2.679. Cristóbal Muñoz Piñero. El del Baratillo.

calle_sierpes_mercado_puertosantamaria

Cristóbal el del Baratillo, que tenía su sede en la calle de las Sierpes, al costado de la Plaza de Abastos de esta Ciudad, junto a la tienda de Milindri, fue un personaje de vida azarosa. Por decir algo, puede consignarse que abría cualquier puerta, caja fuerte, cerradura o candado por muy complicado que fuera. Hacía llaves y, además, tenía un baratillo donde se podía encontrar todo lo que se buscara. Así, Cristóbal fue el paño de lágrimas de todos los portuenses. /A la izquierda de la imagen, la calle Sierpes, donde alcanzamos a ver la tienda de Milindri, junto a donde tenía su sede nuestro protagonista.

estrellitacastro_puertosantamaria

Cristóbal Muñoz Piñero, fue hasta bailarín e incluso amante de Estrellita Castro con la que recorrió medio mundo. En el campo del arte y las variedades, componía coplas para el Carnaval y hasta tuvo comparsa a sus órdenes de la que recuerdo “Los que fueron a la Luna”.

Bar-Milindri puertosantamaria

El Bar Milindri, en la década de 1950, contemporáneo en sus inicios de la Carpintería Lobo. Manuel e Ignacio Simón, los primeros a la izquierda. /Fotografía del libro ‘Tabernas y Bares con Solera’ de Enrique Pérez Fernández.

Pero si hoy lo traigo aquí es porque están cerca las Navidades y Cristóbal fue creador y director de un llamado “Coro de Villancicos y Campanilleros de El Puerto de Santa María” que es como se titula un cuaderno que me regaló manuscrito con todas las coplas del repertorio. Para que no queden en el anonimato y alguno de los aludidos se recuerde, el grupo lo compusieron, además de Cristóbal, su director, Félix Córdoba Saso, Domingo Gallardo Chorro, Ángel y Manuel Ramos Añino, Juan García Rodríguez, José Luis Sanchez, Francisco Nimo Lojo, Manuel Callealta Fernández, Luisa Gallego Simeón, Carmen y Candelaria Becerra Valenzuela, Carmen y Encarnación Muñoz Aznar, Antonia Córdoba Vázquez y Manuela Valladares Molina, según consta en la lista manuscrita por Cristóbal que figura al final del cuaderno.

esquela_rufinavergara_puertosantamaria

Esquela en el periódico ABC de Rufina Vergara --antiguo nombre de la calle Misericordia, donde vivió-- uno de los domicilios que visitaba Cristóbal en su peregrinación musical navideña.

Las coplas las componían un buen número de populares muy tradicionales en El Puerto y una serie de villancicos laudatorios, al Sr. Alcalde, al Conde de Osborne, a Don Carlos Terry, a Don Luis Caballero a Doña Rufina Vergara, con la finalidad de obtener algún aguinaldo cuando fueran a visitar los Nacimientos de esas casas. No cabe la menor duda.

Casa-del-Sacramento-puertosantamaria

La calle Luna, vista desde la plaza de Juan Gavala. A la izquierda, haciendo esquina con la calle Santa María, la Casa del Sacramento, donde vivió nuestro protagonista (con el tiempo, una vez restaurado el inmueble viviría el que fuera Diputado nacional, Esteban Caamaño Bernal, ver nótula núm. 1.701 en Gente del Puerto). A la derecha de la imagen, La Bota de Oro.

Al final de sus días, el hábil Cristóbal vivió en la casa del Sacramento, en los miradores, calle Luna esquina y vuelta a la de Santa María, donde también vivía Enrique el de las Mariposas al que todavía se le ve por ahí. Hoy traigo aquí a Cristóbal, por recordarlo como hombre emprendedor y conseguidor y, sobre todo, porque está cerca la Navidad y se lo merece. /Texto: Luis Suárez Ávila

Deja un comentario