3.219. Celestino de Serdio Gutierrez. Montañés, gaditano y portuense.

Celestino de Serdio Gutiérrez es gaditano de nacimiento, montañés de corazón y portuense de adopción, así podríamos definir a alguien tan entrañable que lleva casi 80 de sus 94 años viviendo en El Puerto de Santa María, donde llegó como con apenas 15 años de edad. Con 33 años, desde 1954 y hasta su jubilación se hizo cargo del Bar Las Cadenas, regentado hasta el año pasado por su hijo Tinín, hasta su cierre porque una entidad bancaria no quiso renovar el contrato de renta antigua que expiraba el pasado año 2016. Mientras, la Casa de las Cadenas, se cae...

1922
El año del nacimiento de Celestino llegaba a El Puerto --a la iglesia de San Francisco-- una reliquia de San Francisco Javier, copatrono de la Ciudad, concretamente un brazo. Era alcalde de la Ciudad, Manuel Ruiz-Calderón y Paz. Ese año la hacienda pública embargó el 66% de los ingresos al Ayuntamiento por débitos, y el 25% del sobrante por igual morosidad, con la Diputación Provincial. . Bodegas Osborne funda la la solera del oloroso medium ‘Solera India’ de al menos 25 años de vejez.

| En 1922 desaparece la Biblioteca Popular, a la izquierda de la imagen, situada en la calle Luna, que sería anexionada al Colegio de las Esclavas

Ese de 1922 año Rafael Alberti expone una muestra pictórica en el Ateneo de Madrid y publica sus primeros poemas en la revista ‘Horizonte’. Se transcriben y reproducen las Cantigas de Santa María, de Alfonso X, ‘el Sabio’ que se conservan en la Biblioteca Nacional de Madrid, a cargo del musicólogo Julián Ribera. ABC publicaba en su edición de 17 de septiembre la crimen o suicidio por ahorcamiento, del sargento de carabineros retirado, Roque Fernández Regueira, natural de nuestra Ciudad.

Ese año nacían, también, el coleccionista Ramón Bayo Valdés, la popular Adelina La O Laje, madre de Joaquín, ‘el Manzanita’ y América Martínez, la primera mujer catedrático de guitarra de España, que falleció el pasado 2010 en El Puerto.

| La familia de Serdio Gutiérrez, entonces con cinco de los catorce hijos que llegarían a tener.

Celestino nació el el 27 de diciembre de 1922 en una familia de montañeses, cuyos padres vivieron durante una época en Cádiz llegando a ser 14 hermanos, donde el cabeza de familia, Agapito, regentaba el entonces afamado restaurante ‘La Estrella’, a principios del sigo XX, situado en la Plaza Castelar, números 6 y 7 que, con el tiempo, se convirtió en peña carnavalesca La Estrella, en la Plaza Candelaria.

| Homenaje a Agapito de Serdio, padre de Celestino, a la vuelta del viaje a Madrid cuando formaba parte de la comisión para la conmemoracion del centenario de la Constitucion de 1812.

Agapito era una persona muy reconocida en el Cádiz de la época, llegando a ser parte de la comisión que partió a Madrid para gestionar la construcción del monumento a las Cortes de Cádiz en el primer centenario de ‘La Pepa’, ubicado en la gaditana Plaza de España.

| Restaurante la Estrella. Cartel anunciador.

Ese fue el escenario de los primeros años de vida de Celestino. Recuerda como les llevaban comida del restaurante a su casa, que se encontraba a la vuelta de la esquina, en la gaditana Calle Bilbao. Pero debido a que su padre enfermó, regresaron a la Montaña. Celestino apenas contaba con 4 años. En Cádiz nacieron otros 6 hermanos, de los cuales murieron 3, dado el alto índice de mortalidad infantil en España en el primer tercio del siglo XX. 

| Cabanzón (Herrería. Cantabria).

Pero el resto, hasta 14, nacieron en la pequeña aldea de Cabanzón —perteneciente al municipio cántaro de Herrerías—, donde Celestino pasó el resto de su niñez y parte de su adolescencia. Allí entró en contacto con la naturaleza y la vida de una pequeña aldea, situada en el límite entre Cantabria y Asturias.

| En la imagen el presidente de la Comisión Gestora Municipal en funciones de alcalde en 1938, Antonio Rives Bret, a la izquierda del General Queipo de Llano, en la inauguración de la plaza de Colón. | Foto: Colección de Juan Antonio Lores Palacios, biznieto de Antonio Rives Brest.

1938.
Celestino llega a El Puerto en 1938, año en el que nacieron Don Juan Carlos I y Doña Sofía, reyes eméritos de España. Era alcalde Antonio Rives Brest. Se estrenaban las películas ‘El barbero de Sevilla’ de Benito Perojo, ‘Carmen, la de Triana’ de Florián Rey. Rafael Alberti publicaba ‘El Burro Explosivo’ y ‘Poesías (1924-1937)’. Desaparecía la Revista Portuense. Se remodelaba y creaba la Plaza de Cristobal Colón. El primer gobierno ‘nacional’ de Burgos, reconocido por el Vaticano ese año, por medio del ministro del Interior, declaraba días festivos con carácter oficial en el territorio ‘nacional’, el jueves y viernes santo.

| Victoriano García Linares, esposa e hijo, en la azotea del Ultramarinos que existió en la confluencia de las calles Postigo y San Juan, hoy plaza de José Morillo León.

