Saltar al contenido

1

A  lo largo de nuestra vida, a menudo nos cruzamos con personas a las que tildamos de “peculiares.” Unos te dan los buenos días con mucha educación. Son “policías con placas de juguete”; la discreción, son santo y  seña de  su identidad y es que  ya son  muchos los años de experiencia en el cuerpo y saben bien como disimular, si advierten un pequeño atisbo de ser descubiertos. (Ver nótula núm. 572 en GdP).

En la imagen, Vicente, Tonino, Enrique y Romualdo.

Otros te visten de improperios, sin saber bien por qué,  supongo que  se ponen nerviosos y descargan todo su extenso repertorio dejándote estupefacta y preguntándote «--¿Es a mi? ¿Y yo que le hice?». (Ver nótula núm. 051 en GdP).  Otros te sonríen con timidez, siempre van  aparentemente susurrando, en su galimatías, --apenas entendible-- se adivina desde un quebrado, al cuento de las mil y una noches. (Ver nótula núm. 139 en GdP).  Hay quienes, unas veces increpándote  y otras con una amplia sonrisa te dicen: «--¡Fea muérete ya!» y a la primera de cambio te  pueden poner “perdida” eso sí, de agua fresquita. (Ver nótula núm. 1.310 en GdP).

Sin olvidar a los que si los coges en uno de esos momentos “malos” te podían arrear un bastonazo o  con la caja del betún, si viniera al caso.  Cómo no recordar a esos que  cantaban con mucho arte, pero por desgracia el Dios Baco, fiel compañero  de viaje.  Daba gloria escucharlos. Habían nacido para el arte, eso era preclaro. Lástima que los avatares de la vida, les llevaran, no a aclarar la garganta con buen oloroso de nuestra tierra, sino en algunos casos, a regarles el alma.

Los había, que por deber debían de callar, al menos por un ratito, pero no, se empeñaban en enseñarnos, la hasta ese momento, hermosa senda, que llevaba al ‘Caminito Verde’. Ya lo del ‘Caminito Verde’,  tenía tela, dirán ustedes ¿por qué?  ¿Se imaginan a algún aficionado, mal encarado y con poco, o ningún acierto a la hora de entonar, dando un recital en la puerta de nuestro establecimiento, día tras día? No, no se lo imaginen, dormirán mejor, creánme.

Romualdo, reodeado por gente de La Placilla.

Y  los que  se bebían tu café hirviendo, sin siquiera parpadear y sin darte tiempo a salir del asombro. [¿Quien no recuerda de ‘el Cai’]

Mentiría, si no dijera, que algunos  con su  sola  presencia, infundían ‘algo más que respeto’. Una de estas personas, al primer descuido intentaba averiguar si nuestro pelo  era natural, y solo la presencia de su madre nos aseguraba  el  poder peinarnos al día siguiente.  Lo que ya no podíamos recuperar era nuestras recién estrenadas muñecas, pues para cuando pudiéramos hacerlo, ya estaban  destrozadas. Las acunaba como si de una criatura se tratara, pero terminaba  totalmente desmembrada.

...continúa leyendo "1.401. AQUELLOS ‘PECULIARES’ DE EL PUERTO."

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Alerta: Este contenido está protegido