1.138. EL INDIGENTE DE LOS PERRITOS.

Aclaro, que no son perritos calientes, por si alguien asocia el título, a la ingesta de salchichas por parte de un yanqui pobre. La  mañana de antesdeayer , trece y martes, por romper el maleficio, ni me casé ni me embarqué, simplemente hice algo inhabitual. A las 10, hora en la que se supone debería estar trabajando, como el resto de los ciudadanos que lo intentan, me senté en una de las mesas del mentidero de El Puerto, en El Cafetín de la Placilla (ver nótula núm. 003 en GdP); el solícito camarero, al segundo, estaba ante mí dispuesto a recoger la comanda. No había muchos veladores ocupados; de ahí la rapidez en servirme un café con leche y churros recién hechos.

Sonaban las 10 horas; puntual, según me informo, como todos los días, llega a su puesto de trabajo el indigente de los perritos. De la mano, una cuerda que al final se convierte en dos bridas a las que lleva sujetos sendos perritos, humildes, pobres como él, no pertenecen a ninguna raza conocida; tienen escaso tamaño; ojos de listos.

Los perritos obedecen a su amo simplemente observado sus gestos. De inmediato, los perritos, tratan de encontrar la mejor postura, a lo largo del escalón del escaparate de una tienda; mientras él, deja sobre el suelo, un mugriento zurrón, medio saquito de pienso y  una especie de plato, que ha confeccionado sobre la marcha con un trozo de papel de aluminio. Con rutinaria precisión, introduce su mano en el bolsillo, extrae dos o tres monedas y las sitúa en el interior del recipiente que ha fabricado. Mira a sus perritos y les ordena que les dejen espacio para él. Se resisten unos segundos, pues ya había logrado su mejor acomodo. Levanta un poco la voz, y logra que se separen dejando justo el espacio para que él se siente.

Poca gente circula a esa hora; raro, porque es la justa para ir al mercado; desconozco si es a causa de la crisis o del sueño, pues ahora las marías, a falta de otras distracciones, apuran las noches viendo el circo, en el que despellejan entre sí, los comentaristas - copresentadores - indagadores de vergüenzas ajenas y propias de la más… más… y más… y menos… menos… y menos… de las televisiones que padecemos.

El indigente, con su barba cuidadosamente descuidada de seis o siete días;  siempre se le ve igual, con una sonrisa franca, y un poder de comunicación con la que sabe captar la simpatía, y casi siempre, la conmiseración de las gentes; le hace una carantoña al niño que su mamá transporta en el cochecito, al tiempo que levanta la vista hacia la madre, y le dice: «--¡Vaya niño guapo, se parece a su madre!» Y ya tenemos la madre abriendo el bolso y dejándole una moneda. Los sábados por la mañana, no permanece sentado en el escalón, tiene mucho trabajo con el ir y venir de las mamás.

No es ambicioso; debe tener su tope de necesidad y no quiere más. Saca para su tabaco y probablemente para comer; dormir no sé donde lo hará, pero seguro que su simpatía le habrá logrado un refugio.

Esta mañana como digo, no había mucha gente; se quedó sentado en el escalón y mirándome, levantó el saquito de pienso añadiendo: «--¡Este es del caro! ¡No es del corriente!» Yo le respondo: «--¡!Que bien viven los perros!» «--¡No lo sabe Vd. bien, en la carnicería me dan los recortes de jamón y se lo mezclo con el pienso! ¡Viven como reyes!» Así están de dóciles sus perros, y de lustrosos, y de obedientes… ¿y él? Sin duda, es más feliz que el común de los vecinos que cruzamos la Placilla, ensimismados en cómo resolver los grandes problemas con los que nos levantamos a diario. Así tiene siempre esa sonrisa, y sus perros, que no sonríen, siempre están moviendo la cola de alegría. (Texto y fotos: Alberto Boutellier Caparrós).

