2.339. MANUEL MARÍA PALACIOS WINTHUYSSEN. Ayudante de Obras Públicas.  

manuelpalacios1_puertosantamariaDel matrimonio entre Miguel Palacios y Guillén, conocido y querido Maestro mayor titular de Obras que fue del Ayuntamiento de El Puerto de Santa María, y Elena de Winthuyssen y Urruela, nacía a las once y media de la noche del 12 de octubre de 1881, en el nº 14 de la calle Diego Niño, Manuel Palacios y Winthuyssen. Con tres días de edad fue bautizado por Antonio Crespo Andrade, cura de la Iglesia Mayor Prioral y fue apadrinado por Manuel Fernández Coria, capitán de navío de la armada y por la esposa de éste, Olimpia García de Polavieja y Urruela, prima de su madre. Fue el mayor de seis hermanos; le seguirían Juan José, Miguel, Antonio, Pedro Nolasco y María del Pilar.

LA ESCUELA.
En su etapa escolar, pasó por el colegio San Luís Gonzaga de El Puerto de Santa Maria, al igual que sus hermanos Juan José y Antonio. Con ocho años, pertenecía a la 4ª División de alumnos con el nº 80, nivel en el que se calificaban tres aspectos: Deberes Religiosos, Urbanidad y Conducta General; además de las notas de clase que calificaban la Doctrina Cristiana,  Conducta en Clase, Aplicación y Aprovechamiento. Las calificaciones de Manuel Palacios no salían del 1 (muy bien) o el 2 (bien), sin que apareciera en su expediente calificaciones inferiores: 3 que es mediano; 4 que es mal y 5, muy mal. También pasó por el colegio de San Cayetano, situado en el nº 81 de la calle Larga de El Puerto, que abrió sus puertas en 1874 y cuyo director y fundador fue Baldomero Ruiz Lizano. Se conserva además su expediente y un examen de ingreso en el instituto jerezano “Padre Luís Coloma”.

Unos años después, exactamente el 26 de Noviembre de 1899 y recién cumplidos los 18 años,  fallecía su abuela materna, Inés de Urruela y Barreda, en su domicilio de la calle Diego Niño a las ocho de la tarde. Esta distinguida señora, gaditana pero de origen guatemalteco, era hija de Julián de Urruela y Casares (ver nótula) y de la onubense Pastora Barreda y Ortiz de Zárate.  Tan solo tres años después, un 27 de marzo de 1902, moriría, a los 84 años, su abuelo, viudo de Inés, Juan de Winthuysen Martínez de Baños (ver nótula).

antoniamunozseca_puertosantamariaLA HERMANA DE MUÑOZ SECA.
En estos primeros años del recién estrenado siglo XX, Manuel conoció a la que se convertiría en su esposa, la señorita Antonia Muñoz Seca, hija de José Joaquín Muñoz Césari,  natural de Cádiz y de la portuense María de las Mercedes Seca Miranda. El matrimonio Muñoz Seca vivió en la calle Castelar nº 44, en la actualidad, calle  Pedro Muñoz Seca.  Antonia era la séptima de diez hermanos, éstos eran María Teresa, Ana, Francisco, Pedro, Concepción, Josefa, Milagros, Carmen y José Muñoz Seca; algunos de los cuales optaron por la vida religiosa, otros por la medicina y Pedro, tras sus estudios universitarios de filosofía y letras además de derecho, escribió teatro, su gran pasión que le llevaría a un rotundo éxito.

LA BODA.
Manuel y Antonia decidieron casarse el 12 de octubre de 1906, día de la Virgen del Pilar y cumpleaños de Manuel. Los esponsales se verificaron días antes en el domicilio de la familia de la novia coincidiendo éstos con  los de una hermana de Antonia, Concepción y su prometido Pedro Luís de Lassaletta. El sacerdote que les asistió fue don Bartolomé Carro y los testigos, los señores condes de Casa Segovia, Juan Fadrique Lassaletta, José Jácome, Arturo Marenco, Luis Bela, José María Heredia, Plácido Navas (ver nótula) y Felipe Rigozzi. Al acto se acercaron familiares y amigos de ambas familias: Los Lassaletta, los señores de Palacios, Cruzzoe, Thuillier, González y Heros, Juan de Dios Dasti, Andrés Rodríguez, don Jorge Thuillier (ver nótula), don Rafael Marenco. Los señores de Muñoz Césari celebraron el evento ofreciendo una merienda a sus familiares e invitados.

familia_munoz_y_seca_puertosantamaria

La familia de los Muñoz Seca. Arriba, el segundo por la izquierda, el comediógrafo Pedro Muñoz Seca.

El sábado 13 de octubre de 1906 y con el encabezamiento de “UNA BODA”, se dio a conocer la noticia del enlace en “Revista Portuense”: “Ayer a las cinco de la mañana se celebró en la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, la boda de la bellísima señorita Antonia Muñoz Seca, con el joven Manuel Palacios Winthuyssen, perteneciente a la Jefatura de Obras Públicas de la provincia de Huelva.

El acto tuvo carácter íntimo y a él asistieron la familia y amigos de ella. A la hora indicada llegó la comitiva a la citada Iglesia. Apadrinaron a los novios la distinguida señora doña Elena Winthuyssen de Palacios, y el ilustrado facultativo don Francisco Muñoz Seca.

La novia radiante de hermosura vestía rico traje negro y velo blanco adornando su figura interesante con los simbólicos ramos de azahar. Es unánime la admiración de cuantos la contemplan. El novio viste levita. Ambos se postran en lujosos reclinatorios, colocados frente al altar de la Virgen del Perpetuo Socorro, que ostenta nutrida iluminación.

Poco después el Capellán de las RR. MM. de la Purísima Concepción, don Bartolomé Carro da principio a la ceremonia religiosa que se efectúa ante la artística Gruta de la Virgen de Lourdes, que existe en la misma iglesia.

La escena resulta conmovedora. A un lado los novios, acompañados de sus padrinos que escuchan las religiosas palabras de la Epístola de San Pablo. Al fondo de la iglesia y sumamente conmovidos sus padres, y hermanos que no pueden contener la emoción que les producía la separación de seres tan queridos, y todos rodeado de ese ambiente de misticismo y suprema religiosidad, con que la Iglesia Católica consagra sus actos más solemnes.

Después vuelven los novios a sus reclinatorios y el mismo sacerdote, dice la Misa de velaciones. El armonium acompaña la misa con sus místicos arpegios. Al consumir reciben la comunión los desposados. Terminada la ceremonia la comitiva sale de la iglesia. Entonces cesa aquel silencio que parece dominar y los novios abrazan a sus padres, y los amigos les estrechan las manos deseándoles mil venturas y felicidades.

Pueden llamarse estos instantes, momentos supremos de la vida, en que todo habla al alma: a unos le evoca recuerdos de tiempos mejores y a otros les hace entrever dichas inacabables.

En el domicilio de los padres de la novia se verifica la ceremonia civil. Representan al juzgado, el Fiscal suplente don Ramón Varela Campos y secretario don Lorenzo González Villagrán. Firman el acta como testigos don Luis Bela Nerini, don Felipe Rigozzi, don Pedro Luis Lassaletta, don José Luis García, don José Luis y don Manuel González Agreda hijos del señor Marqués de Bonanza, y don Luis Pérez Gutiérrez. Después la alegre fiesta de familia; sirviéndose un espléndido desayuno.

Además de los señores de Muñoz Césari y Palacios Guillén asisten al acto los señores doña Concepción Muñoz Seca, de Lassaletta; doña Elisa Bela, de Muñoz Seca; doña Inés Gil, de García; doña Pastora Winthuyssen, viuda. De González, y doña Carmen Heros. Srtas. De Muñoz Seca, Iribarren, González y Palacios Winthuyssen.

Sres. De Pedro Luis Lassaletta, don Felipe Rigozzi, don Manuel y don José Luis González Agreda, don Luis Bela Nerini, don José Luis García, don Luis Pérez, don Emilio Lorite, don Guillermo Alberti y Sánchez Bustamante, y don Miguel, don Antonio y don Pedro Palacios.

Trocadas las galas de los desposados por el traje de viaje, los ya señores de Palacios (don Manuel) marcharon a la estación, acompañándoles sus hermanos políticos don Pedro Luis Lassaletta y don Felipe Rigozzi.

La despedida fue cariñosísima deseándoles mil venturas y parabienes en su nuevo estado. Los señores de Palacios (don Manuel) marcharon en el tren correo a Sevilla donde pasarán los primeros días de su luna de miel, trasladándose después a Huelva donde fijarán su residencia.”

DESTINADO A HUELVA.
Efectivamente se trasladaron a Huelva, donde Palacios llevaba un tiempo trabajando en la jefatura de Obras Públicas de esa. Vivían en el número 18 de la calle General Azcárraga. En 1907 nacía el primero de los ocho hijos que tuvieron: Manuel, seguido de Elena, María, Mercedes, Miguel, José Carlos, Javier y Jesús:

“En Huelva, donde reside, ha dado a luz felizmente una niña la señora doña Antonia Muñoz Seca, esposa de nuestro muy querido amigo don Manuel Palacios Winthuyssen. Fue bautizada el pasado Martes 8, oficiando en la ceremonia religiosa el señor cura don Pedro Román Clavero que impuso a la recién nacida los nombres de Elena, María de la Concepción y Elisa.

Fueron padrinos D. Francisco Muñoz Seca y doña Elisa Bela y Marchena, de Muñoz Seca, representados por don José Paz y Caspe y la señorita María Muñoz Seca. Terminada la ceremonia, pasaron los invitados al domicilio de los señores de Palacios, siendo obsequiados con un lunch.

Asistieron a la ceremonia las señoras Caire de Medina y Haynes de Ages, y Srtas. Mora (C. y A.), Blanco Vargas (L. y M.), y Esparducer (María Teresa). Del sexo feo recordamos a los señores Sánchez, Caspe, Barredo, Vargas (D.C.), Merello y Medina.

Los invitados salieron muy complacidos de las atenciones que para con ellos tuvieron los señores de Palacios. Reciban estos nuestra mas cordial enhorabuena por tan fausto suceso de familia.” Revista Portuense”12/12/1908

ESCUELA-ARTES-Y-OFICIOS-JEREZ

Claustro de la Escuela de Artes y Oficios de Jerez. 

PROFESOR EN JEREZ.
En 1911, por Real Decreto de 14 de octubre de 1910  y tras años de espera, abría sus puertas la Escuela de Artes y Oficios de Jerez bajo la dirección de Nicolás Soro Álvarez. Entre el profesorado propuesto había ya algunos que pertenecieron a la recién clausurada Academia de Santo Domingo y también se encontraba Manuel Palacios que ocuparía la plaza de profesor de Dibujo Lineal.  Más tarde, en 1916, sería admitido para examinarse de unas oposiciones a la plaza de profesor de Dibujo Artístico en la Escuela de Artes e Industrias de Jerez, según la Revista General De Enseñanza y Bellas Artes.

En 1922, trabajó Palacios como ayudante interino en asignaturas como dibujo artístico, modelado y vaciado, elementos de Historia del Arte y carpintería artística. Asignaturas que formaban parte de la sección artística habiendo otra sección denominada técnica y cuyas asignaturas eran dibujo lineal, gramática y caligrafía y elementos de mecánica.

AUXILIAR DE OBRAS PÚBLICAS.
En 1912, trabajó como auxiliar de Obras Públicas y ayudante del ingeniero director de las obras del pantano de Guadalcacín, por aquel entonces, Pedro Miguel González Quijano. Este señor fue ingeniero y matemático de reconocida reputación que participó además en proyectos como en el del sifón en la junta de los ríos y en la realización del trazado de la línea férrea Jeréz-Almargen. Además fue profesor de Hidrología en la Escuela de Ingenieros de Caminos y obras Hidráulicas de Madrid y fue autor de una veintena de estudios sobre temas de Obras Públicas e Hidráulicos.

antiguo_guadalcacin_pantano

Imagen del Pantano de Guadalcacín.

EL PANTANO DE GUADALCACÍN.
En este mismo año, en un establecimiento llamado “Casa Chivas” situado en la calle Duque de Almodóvar esquina a la de Algarve, en Jerez, se expuso un plano de Palacios que representaba el embalse del Pantano de Guadalcacín con las dos vistas principales de la presa tal como mas adelante quedaría cuando estuviera terminada. Además, añadió anotaciones muy interesantes, tales como que la presa tendría treinta y un metro de altura desde la solera del túnel de fondo a la parte superior del pretil y que su altura total hasta la coronación, treinta metros y que su capacidad total sería de ciento once millones, seiscientos cuarenta y ocho mil ciento cuarenta y cuatro metros cúbicos.

guadalcacin_pantano_2

Pantano de Guadalcacín.

Señalaba, además, que el embalse normal iba a ser de 76.500.000 metros cúbicos, que la superficie inundada por las aguas mediría una extensión de novecientos veinticuatro hectáreas media y que la superficie de los terrenos inundados por las aguas sería de 811,74 hectáreas, de las que correspondían al término de Jerez, 430,14; al de Arcos 350,97 y al de Algar, 30,63. Aseguraba que, la longitud aproximada de los canales que estaban estudiando sería de 126 kilómetros y la extensión de la zona dominada de 12.297,25 hectáreas, de las que corresponden al término jerezano 10. 932,42, cuya distribución sería:

Zona de la margen derecha del Guadalete, 2.409,90 hectáreas. Margen izquierda del mismo río, 3.621,42. Zona de Caulina, 4.901,10 hectáreas, perteneciendo las restantes al término de Arcos. Según  Revista Portuense: “El brillante trabajo del señor Palacios está siendo muy elogiado por los inteligentes”

CON GONZALEZ BYASS.
Además de estas primeras labores profesionales, hay que destacar necesariamente su actividad en la compañía vinatera “González Byass” que le vino, en cierta manera, heredada por su padre, al que le unía una profunda amistad con la familia González y al que se le encargaron numerosas reformas y obras. Esta relación de Miguel Palacios con la empresa empezaría a principios de los años 70 del siglo XIX. Muestra de ello podemos verlo en esos dibujos y planos que así lo demuestran como, por ejemplo, los que tienen expuestos en la sala de investigación: uno de la bodega de Jerez, fechado en 10 de Mayo de 1904 y realizado por don Miguel Palacios Guillén, otro de uno de Mayo de 1947 que representa la bodega de Sanlúcar, dibujado por Pedro Nolasco Palacios Winthuyssen y de la bodega de El Puerto que elaboró en Noviembre de 1936 Manuel Palacios.

juangavala_gonzalogoytisologil_CON JUAN GAVALA.
Colaboró Palacios, junto a su hermano Miguel, en la obtención de datos para un proyecto de desecación de las marismas de la margen izquierda del Guadalquivir promovido por el conocido ingeniero de minas y primo segundo suyo, Juan Gavala Laborde (ver nótula), al que después de mucho tiempo a la espera, el presidente del Consejo de las Marismas del Guadalquivir, el marqués de Hoyos, le comunicó la aprobación unánime de dicho proyecto por parte del pleno del Consejo de Obras Públicas. /En la imagen de la izquierda, detalle del óleo de Juan Gavala. Centro Municipal de Patrimonio Histórico.

OPOSICIONES EN MADRID.
El 12 de Octubre de 1925 a las seis de la tarde fallecía su madre a los setenta y cuatro años (ver nótula de Elena de Winthuyssen) El 16 de abril de 1927, marchó a Madrid con la intención de examinarse a unas oposiciones para ayudante de obras públicas. De 300 personas presentadas, tan solo aprobaron 43, estando Manuel entre ellos.

