Saltar al contenido

4.484. Paula Puerta Reyes. Publica su segunda novela ‘Pieles mudadas’

Paula Puerta Reyes nació en el antiguo Hospital Municipal en la calle Micaela Aramburu, muy cerca del número 7 de dicha calle, donde vivía su familia. Periodista y escritora de éxito, reparte sus pasiones terrenales entre Estepona (de dónde es su familia) y Sevilla, donde vive. Por la profesión paterna ha tenido también casa en Irán y en Egipto. Su madre alimentó su vocación por la escritura.

--¿Su nacimiento en El Puerto fue por accidente?
--En realidad se lo debo a la construcción de unas plataformas petrolíferas. Mi padre trabajaba en Dragados y Construcciones. El proyecto de estas plataformas llevó a mis padres a Cádiz y mi madre decidió que El Puerto de Santa María era el lugar donde quería vivir. Primero, en una casita cerca del Hotel Caballo Blanco y después en la calle Micaela de Aramburu, 7. Yo nací en un hospital que había en esa calle.

| Fachada del antiguo Hospital Municipal.

--¿Cuándo se marchó de El Puerto?
--Me marché poco tiempo después de nacer. Un par de años es lo que viví en el Puerto de Santa María. Otro destino, nos llevó hasta Irán, luego a El Cairo. Somos unos trotramundos.

--¿Qué recuerda de su lugar de nacimiento? 
--He recordado toda la vida millones de detalles porque mis padres siempre han sido unos fantásticos contadores de historias y de anécdotas. Así es que, aunque yo no podía recordar nada de mi paso por El Puerto siempre lo tuve muy presente a través de viejas fotos y de las anécdotas vinculadas a mi lugar de nacimiento. Tenga en cuenta que mis padres eran muy jóvenes. Guardaban de aquellos tiempos unos recuerdos muy bonitos.

--¿Ha vuelto? Háblenos de sus sensaciones, lo que recuerda, lo que siente.
--La verdad es que tardé en volver. Como he pasado tanto tiempo fuera, mis vacaciones solían transcurrir en Estepona, el lugar donde vive tanto mi familia materna como paterna. Entre unas cosas y otras, no fue hasta ser adulta que no volví. Lo hice con los ojos de una niña pequeña, condicionada por esa sensación construida a base de recuerdos ajenos. No me defraudó. Me gusta El Puerto, sus calles, sus restaurantes y, sobre todo, la amabilidad de los gaditanos en general. Suelo ir a menudo. Especialmente en primavera y a principios de verano. Me gusta ir a la playa, especialmente cuando hace viendo del sur. Me gusta ver las regatas desde la playa o comerme un pescaíto después de haberme bañado. Soy una enamorada de El Puerto de Santa María y me siento muy orgullosa de que un sitio tan espectacular sea mi lugar de nacimiento. Lo llevo en el ADN. Ahora además, como vivo en Sevilla me pilla cerquita y puedo ir más a menudo.

--¿Por qué escribe? ¿Cómo es su oficio de escritora?
--Es una vocación alimentada por mi madre. El amor a los libros y ese gusto por las historias me han llevado a ser contadora de cosas profesional. Primero, de noticias en mi andadura como periodista. Mi profesión y mi formación. Luego, como escritora después de haber escrito dos novelas y de haber estado respaldada por los lectores que las han leído. Pero, en definitiva, escribir se ha convertido en mi medio de vida.

--El periodismo, su otro oficio …
Es otra de mis grandes pasiones. He sido y soy muy feliz ejerciendo mi profesión. Contando realidades, siendo fiel a mis principios y con una clara vocación de servicio público. Estas informados es uno de los mejores poderes con los que podemos contar los ciudadanos hoy en día. La información es poder en todos los sentidos. Informar es toda una vocación.

--¿Como ha sido su relación con el mundo editorial?
Pues como la de la mayoría de escritores: frustrante. Es muy complejo terminar una novela y ponerte a tocar puertas. Te das cuenta de que son muchos los que tienen un manuscrito que ofrecer y que son muchos menos los que leen. Total, complicadísimo que una editorial te lea siquiera. No obstante, yo tuve suerte y publiqué mi primera novela bajo el amparo de una importante agente literaria y de su sello. Sin embargo, aprovechar mi tirón como periodista para mí era una oportunidad y la aproveché, descubriendo en la auto publicación una manera bastante satisfactoria si sabes cómo hacerlo. Ahora es mejor lograr la repercusión para que sea una editorial la que llame a tu puerta, que dejándote los nudillos llamando tú a sus puertas. Los tiempos han cambiado y tenemos que ser conscientes de ello. Hay maneras de conseguirlo, pero lo que nunca hay que dejar de hacer es intentarlo.

--Su primera novela, ‘Teclas rotas de marfil’ que supuso para usted?
--Fue todo un triunfo. Una satisfacción enorme. Porque solo cuando la vi publicada fue cuando conseguí sentirme escritora de veras. Me costó lanzarme porque soy muy autoexigente, pero creo que el resultado mereció la pena. Es un trabajo que me ha dado enormes satisfacciones.

"El argumento de la novela vira sobre un triángulo lleno de sospechas ambientado en el mundo de la alta gastronomía. Partiendo de un hecho simple como qué sucedería en un restaurante condecorado con estrellas Michelín si un cliente devolviera un plato, Paula Puerta se adentra en un mundo sobre el ego y el éxito y cómo desde una vida en apariencia perfecta se llega al submundo de las drogas y la desestructuración familiar". (Juan Luis Valenzuela). 

--Su segunda novela ‘Pieles mudadas’, que aportas y cuanto has crecido con ella?
--He madurado. Tiene que tener en cuenta que entre una y otra han pasado cinco años y se nota. He querido contar otro tipo de historia diferente y lo he logrado. Creo que si algo me define es la versatilidad y es precisamente eso lo que he aprovechado en esta ocasión, creando una historia envolvente, magnética, que atrapa, que entretiene y que te deja pensando. Quiero que los lectores hagan también un ejercicio de creatividad, que se queden con buen sabor de boca. No se lo va a creer, pero una de las cuestiones que ha provocado que esté cinco años sin publicar es que consideraba que nada estaba a la altura de Teclas rotas de marfil y, sin embargo, todos los que han leído Pieles mudadas coinciden en que les gusta más que la primera, para mi enorme sorpresa. Estamos en un momento complejo en el que los que leemos queremos algo distinto. Algo que nos evada. He escrito la novela que yo querría leer en este momento y parece que he dado en la tecla.

Deja un comentario

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido