PARTIDA.

Hoy se cumplen 15 años y 1 mes desde la última corrida, celebrada hasta el momento en El Puerto,  a Plaza partida. Históricamente tenemos constancia de seis de estos acontecimientos, desde el primero, celebrado  el 12 de julio de 1835, hasta el 14 de julio de 1995.

torosenlabahia_de_cadiz1

Adolfo Vidal Benito escribía para la revista de la Academia de Bellas Artes, ‘Pliegos de la Academia’: «El fundamento de una corrida a plaza partida consiste en dividir el ruedo en dos partes por medio de una barrera que desde la puerta de chiqueros llega al extremo izquierdo. De esta suerte, se lidian dos reses a la vez, ya sean toros, novillos o corrida mixta. Al ser dos espectáculos independientes, los servicios se duplican: presidencia, música, delegado de autoridad, alguacilillos, etc.»

plazapartida_1835_c_puertosantamaria

1835.  Primera Corrida de Toros a Plaza partida, celebrada en El Puerto el 12 de julio. (Foto: Rasero).

1835.
El primero de estos festejos se celebró el 12 de Julio de 1.835. Se lidiaron 10 toros, los 4 primeros a plaza entera y los 6 restantes a plaza partida, levantándose la barrera divisoria en breve tiempo. Cuatro toros eran de la viuda de Montero y los 6 restantes de D. José M. Albareda, también de El Puerto, siendo lidiados por Juan Hidalgo, de San Fernando (Cádiz) y Luis Rodríguez, de Sevilla, actuando de media espada José Díaz “Mosquita”, de Cádiz y de sobresaliente Francisco Benítez “El Panadero”.

plazapartida_1867_c_puertosantamaria

1867. Cartel de otra corrida a plaza partida, el 1 de septiembre. (Foto: Rasero).

1867.
El segundo fue el 1 de septiembre de 1.867, lidiándose 7 toros, 4 de Núñez Pardo y tres de Eduardo Shelly. En primer lugar se corrieron 3 a plaza entera que fueron estoqueados por Antonio Sánchez “El Tato”, y después se dividió el ruedo con la valla correspondiente y en competencia de ganaderías se lidiaron a uno y a otro lado los 4 restantes por el gaditano José Ponce y el cordobés Manuel Fuentes “Bocanegra”. Estos dos primeros festejos de los que se tienen noticias, se celebraron en plaza de madera en los terrenos del Ejido de San Francisco, en el mismo lugar donde está construida la actual plaza.

1883.
La tercera corrida a plaza partida se celebró el 2 de septiembre de 1.883, es decir 3 años después de inaugurarse la actual plaza. Se lidiaron 8 toros de la ganadería de Ignacio Martín que fueron lidiados por Hermosilla, Labi, Bocanegra y Mazantini. Los 4 primeros toros se lidiaron a plaza normal y los restantes a plaza partida

plazapartida_1922_c_puertosantamaria

1922. Corrida a Plaza Partida celebrada el 6 de agosto. (Foto: Rasero)

mulillasdearrastre_1922_puertosantamaria

Las mulillas de arrastre, trabajando en una de las divisiones de la Plaza.

1922.
El cuarto de estos festejos tuvo lugar el 6 de agosto de 1.922. Fue una novillada con 8 toros de D. Francisco Molina. En primer lugar se lidiaron los 4 primeros novillos a plaza partida y los 4 restantes a plaza normal, previamente en el descanso se había desmontado las vallas. Actuaron Francisco Redondo, de Chiclana de la Frontera (Cádiz) y el asturiano Miguel Casielles. A plaza normal lidiaron el gaditano José Amuelo y el sevillano Domingo Correas Montes.

exteriorplaza_1958

Exterior de la Plaza de Toros.

plazapartida_1958_1_puertosantamaria

Paseillo en ambas divisiones de la Plaza. Año 1958, el 31 de agosto. La separación de la Plaza estaba ya hecha antes del desfile de cuadrillas, que lo hicieron por puertas distintas y diferentes recorridos. También habían dos bandas de música, una para cada mitad de la Plaza. (Foto: Rasero).

