3.220. “He tenido un sueño”

Me he topado con una foto que pensé que era un montaje, ya que viviendo en esta Ciudad sé lo que tenemos y lo que no. Aun así, por unos momentos sin saber porqué, se me antojó que aquella imagen era de la Ribera de El Puerto de Santa María. [En el interior fotos de lo que pudo haber sido y no fue en el río del Olvido]. |En la imagen, el Paseo de Moll, en Ciudadela de Menorca (Islas Baleares).

Sin embargo, aunque alguno tenga esa misma impresión, está claro que en pocos segundos uno se da cuenta de que es imposible. Es imposible algo así por la sencilla razón de que existen mil y una razones para que no sea nunca una realidad. Quizás, en sus orígenes, nuestro río, como invernadero de flotas reales, tenía un cometido… real. Más cercano que tarde a nuestros tiempos, ese mismo río sirvió de enlace bodeguero, y de puerto para una flota pesquera que al parecer se hundió en el cieno. 

| Imagen antigua de la Ribera, hoy Avenida de la Bajamar.

Los tiempos cambian, las costumbres son otras, los negocios evolucionan, y hay gente muy válida y con muy buenas ideas. Como es natural, no podemos pretender convertir el río en la dársena de un astillero de trasatlánticos, pero no hay que pensar mucho para sumar ciudad de servicios con ocio y con mar.

| Perspectiva aérea de Estudio Previo de Puerto Deportivo y Centro Turístico, promovido por Puerto Santa, S.A., que nunca superó la carrera de obstáculos de los despachos de la administración.

Por supuesto, después de cerrar la fábrica de cartones, las cementeras, desaparecer el negocio pesquero, y la industrialización de los centros bodegueros, aún hay gente que opina que El Puerto debe de buscar una salida que no sea convertirse en esa ciudad de servicios que ya es. Cada ciudad, cada persona, cada lugar tiene unas características que la hacen ser ideal para algo, con un metro setenta de estatura no se puede pretender ser el icono del baloncesto mundial. Sin embargo, hay gente o lugares que prefiere no explotar sus actitudes y hundirse en un pantano de ilusiones absurdas.

| Vista parcial del acceso rodado de Puerto Deportivo y Centro Turístico, promovido por Puerto Santa, S.A. en la Otra Banda.

Tenemos kilómetros de playas, una playa urbana, puertos deportivos, y como no, un hermoso río, con dos márgenes utilizables. Tenemos un tesoro que cualquiera explotaría, el problema es que cualquier político que pretendiera algo se encontraría con una montaña de denuncias, muy de moda actualmente, para evitar que destrozara la bella candidez de esta hermosa ciudad, cada día más enferma y vacía, pues cual fiel mascota en manos de inconscientes está siendo destrozada en su propia defensa, todos tiran de ella para protegerla e impedir que los triunfos sean reclamados, da más redito político hundirla en la mierda para que nadie se apunte un tanto.

| La Otra Banda, vista desde el Parque de Ruiz-Calderón, en el proyecto de Puerto Deportivo y Centro Turístico, promovido por Puerto Santa, S.A. 

Así, tenemos una playa urbana, que, en lugar de ofrecer servicios, ocupan sus linderos un camping y unas pistas deportivas…. Una margen de un río comercial sin barcos ni actividad pudriéndose, otra margen con terreno suficiente e infraestructura para llenarla de terrazas, locales de ocio, pantalanes, tiendas… pero que anclado en el siglo XIX tiene un vergel para que un mar de chabolas de madera ofrezcan al turismo una oferta comercial de calidad.

Tenemos un tesoro, pero tan hundido en la mierda que quien lo toca se mancha y apesta… el problema está en encontrar no la solución, sino quien se arremangue y haga lo que hay que hacer, sin la excusa de técnicos, miedos y chantajes políticos que le hagan perder unas elecciones. Mejor dejar de soñar y hacerse a la idea de que ese sueño…. Jamás se hará realidad. | Texto: Joaquín García de Romeu

 

Un comentario en “3.220. “He tenido un sueño”

  1. JOSE FELIPE

    Suscribo integramente el escrito de Joaquin Garcia de Romeu, y es que, El Puerto ha tenido muy mala suerte con sus politicos elegidos democraticamente por todos nosotros.

Deja un comentario