777. EL PALOMO DE CLASE. Vecino alado de El Puerto.

palomodeclase__puertosantamaria

En la imagen, una hembra joven de Palomo de Clase.

La afición al divertimento con palomas ha sido a lo largo de los siglos cuestión de adoración por nuestra cultura y sobre todas, las influenciadas por las de descendencia árabe y como tal, nuestra ciudad no iba a librarse de ello.

Existen ya referencias a la ordenación gubernamental sobre la tenencia de palomas en nuestra provincia con las Reales Ordenanzas de Cádiz de 1759, en las que se disponían las normas para el vuelo y tenencia de estas aves, lo que dice mucho sobre la antigüedad y tradición de esta modalidad que fundamentalmente consistía en adiestrar tanto a machos como a hembras de esta especie a atraer a sus congéneres alados sin dejarse así mismo atrapar por otros aficionados que empleaban las mismas técnicas colombicultoras.

palomosdeclase_2_puertosantamaria

Lances de conquista del Palomo de Clase, en el aire.

palomosdeclase_lances_puertosantamariaEL CORTEJO O LOS PALOMOS RATEROS.

En resumidas cuentas, esta disciplina o mas bien arte, consiste en soltar uno o varios machos en soltería para captar o atraer hembras bien perdidas o de otros aficionados a su palomar, donde se dispone de trampillas en los cajones de los palomos a tal efecto y viceversa. Las hembras solteras atraerán también  a los incautos machos que las pretenden siendo atrapados por los ‘hembreadores’ si estos se entregan a sus captoras.

Esta condición conocida y empleada por el hombre a través de los tiempos ha venido en denominar a este tipo de palomas como ‘Ladronas’ o ‘rateras, términos por las que han sido conocidas por las personas ajenas a esta afición, y que no hace realmente justicia al animal en sí, ya que su ejecutoria no es sino realizar su cortejo, consistente en llamar a su congénere al nido y prepararse para las futuras crías.

palomosdeclase_3_puertosantamaria

Pareja de macho y hembra de cortejo en el suelo.

SUSTENTO EN ÉPOCA DE PENURIA.

Es sabido que en nuestra tierra, el poseer una collera de estos palomos ‘rateros’ era sinónimo de tener garantizado el sustento en época de penurias con alguna que otra zurita o paloma común que echar al puchero. Durante mucho tiempo así se fueron seleccionando para este menester a las palomas mejor dotadas en esta condición captadora, dando este hecho lugar a que los aficionados perpetuasen diferentes líneas de sangre o genéticas. Ello ha derivado en lo que actualmente se conoce como razas de ‘Buchonas Españolas’, todas ellas con un marcado carácter y capacidad de búsqueda y conquista.

palomodeclase_1_PALOMAS AUTÓCTONAS.

El ‘Palomo de Clase’, es una de estas razas de palomas autóctonas que se distingue de las demás --además de poseer estos rasgos de comportamiento-- por las figuras o posturas que adoptan en vuelo y por sus peculiaridades morfológicas de parada, establecidas en su estándar racial. (En la imagen de la izquierda, hermoso ejemplar criado y propiedad de F.M.B.V.).

EL NOMBRE.

Fue bautizado así, ‘Palomo de Clase’, precisamente por sus atributos en cuanto a la manera de seducir a las palomas y su forma de volar con un braceo grácil y elegante, como flotando alegremente al lado de su amada y conduciéndola hacia su palomar con nobles intenciones.

ORÍGEN ALICANTINO.

Son animales seleccionados a través del tiempo por los aficionados, realizando oportunos cruzamientos de palomos autóctonos con otras variedades que originariamente fueron palomas de origen levantino, traídos por marineros alicantinos principalmente a nuestra ciudad a mediados del siglo pasado.  Coincidía con su asentamiento en El Puerto de Santa María y, posteriormente, allá por la década de los 70 con otros tipos de palomas de figura o postura denominadas ‘Holgueras’ y que fueron ideadas en la localidad vecina de Jerez de la Frontera.

palomodeclase_jzarandalin_puertosantamaria

Palomo de Clase con pintas 'Zarandalín', macho.

REPERCUSIÓN INTERNACIONAL.

Mas tarde con el trabajo adecuado de selección morfológica fueron fijándose los caracteres exigidos en su patrón racial, que fue aprobado por la Real Federación de Colombicultura en el año 1999 y que, a raíz de ello, han ido difundiéndose a nivel internacional, siendo hoy día una raza muy cotizada y valorada por sus atributos.

clubs_palomosdeclase_puertosantamaria

Integrantes de las Juntas Directivas de los Clubs de Palomos de Clase de las poblaciones de El Puerto, Jerez y Rota, el día de la ratificación del estandar de vuelo de dicha ave, celebrado hace un par de años en nuestra Ciudad.

FOCOS DE LA AFICIÓN.

En nuestra provincia, los focos principales de afición son El Puerto, Jerez, Rota, Sanlucar, Chipiona, San Fernando, Chiclana y algunas localidades mas que poseen Clubes o Asociaciones de criadores que aglutinan a los aficionados que participan en eventos organizados para valorar la calidad de sus ejemplares.

palomosdeclase_cartel_puertosantamariaEn nuestra ciudad existen tres clubes de aficionados a este palomo: Los Bravos,  La Portuense y el Club deportivo Los Bravos que acumulan decenas de aficionados, amen de las personas que practican esta modalidad sin estar incluidos en asociación alguna y que se cuentan por cientos. (Cartel Certamen año 2009).

Así pues, la afición actual a nuestro ‘Palomo de Clase’ goza de buena salud pese a los cambios arquitectónicos sufridos en nuestra Ciudad, que cada vez lo hace menos propicia para practicar esta afición, así como a la merma en la cantidad de afición juvenil que hoy prefiere hobbies menos tradicionales, muy a nuestro pesar. (Texto y Fotos: Joaquín Cordero).

Más información: palomosdeclase.blogspot.com

Palomar en El Puerto, propiedad de Juan Reyes "El Roteño", donde vuela sus palomas de raza Palomo de Clase

10 comentarios en “777. EL PALOMO DE CLASE. Vecino alado de El Puerto.

  1. C.P.S.

    Luis Suarez, que parece te has dedicado gran parte de tu vida a hechar "medios dias" lavando ropa, te sabes todos los pasos que llevaba una buena "colada".

    Un saludo y adelante.

  2. lola Ojeda y Blanco

    Esos eran trabajos, esas mujeres, abuelas, tías, hermanas, madres, eran trabajadoras. Dos o más días, duraban los trabajos de remojo, lavado, (primer "ojo" 2º, 3º.... ) soleo, remojo del soleo, secado, almidonado, planchado, con carbón, o plancha eléctrica, (mi casa recuerdo, que era como una feria, cuando mi padre la trajo a casa) Y.....cuando la ropa blanca, ya estaba guardada.....la de color. Y otra vez a empezar. O como dicen en esta Castilla, donde vivo.....y vuelta la burra al trigo.

  3. LSA

    Nosotros, mis hermanos y yo, teníamos, de pequeños, un buen palomar de palomos "buchones". Los volábamos y en muchas ocasiones nos trajeron a la trampilla palomas que, antes de volverlas a volar, las "encollerábamos" durante un tiempo. Los nuestros tenían pintados los reversos de las alas con una cruz roja y así los divisábamos cuando volaban. Recuerdo a Doro, el hijo de Don Salvador Rodríguez Míguez, con los suyos en la finca de "La Gloria" en la calle Postigo, esquina a Cruces. Eran famosos en el barrio. Sus primos los Verde Rodríguez tenían también un palomar en la finca calle Ganado esquina a Cantarería. Y nos los intercambiábamos.
    Una vez nos llegó a la azotea una tórtola plomeada, tuerta, a la que curamos y se quedó a vivir voluntariamente en nuestro palomar hasta que se murió.
    Es cierto lo que dice Lola Ojeda y Blanco en su comentario. Las ropas puestas a solear en la azoteas eran manchadas con las defecaciones de los palomos del barrio, con general deseperación de todas las amas de casa. Pero también eran manchadas por las cigüeñas, en su tiempo, y por los mirlos que, como comían moras, sus caquitas eran moradas y costaba la mar de trabajo quitarlas de las ropas.
    Ahora que hay lavadoras y secadoras automáticas, la gente no se figura toda la trabajosa liturgia de los lavados a mano y las coladas y el soleado, el añil, el almidonado y la plancha etc.

  4. lola Ojeda y Blanco

    En cualquier asotea, se criaban los palomos. En mi casa eran de un vecino, Raimundo se llamaba, y no veas, las vecinas, cuando se cagaban, en las ropas al soleo.

  5. Pilar Palomino

    Mi tio josé González Cordero, "Nini" era un gran palomero...
    Todos te echamos de menos Tito Nini, como le deciamos ...

  6. joaquin cordero

    Gracias José María por tu interés en dar a conocer nuestra cultura y tradiciones como esta tan desconocida y a la vez apasionante para sus practicantes como es la de las palomas que sin duda ayudará a los no iniciados a entendernos un poco mas y a respetarnos por integrar uno mas de los grupos sociales de esta ciudad nuestra.
    Enhorabuena por ello y animo para seguir con esta magnifica labor de acercar cultura a todos nosotros

Deja un comentario