Tweet

25 comentarios en “1.138. EL INDIGENTE DE LOS PERRITOS.

  1. José María Cies

    Creo que estais confundiendo al indigente de los perritos con otro que se parece mucho a él y que siempre anda por el mercado y sus alrededo-
    res. Éste último casi siempre va gritando y encarandose con la gente.
    Yo, las veces que he hablado con Antonio me ha parecido una persona agradable y educada, nunca exigía ni pedía. Ponía su canastito y las ayudas eran voluntarias. Por otra parte, sus perritos estaban limpios y muy bien alimentados. Por el trato que he tenido con él, me extraña muy mucho que se violentase con alguien. Pienso que estamos confundiendo a dos personas diferentes.
    Por otra parte, decir que es una delicia leer los artículos de Alberto, lo bien que describe a los personajes y situaciones. Debería de prodigarse mas en los medios

  2. miemike

    No veas la que has liado, Alberto. tengo que decirte que centrado en tu articulo, es muy bueno y lo demás y (me refiero a los comentarios), en general expresan lo que siente esta sociedad actualmente, inducidos por otros condicionantes sociales que nos afectan a todos.

  3. FJCO

    Plenamente de acuerdo con AGL. Desgraciadamente lo de residir en el centro se ha convertido en una cuestión de héroes. A los que aún resistimos deberían condecorarnos con la Gran Cruz al Mérito Portuense.

  4. Maria Jesús

    Para ACL.
    Como bien sabes me he criado en el centro y he vivido de casada en el barrio alto. Por eso me duele mucho, ver como el centro si Dios no lo remedia será en pocos años, “Ciudad fantasma, barrio fantasma” como queráis llamarlo. Es cierto que mucha gente ya no vive en el centro-ya les gustaría- lo que ocurre es que los pisos en el centro son más caros y encontrar aparcamiento es difícil. Te voy a exponer mi caso, en estos momentos mi hija podría ocupar un piso vacío en la casa de mis padres pero que ocurre? Pues que llega del trabajo a las diez de la noche y eso si la carretera está tranquila y no hay ningún incidente. En verano no hay problemas pero que me dices del invierno que a esa hora tiene que recoger a su hija y cuando llega al centro, lo más probable es que no encuentre aparcamiento? Que hace con una criatura medio dormida o dormida del todo? No todos ganan lo suficiente para poder pagar un jarage. Por otra parte, no tengo estadísticas, pero me parece que hay parejas jóvenes viviendo en casas que han rehabilitado, si a los jóvenes se les da la oportunidad, de encontrar alquileres asequibles o pisos con precios más bajos, seguro que el centro empieza a resurgir. La peatonalización, en el futuro puede que sea un acierto pero a cuantas pequeñas empresas de toda la vida han sacrificado? Si los comercios cierran es por qué no son rentables, algunos tienen empleados de muchísimos años, y no tiene como poder mantenerlos en sus puestos de trabajo. Para las grandes superficies quizás los empleados sean “puro tramites” pero para los pequeños comerciantes tener que prescindir de personas de confianza que les han ayudado a subir el negocio es una tragedia personal y humana.
    En cuanto a las posibles molestias, en cuanto a ruidos etc. Te recuerdo Antonio, que viví en” el ojo del huracán” mi despertar diario era oír el trasiego de personas y mercancías. Claro que era molesto ¡ sobre todo dicho sea con cariño- escuchar los gritos del pregonero ofreciendo las bragas, de la heroína de moda de alguna telenovela. Pero a todo nos podemos acostumbra siempre que impere la buena educación y la tolerancia.

  5. Inmaculada

    Completamente de acuerdo. En todo.
    Esa es la realidad. Si el Puerto no cuida a sus propios ciudadanos, ¿ como va a cuidar a los indigentes? Yo creo que con la crisis van a ser muchas parejas jóvenes que ya no van a poder optar a vivir mas allá del ARBOL GORDO DE VISTAHERMOSA, y que como ya se está viendo poco a poco, están optando por vivir como hicieron sus padres, en el centro del Puerto.
    Pero ¿como? Todos los aparcamientos públicos están con precios desorbitados (¡¡ Son más caro que en Sevilla!! ) y no hay garajes suficientes para venirse a la ciudad.
    Que poco invita esta ciudad a vivir en ella .... Hasta que no inventen los coches portátiles.....

  6. AGL

    Para Jorge y María Jesús:

    El barrio de Salamanca de Madrid está lleno de indigentes y las ventas les aseguro que no han caido por ese motivo. El problema del Puerto no son los indigentes, yo diría que los indigentes tienen en el Puerto un problema: No tienen donde quedarse a dormir...y con todo se nos quedan... no debemos ser tan malos.

    En mi humilde opinión, y es solo eso, mi opinión, el centro tiene solo un problema, que no hay residentes, o lo que es lo mismo, que desde hace mucho tiempo, se optó por vivir fuera del puerto, y ahora no viene nadie al centro aunque lo invites a cenar a casa, porque no tiene donde aparcar, o les da miedo venir porque hay "gente muy rara en invierno" (yo debo ser una de ellas, al ser anfitrión en mi casa del centro de esas cenas).

    Es dificil compatibilizar, la residencia en el centro, el comercio, los bares de copas, las discotecas, los bares y restaurantes con sus mesas en calles peatonales que no lo son, etc.

    Hace algún tiempo me invitaron a una reunión informativa del Centro Comercial Abierto, y me limité a formular tres preguntas:

    - ¿Conocen alguna ciudad del mundo, que mantenga calles peatonales, con garajes, llena de bares y en los que los residentes se vean obligados a justificar que lo unico que quieren es aparcar en su casa, disculpandose constantemente por ello frente a los usuarios de las mesas?.

    - ¿Que queremos en el Centro, Casco Historico residencial, centro comercial abierto con tiendas, bares, restaurantes y discotecas, o todo a la vez?

    - Y si lo que queremos es todo ¿ A quien le apetecería vivir encima de Areasur, si ni tan siquiera tienes aparcamiento subterraneo gratuito y justo debajo de tu casa y de la zona de ocio?

    Es cierto que en muchas capitales del mundo ( o al menos en algunas) hay lanzaderas (autobuses) que te dejan en el centro si vienes del extraradio, pero no es menos cieto que la ciudad está distribuida por zonas. En el Puerto no, a nosotros lo que nos gusta en el fondo es la mezcla, el revoltijo...

    Aunque no soy muy viejo ( o al menos eso me considero) si llevo muchos años de calle, y creo que el Puerto ha cambiado el turismo de calidad por cantidad de turistas.

    Si somos capaces de estructurar el sector servicios, preservando una ciudad y compatbilizando "historia y turismo" seguro que todo funciona. Pero sobre todo una máxima...... HAY VIDA DETRAS DEL ARBOL GORDO de VISTA HERMOSA, así que ánimo y a hacer pueblo.

    Al centro no viene un turista de calidad ( si éste es el que gasta dinero en los comercios y restaurantes).....entre otros motivos porque no tiene narices de llegar (yo para llegar a mi garaje, siento como si estuviera en la M-40) y si el personal "con posibles" no puede vivir en el Puerto porque no tiene donde... acaba y vamonos.

    ¿No han escuchado todos los que lean estas lineas, edn aluna ocasiòn, a algún residente de cierta edad de la Costa Oeste o Valdelagrana, que estarían encantados de volver a a vivifr en el centro Puerto, pero que no encuentran un piso donde quepan sus muebles y tenga garaje?

    En fin, a ver si sacamos partido a una de las mejores zonas turísticas de España, absolutamente desaprovechada, aplicando un poco de sentido común, que usando un "topicazo", es el menos común de los sentidos.

    ¡Que Dios reparta suerte!

  7. Maria Jesús

    Para Jorge.
    Mire yo no sé qué ocurre ahora, pero sí sé por experiencia propia lo que ocurría hace muy pocos años. Mire mi padre fue un comerciante de la Placilla, antes de que se instalaran las grandes superficies en el Puerto, él iba a los campos por género y no había intermediarios.; ni que decir tiene que los camiones salían a la diferentes ciudades bien fuera Lérida,, Murcia Cáceres etc. Trabajando de esta forma pudo tener muchos empleados, además de mi madre y mis seis hermanos. Mire, llegaban los representantes ofreciendo ofertas de algún producto como por ejemplo :Aceite, pues bien, había que comprar un número importante de cajas para que te regalaran unas cuantas, -pongamos que compramos 100 cajas y te regalaban sobre una diez aproximadamente. Este Aceite se vendía sin problemas, pero habíamos hecho una inversión fuerte de este producto. Los demás comerciantes si compraban menos cantidad no podían competir con nosotros puesto que esas diez cajas de regalo hacían que el precio del aceite fuera el más barato. Cuando entraron las grandes superficies ya no había quien compitiera, podrías comprar esa misma cantidad y el precio seguiría siendo más caro que el de venta en esas tiendas.¿ Cree que un pequeño comerciante podría comprar hoy en día 100 cajas? Yo le digo qué no! Que se las comerían” con papa” Desde hace años los comerciantes compran el género que creen que pueden vender y a menudo se les queda en las vitrinas. Los representantes vienen con unos precios de los diferentes productos muy por encima de lo que ya están a la venta. Ya tiene Ud., algunos de los motivos, otros….. la dichosa peatonalización. Queramos o no, hoy queremos dejar el coche a la puerta del establecimiento, y para mi hemos empezado la casa por el tejado, antes deberíamos haber hecho aparcamientos cercanos y por supuesto buenos parkings, cosa que carecemos. Por otra parte somos muy ingratos, estos comercios de toda la vida tienen una loza muy grande, todas las fias que a lo largo de los años han sufrido, por tratarse de clientes de toda una vida. Muchos pagaban sobre todo antiguos, eran mucho más honrados, pero también había los que no te pagaban y cuando cobraban te restregaban, que venían de esas grandes superficies llenos de bolsas pasaban por delante de ti muy ufanos. DE ESOS COCOS MUCHOS .Esta es mi opinión,. Es sólo eso ….la mia.

  8. Jorge

    Desgraciadamente no me tomo el tiempo de seguir con carácter participativo las aportaciones de Alberto por motivos que no hacen al caso, sin embargo, hoy, mientras me hallaba completamente concentrado en mi producción jurídica habitual, he observado un correo electrónico en mi bandeja, el remitente, Alberto, mi Padre. He de decir que, al margen de opiniones, gustos y experiencias, tras leer el contenido de dicho correo, una enorme lágrima ha saltado literalmente de mi ojo derecho sobre una demanda ejecutiva que ha ido a la papelera. Soy conocedor en primera persona de esa ya popular bipolaridad de nuestro indigente, le conozco ese tono de desprecio al igual que su trato cercano y humano. En su día decidí poner las cosas en su sitio demandándole un trato correcto, y funcionó; y francamente, me da igual si otro día me hace un mal gesto, pues es muy necesario pensar, pensar, pensar, antes de actuar. Por último una pregunta en el aire: ¿Se debe el actual estado de las ventas en el centro de nuestra ciudad a la presencia de pedigüeños? Porque como van las cosas, igual el número se incrementa, y probablemente serán caras conocidas, y no de Riotinto, espero estar en un error.

  9. Evaristo

    El indigente de los perritos, como lo pinta Don Alberto es un angelito de Dios, pero la verdad es que tiene una versación la mar de hijo-de-la-gran-puta cuando se le lleva la contraria, esto es cuando se le dice que no puede dársele nada.

  10. borja

    opino al igual que pepe, porque ha descrito la situacion que se vive con este individuo por las calles de nuestro puerto.

    La verdad, aparte de lo que se haya querido conseguir con este artículo, solo viendo el titular y la foto ya me da verguenza ajena que aparezca en esta página. Esto es lo que hay por las calles del puerto y lo que se encuentran nuestros clientes y a la vez turistas que vienen a visitarnos. Solo siento verguenza.

  11. kikopuerto

    Para quitar los gorrillas lo unico que hay que hacer es, poner todo el centro de zona azul, seguro que el parkimetro no nos molesta ni nos pide dinero de manera agresiva . Y acabar con el negocio de mercadroga que hay en el puerto, seguro que si se acaba con en este negocio no habria personas desgraciadas y excluidas de la sociedad que nos molesten a la hora de aparcar el coche , lo malo que la droga no esta solo en el menudeo de los gorrillas, si no que por desgracia estan tambien en las gorras doradas que controlan el cotarro.
    Y lo dicho Alberto siga sacando lo maravilloso y positivo , de nuestra puerca sociedad.

  12. mojarra

    Admirado Alberto: Le animo a seguir con éste tema y dedicar una nótula diaria a cada uno de los gorrillas que amablemente nos ayudan a aparcar nuestros coches en el Puerto. Así nuestros amigos Morillo, LSA y el resto de los colaboradores de GdP podrían disfrutra de unas merecidas vacaciones hasta Reyes. Puede comenzar por los de la Plaza del Castillo. El Sr Morillo desde la nueva ubicación de la oficina de turismo seguro que le podrá contar infinidad de amables y divertidas anécdotas.

  13. alberto boutellier

    No tengo la menor duda, de que los comentarios sobre los artículos, contribuyen a enriquecerlos, y descubren, con los numerosos puntos de vista que se aportan, aspectos que hasta para el autor, pueden haber pasado desapercibidos. Esta es la muestra; he querido sacar un cliché costumbrista simple, sin más pretensión que pintar un cuadro, que además está basado en mi experiencia personal, pues siempre que he visto a este personaje, ha sido en esa actitud, lo cual, no pone en duda las puntualizaciones de MGJ, Pepe y María Jesús, que sufren las consecuencias de la “otra cara” del indigente; la más negativa. Pero ahí está la reflexión de Kikopuerto, que descubre facetas mucho más importantes que lo que este modesto relato puede aportar. En cualquier caso, agradezco a todos el buen estilo y la corrección en la discrepancia. Así da gusto.

  14. Maria Jesús

    Por favor, que quede claro que el articulo me ha gustado. Yo sólo he contado un incidente desagradable con este hombre, en modo alguno estoy en contra de que aparezca. A lo largo de nuesta vida hemos visto a personas como él, y la mayoria de las veces miramos para otro lado, sin interesarnos si puede haber alguna tragedia detras. Esta queramos o no, es nuetra realidad y por qué no mostrarla?.

  15. kikopuerto

    Lo primero es felicitar al autor por este articulo la verdad es muy ameno, y digno de leer, parace que he vivido ese momento en tiempo y lugar, de veras genial.
    El otro tema, el indigente como bien dice el autor, el no conoce a esta persona solo describe y narra esa vivencia, que es maravillosa, tambien destacar que es una pena que en pleno siglo XXI halla indigentes. Una lastima el mal caracter de esta persona no es por que la persona halla tenido ni un mal dia, ni porque no le aportes limosna, ni por que se ha levantado con mal pie, me consta que esta persona es rancia cuando no se presta limosna, pero pienso desde un punto de vista humano que el no tiene la culpa, es su pobre infeliz que vive de lo que puede encontar en la calle, y que sus malas respuestas y conducta se debe a otros factores de nivel social, incluso de alcohlismo, drogas, etc.
    Es una pena al final las injusticias sociales de nuestra sociedad la pagamos los ciudadanos de a pie que tambien con nuestros problemas diarios luchamos en el dia a dia con la hipoteca, impuestos, que si esto, que si lo otro... lo diho desde mi punto de vista creo que el autor no arenga al indigente, si no saca lo maravilloso de nuestra puerca sociedad.

  16. pepe

    señor alberto,

    no dudo de lo bien q describe la situacion ni q indudablemente el texto es ameno, pero como bien dicen maria jesus o mgj, este personaje no merece estas lineas.

    me explico, soy propietario de uno de esos comercios hosteleros de la calle luna o misericordia (o del centro en general), y este personaje a conseguido en varias ocasiones q mis clientes se levante y se vayan, o bien, crear un ambiente tenso con el q nadie esta agusto, q es a lo q vienen a estos establecimientos... ya he visto a varios camareros de bares y establecimientos parecidos al mio (incluso mis propios camareros) discutir con este señor o intervenir en alguna pelea q tiene con algun cliente

    No dudo q este personaje tiene una tremenda historia detras (q por otro lado, casi todos las tenemos, ya sean alegres o tristes), pero creo q no hay q jalear ni apoyar a este tipo de personajes... habria q ayudalos, pero ese ya es otro tema y no se como se haria

    un saludo

  17. Maria Jesús

    Yo estoy con MGJ, hace poco estaba tomando un cafe en el bar Vicente. este Sr se acerco a pedir que le dieramos dinero, le hizo un piropo a mi nieta, hasta aqui todo bien, pero mi marido le dijo que estaba "tieso" y el buen Sr le dijo, que entonces como iba a pagar, a lo que mi marido le contestó, que ya veria. Este hombre se envalentonó y se puso muy desagradable. Yo me quede a cuadros porque la cosa no era para tanto. Terminamos por irnos para que la cosa no fuera a mayores. Lo que estaba siendo un rato agradable con tu familia, en este rincon tan agradable y tan entrañable para mi paso a ser un rato de lo más desagradable. No sé, puede que le cogiera en unos de esos dias que dicen los hombres que tenemos las mujeres.¡Ah no! que los hombres no lo tienen .

  18. alberto boutellier

    Estimado MGJ, nunca sabemos lo que hay detrás de las personas. Yo solo he reflejado una imagen y una situación, la que he visto en ese momento, pero amigo, eso pasa con casi todo el mundo, a veces solo vemos una cara y puede haber otras.

  19. Manolo Sánchez

    Lo de menos es quien es ni como es el protagonista, el caso es como los describe el autor, pues resulta un texto ameno y sin complicaciones. Desde aquí animo al Sr. boutellier a que continúe de vez en cuando dejándose ver por estas páginas. Un abrazo Alberto.-

  20. Randolph Falquez

    Lo que para muchos pasa por desapercibido, nuestro amigo Alberto lo absorbe y lo describe con lujo de detalles para deleite de todos...

    Randy

  21. MGJ

    El articulo m parece muy bien pero creo q este señor (autor del articulo), no conoce para nada al "indigente de los perritos" como el le llama, puesto que cuando a el le dala gana y le dan dinero el es muy simpatico como se cuenta en el articulo, pero como no le des porque no quieras darle o porq no tengas nada suelto para darle no veas como se pone, empieza a gritar y a decir barbaridades... vamos q le acosejo q se pasee cualquier día por la calle misericordia o calle luna y vea las cosas q le dice a la personas q estan tranquilamente tomando algo en cualquiera de las terrazas de dichas calles.

  22. Álvaro Rendón

    Conozco a Boutelier, a Alberto. Sé cómo escribe, cómo busca situaciones cotidianas para extraerles la esencia. Me gusta lo que hace y cómo lo hace. Desearía que escribiera más para poder deleitarme con sus geniales observaciones. Un fortísimo abrazo, amigo.

Deja un comentario