Así se recogió la noticia en  Revista Portuense: “Triunfo brillantísimo. Lo ha sido el obtenido por nuestro muy querido amigo y paisano Manuel Palacios Winthuyssen, que como ya anunciamos ha obtenido el número uno en las oposiciones efectuadas en Madrid para la plaza de ayudante de Obras Públicas. Bien merece consignarse este lisonjero y brillantísimo éxito, de quien por su talento, estudio y laboriosidad llega a alcanzar un triunfo tan rotundo como definitivo. Vaya con nuestra felicitación más entusiasta un fuerte abrazo.” 13/07/1927

El cuerpo de ayudantes de obras públicas se creó el 12 de abril de 1854 aunque se fundó en febrero de 1857 como Escuela Especial de Ayudantes de Obras Públicas. El ingreso en el cuerpo de ayudantes se hacía mediante oposición libre para la que los alumnos se preparaban en academias particulares. Una vez aprobada la oposición, se cursaban dos años de enseñanza y otro de prácticas antes de ingresar a dicho cuerpo. Las asignaturas que se estudiaban eran aritmética, geometría, álgebra elemental y dibujo elemental y topográfico. A finales de 1868, cerró la escuela de ayudantes hasta su restablecimiento en 1910 aunque sufriría una suspensión de exámenes en 1923 y su definitiva apertura en 1931.

El 29 de Agosto de 1927, Manuel Palacios se dirigió al director General de Obras Públicas  alegando, primero, que como sobrestante 1º incluido en la relación de aspirantes aprobados para el ingreso en el Cuerpo de Ayudantes de Obras Públicas y segundo, que como por esa fecha prestaba sus servicios en calidad de supernumerario activo en la Junta de Obras del Pantano del Guadalcacín, solicitaba ingresar en dicho Cuerpo, acogiéndose a lo que estaba prescrito en la Real Orden de 18 de Agosto de 1927, siendo su deseo continuar desempeñando sus servicios en dicha Junta.

Su petición es aceptada y es nombrado Ayudante 1º, quedando incorporado en situación de supernumerario y expidiéndosele el correspondiente título, que no se hizo esperar mucho pues el 16 de Septiembre, la Dirección General de Obras Públicas, envió al Ingeniero Director de la Junta de Obras del Pantano del Guadalcacín el siguiente comunicado: “Esta Dirección general remite a v.s. para su entrega al interesado, la credencial y el título del Ayudante 1º de O.P. D. Manuel Palacios Winthuyssen, que presta sus servicios en ese Pantano como Sobrestante; dando cuenta a este Centro Directivo de haber efectuado la entrega de dichos documentos.”

miguelpalacios_puertosantamariaEn la imagen de la izquierda, Miguel Palacios Guillén.

El domingo 23 de octubre de 1927 fallece su padre del que reproduzco íntegramente las palabras que le dedicaron desde Revista Portuense, sirviéndome así de pequeño homenaje, que a título personal y familiar quisiera recordar mostrando ese merecido reconocimiento:

“El domingo 23 a las dos de la tarde, tuvo funesto desenlace la enfermedad que aquejaba a nuestro antiguo y respetado convecino don Miguel Palacios Guillén (q.s.g.g.) Su muerte ha causado duelo general, ya que era persona que disfrutaba de verdadero prestigio y generales simpatías, por su laboriosidad y excelentes condiciones personales.

Era el finado inteligente arquitecto, habiendo adquirido durante su larga vida profesional, verdadero y arraigado crédito, desempeñando durante muchos años el cargo de Maestro titular de obras públicas del Municipio y a él se deben los planos y obras de varios edificios.

Su numerosa clientela de Jerez le obligó a dimitir aquel cargo, para dedicarse por entero a atender a su labor en aquella ciudad, siendo actualmente arquitecto de importantes casas exportadoras, entre ellas las de los señores González Byass y Díez Hermanos. Su constancia y amor al trabajo le llevaron a no descansar un momento, hasta el extremo que enfermo yá hace muchos años y casi paralítico, diariamente trabajaba en los planos y dirección de las numerosas obras que tenía a su cargo.

Padre de numerosa familia, fue modelo en la educación de sus hijos, encaminándolos por la senda de la honradez y la virtud. El acto del sepelio verificado ayer tarde, puso de manifiesto el afecto que el finado supo captarse no solo en la sociedad portuense, sino en la inmediata ciudad de Jerez. Descanse en paz y Dios haya premiado con su santa Gloria, una vida verdaderamente laboriosa y honorabilísima.

Reciban sus hijos y demás familia la expresión de nuestro mas intenso pesar, por la pérdida irreparable que han experimentado.

El acto del sepelio tuvo lugar ayer tarde a las cinco, asistiendo el clero de la parroquia de San Joaquín, yendo de preste el cura párroco don Salvador Martín Rodríguez y de presbíteros acompañantes, don Manuel Fontández, don Rodrigo Sánchez Laínez, don Ángel López, don Cástulo Barrios, don Antonio Benítez y don Victoriano Canterá.

El ataúd era llevado a hombros por íntimos de la familia del finado, constituyendo el acompañamiento una grandiosa manifestación de duelo, en la que figuraban no ya solo nutridas representaciones de las diversas clases sociales de la localidad, sino un contingente numerosísimo de personas venidas de la inmediata ciudad de Jerez. Las listas expuestas en la casa mortuoria que se llenaron bien prontamente de firmas, dan fe de la exactitud de los precedentes renglones.

Presidían el duelo, el cura párroco de los Cuatro Evangelistas, de Jerez, don José María González Marín; el Arcipreste de esta ciudad Dr. D. Francisco Núñez Galván y el alcalde, don Alfonso Sancho Mateos.

Formaban además parte en el duelo, el R. P. Gómez S. J.; Excmo. señor Conde de Osborne, don Luís Pérez Gutiérrez, don Carlos Cuvillo Sancho; don Manuel Pico Lobo, don Francisco Muñoz Seca, don Pedro Lassaleta Muñoz-Seca, don José Martínez Colom, don José María Merello Otero, don Ramón Jiménez González, don Antonio Sancho Mateos, don José Arvilla Colom, señor marqués de Torre Soto, don Salvador Díez, don Manuel, don Pedro y don Fernando González Gordon, don Rafael Estévez, don Juan Simó, don luís Isasi, don Jaime García Mier, don Emilio Lorite, don Francisco Dosal, don Ricardo González y don Francisco Picardo. Detrás del acompañamiento figuraban numerosos automóviles, tanto de la localidad como de otras poblaciones.” Revista Portuense 25/10/1927.

ENFERMEDAD.
Volviendo a Manuel Palacios tras este paréntesis dedicado a su padre, en los años 30 sufrió unas dolencias estomacales que le llevaron nuevamente a la capital para ser intervenido, seguramente asesorado por su cuñado y médico, el portuense don Francisco Muñoz Seca, que junto con los doctores Solís y Girón, atendieron a Manuel en su enfermedad.

“Noticias recibidas de Madrid acusan que ya ayer fue dado de alta de la operación que ha sufrido y hoy domingo abandonará la clínica donde se hallaba, nuestro muy estimado amigo D. Manuel Palacios Winthuyssen. Dicho señor, antes de regresar a Jerez, permanecerá aún unos días en Madrid, al lado de su señora tía, distinguida señora doña Olimpia Polavieja, vda. de Fernández Coria. Al comentar la noticia de la curación de tan apreciable amigo, hacemos votos por su más rápido y total restablecimiento”Revista Portuense” 12/11/1933

En Julio de 1934, la Subsecretaría del Ministerio de Obras Públicas comunicó a Manuel su ascenso a Ayudante principal de 2ª clase dirigiéndose, así mismo, al Ordenador de Pagos de dicho Ministerio, para que fuera Palacios incorporado a la plantilla del Cuerpo de Ayudantes a que pertenecía, como Principal de 2ª y cesando en la situación de supernumerario activo en que se hallaba.

GUADALQUIVIR_CURSO

El curso del río Guadalquivir, con cuya Confederación Hidrográfica estuvo vinculado.

CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL GUADALQUIVIR.
En 1940, ya era Ayudante principal de O.P. y Jefe de Negociado de 3ª clase. Un año después, en 1941, el Director General de Obras Hidráulicas recibió un documento del Ministerio de Obras Públicas  en el que se le comunicaba el cese de Manuel Palacios en su cargo afecto al Pantano y Canales del Guadalcacín y su incorporación a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, siendo  ascendido a Ayudante principal de 1ª de Obras Públicas y Jefe de Negociado de 2ª clase.

En 1942 continuó sus servicios, pero esta vez  en la Jefatura de Obras de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. El 20 de Enero de 1945, se le nombró Ayudante 1º. Un mes después, el 16 de Febrero de 1945, el  Ingeniero Jefe Director de Obras de la Confederación del Guadalquivir comunicó a Manuel que, por orden Ministerial, dejaba de estar declarado en dicho Cuerpo como Supernumerario para reingresar como Sobrestante Mayor de 4ª clase. Días más tarde, este Ingeniero envió un telegrama al ya mencionado Subsecretario diciéndole lo siguiente:

“EN CONTESTACIÓN A SU TELEGRAMA FECHA 17 SOBRE AYUDANTE DON MANUEL PALACIOS WINTHUYSSEN CESÓ COMO AYUDANTE EL DÍA 18 DEL CORRIENTE EN QUE SE RECIBIÓ EL TÍTULO ADMINISTRATIVO DE SU NOMBRAMIENTO DE SOBRESTANTE MAYOR Y TOMÓ POSESIÓN DE ESTA CATEGORÍA SALUDALE”

JUBILACIÓN EN 1951.
En  1949, D. José María Fernández-Ladreda y Menéndez, Ministro de Obras Públicas nombró a Manuel Ayudante Mayor de 3ª clase, certificándolo don Pedro Bailén Lozano, Jefe Superior de Administración civil y de la Sección de Personal de Cuerpos Especiales, dependiente de la Subsecretaría del Ministerio de Obras Públicas. En 30 de Enero de 1951 nuevamente es nombrado Ayudante Mayor de 2ª clase y a finales de este año se jubilaba como sobrestante, para cuyos trámites el Subsecretario de Obras Públicas le solicitaba “todos los títulos originales justificativos de los Servicios Civiles del Estado, a efectos de la aplicación del Estatuto de las clases pasivas y lo dispuesto en la orden de la presidencia del Gobierno de 22 de Mayo de 1942”. Pero Palacios había perdido el título y credencial en la categoría de Ayudante 1º y Oficial 1º de la Administración, por lo que tuvo que solicitar al señor Ministro de Obras Públicas “se digne dar las oportunas órdenes para que le sea expedido un duplicado del referido título y de la 1ª credencial correspondiente”, cosa que ellos no tenían en su poder pero que quizá se conservaba alguna copia en el expediente de la Dependencia en que sirvió con dicho empleo (Pantano de Guadalcacín-Confederación) y  si no, tendría que dirigirse al Tribunal de Cuentas de la Nación, solicitando se le expidiera certificación de la copia del repetido título ya que surtía los mismos efectos que el documento extraviado, del cual no era posible expedir duplicado alguno. El 16 de Mayo de 1951, el Ministerio de Obras Públicas comunicó a Manuel que habían tenido a bien confirmarle en su empleo como Ayudante Mayor de 2ª clase de Obras Públicas.

En los años 50, formó parte del equipo del ingeniero de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, Vicente Campos-Guereta Fernández, encargado de la zona regable de Guadalcacín. Junto con Manuel Pazos, perteneciente al Instituto Nacional de Colonización, realizaron los anteproyectos de acequias, desagües y caminos de la zona regable de Guadalcacín que sirvieron de base para redactar el Plan Coordinado de Obras de la Zona Regable y los maravillosos planos que confeccionaron en distintos colores según el tipo de infraestructura.

familia_palacios_puertosantamaria

El 12 de Octubre de 1956, celebraron Manuel y Antonia las Bodas De Oro. Para el evento acudieron todos sus hijos y demás familiares y amigos, celebrando este día tan especial en su casa de la calle Barranco en la compañía, además, de sus nietos que con gran alegría les felicitaban.

