1.722. LEVANTEMOS EL PUERTO

Un pueblo domesticado es el que lo acepta todo de sus gobernantes. Se encuentra anestesiado: porque está de acuerdo con ellos, porque su status le permite no preocuparse o bien ha pasado a formar parte de la masa silenciosa. Los que se benefician del poder de forma directa o indirecta, los egoístas o la gran masa silenciosa, me recuerdan la reflexión del pastor protestante Martin Niemöller de 1946, erróneamente atribuido como poema a BERTOLT BRECHT: ... "Cuando vinieron por los judíos, guardé silencio, porque yo no era judío"...

Cuando se peatonalizó todo el centro de El Puerto sin crear los atractivos..., como yo no era comerciante, guardé silencio. Cuando el miserable picudo rojo asoló nuestro bellísimo Parque Calderón, como yo no suelo pasear, guardé silencio y observé con pasividad cómo se trataba de salvar cien palmeras que al final murieron. Si me hubiese interesado, tal vez hubiera levantado la voz, para sugerir su sustitución, adquiriendo cien nuevas palmeras a un precio de 600 euros unidad y quizá con 60.000 euros o un poco más, el Parque no parecería hoy la suela desclavada que Charlot se comió en aquella película.

Cuando El Puerto era el destino favorito de los moteros del Mundial de Jerez y se les cerraron las puertas de entrada a la ciudad, buscaron otros destinos más receptivos, pero como no soy hostelero, guardé silencio. Cuando vi como cerraban en el centro, los comercios antiguos, y los modernos solo sobrevivían uno o dos años, como no vivo en el centro, guardé silencio.

Cuando vi cómo una parte de la población no sentía la necesidad inmediata de una pasarela sobre el Guadalete y la criticó, como yo no pensaba usarla y como ingenuamente creí que no se hacía con mi dinero, guardé silencio. Cuando comprobé cómo se descarnaba el asfalto del tramo de la N-IV a la altura de Carrefour y se parcheó en tres ocasiones, chapuceramente, cuando una sola vez y bien hecho, hubiera sido más barato..., pero como yo no tengo coche, guardé silencio. Cuando se acometieron obras sin considerar otras prioridades, como no era mi dinero, o por lo menos no tenía conciencia de ello, también guardé silencio.

Ahora vienen a por mí, porque me han subido los impuestos hasta unos niveles imposibles de asumir. No tengo coche, pero debo tomar un autobús, que al botar sobre las descarnaduras del asfalto, hacen crujir mis maltrechos huesos artríticos y además me cuesta más de un euro el viaje.

Cuando veo la pasarela y su inutilidad, pienso en lo lejos que queda la unión de un puente para automóviles y peatones que una ambas orillas del Guadalete y pienso en los años que habrán de pasar para verlos hechos realidad. Cuando me entristezco viendo que el Centro es un cementerio comercial, que me obliga a desplazarme a otros Centros con vida y dejar mi dinero fuera de la ciudad, me lamento. Cuando me acuso de que no he hecho nada por contribuir a legar a mis hijos y nietos una ciudad donde vivir cada vez mejor, por culpa de mi silencio, no solo he sido egoísta sino que he propiciado el que ahora vengan a por mí y me sometan a una voraz decisión recaudatoria.

No entro a manifestarme (por tener el más absoluto desconocimiento de ello) sobre las intenciones y planteamientos de quienes han regido los destinos de El Puerto de Santa María, pero sí les solicito un examen de conciencia, con la humildad suficiente, para estudiar los errores y tratar en el futuro de no incurrir en nuevos, porque aunque como ciudadanos formamos parte del problema, no somos responsables de la administración de los recursos.

He reflejado mi sentir, y es probable que el de gran parte de los portuenses, pero mi propósito es construir y desde aquí hago la siguiente propuesta: Desconozco cómo se realizan los plenos en el Municipio. Creo que se permite la presencia de una representación de la ciudadanía sin voz. De la misma manera que se han constituido los jurados populares, ¿no sería posible, que para grandes temas relacionados con urbanismo, se admitiera la presencia de tres representantes cualificados de El Puerto, sin signo político, y que su voto fuera vinculante, haciéndose corresponsables de la toma de decisiones?.

Se podrá argumentar que el pueblo ya está representado por los partidos, pero, mientras la reforma electoral no se modifique, las decisiones municipales estarán condicionadas por los programas de los partidos. El único modo de ir al fracaso, es que los que sepan, no digan nada. Quizá estoy soñando una quimera. /Texto: Alberto Boutellier Caparrós. /Fotos: David M. Parody 2011.

5 comentarios en “1.722. LEVANTEMOS EL PUERTO

  1. lolillo

    Pues si,hay poderes que no se pueden con ellos, llamense Asoc. de comerciantes, Asoc.de empresarios, Sindicatos y partidos politicos,algunos con lideres que llevan cerca de treinta años dirigiendolos, quien se puede oponer a un señor quel lleve al frente cualquier poder mas de treinta años...Ocho años y fuera.

  2. Rosi

    Totalmente de acuerdo con Breve, a mi me ocurrio lo mismo .Pero bueno vivir para ver,como dijo aquella buena señora ¡¡¡ Ministra por cierto!!! el dinero publico no es de nadie...Que inteligente.

  3. Breve

    Mi estimado convecino,voy ha procurar ser lo mas breve posible,en primer lugar, observo, que se siente usted un poco culpable y nada mas lejos de la realidad,permitame mi modesta opinion,nada podra usted hacer contra los poderes establecidos ¿Sean del color que sean? Mire,sobre el tema de la pasarela, se propuso,yo entre las tres personas que hicimos dicha propuesta, cualquier sitio menos en el que esta,observa usted, que esta la dichosa pasarela a dos minutos "ANDANDO" del puente de San Alejandro ¿Para que su ubicacion ahi? Cuanto mejor en la calle Luna,El Polvorista,Valdes etc.etc. Pero entonces se hacen las cosas bien.Bueno no quiero molestarle mas, al final aburrido y despues de dar mi opinion en muchos temas, y sin que se me hicira caso en ninguno.....Me fui para mi casa.....................Y aqui estoy ayudando al que puedo y mi edad me lo permite.

  4. María Jesús

    Alberto,bendita quimera.No entiendo nada de politica ni quiero,pero todo lo que dice esta lleno de coherencia, no se como podemos levantar, no solo el centro todo el Puerto, ojala pronto llegue alguien con ideas y con hechos, porque pasividad y desidia ya hemos tenido bastante, es cuestion de prioridades, y no, de logros inutiles de cara a la galeria.Menos pasarela y más crear empleo, y desde luego que no crean que los ciudadanos somos invisibles,porque no lo somos y tenemos opinión.La mayoria de las veces, se equivocan, precisamente por no pedir opinión a los profesionales adecuados, tirando para casa,a todo el que llega de fuera, entienda o no se le oye y se le da un lugar que al profesional no, pues aqui siempre se le ha ignorado.Señores politicos, sean mas practicos, y busquen soluciones.Tan simple como eso.

  5. Coque Pastor Rábago

    Me parece muy acertada la critica general que realiza sobre la actitud indolente y pasiva de la mayoría de los ciudadanos del Puerto. No me queda sino felicitarlo, animarle a que persevere y ofrecerme como portuense a cualquier colaboración que pudiera surgir en favor de la mejora de cualquier aspecto de la convivencia portuense.

    Un saludo.
    CPR

Deja un comentario