3.602. Diego Caro Cancela. Investigador de nuestra Historia Contemporánea

Diego Caro Cancela, vecino de El Puerto de Santa María, es natural de Trebujena, donde nació en 1955 estando en posesión del Escudo de Oro de la Villa. Es catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Cádiz y Doctor en Historia. Uno de los más prolíficos historiadores andaluces, sus investigaciones han arrojado luz sobre los años de la II República en la Baja Andalucía, los movimientos obreros y en su obra desfila el comportamiento político en la España de los dos últimos siglos.

Un mundo que Caro Cancela conoce bien ya que estuvo dentro de la política con cargos orgánicos e institucionales por el PSOE local y provincial: fue concejal socialista de Fomento en 1991 en el gobierno de coalición IP-PSOE con Hernán Díaz Cortés de alcalde, diputado provincial de Publicaciones y Vicepresidente de Unicaja. Investigó la historia del socialismo portuense, tras 122 años, habiendo estudiado, igualmente, 100 años de socialismo en Andalucía. No olvida que la política no es un oficio, sino una circunstancia, por lo que abandonó la política de cargos para dedicarse a la Universidad y la investigación histórica. Interesantes sus reflexiones sobre Cataluña y las reformas políticas, a la luz de la Historia.

| Un año antes del nacimiento de nuestro protagonista, el 2 de febrero de 1954, nevó en Trebujena, acontecimiento muy celebrado aquel día por lo insólito. Era alcalde de El Puerto de Santa María, Luis Caballero Noguera. | Foto: Trebujena.net

Nuestro protagonista nació en el seno de una familia que trabajaba el campo. Está casado con Ana Oca y tienen dos hijos. Diego estudiará bachillerato en el jerezano Instituto “Alvar Núñez” (Jerez de la Frontera) y Magisterio e Historia en la Universidad de Cádiz entre 1977 y 1981. Se inició en el mundo laboral, en lo suyo, trabajando en el colegio público “Antonio Briante Caro” (Trebujena) en el curso 1978/1979, ejerciendo como coordinador de los Seminarios Permanente de EGB y Bachillerato durante el curso 1985/1986, adscrito al Centro de Profesores de Jerez y en el curso 1988/1989 obtiene, mediante concurso público de méritos, una plaza de profesor asociado a tiempo parcial en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cádiz. En 1990 fue contratado como profesor titular interino de Universidad a tiempo completo y en el curso 2011/2012 alcanzó a la condición de catedrático de Universidad, en la que continúa.

He sido subdirector y director del Departamento de Historia Moderna y Contemporánea de la Universidad de Cádiz y coordinador del Máster de Estudios Hispánicos de la citada Universidad y  miembro del Comité Científico del Patronato Alcalá Zamora de Priego de Córdoba (Córdoba).

El Doctor Caro ha escrito y dirigido o editado otros una buena muestra de libros, siendo autor de numerosos capítuos en distintas obras y artículos en revistas especializadas, demás de impartir ponencias y conferencias. Entre otros proyectos de investigación es el autor o coautor de: La Segunda República en Cádiz: elecciones y partidos políticos (1987), Republicanismo y movimiento obrero.1914-1936 (1991), Violencia política y conflictos sociales: la Segunda República en Jerez de la Frontera (2001), La utopía racional. Estudios sobre el movimiento obrero andaluz (2001), El primer liberalismo en Andalucía. Política, Economía y Sociabilidad (2005), Los socialistas en la Historia de Andalucía (2006), Andalucía y la revolución del 68 (2008), El mundo campesino en la España de los años treinta (ed.) (2009), Diccionario biográfico de parlamentarios de Andalucía, 1810-1869 (dir.) (2010), Cien años de socialismo en Andalucía (1885-1985) (2013) y El movimiento obrero en la Historia de Jerez y su entorno (2015).

| Candidatura socialista a las elecciones municipales de 1991, en las escaleras de acceso a la Planta Noble del Palacio Municipal. A la derecha, Diego Caro Cancela.

1.782. LA AGRUPACIÓN SOCIALISTA PORTUENSE. 122 años de Historia.

 

Se puede consultar su producción investigadora publicada, en el siguiente enlace de DIALNET  . Así lo entrevistaba el periodista Pedro Ingelmo en Diario de Sevilla.

--¿Cómo se ve la actualidad desde el ojo de la Historia?
--Es que no es posible entender la actualidad sin mirar de reojo la Historia. El conflicto en Ucrania es incomprensible si no atiendes a la relación con Rusia durante los años de la Unión Soviética o sin remontarse a las hambrunas de los años 20.

--De hecho, con el centenario de la I Guerra Mundial entendimos muchas cosas.
--Es que casi todos los problemas del siglo XX emergen de ese conflicto. La guerra de los Balcanes y toda la tensión de esa zona viene de la I Guerra. El esfuerzo editorial que se está haciendo para explicar qué significó ese conflicto no para, cien años después, de arrojar novedades. La Historia es siempre muy actual.

--Cataluña es muy actual y tiene una excusa histórica.
--Sin duda, el encaje de Cataluña en España es un problema sin resolver desde el siglo XIX, un problema que los vascos sí tienen resuelto. Lo resolvió en el siglo XIX con los fueros, que era su financiación autonómica.

--Algunas voces, desde formaciones políticas, han pedido el fin de ese privilegio.
--Sí, y rápidamente saltó el lehendakari con una velada amenaza: que nadie toque los conciertos porque es nuestro único vínculo con España, dijo. ¿Sabe usted a quién consideran los vascos su mayor enemigo histórico?

--No sé... ¿Franco?
--No, un andaluz de Osuna que fue alcalde de Jerez en los tiempos de Espartero, Sánchez Silva.

--¿Y qué les hizo Sánchez Silva?
--Fue un senador, un personaje hoy poco conocido, que tenía una ideología liberal y partía de la idea de que todos los territorios debían tener los mismos derechos, que las leyes fueran las mismas para todos, pero no lo fueron. En tiempos de Isabel II, por ejemplo, los vascos eran excedentes de cupo. No hacían el servicio militar de la época. Y el servicio militar de la época era guerrear. También los catalanes arremetieron contra Sánchez Silva por proponer un Estado con las mismas leyes y los mismos derechos.

--¿Sí? Continúe...
--Al ser alcalde de Jerez, velaba por la empresas vinateras, exportadoras que tenían sus principales clientes en Inglaterra. Muy anglófilo, muy librecambista, abogaba por acabar con un proteccionismo, que era casi prohibicionismo, consistente, entre otras muchas cosas, en que el mercado nacional textil se le entregaba a la industria catalana. No puedo evitar reírme cuando escucho esa cantinela de que España roba a Cataluña. ¿Cuántas décadas, desde el siglo XIX, los andaluces, los que fueron luego allí a trabajar, tuvieron que pagar los sobreprecios de la sobreprotegida industria textil catalana? La pérdida de Puerto Rico, Cuba y Filipinas fue un cataclismo en Cataluña y se fue muy crítico con Madrid. Pero no por orgullo, sino porque perdían tres mercados sobre los que tenían el monopolio.

--Pero no se puede negar que existe un sentimiento catalanista.
--Yo soy muy de Baroja, que decía que el nacionalismo se cura viajando y el carlismo leyendo.

--Sigamos jugando: un precedente histórico de la reforma municipal que planeaba el PP.
--El PP debería de tener mucho cuidado con las reformas municipales, que siempre han zarandeado nuestra Historia. Las grandes transformaciones han empezado por unas municipales. Ocurrió con las de 1931, que acabaron con la monarquía, con la victoria de la izquierda en el 79, que anunció la aplastante victoria del PSOE en el 82 o con las del 95, que fueron el paso previo a la llegada de Aznar en el 96. Más atrás, en 1840, una reforma municipal acabó con algaradas y supuso el fin de la regencia de María Cristina. Tocar el asunto municipal en España siempre ha sido muy delicado.

--¿Y me da un referente histórico de Podemos?
--Podemos es un fenómeno muy de nuestra época que ha canalizado la indignación callejera del 15-M. Me iría a 1903, cuando la Unión Republicana obtuvo un magnífico resultado en plena Restauración. Lo que pasa es que la unión de los republicanos duró muy poco.

--La corrupción la podemos explicar, supongo, desde la tan española tradición caciquil.
-La corrupción se explica por el factor humano y por la falta de control. La calidad de una democracia se mide por sus mecanismos de control. En tiempos del caciquismo existía un sistema corrupto institucionalizado, una cadena de favores que sí que puede tener alguna relación con algunos casos de la actualidad. Pero si lo controles funcionan, funciona la democracia. El caso Malaya pudo destaparse gracias a la obstinación de un funcionario, el juez Torres. ¿Cuántos jueces habían pasado por Marbella antes y no hicieron nada mientras acudían a las recepciones que organizaba Jesús Gil?

--¿El caso de los ERE no cabe entenderlo dentro de una endogamia socialista tras décadas gobernando en Andalucía?
--La creación de una Administración autonómica mastodóntica creó muchas oportunidades, muchos puestos de trabajo y, en definitiva, muchos favores. Con esa práctica de Romanones de ustedes hacen las leyes y yo los reglamentos se han creado agujeros que han permitido estas prácticas sin ser detectadas por mecanismos de control insuficientes. La ley de transparencia es imprescindible porque la Administración tiene que tener un techo de cristal.

| Diego Caro en el programa de Radio Puerto, Pensión Triana, con el equipo del mismo. | Foto: Daniel Borne.

2 comentarios en “3.602. Diego Caro Cancela. Investigador de nuestra Historia Contemporánea

  1. Diego Utrera Sánchez.

    Enhorabuena por tu incansable labor. Me alegra volver a saber de tí. Un abrazo.

Deja un comentario