88. GINÉS. Aquel maestro de la Escuelita.

Ginés Hidalgo Crespo, maestro de SAFA ejerció en El Puerto una gran labor organizativa de lo que serían estas escuelas, y sobre todo pedagógica, empujado por su gran vocación como maestro --en toda la extensión de la palabra--, de lo cual dan fe todavía muchos de lo que fueron sus alumnos, a alguno de los cuales, incluso, rescató de lo que hoy se da en llamar “explotación laboral infantil”, dirigiendo sus vidas, con su ayuda, hacia carreras universitarias y profesionales.

Ginés Hidalgo Crespo, a SAFA (Sacred Family Vocational Schools) teacher, had a very important role in the organisation and especially in the teaching at these schools, driven by his great love for teaching in the widest sense of the word. Many of his old pupils can vouch for this, one of whom he even rescued from what today has come to be called ‘child labour’. He helped guide them towards taking a degree at university and becoming professionals.

Dejándose llevar por su excesiva vocación y responsabilidad, descuidó su seguridad profesional en pos de todo lo referido anteriormente, no presentándose a las oposiciones del estado hasta 1960. También descuidó su vida sentimental, no contrayendo matrimonio hasta los 47 años con la portuense Elena González Bruzón, con quien tuvo una única hija, siendo padre a los 49 años.  En 1961 obtiene plaza en el pueblo sevillano de Villanueva del Río y Minas, donde solo ejercerá un curso, pues pronto será reclamado por los Jesuitas de El Puerto.

Cuando Ginés regresa a El Puerto de Santa María, continúa allí su labor como maestro nacional, primero en las Escuelas de la Sagrada Familia, conocidas como “La Escuelita” y más tarde en el Colegio SAFA-San Luis donde se jubiló en 1983,  a los 70 años de edad.

Foto tomada en las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia (SAFA), también conocida como 'Escuelita'. Año 1971. Claustro de Profesores: Arriba, de izquierda a derecha: D. Francisco del Castillo Tellería, D. Manuel Sierra, D. Antonio Muñoz Cuenca, D. Manuel Montalvo, D. Francisco Menor, D. Antonio Montes, Don Enrique Cabrera. Abajo, de izquierda a derecha: D. Lino Alonso, D. Diego Mora, Doña Vicenta, D. Justo, D. Ginés Hidalgo Crespo.

Ginés murió cinco años después de su jubilación, con setenta y cinco, el 12 de agosto de 1988 --hace 20 años--, sin apenas el reconocimiento de la Orden Jesuita, a cuyo proyecto educativo había entregado gran parte de su vida, pero con el afecto, el recuerdo, el cariño y el respeto de la mayoría de los que fueron sus alumnos, por lo que donde quiera que esté, estamos seguros que estará disfrutando del descanso eterno de los hombres justos.


Foto tomada en el internado de SAFA, en Úbeda (Jaen). Año 1951. Alumnos procedentes, mayoritariamente, de El Puerto: Arriba, de izquierda a derecha: El primero es José Campos Hidalgo, seguido de José Galera Herrera, Pedro Galván, Gabriel Calatayud, Antonio Letrán. Fila Central, de izquierda a derecha: Juan García López, Sobrino del Padre Torres, Juan José Soto Hidalgo, Manuel Sánchez García. Abajo, de izquierda a derecha: José Luis García López, Benito Espinar, Antonio Rodríguez Huertas, Antonio Muñoz Cuenca.

LOS COMIENZOS DE GINÉS.
Ginés Hidalgo Crespo nació el 13 de julio de 1913 en la Villa de Sabiote (Jaén). En su pueblo mucha gente se tiene que llamar Ginés, porque ese es el nombre del patrón de Sabiote. Hijo de Juan José, un trabajador del campo y de Isabel, de oficio panadera, desde niño quiso ser agricultor como su padre, pero ayudado por D. Arturo, el maestro del pueblo, que detectó en él ciertas aptitudes para el estudio, y por su progenitor que era hombre de aspiraciones, hicieron que la vida le llevara por otros derroteros y acabara estudiando magisterio en Granada, cuidad que le enamoró y a la que siempre quiso volver.  Acabada la carrera y tras realizar el servicio militar en Madrid en 1936, ya en los albores de la Guerra Civil, vuelve a Sabiote donde se recluye voluntariamente comenzando su andadura como maestro, primero ayudando desinteresadamente al que fuera su maestro D Arturo y siendo nombrado un año más tarde por el Ayuntamiento para trabajar en las Escuelas del pueblo de manera oficial. No obstante esta labor sería breve, ya que en ese mismo año fue movilizado al 5º Regimiento Ligero de Artillería en Valencia y más tarde trasladado a Alicante, donde permanece hasta 1939 y, una vez acabada la contienda incivil regresó a su pueblo, Sabiote.

De nuevo allí comienza su labor como maestro, al ser nombrado en Lupión (Jaén), donde ejerce hasta 1941. Fue durante estos años cuando entra en contacto con los Jesuitas. Conoce al padre Rafael Villoslada, (en la foto, accediendo al coche en la puerta de lo que hoy es el Edificio San Luis) sacerdote granadino de espíritu firme, que con gran tesón y sentido de la eficacia -según reza en su biografía- se proponía la ingente tarea de reconstruir y mejorar la sociedad andaluza tras los desastres de la Guerra Incivil, y que necesitaba gente en quien confiar y transmitir sus ilusiones y entusiasmo; depositando parte de ésta en quien nos ocupa y a quien confió la puesta en marcha de escuelas en Alcalá la Real, Villanueva del Arzobispo, Baena y definitivamente las Escuelas de la Sagrada Familia de El Puerto de Santa María. (Fotos: colección Vicente González Lechuga).

18 comentarios en “88. GINÉS. Aquel maestro de la Escuelita.

  1. Daniel Moreno

    Uf yo me acuerdo mucho de Don Manuel Montalvo. Sus clases de literatura me encantaban. Y eso que era un crío. Daba las clases con una pasión por las letras que a mí me llegaban. De hecho gracias a él amo la Literatura. ¿¿Qué pasó con él??

  2. PORTEÑO

    Don Justo no tenia hijos y creo que sus hijos eramos nosotros. mas que lengua o matemática te enseñaba a vivir, y se sentida mal cuando un antiguo alumno suyo no era "algo" en su vida laboral.

  3. ACL

    Con 9 años, estando como alumno en los Jesuitas, en las Escuelitas, en el curso 1960/61, recibimos
    la visita de varios curas jesuitas. Formaban parte de la comitiva que desde Úbeda, donde se encontraba la dirección de la SAFA, solían enviar a los distintos Centros de las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia para supervisar las diversas enseñanzas, etapas y niveles, tanto del profesorado como de los alumnos. Oíamos decir a los maestros, entre ellos, don Justo Pastor, don Manuel Montalvo, don Lino Juárez, que la comitiva era la inspección. Cuando llegaron a mi clase, comenzaron a hacer las preguntas de rigor. En mi caso, me preguntaron que fue lo mejor que hizo en su reinado el rey Carlos III, a lo cual yo, sin vacilar ni un instante, respondí ¡Expulsar a los Jesuitas de España! Mientras los dos curas salían presurosos de la clase, mi maestro no sabía a donde mirar. Y después el silencio se apodero de la clase...

  4. Francisco Bollullo Estepa

    Aprovechando la nótula de "Ginés.-Aquel maestro de la Escuelita", me gustaría que se publicase en este medio, una biografía del maestro de taller de carpintería de la Safa Don José Arjona Cía. Creo que sus hijos podrían aportar datos suficientes, ahora que estamos a tiempo.

    Don José, fué una especie de arquitecto, dibujante, ferretero, carpintero de verdad, maestro de taller y muy buena persona.

  5. joseluis

    D. Justo con sus gafas oscuras, recuerdo q daba clases nocturnas en los jesuitas para chicos con problemas de escolarizacion, yo tendria sobre los 11 años, asi q seria sobre 58-59, recuerdo como anecdota q nos decia: mis gafas oscuras la utilizo como espejos, asi q no os copieis aunque este de espaldas. Estuve muy poco tiempo pero lo suficiente para sembrar inquietudes para luchar en la vida a pesar de las penosas situaciones q muchos viviamos. Mi recuerdo de don Justo fue para toda la vida. Ojalá compañeros de aquella epoca del nocturno referieran comentarios de aquellas clases. Saludos

  6. B.L.G.

    Hola Isabel. Fui alumno de tu padre y quiero recordar que él llevaba el economato que habia en el cenro para las familias de los alumnos. Algunas tardes nos dejaba a unos cuantos para ayudarle a ordenar facturas y albaranes y cuando terminabamos nos daba un cartucho de higos pasa.
    Recuerdo tambien que el dia que tu nacistes tu padre nos lo comunicó en clase. Yo te recuerdo de pequeña.

  7. Francisco Bollullo Estepa

    AL EQUIPO REDACTOR DE GENTE DEL PUERTO

    Querido Jose María: He leido detenidamente el comentario que hice de la Safa o Colegito y la de Don Ginés Hidalgo Crespo (corrijo el cambio de apellidos) y efectivamente no falta nada de mi comentario.

    Pido disculpas y aprovecho la ocasión para saludarte muy cordialmente.

  8. Francisco Bollullo Estepa

    AL EQUIPO REDACTOR DE GENTE DEL PUERTO
    Estimado amigo José Maria, creo que falta parte del texto del comentario que hago sobre Don Ginés Crespo Hidalgo.

    REDACCION ha escrito: Querido Paco, ¿a que texto te refieres? ¿te importaría mandarlo de nuevo? Saludos.

  9. Francisco Bollullo Estepa

    Don Ginés Hidalgo Crespo, además de maestro en las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia, ejerció de administrador durante años, fueron aquellos años de carencia, en la cual la Safa recibía bas-
    tantes donativos en metálico y en especies. Con Don Ginés en la
    oficina trabajaban además José L. Cantera Mesa y Juan Antonio Mesa.
    Creo que El Puerto, no ha reconocido la labor de los jesuitas y aquel grupo de maestros vocacionales, que intentaron con medios escasos
    elevar el nivel social y humano de la juventud de entonces. ¿ Estais de acuerdo?

  10. M.N.Ch

    Genial, que respeto y educacion habia para esos profesores, con el trato de Don, no como ahora que los niños llaman a los profesores de quillo

  11. Antiguo Alunno

    Don Justo , Don Lino , y Don Ginés los tres grandes,,, a mi me toco en mi infancia don Justo y su mayor procupacion era el poder preguntarnos el dia de mañana hasta donde habiamos llegado en la vida, nuestro triunfo era el suyo y nuestros fracasos lo entristecian.

    ellos han muerto y nosotros hemos envejecido.

  12. Redacción

    Es un placer haber traído a esta página a un portuense de adopción, esos que son de donde pacen además de donde nacen. El recuerdo de su bonhomía perdura en quienes fueron sus discípulos y, hemos de decirlo, este artículo sobre su historia es muy visitado en la página de Gente de El Puerto.
    Muchas gracias a Fernando Soto y a Gabriel Campos, por sus comentarios.

  13. Fernando

    Soy Fernando Soto, sobrino de Ginés Hidalgo y solo quiero agradecer el trabajo realizado por los autores de este escrito. Me ha traído muchos recuerdos de cuando yo era niño en el pueblo de Sabiote y mi tío venía a vernos por vacaciones.

    Gracias

    Un saludo

  14. Gabriel

    Soy Gabriel Campos Sánchez, hijo de Juan José Campos Hidalgo, el primero de los nombrados en la foto de los escolares. El que nombran como desconocido de la fila central es primo hermano de mi padre y a la vez sobrino de D. Ginés al igual que mi padre, y su nombre es; Juan José Soto Hidalgo.

  15. Isabel

    Soy la hija de Ginés, y tras ver las fotos y hacer algunas consultas a la familia hemos corroborado que en la foto del grupo de alumnos, el desconocido situado en la primera fila a la izquierda es Juan José Campos Hidalgo, un sobrino de mi padre. Espero que sirva la ayuda y felicitar por el trabajo, que es para mi un entrañable recuerdo. Gracias.

  16. Redacción

    Gracias Sergio, ya está añadido. A ver si se anima alguien que reconozca al que falta y lo ponemos.
    Saludos,

  17. Sergio

    En la segunda foto, entre José Galera Herrera y Gabriel Calatayud está PEDRO GALVAN, (Q.E.P.D.) padre de Elena Galvan Pantoja, que fué miembro de la Corporación Municipal por IP y que no terminó el mandatado de 4 años.

  18. delatauer

    Vaya claustro de profesores, de categoría. Parece que ahora se ha descubierto la enseñanza de calidad y sin saberlo o sin darnos cuenta hemos sido educados por docentes que suplieron con su imaginación, vocación e innumerables cualidades humanas los medios didácticos y los recursos de los que dispone el actual sistema de enseñanza.
    Nunca es tarde para agradecer la dedicación y la paciencia que los profesores que aparecen en la fotografía derramaron en las aulas del colegio de los jesuítas.

Deja un comentario