Saltar al contenido

4.366. José Piury Quesada. Teniente de Navío, el héroe rebelde que dirigió su propio fusilamiento

El 12 de junio se cumplen 117 años del bautismo en la basílica portuense, entonces Iglesia Mayor Prioral, de un ilustre portuense –había nacido el 3 de junio de 1903--, teniente de Navío, héroe del bando nacional de la última Guerra Civil. Juzgado como rebelde en Asturias por el gobierno republicano,  condenado,  sentenciado a muerte y fusilado poco tiempo después del Alzamiento. Tenía 33 años, la misma edad que el fundador de la Falange, que corrió similar suerte casi al mismo tiempo.

Recuerdo haber conocido una lápida en honor de este portuense en la casa de Alquiladores esquina de calle Misericordia que desapareció cuando reformaron el inmueble. En esa casa vivió su familia pero no nació allí pues su casa natal estaba frente a la Plaza de Isaac Peral, en calle Larga número 73, inmueble transformado en viviendas de nueva construcción, recientemente.

En el año 1938 Radio Nacional de España realizó un programa dedicado a su gesta y a su memoria. Ese mismo año, la Revista Portuense publica el material gráfico que reproducimos mas abajo, y en el periódico ABC del 20-09-1942, Juan Hernández Petit  dedica una columna novelizando su detención.  Posteriormente, Francisco Bendala, en el Correo de Madrid, en un sentido artículo titulado “Dos marinos, dos medallas militares y un mismo final” dedicado a él y a Félix Fernández Fournier cuenta la proeza que ahora referiremos.

***

Los abuelos paternos de nuestro personaje, José Vicente Piury Palmar y Virginia Dagnino Polar eran oriundos de Gibraltar. Al poco tiempo de contraer matrimonio debieron ofrecerle a él, que era tenedor de libros, un puesto de trabajo en las oficinas de una firma vinatera, instalándose en El Puerto de Santa María, donde engendraron una extensa prole. Los he localizados en el padrón de 1885. El matrimonio, que en esa fecha declara tener 41 y 40 años, está censados en la calle Palacio, 46, a donde se habían trasladado después de residir en calle Vicario, 9, donde figuran censados en 1877. En la casa de calle Palacios, situada entre la blasonada de los Bernabé Madero y el Bar Apolo figuran registrados el matrimonio y sus 8 hijos: José, de 14 años, Guillermo, de 13, Carlos, de 12, Virginia, de 9, Ernesto, de 7, Victoria, de 5, Emilia, de 3 y María Luisa Piury Dagnino, de meses.

Piury Sherry

Como complemento a su trabajo, Piury abrió un despacho o almacén de venta de vinos y vinagres en la Ribera del Río, negocio que fue ampliando hasta convertirse en bodeguero, con la ayuda de algunos de sus hijos varones. La compañía, titulada “J.PIURY & CIA” alcanzó un notable prestigio como exportadora  cuando falleció y sus hijos José, Guillermo y Ernesto se hicieron cargo de la firma, consolidando el mercado de América del Norte, donde alcanzó  fama el “Piury Sherry” y otras marcas que exportaban como las denominadas “Cesáreo”, “Emperador” y un amontillado de sabor y aroma exquisito.

El mayor de los hijos, José Piury Dagnino, casó naciendo el siglo XX en la iglesia Mayor Prioral, en el camarín de la Patrona, ceremonia que ofició el presbítero José María Barreda. La novia, una chiclanera avecindada en El Puerto: Dolores Quesada Periñán. Fueron los padrinos el padre del novio, José J. Piury y la madre la novia, Juana Periñán.  En casa de la viuda de Torrent se celebró el convite, sirviendo el catering el Hotel Vista Alegre. Los que serían los padres de nuestro personaje, marcharon de luna de miel a Sevilla y, a la vuelta, se instalaron en una casa alquilada a Amelia Díaz Macías, en pleno centro, calle Larga número 73, frente a la plaza que antecede al ayuntamiento.

En esa casa, diferente a la hoy existente, pues tenía dos plantas, ocupaba una superficie de 275 metros cuadrados, fondo a la calle Curva, con 6 habitaciones en el piso bajo y 8 en el alto, nació José Piury Quesada en 1903, precediéndole su hermana Virginia y siguiéndoles Dolores, Pilar y Juan. Allí pasó su infancia, concretamente hasta los doce años, pues la familia cambió su domicilio en 1915, alojándose en la calle Misericordia, 19 y, posteriormente, en la casa antes citada de Alquiladores, esquina con Misericordia, aunque el padre, que falleció en mayo de 1935, vivía en Jerez desde hacía algunos años. Un mes después se celebró una misa de réquiem en la iglesia mayor, a la que asistieron, según la Revista Portuense de 8-6-1935, su viuda, su hijo Juan Piury Quesada, sus hermanos Carlos, sacerdote jesuita, Ernesto, María Luisa y Emilia, la viuda de Guillermo Piury, doña Isabel Soto y su cuñado Agustín del Toro Gómez.

***

El acta bautismal señala: “En la ciudad y Gran Puerto de Santa María, arzobispado de Sevilla, provincia de Cádiz, en 12 de junio de 1903. Yo el Licenciado don Manuel González Navas, cura rector de esta parroquial, arcipreste de la misma y su partido, bauticé solemnemente a un niño que nació el día 3 del corriente, a las dos de la madrugada, calle Larga nº 73, hijo de José Piury Dagnino, propietario, del Puerto de Santa María, y de doña Dolores Quesada Periñán, de Chiclana, casados en esta. Abuelos paternos: José, de Gibraltar y Virginia, de Gibraltar y maternos; Manuel y Juana, de Chiclana. Se le impuso el nombre de José Santiago…” Fueron sus padrinos su tío, don Ernesto Piury y su bisabuela paterna, en cuyo nombre y representación actuaron sus nietos, los hermanos Guillermo y Victoria Piury Dagnino.

Piury Quesada ingresó como aspirante a Guardiamarina en una de las primeras promociones de la Escuela Naval Militar de San Fernando, inaugurada en 1913, donde cursó sus estudios militares. En 1926 fue promovido al empleo de Alférez de Navío y cuatro años después, en 1930, ascendió a Teniente de Navío, siendo destinado a Barcelona. Oficial especialista en radiotelegrafía, es el autor de un trabajo publicado por la Jefatura de Aviación Naval, editado en 1934 en Madrid, en la imprenta del Ministerio de Marina, titulado: “Apuntes de Radiotelegrafía para el personal subalterno de la Aeronáutica Naval”

| José Piury asistió, en representación del Ministerio de Marina como miembro de la comisión española que participó en la Conferencia Internacional de Telegrafía y Radiotelegrafia, celebrada en Madrid  en 1932.

En representación del Ministerio de Marina formó parte de la comisión española que participó en la Conferencia Internacional de Telegrafía y Radiotelegrafia, celebrada en Madrid  en 1932. Concretamente formó parte, junto con el capitán de Fragata, Leopoldo Cal y el capitán de Corbeta, Trinidad Matres, de los representantes del Ministerio de Marina en la comisión española participante en esta importante conferencia, en la que nació la UTI (Unión Internacional de Comunicaciones).

En fecha que no hemos podido confirmar, pero que creemos fuese en 1930 o 1931 casó con una jovencísima cubana, María González Delgado, hija de Bernardino González, accionista de la compañía “Fernandez y Cia., Sociedad en Comandita” de La Habana y de Amada Delgado, con la que tuvo dos hijos, María Dolores y José Luis, falleciendo su esposa con tan solo 20 años, en Barcelona, donde residían, el 10 de octubre de 1934.

***

El 18 de julio de 1936 sorprendió al ya capitán de Fragata y joven viudo y a sus dos hijos pequeños, de vacaciones, con unos días de licencia, en el pueblecito de Cancienes, una parroquia del Concejo asturiano de Corvera.  “Producido el Alzamiento la Flota Española quedó mayoritariamente en la parte republicana, especialmente en la mayoría de sus más destacados buques --según cuenta Bendala Ayuso en el artículo citado al inicio-- cuya marinería se amotinó e hizo con el control de los navíos, asesinando a la mayoría de sus mandos, provocando de rebote la manifiesta inoperancia de dicha flota. Para paliar tan importante deficiencia e intentar plantar cara a la pequeña, pero aguerrida, Armada Nacional, que se hacía poco a poco con buena parte del dominio del Cantábrico, en cuya zona habían quedado la mayoría de sus buques de guerra, a comienzos del otoño de 1936 se intentó, por parte de los dirigentes frente populistas, obligar a los oficiales partidarios de la causa nacional que permanecieran detenidos a tomar el mando de alguno de sus buques”.

