Saltar al contenido

Fray Manuel Tercero de Rozas. Restauración del retrato de la basílica, auspiciada por la donación de un descendiente #5.336

| Texto: Ana Becerra Fabra.

Se ha recuperado para el patrimonio histórico artístico de la Basílica Menor de Nuestra Señora de los Milagros de El Puerto de Santa María y para el de la propia Ciudad, una obra pictórica datada en la primera mitad del siglo XVIII. Se trata del retrato de Fray Manuel Tercero de Rozas, Obispo de Icosio, que se encontraba en un pésimo estado de conservación.  El pasado día 2 del presente mes de noviembre se ha presentado en la Capilla de San Pedro de la Basílica dicha restauración, contándose con la asistencia de Alejandro Rosas Fernández, natural y residente en la provincia de Málaga, pariente de la familia Tercero de Rozas, que ha realizado una importante contribución económica para la recuperación de esta obra. | En la imagen, de izquierda a derecha, el descendiente de Tercero de Rozas, Alejandro Rosas, la historiadora Ana Becerra, el párroco de la Basílica, Antonio Sabido y, de espaldas, el restaurador Fernando Tovar contemplan el cuadro restaurado.

Esta obra ha sido restaurada por el doctor en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, especialista en Restauración y Conservación, Fernando de Tovar Pantin, gracias a la donación efectuada por Alejandro Rosas Fernández, natural de la provincia de Málaga, pariente de la familia Tercero de Rozas, originaria de las montañas de Santander, que vivió en El Puerto de Santa María desde el siglo XVII.

| El estado del cuadro antes y después de la restauración.

Hace 12 años

Como El descendiente, Alejandro Rosas, había visitado nuestra Ciudad hacía alrededor de doce años y entonces observó el mal estado de conservación del retrato de su antepasado que se encontraba en la hoy Basílica, el pasado año 2021 contactó con quien firma este trabajo, Ana Becerra Fabra, del Archivo Municipal, para solicitar la consulta del expediente de nobleza de la familia Tercero de Rozas, preguntando entonces si sería posible restaurar el cuadro del Obispo, al ser pariente suyo. Se hicieron las gestiones necesarias hablando con el párroco de la Basílica Menor Prioral de Nuestra Señora de los Milagros, Antonio Sabido, que enseguida dio su visto bueno a la donación.

La restauración del cuadro

Por todo ello se encargó aL restaurador Fernando de Tovar Pantín, la recuperación del cuadro del Obispo Fray Manuel Tercero de Rozas, que se iniciaría en los primeros meses de 2022, concluyendo en el  pasado mes de julio, durando esta labor alrededor de cuatro meses. Según su detallado informe realizado al finalizar el trabajo de restauración, se trata de en un óleo sobre lienzo y sobre bastidor del que se desconoce su autor. Sus dimensiones son de 100x71 cm. Posee un marco de madera estucado y pintado, rematado en las esquinas con cuatro adornos de bronce.

Asimismo, Tovar Pantin colabora desinteresadamente y de forma voluntaria en la restauración de numerosas obras de la Basílica Menor de Nuestra Señora de los Milagros.

El estado de la obra

A continuación, intercalamos el resumen del informe del doctor Fernando de Tovar Pantin, en el que explica brevemente cuál ha sido el proceso seguido para la restauración de esta obra.

En primer lugar, se realizaron los estudios previos sobre el estado de conservación del lienzo que había sido intervenido anteriormente, estaba entelado, seguramente en su restauración anterior.  Aún así, presentaba signos de deterioro muy graves y avanzados: varias roturas del lienzo, observándose que se había  ido despegando de dicho entelado. Una gran mancha de humedad atravesaba por el centro del soporte en sentido vertical.  Asimismo, la capa de pintura se encontraba erosionada, quizás como consecuencia de una limpieza abrasiva cuando se hizo la anterior restauración (Entelado), En la zona que se encuentra sobre la cabeza del retratado existía una gran pérdida, de forma triangular, de la capa de preparación, además del desgarro de la tela. Alrededor del desgarro y en las carnaduras había presencia de repintes.

| A la izquierda, detalle del desgarro  sobre la cabeza. A la derecha, líquenes en el reverso del lienzo. 

Toda la capa estaba cubierta de polvo y hollín.  El entelado estaba totalmente afectado por formaciones de líquenes y hongos, con pérdida de adherencia y con las fibras de esa tela en proceso de descomposición. Los bordes estaban desgarrados. 

El bastidor es de una conífera, en buen estado, aunque con pequeñas perforaciones por xilófagos (no activos). La madera estaba cubierta de polvo. El marco parece ser original de la obra. Es  también de madera de una conífera. Al frente y lados está estucado y policromado (imitando una madera con vetas) y las esquinas rematadas con cuatro aplicaciones de bronce. Toda la policromía era inestable, bordes desgastados y con desprendimientos de policromía, con gran acumulación de suciedad.

| Eliminación del entelado anterior.

El tratamiento de restauración consistió en las siguientes fases: fijación previa, eliminación del entelado antiguo, fijación de la capa pictórica, unión del desgarro, se enteló la obra con un nuevo lienzo mediante un adhesivo termofusible,  se procedió a la limpieza de los repintes descubriéndose así parte del cortinaje de fondo, la ropa del Obispo y el fondo donde se encontraba el escudo familiar, apareciendo también en la parte superior del retrato una inscripción donde se lee OBISPO DE YCOSSIO - - - -, después se procede a realizar las reintegraciones de la capa de preparación faltante, una vez limpia la obra, posteriormente, se aplicó color en los faltantes mediante acuarelas. Finalmente, se restaura el marco, que fue ajustado y encolado en las uniones. Se hizo una limpieza suave (No estaba repintado) y se pulimentaron los 4 latones decorativos de las esquinas. Se reintegraron aquellos faltantes de capa de pintura del marco.

| En la imagen de la izquierda, unión del desgarro. En la imagen de la derecha, aplicación del velado de protección

El retrato debió de ser pintado entre 1727, año en el que fue nombrado Obispo, Fray Manuel Tercero de Rozas, y 1742, año en el que ya aparece relacionado esta obra en un inventario localizado en el Archivo Parroquial de la Basílica Menor de Nuestra Señor de los Milagros.. La inscripción puesta al descubierto en la parte superior OBISPO DE YCOSSIO _ _ _ _ es anterior a la cartela fúnebre pintada hacia 1752, situada en el ángulo superior izquierdo del cuadro. Dr. En Bellas Artes, Fernando de Tovar Pantin.

El restaurador Fernando de Tovar

Basándose en su  magnífico currículum vitae, se decidió que fuera el Dr. Fernando de Tovar que cuenta con una experiencia  de más de 30 años como restaurador y conservador de obras de arte y en la ejecución y dirección de proyectos integrales de restauración en su Venezuela natal, donde ejerció la dirección en la intervención integral de los principales monumentos y colecciones del patrimonio nacional en Venezuela, incluyendo los conjuntos declarados patrimonio de la humanidad, fue  asesor de conservación de las dos mayores fundaciones privadas de arte de Venezuela: Fundación Cisneros y Fundación John Boulton, siendo además miembro fundador del Instituto del Patrimonio Cultural de Venezuela IPC, dependiente del Ministerio para La Cultura. Ha realizado numerosas restauraciones en su país no solo de pinturas, pues además de ser especialista en restauración de pintura mural, lo es en escultura en piedra, imaginería polícroma y metales policromados.

El portuense Fray Manuel Tercero de Rozas

Según la biografía, realizada por quien firma esta nótula, Ana Becerra Fabra, para el Diccionario Biográfico de la Real Academia de la Historia, de la que se publicó resumen en Gente del Puerto (Nótula 325, 27 de junio de 2009), Fray Manuel Tercero de Rozas nació en El Puerto de Santa María, el 12 de marzo de 1674 y falleció el 4 o el 5 de julio de 1752, en Jerez de la Frontera. Pertenecía por la rama paterna a una familia noble oriunda del lugar de Busta, valle de Soba, situado en las montañas de Burgos, hoy Cantabria. Descendía de la casa solariega de Rozas, notables hijodalgos desde tiempo inmemorial, como consta en el expediente de nobleza de su familia, conservado en el Archivo Municipal de El Puerto de Santa María.  Este linaje se afincó en la villa de Íllora, en la Vega de Granada, a fines del siglo XV y se encuentra diseminado por toda Andalucía y por la América española desde México a Perú. Alejandro Rosas, la persona que ha realizado esta generosa donación está ligado a dicho linaje por un lejano vínculo de parentesco, como descendiente directo de un primo del padre del litigante de este expediente, Diego Tercero de Rosas.

Fray Manuel tomó el hábito de San Agustín en el convento de Jerez de la Frontera el 24 de mayo de 1698 y luego residiría en el de Sevilla algún tiempo. Fue consagrado Obispo durante el mandato del arzobispo Luis Salcedo y Azcona en 1727. Fue nombrado Obispo de Icosio, antigua ciudad situada cerca de Argel. Se trataba de una diócesis extinta, es decir, la iglesia no estaba presente en esta diócesis. Asistente al Solio Pontificio en 1736, fue además predicador de tabla y consagró la Prioral de El Puerto de Santa María en 1748, en cuya fachada que da a la plaza puede verse la lápida que conmemora este acontecimiento. Fallecido el arzobispo Salcedo en 1741, Fray Manuel Tercero se retiró a Jerez, en cuyo Alcázar se aposentó. Falleció, según el Año Xericiense el 4 de julio de 1752, aunque en el libro de asientos de hermanos de la Cofradía de San Pedro de la Iglesia Prioral de El Puerto de Santa María, a la que pertenecía, se dice que fue el 5 de julio, tal como consta en la cartela funeraria del cuadro.

En la senda de la recuperación de obras del patrimonio local

Nos felicitamos por la recuperación de esta obra que deseamos que en un futuro cercano pueda ser colocada en un lugar adecuado de la Basílica, formando una galería de retratos, para ser contemplada junto a otros lienzos de obispos, arzobispos y otros miembros de la curia, algunos de ellos también en mal estado de conservación, pertenecientes a familias importantes de la historia de nuestra Ciudad.

Colaboraciones económicas tan generosas como la realizada por Alejandro Rosas para salvar esta obra, desearíamos fuese la primera de muchas que logren evitar la desaparición de otras obras de arte que forman parte de nuestro rico patrimonio histórico artístico que hay preservar.

Deja un comentario

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido