Saltar al contenido

4.900. Juan Núñez Gálvez. El Cojo Farina

El bailaor flamenco Juan Núñez Gálvez, ‘el Cojo Farina’, inscrito en el libro del Registro Civil como Luis, nació en El Puerto de Santa María en la década de los años veinte del siglo pasado. A pesar de su cojera se formó con ahínco y destacó como bailaor en varias compañías de teatro flamenco. Si bien pasó su infancia en Cádiz, la mayor parte de su vida la vivió en Chiclana de la Frontera. En los años ochenta del siglo pasado, tras una gestión de Fernando Quiñones, Juan Farina entró a trabajar en la ONCE. Fallecía en 1997. | En la imagen, 'el Cojo Farina', vendiendo lotería en Chiclana. | Foto: José Leal.

Un familiar de Juan Núñez Gálvez ‘el Cojo Farina’, me llamó para decirme que había escrito en Gente del Puerto sobre muchos artistas flamencos nacidos en El Puerto, sin embargo, no había dedicado una publicación al ‘Cojo Farina’, que también nació en esta tierra.  Le dije que había mencionado en Gente del Puerto en varias ocasiones a Juan Núñez en los textos dedicados a Antonio Jiménez Salguero 'el Caneco' y a Diego Gálvez "El Gurrino", pero que publicaría algo sobre él intentando aportar alguna información novedosa.

| Señalada con una flecha, vivienda en la calle Rosa donde habitó la familia del Cojo Farina, mas adelante chatarrería de Lino Cristo Charneco.

Los abuelos maternos de Juan Núñez fueron Diego Gálvez Jiménez, de profesión herrero, nacido en 1866 y Fernanda Fernández Herrera, nacida en 1872.  Estos tuvieron tres hijos: Diego Gálvez Fernández, apodado "El Gurrino", fragüero, nacido en 1898; Juana Gálvez Fernández, nacida en 1900 y Gabriela Gálvez Fernández, en 1901. Esta última fue la madre de Juan Núñez Gálvez ‘el Cojo Farina’. Todos habían nacido en El Puerto Santa María. La familia vivió en una casa de la calle de la Rosa, nº 31. Esta finca fue comprada por mi padre en los años cincuenta del pasado siglo y ahí tuvimos la chatarrería donde trabajaron mi padre y mi hermano durante más de cincuenta años.

| En la imagen, Isabel Gálvez Heredia, conocida por ‘la India’.

Su tío, Diego Gálvez "Gurrino", tuvo una hija de nombre Isabel Gálvez Heredia, nacida en 1919, conocida por la India. Llevaba siempre un moño de flores, romero en el pelo e iba siempre muy pintada.

Su padre se llamaba Diego Núñez y nació en los años noventa del siglo XIX, era conocido en El Puerto por ‘el Orejitas’, su madre, la ya mencionada Gabriela Gálvez Fernández. De esta unión nació Luis (Juan) Núñez Gálvez, nuestro personaje, en los años veinte del pasado siglo, en El Puerto de Santa María, falleciendo en Puerto Real en 1997. El apodo de ‘Farina’ fue tomado del nombre artístico de un personaje de una larga serie cinematográfica de los años 1922 a 1940, un niño travieso y alegre.

Al parecer, en su partida de bautismo, que no hemos podido hallar, y en el registro civil, su padre lo asentó con el nombre de Luis Núñez Gálvez y no con el de Juan, que es con el que luego se le conoció.  Se cuenta que cuando tuvo uso de razón cambio el nombre de Luis por el de Juan, que era con el que quiso bautizarlo su madre, a lo que su padre se oponía.

En los años veinte, Juan, aún muy pequeño, y su madre tomaron un tren hacia Cádiz y se asentaron en el barrio de Santa María, donde residieron muchos años, partiendo años después de aquí a Chiclana de la Frontera donde viviría hasta el final de sus días. Juan se crió en Cádiz, en el barrio ya mencionado de Santa María. Sus primeros amigos fueron Chano Lobato y ‘la Perla de Cádiz’, entre otros.

En un concurso de baile flamenco, celebrado en Cine Macario de El Puerto tuvo un gran éxito y fue donde surgió como bailaor flamenco.

| Juan Farina recita y baila por bulerías, 1971. Video de Juan el Cojo Farina con el Niño de los Rizos, a la guitarra, al compás de palmas María Castaña y su hijo José, en homenaje a Cagancho y Marcial Lalanda.

Juan obtuvo su carné de artista en Sevilla, teniendo como jurado a Pepe Pinto. Aquí se enrola en una compañía de artistas amateur con Chano Lobato, Jineto y el Churri, compañeros con los que, recordaba, que un Ayuntamiento una vez les pagó las actuaciones con cuarenta latas de sardinas y varios chuscos de pan.

Un desgraciado accidente, mientras cumplía el servicio militar en Tetuán, le provoco la cojera que marcaría para siempre su carrera artística. No tuvo complejo alguno, sino que ello le sirvió para formarse con más ahínco en su baile, sorprendiendo a muchos aficionados de aquellos años ante los que paseó su baile. “El Cojo Farina" fue un bailaor muy reconocido en los tablaos de Madrid donde actuaría durante varios años con gran éxito. Juan siempre admiró los cantes fragüeros de su tío Diego "El Gurrino”, al que dedicaría varios poemas, como el que aquí pueden leer.

El compás de los martillos
Ya no tiene soniquete
en la fragua de tío Gurrino
canta por martinete.

Juan era familia de Antonia García Moreno ‘La Obispa’ y de su marido, ‘El Obispo’, de primer apellido Núñez, de profesión herrero y chiclanero de nacimiento. En el texto dedicado al  ‘Gurrino’ en Gente del Puerto pueden ustedes leer lo que se explica sobre esos personajes. Farina era primo de ‘Rancapino’, de ‘el Sapo’ y de ‘Orillo del Puerto’. 

| Video del Cojo Farina, en Homenaje a Cádiz

Una artista en la familia de Juan Farina, Soledad Montoya Valencia, fue bailaora, también nacida en El Puerto, a la que una bala perdida le quitó la vida en Buenos Aires. El padre de Soledad era Gálvez de segundo apellido.  Le conté a Juan lo sucedido a esta bailaora fallecida en Buenos Aires y me dijo que tuvo muy mala fortuna. Me contó también que todos los gitanos con apellido Gálvez, nacidos en El Puerto, eran familiares suyos.

Su madre, Gabriela, también bailaba según nos contaron varios aficionados, entre estos, José ‘El Negro’ de El Puerto, que la vio bailar cuando era niño.

Del libro de Alejandro Luque "Que me quiten lo bailao”, vida y arte de Juan Farina, recogemos estos datos:

“Nos marchamos para la capital de España en los años sesenta con un ramillete de paisanos del Puerto, a trabajar en tablaos flamenco de Madrid: Antonio "El Caneco", Manolo Anzonini, Pepa Campo, y yo Juan Núñez "El Cojo Farina".

Conocí a Juan en los años ochenta era un hombre muy inteligente, a pesar de que recibió escasa educación escolar. Empezó a trabajar muy joven para llevar un jornal a casa en aquellos tiempos de grandes necesidades y de mucha miseria.

Fue amigo del poeta y escritor chiclanero Fernando Quiñones, persona que conocí en la capital de España, junto a mis amigos inolvidables Pepe Blas Vega, Félix de Utrera, Gabriel Moreno, Pericón de Cádiz y Manuel Ríos Ruiz. Quiero agradecer a este último el que encabezara su página de Internet con mi biografía sobre Antonia Gallardo "La Coquinera", que publiqué en la Revista de flamencología de Jerez hace muchos años.

| Esta fotografía, con su pie, aparece en el estudio “Construcción, género y sentido en ‘El Coro a dos voces’ (1997), de Fernando Quiñones”, realizado por Ana-Sofía Pérez-Bustamante Mourier y publicado en Salina: revista de lletres, nº 12, 1998, págs. 167-184

Juan Faraco es el nombre literario que da Quiñones, en su libro El coro a dos voces, al bailaor gitano Juan Luis Núñez Gálvez (El Puerto de Santa María, 1925?-Cádiz, 1997), cuyo sobrenombre artístico fue el de Juan Farina.

| Presentación en la Universidad de Cádiz del libro El Coro a dos voces. En el centro Fernando Quiñones, a la derecha Juan Farina y a la izquierda Alberto Ramos Santana, profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la UCA.

Fernando Quiñones me contó que cuando iba por Chiclana en verano pasaba muy buenos ratos con su amigo Juan Farina y con otros flamencos del pueblo. Juan vivió una mala racha en los años ochenta y Fernando habló para colocarlo en la ONCE, mejorando a partir de entonces su situación económica.

|Fernando Quiñones toma la palabra en el reconocimiento por parte de la ciudad de Chiclana a dos hijos ilustres: Juan Farina y  Rancapino. De izquierda a derecha, Quiñones, Juan Farina, Manuel Jiménez Barrios y el cuarto Rancapino.

Un verano de los años ochenta, Ramón Orillo me pidió que lo llevara a Chiclana, pues quería ver a su hermano el ‘Malas Hechuras’ que había estado enfermo y de paso también vería a su primo ‘el Cojo Farina’, al que hacía muchos años que no veía. Estuvimos con el hermano de Orillo, ya repuesto de sus males, y nos fuimos al centro de Chiclana para ver a su primo Juan, al que abrazó emocionado cuando lo encontramos. Pasamos un rato estupendo con él y con su gran amigo ‘el Chato de la Isla’, al que conocí también Madrid.  Por cierto, el Chato era una gran persona. Esta fue la última vez que vi a Juan.  Supe que falleció en 1997 por un familiar suyo.

| En el centro el Cojo Farina y Patrocinio Rojo, a la derecha el Tío Chele y atrás, al parecer, Jineto y Juan Doblones, a la guitarra, a la izquierda.

Yo siempre he dicho que en El Puerto han nacido grandes bailaores, aunque ninguno fue figura del flamenco.  Pero eran diferentes a los demás. De estos artistas de los años veinte y treinta del pasado siglo XX, ninguno aprendió en academia. Su arte era innato. Fueron bailaores especiales los de esta zona flamenca de la provincia de Cádiz, y pongo como ejemplo a Anzonini, del que decían que muy pocos tenían su compás, a Juan ‘el Cojo Farina’, nuestro protagonista hoy, a Fernando Gatica y a Antonio ‘el Caneco’, entre otros. Ramón Vélez, bailaor gaditano, me comentó que pocos bailaban por bulerías como Fernando Gatica. Antonio ‘el Caneco’ entraba bailando por bulerías al revés, lo que no habían visto tampoco en otros bailaores. De Anzonini, comentaba el bailaor Antonio Ruiz, que daría años de su vida por tener su compás. También Fernando Quiñones expresaba que: “Bailar con las dificultades que tenía Juan, no he visto a nadie y, mira que he visto cojos bailar”.

| Juan, baila unas bulerías. Rito y Geografía del cante.

Juan participó en “Rito y geografía del cante”, serie documentada de José María Velázquez Gaztelu. También participaría con los ‘Viejos en las Cuevas de Nerja’, con Adela Chaqueta y Tía Juana la del Pipa, entre otros.

Trabajó en una fiesta privada, en Osuna (Sevilla), de un acaudalado cortijero, que contrató a Pepa Campos, Anzonini, el Cojo Farina, Chano Lobato, la Chicharrona de Jerez y las guitarras de Roberto Iglesias y el Niño de los Rizos, que nos dijo que nunca había cobrado tanto dinero por cinco horas tocando la guitarra.

Juan Núñez trabajó en Cádiz y provincia: En la Cuevas del Pájaro Azul, ña venta La Palma, Tres Marías, Costa Azul, Ventorrillo y la Venta de Vargas de San Fernando. Perteneció a varias compañías de teatro flamenco y una con María Marte, Vega, el Cojo Farina, el Niño de las Maravillas, Chano Lobato, Antonio Jineto y Purri.

Quiero agradecer su colaboración al biznieto de la Obispa, Juan García Núñez ‘el Conejo’, cantaor de esta tierra, por la información que ha aportado para este breve trabajo. También él ha recorrido muchos lugares de España acompañado por el piano de Manuel Carrasco. Formó un grupo flamenco en los años setenta con ‘el Morcillero’, ‘el Monga’ y Juan ‘el Conejo’, recorriendo muchos lugares de nuestra tierra andaluza. Tuve el honor de presenciar, junto a los amigos Eduardo Muñoz y Francisco Molina, tristemente fallecido, la actuación de estos tres artistas en Cádiz en la Fiesta de los Patios. | Texto: Antonio Cristo Ruiz.

| Agradecimientos a Ana Becerra Fabra por su colaboración.

Deja un comentario

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido