1.385. COMO HA CAMBIADO EL PUERTO (I).

Ofrecemos unas imágenes de diferentes lugares de El Puerto de antaño y en la actualidad, seleccionadas y/o realizadas por el Jefe de Fotografía de Gente del Puerto, Vicente González Lechuga. ¡Como ha cambiado El Puerto!

Calle Fernán Caballero. Bodegas Osborne.

Ayuntamiento y Plaza de Isaac Peral.

Avda de la Estación, antiguo Camino de Urdax. Bodegas e Instituto Muñoz Seca.

Panadería 'La Divina Pastora' en la calle Ganado, vista desde La Placilla.

Calle Luna, vista desde el tramo comprendido entre Larga y Misericordia.

Fuente del Paseo de la Victoria.

Fuente del Convento de Santo Domingo hoy en el Parque Calderón.

La Ribera, restaurantes Flores y Los Portales.

 

2 comentarios en “1.385. COMO HA CAMBIADO EL PUERTO (I).

  1. manuel lojo

    !Como ha cambiado El Puerto!

    No quiero entrar en la fisonomía de mi querido Puerto, solamente en lo que se les ha ocurrido a este gobierno municipal de quere privatizar el uso de las playas. Ya no puedes ir tranquilo a Valdelagrana, tienes que estar pendiente de que no se te pase la hora, ya que si no serás multado por ello. No puedes disfrutar de la playa has de estar con el reloj en la mano para no poder sobrepasar el tiempo que hayas pagado. Gracias a tan brillante ideólogo es lo mejor que se le podía haber ocurrido, pero si le faltan algunas geniales ideas como esta le adelanto alguna: Cobrar por el número de sombrillas, mesas, sillas o neveras o también alguien que cuente las veces que nos damos un chapuzón. Animo y a cargarse el veraneo de los menos pudientes.

  2. María Jesus

    Visto así, parece que todo ha sido para mejor, pero lamentablemente, para mi gusto, hemos perdido gran parte del encanto de nuestra ciudad, y con el nuestra identidad como pueblo. La devastación, que han sufrido nuestros parques y plazas ha sido brutal, y todo en aras de un modernismo, que las más de las veces ha rozado más en la chabacaneria que en el buen gusto.Por favor que no se me enfade nadie, pero echo de menos, la belleza que tuvo mi ciudad, baste mirar el enrejado de cierros y balcones, algunos parecian encajes, claro que entonces primaba el buen gusto. No todo esta perdido, afortunadamente, con la Victoria se quiere hacer el milagro, pero... no son buenos tiempos, y habra que esperar. Al menos ya se han enterado que nos gusta más las reformas que la destrucción. Ya es un buen avance no?

Deja un comentario