2.874. Los Terry, en la Dehesa de las Yeguas.

dehesadelasyeguas

La Dehesa de las Yeguas e encuentra junto a las marismas del río San Pedro, en el término municipal de la vecina Puerto Real, desecadas hace unos cuarenta años, de manera que hasta los años cincuenta era costero y actualmente está a más de cinco kilómetros del mar. Es esta una imagen de una cacería de la familia Terry, cuyos asistentes relacionamos más abajo.

En la imagen superior, de izquierda a derecha: Nicolás Terry Galarza (fallecido) padre de los Terry Martínez. Carmenchu Terry Muñoz, religiosa de la Esclavas. Eduardo Ruiz Golluri abuelo del actual Eduardo, proveedor de Butano; como anécdota se puede señalar que era un gran pescador de lenguados con red en sus tiempos libres y su barco se llamaba “Argos”, un bote con una vela Marconi y estaba fondeado en el Club Náutico bajo los cuidados del mítico José Barranco, padre de la saga de los hermanos Barranco uno de ellos Tomas marinero de Joselito Escribano de toda la vida.

A la derecha de Eduardo Ruiz, Javier Terry Muñoz, el actual Marques de San Juan de Carballo (ver nótula núm. 2.398 en GdP); Javierito, como le llamaban desde toda la vida, tiene cerca de 90 años, o igual ya los cumplió y vive en El Retamar, una finca frente a Vistahermosa con entrada una vez pasado el árbol grande, dirección Fuenterrabía. Anteriormente su domicilio en la ciudad era en la calle Santo Domingo, donde después vivió el abogado Juan, no recuerdo el nombre, pero fue famoso en su época. A su lado Miguel Castro Merello, sobrino de Isabel Merello, esposa de Fernando Terry del Cuvillo, alcalde de El Puerto de Santa María entre el 08-octubre-1941 al 03-abril-1943.

Los hermanos Javier Terry del Cuvillo (creador de la saga Terry Muñoz) y su hermano y en este caso mi abuelo Carlos Terry del Cuvillo (saga Terry Galarza) quienes, al salir de Bodegas Terry crearon la Bodega 501, sin que ninguno de los dos recibiera indemnización alguna por la legítima parte que ellos tenían en el negocio. Ya que Bodegas Fernando A. de Terry (Centenario para entendernos), era propiedad, a partes iguales, de los tres hermanos Fernando, Javier y Carlos Terry del Cuvillo. Y a su derecha mi abuelo el gran Carlos Terry del Cuvillo con su “mítico” puro siempre encima y sentado en su banquillo.

Sentados en el suelo y de izquierda a derecha, el primero es mi tío José Manuel Terry Galarza (saga Terry Cuervo) mi tía Esther, asturiana de pro, continúa viviendo en nuestro Puerto y todas las mañanas se la puede ver paseando por el centro de la Ciudad. A su lado esta Fernando Terry Merello, ver nótula núm. 583 en GdP (el mayor de los hijos de mi tío abuelo Fernando, ya fallecido, grandísima y maravillosa persona y creador de la saga Terry Osborne), a su lado está muy joven Ramón Nimo y a su lado sentado con la gorra y la escopeta esta Manolo Terry Muñoz, que después se ordenó sacerdote jesuita desarrollando su labor docente en Málaga (Colegio El Palo) y sobre todo en Canarias (Colegio de Las Palmas) donde estuvo destinado muchísimo tiempo, fallecido también.

La finca era la Dehesa de las Yeguas, que alquilaba mi abuelo, para explotar la cacería, mayoritariamente perdices, conejos y alguna que otra tórtola, conjuntamente con otras más, como El Carvajal, El Almendral. Los Barrancos o La Zarza. Entonces las cacerías eran por invitación, no se cobraban las piezas abatidas y en mi casa cuando éramos pequeños había perdices para desayunar, almorzar, merendar y cenar. Hay que entender que en cada batida se mataban más de 600 perdices, y se repartían entre batidores, comedores sociales, restauradores clientes de Terry, amigos y demás. Entonces, estoy hablando de los albores de los frigoríficos se conservaban escabechadas y guardadas en orzas de barro con tapadera de madera. /Texto: Nicolás Terry Martínez

Un comentario en “2.874. Los Terry, en la Dehesa de las Yeguas.

  1. Miguel

    Lo de "sin indemnización alguna " es el mejor chiste de Lepe que he oído, en este caso, leído en los últimos tiempos

Deja un comentario