plazapartida_1995_puertosantamaria1958.
El quinto de los festejos de este tipo se celebró el 31 de agosto de 1.958, en esta ocasión fueron 6 toros y 6 novillos, todos ellos de D. Carlos Núñez de Tarifa (Cádiz) que fueron lidiados por Rafael Ortega, Gregorio Sánchez y Juan Antonio Romero, los toros, mientras los novilleros fueron Pepa Alvarez, Emilio Oliva y Rafael de Paula. En esta ocasión el desfile de las cuadrillas se hicieron por puertas distintas y recorridos diferentes, habiendo doble puerta de toriles.

1995.
El 14 de julio de 1.995 se celebra el sexto y, hasta el momento, último festejo de este tipo. Se corrieron 6 toros de los Hdros. de Cebada Gago para los matadores Francisco Núñez “Currillo”, Oscar Higares y Víctor Puerto, y seis novillos de Viento Verde, propiedad de los Hnos. Peralta, para José Luis Moreno, Gil Belmonte y Víctor Manuel.

plazapartida_ultima_puertosantamaria

Una buena instantánea de Fito Carreto, el 14 de julio de 1995.

pepealvarez_ppartida_1995_puertosantamaria

El 14 de julio de 1995, 37 años después del anterior festejo a plaza partida, se celebró el sexto acontecimiento taurino de este tipo, con toros de Herederos de Cebada Gago. Oliva, Pepe  Álvarez y Rafael Ortega, siendo homenajeados desfilando por el albero porteño como hicieran 37 años antes como novilleros.

----
Fuente: Plaza Real 1968. Manuel Martínez Alfonso.

5 comentarios en “741. CORRIDAS DE TOROS A PLAZA PARTIDA.

  1. marina

    Cuando he visto el adorno de hierro colado, de la 1ª foto, me ha llamado la atención. He mirado fotografías actuales de la Plaza Real, y me ha parecido que ya no estaban. Como dicen que preguntar no es malo, yo pregunto. ¿Se han quitado? Y, ¿Por qué?. Y ya puesto ¿Quien si así fuera, habría osado hacerlo? Para mí, era un adorno muy bonito, con el buen gusto que caracterizaba, las construcciones de antaño. Me cuentan de broma, que podría haberle estorbado supuestamente a algún empresario. Y vuelvo a preguntar, ¿esos adornos tan estéticos, no hacían a nuestra Plaza Real mas bonita?¿ N o esta ahora mas desangelada? Supongo que esos adornos no irían a parar a la chatarra, pues como ciudadana portuense, me gustaría pensar que están en otra ubicación. Y por eso reitero ¿donde están? ¿Donde se puede tener el placer de contemplarlos?
    Espero y deseo, que no se hayan perdido pues con los avances, todo esta adocenado. Vayas donde vayas todo tiene la misma estética fría y desangelada. Supongo que tenemos lo que nos merecemos, por la pasividad que hemos demostrado al no exigir la salvaguarda, de nuestro patrimonio. Y por el incivismo, de algunos desalmados.

  2. José Ramón Márquez

    LA VERDAD DE CEBADA GAGO EN EL PUERTO.

    No hace falta irse a Ceret ni a esas plazas del Valle del Terror para ver una corrida de toros. A condición de que no se anuncien los de siempre, puedes ver toros de verdad en El Puerto de Santa María, que es una plaza de verdad, con historia y bien bonita; y donde esté El Puerto, que se quiten los pueblos.