FALLECIMIENTO.
Diez años más tarde, el 30 de mayo de 1966, fallecía su esposa a la edad de 79 años  y el 27 de octubre de 1969, a los 88 años,  lo hacía Manuel en su domicilio jerezano. Hasta poco antes de morir,  aunque ya jubilado, no dejó de trabajar en la realización de planos. He aquí su necrológica recogida por el periódico local jerezano:

“En la mañana de ayer fue trasladado a su última morada el cadáver del que fue respetable convecino nuestro, señor don Manuel Palacios Winthuyssen (que en paz descanse), que a edad bastante avanzada, entregó su alma al Creador el día anterior, tras de recibir los auxilios espirituales, constituyendo el fúnebre acto una importante manifestación de duelo.

Don Manuel Palacios, persona de singular relieve en la ciudad que siempre se destacó por su caballerosidad y afable trato, ello unido a sus bondades, supo granjearse la estimación y el afecto de cuantos cultivaron su amistad. Primero como sobrestante y después como ayudante de Obras Públicas, desempeñó durante su larga vida, importantes cargos en las oficinas del Pantano de Guadalcacín en los que se destacó por su celo y competencia. Figuró además, en el profesorado de la Escuela de Artes y Oficios, teniendo a su cargo la clase de dibujo lineal

A las doce dieron comienzo en la R. e I. I. Colegial los solemnes oficios exequiales en los que actuó de preste el canónigo y cura regente de la parroquia del Divino Salvador, muy ilustre señor don Antonio Gómez Villalobos, seguidos de misa de “corpore insepulto” oficiada por el hijo del finado y beneficiado de la Colegiata, reverendo señor don Manuel Palacios Muñoz-Seca, asistido por el beneficiado don Manuel Fontández y el padre Gómez Villalobos.

Tomaban asiento en el coro los miembros del Ilustrísimo Cabildo Colegial y cuerpo de beneficiados, presididos por el doctor don Juan Ortiz Zamudio y las representaciones muy numerosas del clero secular y regular. Además de las innumerables relaciones de parentesco y amistad de tan estimada familia. Concurrían los jefes y oficiales de los Cuerpos y Unidades de la guarnición francos de servicio, personal afecto al Ministerio de Obras Públicas y también, entre otras comunidades de religiosas, el profesorado y alumnado del Colegio de RR. Esclavas, de cuyo convento es capellán el P. Palacios.

La parte musical estuvo a cargo de los profesores don Francisco Navarro y don Antonio Asencio Vivero.

Terminadas la exequias se constituyó en el exterior de nuestro primer templo la presidencia del duelo integrada por el general jefe de la Brigada, don Antonio Topete Urrutia: comandante militar de la plaza, coronel de Caballería, don Fernando de Uriarte: coronel de Artillería, don Juan Vigón Sánchez: teniente de alcalde,  don Joaquín Serratosa: sobrinos, don Pedro N. Y don Antonio Palacios Beigbeder y don Pedro Muñoz Bela; hijos políticos, don Manuel Gay y don Andrés Muñoz Hidalgo, e hijos don Manuel, presbítero, don Miguel, don José C., teniente coronel de Artillería, don Javier y don Jesús Palacios Muñoz-Seca, siguiendo gran parte del acompañamiento hasta el Cementerio de Nuestra Señora de la Merced, donde fueron rezados varios responsos al recibir el cadáver cristiana sepultura.

Al elevar al Todopoderoso una oración por el alma del extinto, testimoniamos a sus hijos, hijos políticos, hermanos don Pedro Nolasco y doña Pilar y demás apreciable familia nuestra más sentida condolencia.” Periódico local de Jerez de la Frontera 29/10/1969. Texto y fotografías familiares: Juan Manuel Rodríguez Gay-Palacios.  Juan de Winthuyssen

Un comentario en “2.339. MANUEL MARÍA PALACIOS WINTHUYSSEN. Ayudante de Obras Públicas.  

  1. M ISABEL

    Gracias, te has superado en este artículo de mi abuelo. Tu información es increíble teniendo en cuenta que se trata de tu bisabuelo. ya te lo has currado. Enhorabuena. Lo recuerdo muy bien siempre con sus planos, dibujando y trazando, era único. Hoy día de su Santo lo he recordado especialmente durante la Misa de Año Nuevo. Gracias de nuevo por recordarnos su vida.

Deja un comentario