2.500. Foro de la Memoria Histórica.

foromemoriahistorica__1_puertosantamaria

Es preciso repetir, para que no se olvide, que en El Puerto de Santa María durante la II República no se pegaron tiros, no se mató a nadie, ni se quemaron iglesias, ni casas, ni fábricas. Se respetaron bienes y haciendas  así como las ideas políticas y religiosas. No obstante el ejercito que se levantó contra  el poder constitucional  mandó fusilar en esta Ciudad a cientos de personas inocentes, entre ellos, a un tercio de la Corporación Municipal.

Al alcalde Manuel Fernandez Moro (ver nótula núm. 1.445 en GdP) y a  los concejales:  Francisco Cossi Ochoa, (ver nótula núm. 590 en GdP), Ceferino Gómez Cordero, Antonio Jiménez Morales, Francisco Matiola López, Juan Máximo Salazar, Ramon Mila Tristán y Manuel Rodríguez López. (ver nótula núm. 1080 en Gente del Puerto)

foromemoriahistorica__2_puertosantamaria

En la imagen, el ex vicepresidente del Gobierno andaluz, Diego Valderas, el pasado octubre, cuando el Monasterio de la Victoria fue declarado, sumándose así a mas de 100 sitios andaluces, 'Lugar de Memoria Histórica'. Distinguimos a las ex concejales María Antonia Martínez y Ángeles Mancha, detrás al sindicalista Elias Py, y a la derecha de la imagen, el ex director general de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, Luis Naranjo.

¿Porqué ese inhumano castigo? Por intentar crear una sociedad justa y libre y desde sus responsabilidades hicieron de la educación y la cultura, los pilares básicos de una sociedad libre, solidaria, progresista y de paz. Pero la historia nos ha enseñado repetidamente que para la cúpula capitalista, terrateniente, y militar    junto a  la iglesia,  educación y cultura son armas de destrucción masiva. Los pueblos tienen que ser incultos, analfabetos, ignorantes sin ideas ni criterios. Se tienen que doblegar sin rechistar ante el poder y a sus mandatos porque estos han sido elegidos por la gracia divina. ¡Como dios manda! Había pues que aplicarles muerte y terror.

MEMORIAHISTORICA-BANNER

Terror y muerte le aplicaron a esas víctimas inocentes y además, fueron doblemente condenados;  A muerte y al olvido. De la muerte no pudimos salvarlos, pero del olvido si. Y aquí estamos para recordarlos y honrarlos  en la figura del alcalde republicano Manuel Fernández Moro. Viva la Libertad. Viva la República. /Texto: Rafael Gómez Ojeda. Presidente del Foro por la Recuperación de la Memoria Histórica.

Deja un comentario