    El cartel que anunciaba por las calles las dos últimas corridas del Abono Real de 2010 contenía la palmaria explicación del efecto que siempre señalamos: ayer, Jesuli de Torrecera, Alejandro Morilla y Antonio José Blanco se las vieron con los Cebada Gago. El próximo día 21 Morante de la Puebla, José María Manzanares y Daniel Luque medirán sus fuerzas con un encierro de Núñez del Cuvillo. He ahí la sempiterna fábula moral del toreo. De los segundos todo el mundo podría decir algo; de los primeros, creo que sólo Jorge Laverón.
    Echando mano del programa de mano sale que los tres toreros de los Cebada han participado el año pasado en dos, cinco y dos corridas, respectivamente, y en una, dos y una en lo que llevamos de año. Bastan las explicaciones.

    El crítico Joaquín Vidal publicó en 1994 un librito del que lo mejor es su título: “El toreo es grandeza”. Éso es lo que ayer vivimos en El Puerto. Una corrida muy seria, ofensiva, con variedad de comportamientos que van desde el manso pregonao hasta el toro bravo para el caballo y para la muleta, toros listos que lo primero que demandan es oficio a quien se pone enfrente, toros encastados para toreros cuajados, con dificultades para resolver, en manos de tres muchachos que son toreros, que se sienten toreros y que, a estas alturas, deben saber bien ya que sus trenes se han pasado, tres muchachos que vienen a enfrentarse, tragándose el miedo, a los toros que los de las cien corridas no quieren ver ni en pintura, auxiliados por unas cuadrillas de capotes descoloridos y de vestidos de tantas tardes, para aumentar la confusión.
    No es éste el sitio para ponerse a señalar defectos de los toreros, que los habría, sino para resaltar y enaltecer la hombría de estos tres tíos que, todo grandeza ellos, no rehuyeron la cita con unos enemigos que pesaban tantísimo. ¿Y si hubiésemos obrado al revés y hubiésemos anunciado a Jesuli, a Morilla y a Blanco con los Cuvis? ¿Y si ellos hubiesen podido dedicarse a tirar líneas sin tener que pensar, antes que nada, en los problemas cambiantes que representa el toro encastado?

    La plaza, como es natural, registró una pobre entrada. Los tendidos estaban ocupados por partidarios verdaderos de los toreros y, en ese sentido, puede decirse que lo único que tuvieron a favor fue el público. La torería de Jesuli, que se consiguió imponer a un manso al que literalmente le robó los muletazos; el desparpajo de Morilla; y el aire un poco sesentero de Blanco fueron seguidos con cariño por el público. En un momento, cuando Jesuli estaba pasando de muleta a su segundo, una voz en el tendido comenzó un cante. El cante que un cantaor dedica a un amigo, lo contrario de esas imposturas mercenarias que se ven por ahí; el momento fue de una gran intensidad, de verdad. Y luego, en el sexto, desde una grada del sol también brotó el cante emocionado para Blanco. Reconocimiento de otro amigo de verdad sin más ni más.

    A la salida de los toros uno pensaba que, mientras queden hombres como estos, la fiesta jamás desaparecerá, porque estos matadores que ayer en El Puerto, que se midieron en desigual pelea con toros de verdad, sin la esperanza de que sus nombres aparezcan en los carteles de las grandes ferias, sin que nadie sepa quién es la hermosa mujer a quien Morilla brindó su primer toro, sin que nadie pueda decir a qué obedece el luto que ostentaba Blanco, son y se sienten toreros; mucho más toreros que los que se retratan en la cubierta de un yate con una tía de silicona, mucho más toreros que esos a los que todo les ha sido fácil y que desde el primer día tenían para comprarse su legión de partidarios y de plumas mercenarias, el cáncer de la fiesta

    José Ramón Márquez.

  3. Rocío Gutiérrrez

    Yo también fui a la última corrida con plaza partida, fui con mis padres y hermanos , al principio fue un poco lñio porque no sabía donde mirar jijijijij

  4. María Selma García

    yo fui jiji aun me acuerdo fui con mi tia y no se si alguien mas de la familia, aunqe era un poco peqeña tengo un leve recuerdo :S

  5. Lina Romero Moreno

    Yo estuve en esa última corrida con plaza partida con mi amiga Libertad ,recuerdo que fué la primera del abono de ese verano.

Deja un comentario