2.905. Manuel ‘el Lustre’, coetáneo de Dominguito ‘el Voltereta.

el-lustre-puertosantamaria

Manuel ‘el Lustre’ era un limpiabotas contemporáneo de Domingo Rodríguez Relinque, conocido por Dominguito “el Voltereta”, con nótula propia en Gente del Puerto , que compatibilizada su trabajo habitual con el de aparcacoches en la calle Larga y en la Sala de Fiestas El Oasis, hoy restaurante El Faro del Puerto, porque también su trabajo le daba lo mínimo para cubrir las necesidades familiares.

cafeteria central lustre puertosantamaria

La cafetería Central, hoy Banco Popular. En esta zona, las llamada Cuatro Esquinas, entre Larga y Luna, “El Lustre” realizaba su trabajo de limpiabotas y aparcacoches. /Foto: Rafa. Archivo Municipal.

Me estoy refiriendo al ‘el Lustre’, que vivía en la calle Cielos, 79, frente a la calle Santa Clara (hoy Carmen Pérez Pascual), donde estuvo el cuartel de la Guardia Civil en los años treinta del siglo pasado, y se las daba de poeta, contando a los camaradas y de mucha confianza que había sido lugarteniente del general Miaja durante la Guerra Civil en el bando republicano. En sus ratos libres siempre se veía por el centro de El Puerto, acompañado de su pareja y una perrita, dirigiéndose en muchas ocasiones al Freidor de pescado en la calle Nevería esquina y vuelta con Palacios, junto al Bar Apolo, donde adquiría un buen papelón de pescado, pasando directamente al Bar, teniendo siempre espectadores de excepción, los cachondos de turno, que no perdían detalle, ante la mirada amenazante de ‘el Lustre’, que conocía sobradamente la guasa que le gastaban en los estacionamientos de la calle Larga.

calle_cielo_79_ant_cuartelgc_puertsantamaria

La calle Cielos, 79, frente a la calle Santa Clara, hoy Carmen Pérez Pascual, donde estuvo el cuartel de la Guardia Civil en los años treinta del siglo pasado y donde vivía “El Lustre”. 

Recuerdo que a mediados de los años 60 del siglo pasado, a raíz de una de las fugas del famoso Eleuterio Sánchez Rodríguez, conocido como ‘el Lute’, con nótula propia en Gente del Puerto la Guardia Civil solicitó la colaboración de toda la ciudadanía española para su posible detención. Una de esas noches de verano la Brigadilla se acercó al Cine Colon (situado en la calle Jesús de los Milagros y Plaza de Colon o ‘Cuesta del Carbón’, con nótula propia en Gente del Puerto que abrió en 1950 y cerró definitivamente en 1980) para recabar información.

cruce-el-oasis_-puertosantamaria

El denominado Cruce del Oasis, nombre tomado de la Sala de Fiestas que allí hubo donde hoy se encuentra el restaurante El Faro de El Puerto, uno de los territorios de trabajo de nuestro protagonista. 9 de enero de 1978. En esta fecha Morejón había sustituido a 'el Lustre' en el oficio de aparcachoches en El Oasis/Foto: Rafa. Archivo Municipal.

Entonces uno de los porteros de nombre Juan José, conocido por ‘el Alemán’, apodo según contaba era debido a que fue emigrante, informó, cuando le preguntaron por ‘el Lute’, que se encontraba dentro del cine, viendo la función. A partir de ese instante se movilizaron y apareció prácticamente todo el cuartel de la Guardia Civil por el Cine Colon. Cuando salíamos la sorpresa fue mayúscula para todos, pero especialmente para ‘el Lustre’, que no ‘el Lute’.

Una confusión en la dicción por parte de la Brigadilla o de audición por parte de ‘el Alemán’, hizo que ‘el Lustre’, con los ojos desorbitados por el susto, se refugiara en su casa y abandonara por un tiempo su trabajo de aparcacoches y su caja de betún, cepillos y trapos.

Años más tarde, aconteció que Antonio Álvarez Herrera, con nótula propia en Gente del Puerto después de ver truncadas todas sus ilusiones en septiembre de 1981, al tener que renunciar a su condición de ser Alcalde de todos los portuenses y de la ciudad que lo vio nacer y todo por imperativos absurdos y partidistas, constituyó con un grupo de amigos, entre los que me encontraba, un partido para presentarse a las Elecciones Locales de 1983.

Alvarez y Alberti puertosantamaria

En la fotografía, Rafael Alberti, compañero y amigo del 'Lustre', felicitando a Antonio Álvarez por su nombramiento como alcalde. /Foto: Rafa.

El día de las elecciones, una mañana de mayo, si mal no recuerdo del día 8, nos tropezamos en la Plaza de España con ‘El Lustre’¡. Este se dirigió a Antonio y le dijo: “--Alcalde que voy para votar y contigo hasta el final”. Antonio que poco debió fiarse del Lustre, le requirió para que tuviera cuidado de no perder el sobre.

Y, por si esto no fuera suficiente, 'el Lustre' se vino arriba y enseñó, no sólo el sobre, sino también el voto. La cara de Antonio fue un poema cuando vio que el voto que llevaba ‘El Lustre’ no iba dirigido a nuestro grupo, el Grupo Independiente, G.I. con nótula propia en Gente del Puerto.

De aquel momento no me percaté, pero si Antonio. Pues, sin duda, ya a esas horas de la mañana, presagiaba que el resultado no iba a favorecer su vuelta a la alcaldía. Sin embargo, sí que pudo volver como concejal a formar parte de la Corporación Municipal. En cuanto a ‘El Lustre’, como no podía ser de otra manera, Antonio continuó disfrutando de sus ocurrencias. /Texto: Antonio Carbonell.

Deja un comentario