Montañeses
Existía en nuestra Ciudad una importante comunidad de montañeses que regentaban cafés, restaurantes o ultramarinos, quienes acogían a jóvenes paisanos que venían como chicucos a aprender el oficio. Era un trabajo duro, de sol a sol, en una época muy difícil, con mucha hambruna: la época del racionamiento. Celestino fue acogido en un primer momento por Luis García Caso quien tenía una tienda de ultramarinos justo detrás de la Basílica Nuestra Sra. de los Milagros, en la confluencia de las calles San Juan y Postigo, que luego pasó a manos de su hijo, Victoriano García Linares, padre del que fuera presidente del Consejo Regulador del Jerez, José Luis García Ruiz y Catedrático de Derecho Constitucional. El solar que ocupó la tienda, ya inexistente, permaneció durante muchos años como aparcamiento de fortuna hasta hace unos meses que se ha convertido en la plaza José Morillo León.

| El restaurante Resbaladero, en una imagen del siglo XX, antes de su restauración y cambio de uso.

Al poco tiempo comenzó a trabajar en el restaurante El Resbaladero y de ahí pasó a la tienda de comestibles y vinos Las Cadenas, —regentada por Miguel Camacho García— en la casa del mismo nombre o Casa de los Vizarrón, edificio relevante en la historia de la Ciudad, donde veranearon los Reyes Don Felipe V y Doña Isabel de Farnesio en 1729 y 1730, convertida con el tiempo en casa de vecinos y, desgraciadamente, en estado ruinoso en la actualidad, a pesar de estar la propiedad en manos de una entidad bancaria.

1954
Escribe Enrique Pérez Fernández, en su libro ‘Tabernas y Bares con Solera’: “A principios del siglo XX era una taberna de Diego Fernández González, hasta que en 1908 la tomó Juan Camacho Caballero (el de la taberna ‘El Golpe’ de Ganado-Zarza). Desde mediados de los años 30 y hasta los 50 la llevó su hijo Miguel C. García, y después el local también fue conocido por el nombre de quien los sustituyó al frente del negocio, el Bar de Celestino”.

| La calle Aurora, a la izquierda la Plaza del Polvorista, a la derecha la Casa de Roque Aguado, y a continuación, perpendicular al río, la calle Cadenas y la casa que le da el nombre.

Celestino se hizo cargo del negocio en 1954 a la edad de 33 años, con un contrato de renta antiguo que expiró el pasado año. Luego sería su hijo Tinín quien estuviera al frente del establecimiento ya como Bar las Cadenas’ hasta que, en 2016 tuvo que cerrar sus puertas cuando el Banco de Santander no quiso renovar el contrato, por lo que la ruina y la decadencia continúan avanzando en las entrañas del edificio ¿hasta su desaparición?

2.475. Celestino de Serdio Ordóñez. S.O.S por el Bar ‘Las Cadenas’.

| A la izquierda de la imagen aparece Celestino de Serdio.  Vemos en la imagen también a Cuevas, Sánchez Alonso y Oviedo, entre otros.

En la Casa de las Cadenas conoció a Carmelita Ordóñez Ureña, vecina del inmueble. Era una joven simpática y animada que pertenecía a un grupo de la Academia de Bellas Artes, donde recibía clases de piano, solfeo y baile, llegando a aparecer en más de una ocasión en los carteles del desaparecido Teatro Principal, donde actuaba con un grupo de jóvenes de la época animando al público con pequeñas obras de teatro y con el baile de sevillanas.

Celestino y Carmelita fundaron una familia en nuestra Ciudad. Fruto de esa unión tuvieron cinco hijos: Mª Angeles, Tinín, Ana Mª, Carmina y Mario. Todos viven actualmente en nuestra ciudad, y también sus nietos Rocío, Carmina, David, Mario y Alonso.

| La familia de Sergio Ordoñez, en la celebración de las Bodas de Oro del matrimonio, junto a sus hijos: Mª Angeles, Tinín, Ana Mª, Carmina y Mario

Celestino disfruta actualmente de su vejez junto a su mujer, quien en la actualidad tiene 86 años. Hace tiempo que no visitan Cabanzón, pero sigue contando las anécdotas allí vividas a sus hijos y nietos, mientras serenamente pasea por las calles de nuestra Ciudad, con su gorra y su bastón, seguramente recordando todo lo vivido en sus 94 años.

Un comentario en “3.219. Celestino de Serdio Gutierrez. Montañés, gaditano y portuense.

  1. Pm

    Precioso reportaje... Están lejos, en cádiz, pero su familia de la montaña y los de Madrid los llevamls en el corazón

Deja un comentario