Sigue diciendo Bendala que pocos días después, diez milicianos armados que llegaron  en dos coches hasta la puerta de su casa, lo detuvieron y lo condujeron a la Casa del Pueblo de Gijón, donde el responsable reenvió al “marino fascista” a un cabecilla apellidado Gallego. En esta ocasión, continuamos con el relato de Hernández Petit en ABC, que cuenta así el desenlace final de esta historia:

| Reproducción de la Revista Portuense.

”Al encontrarse Piury frente a Gallego, este le tendió la mano en son de amistad. El marino español se distrajo. Sin tomarlo en consideración, Gallego, que deferentemente se había puesto en pie, se sentó y comenzó a leer en voz alta: José Piury Quesada. Ingresó en la Escuela Naval de San Fernando a los quince años… Ascenso, a Alférez de Navío… Aprendizaje en los buques… Y enumeró aquellos en que Piury recorrió el mundo, logrando destacar por su inteligencia y su servicio a la Patria; continuó: “Usted estuvo en el desembarco de Alhucemas… Y fue citado, en distintas ocasiones, por su pericia, por su capacidad y por su constancia…”

Piury, pálido, guardaba silencio. Gallego dejó la cuartilla sobre la mesa, se retrepó en su sillón y preguntó:
--¿Quiere ser comandante de la Flota Republicana?
--¡No!
--Ha contestado Usted demasiado precipitadamente. Por esto me veo forzado a obligarle que medite mi proposición durante algún tiempo. A los milicianos que asistían a la entrevista les hizo un gesto para que se llevaran a Piury. Durante unos días permaneció en un calabozo, y cuando Gallego le interrogó de nuevo: --¡Qué! … ¿Te decides a ser de los nuestros?,  Piury contestó negando con la cabeza.
--Tiene Usted dos días más para pensarlo. Y la ya mítica respuesta de Piury fue que le sobraban 48 horas. Colérico, el cabecilla descargó sobre la mesa un puñetazo y dictó sentencia: --¡Se acabó!

José Piury Quesada fue sereno hacia la muerte. Seguro de sí, como cuando mandaba los barcos de España. A los milicianos que formaban el piquete de ejecución, les dijo:
--Voy a pediros un favor. Soy capitán de Fragata y quiero daros las voces de mando. Y sin esperar respuesta, con entereza, gritó:
- ¡Apunten!...   ¡Fuego!...

***

En un Decreto gubernamental, fechado en abril de 1959, se le concede la transmisión de la pensión de José Piury a su madre, Dolores Quesada y en 1963 se concede una pensión extraordinaria a las hermanas Dolores y Virginia Piury Quesada.

| José Luis Piury González, hijo de nuestro protagonista, en una reproducción de la Revista Portuense.

De sus descendientes, el varón, José Luis Piury González, fallecido el pasado 2019 a los 84 años de edad, siguió los pasos de su padre y tuvo una brillante carrera militar en la Armada, siendo 2º comandante en el Almacén General del Arsenal de El Ferrol, 2º comandante del buque hidrográfico “Tofiño”, en 1977, con el empleo de capitán de Corbeta y posteriormente fue nombrado Jefe de Instrucción del Centro de Formación de Especialistas y Cuartel de Instrucción de San Fernando. Que conozcamos, tuvo dos hijas, Belén y África Piury Marasi, la primera residente en San Fernando, casada y con descendencia, donde regenta negocios inmobiliarios iniciados por su padre y la segunda tiene empresas en Tuugu (Guatemala) desconociendo si esta nieta que también está casada, tiene hijos.

La hija, María Dolores Piury González, empresaria en La Coruña, falleció en 2017. Estaba casada con Máximo José Sanz Valdés publicista creador de la Agencia Publicitaria Maxan, tuvieron cuatro hijos, un varón, José Luis, y tres mujeres: Carmen, María e Isabel, que es la mayor, conocida familiarmente como ‘Pitusa’ que casó con el hijo de la V condesa de Pardo Bazán, Javier Enríquez Colmenero. Tanto ella como sus hermanas tienen descendencia, aunque ninguno de la docena de biznietos que hemos podido localizar conserva el apellido de este militar portuense al que, a título póstumo, concedieron la medalla al Mérito Militar individual. | Texto: Antonio Gutiérrez Ruiz. A.C. Puertoguía.

3 comentarios en “4.366. José Piury Quesada. Teniente de Navío, el héroe rebelde que dirigió su propio fusilamiento

Deja un comentario

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido