1.333. JULIÁN DE URRUELA Y CASARES. De Guatemala a El Puerto.

Nueva Guatemala de la Asunción.

El 7 de enero de 1780 nació en La Nueva Guatemala de la Asunción José Julián de Urruela y Casares. Fue el mayor de veinte hermanos. Su padre, Gregorio Ignacio de Urruela y Angulo, nació un 27 de noviembre de 1748 en la villa de Retes, Álava, hijo de José de Urruela y Barcena y de María de la Concepción de Angulo Valle y Fernández del Campo, ambos abuelos paternos de Julián.

En 1774 marchó Gregorio de Urruela  a bordo de la fragata “San Juan Bautista” a Guatemala, estableciéndose en la Nueva Guatemala de la Asunción, donde desempeñó, entre otros más o menos importantes cargos, el de regidor del ayuntamiento en 1779, año en el que, además, contrajo matrimonio el 26 de abril en la parroquia de la Ermita, con María Josefa de Casares y Olaberrieta, madre de Julián, nacida el 23 de noviembre de 1756 en la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala (actualmente Antigua Guatemala). /En la iamgen, Gregorio Ignacio de Urruela y Angulo.

Hija de José Salvador de Casares y Berra, natural  de San Marcial de Alza, Guipúzcoa y de María Manuela de Olaberrieta y Retana, de Guatemala. Abuelos maternos de Julián. La madre de esta última fue María Ana de Retana Lira y Cárcamo, descendiente del soldado historiador Bernal Díaz del Castillo. También sería Gregorio alcalde, diputado del comercio en 1803; fundador, con otros, de la Hermandad de Caridad de los Reales Hospitales, siendo de ésta consiliario, Hermano Mayor y subadministrador. En 1811 fue capitán de la 1ª Compañía de “Voluntarios Distinguidos de Fernando VII de Guatemala”.

En 1802 y como ya mencioné en mi anterior nótula 1.189 en GdP, Julián embarcó rumbo a Cádiz acompañado por  José Frayle y Jorro con intención de fundar una casa de comercio con un capital de ciento diez mil pesos y que respondería al nombre de URRUELA HIJOS Y JORRO. /En la imagen de la izquierda, Josefa Casares y Olabarrieta.

LLEGADA A EL PUERTO.

Fue en Cádiz donde se casó, en enero de 1809, con la onubense Pastora de Barreda y Ortiz de Zárate, hija de Francisco de Paula de Barreda y Pérez de Mijares, nacido en Huelva el 2 de mayo de 1755 y de la gaditana Gabriela Ortiz de Zárate, nacida ésta el 24 de marzo de 1753. Era Pastora bisnieta de la también onubense Josefa de Negro y Vega Garrocho nacida el 22 de junio de 1699 y descendiente del almirante Garrocho, Jefe de la flota andaluza que formó parte  en la Armada Invencible. En Cádiz tendrían seis hijos con los que aproximadamente en 1830 se trasladarían a la ciudad vecina de El Puerto de Santa María. Allí compró Julián una mansión que pertenecería, hasta hace pocos años,  a  sus descendientes por parte de una de las ramas de la familia. La finca estaba ubicada en el nº 75, en aquel entonces, de la calle Larga o Virgen de los Milagros, como también se la conoce en la actualidad. (Ver nótula 756 en GdP).


Perspectiva del patio y distribuidor de la finca. Al fondo, la galería acristalada de acceso al jardín. A sendos lados del arco trilobulado dos esbeltos macetones sobre pedestales de mármol y sobre ellos una muestra de la amplia colección de pinturas que decoran toda la casa. Presiden la fotografía tres estatuas de mármol blanco, sobre pedestales del mismo material integrantes de un conjunto que representaba las cuatro estaciones. (Todos estos elemento están incluidos en el inventario de bienes de la testamentaría de Julian Urruela, documento fechado en 1848). (Foto: 20 de enero de 1972).

Gran cantidad de muebles y pinturas se podían encontrar en su interior como: sillones de caoba con asientos de damasco celeste, entre otros; un sofá de caoba con asiento de damasco verde, sillas de Holanda, del norte de América, sillas ordinarias de madera, sillas bajas de caoba, mesas pequeñas, otras de caoba embutida con tabla de piedra blanca, mesas de columnas de caoba con tablas de piedra roja. Tocadores, armarios de nogal, estantes de cedro, rinconeras, mueble para enfriar vino, armario para escopetas, espejos de todos los tamaños y formas , un reclinatorio con un crucifijo, la Virgen y San José, floreros, bateas, escribanías, relojes, cuberterías de plata, vajillas, joyas. Estatuas como por ejemplo, cuatro que poseían de las cuatro estaciones del año, de mármol, etc… Las pinturas que colgaban de sus paredes eran, la mayoría, de temática religiosa, lo que dejaba, fácilmente, ver que se trataba de una familia temerosa de Dios: pinturas al óleo, entre otras, de “Moisés”, “Cautivo de Venecia”, “Señor de las columnas”, “Conversión de la Magdalena”, “Jesús en la calle de la Amargura”, “Niños dormidos”, “Frutera y hortelano”, etc… Todo esto y mas se refleja en un inventario datado el 13 de diciembre de 1848 de sus bienes testamentarios.

Su biblioteca no era tan extensa pero no menos interesante, pues por ella también podemos saber sus inquietudes intelectuales, idiomas que quizá dominaban, ideas políticas, hobbies, etc. Entre otros destaco los siguientes títulos de dicha biblioteca: “Diario de las Cortes” en 28 tomos, “ Decretos de las Cortes en pasta” 8 tomos, “Colegio de Cirugía” en 6 tomos, “Don Quijote” edición de la Academia en 4 tomos, “Contratos Marítimos” en un solo tomo, “Constitución de 1812” en un tomo, “Estilo de Cartas” en un tomo, Diccionarios de francés español, “Gramática francesa”, “Memorias sobre el comercio” en un tomo, “Comercio y marina”, “ Tratado de flores”, “ Vida de Carlos III” en un tomo, “Travaux de Mars” 3 tomos, “Historia de España” en 2 tomos, “Voyages de Cook” en 5 tomos, “Obras de Iriarte” en 3 tomos, “Gutiérrez Práctica criminal” en 3 tomos  además de poesía, obras de filósofos griegos y muchos mas. /En la imagen, escudo de armas de la famillia De Urruela, Bárcena, Valle y Fernández del Campo.

En El Puerto, Julián se hizo con bodegas como las que tenía en la calle Victoria y en la calle Santísima Trinidad, dos bodegas unidas en las calles Sol y Moros, viñas y demás; se dedicó, tal como se puede adivinar, al negocio del vino. Sus hijos: José Ramón, Rosa, Rita, Luís e Inés Urruela y Barreda, enlazaron con otras familias, no menos importantes, de El Puerto de Santa María, estos son los Terry, García de Polavieja, González, Colón y Winthuyssen.

Grabado de una bodega de la época.

De Guatemala le “siguieron” hasta El Puerto sus hermanos Miguel José de Urruela nacido el 5 de julio de 1790 y casado con María Ana de Castriciones y de la Cuadra, padres entre otros, de Vicente de Urruela y Castriciones esposo de María Garabito, ambos fallecidos y enterrados en el cementerio de El Puerto de Santa María. Otro hermano que vino de América fue Jerónimo José de Urruela, nacido el 30 de septiembre de 1798, también fallecido en El Puerto y un cuñado, viudo de su hermana María Gertrudis de Urruela, nacida el 19 de diciembre de 1783 y fallecida el 15 de agosto de 1819, que tras perder a su esposa se trasladó con sus hijos a Cádiz; este es Pedro de Larraondo y Guinea, natural del Valle de Orozco, Vizcaya. Abuelos estos, entre otros, de Manuel García Valdeavellano y Larraondo, con nótula 1.077 en GdP.

La tarde del 15 de agosto de 1845, fallece Julián de Urruela en su domicilio en la calle Larga de El Puerto, dejando viuda a Pastora y huérfanos a sus cinco hijos ya casados excepto Inés, la pequeña, que mas tarde casaría con don Juan de Winthuyssen y Martínez de Baños. Según su testamento, se considera don Julián fiel creyente en La Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana y temeroso de la muerte. Siendo su voluntad el tenerlo todo organizado y dispuesto para cuando llegase el momento, poder descansar en paz: “Queriendo que se hallen dispuestas y ordenadas todas las cosas concernientes al bien de mi alma y descargo de mi conciencia.” Para ello nombra y da instrucciones a sus hijos José Ramón y Luís de Urruela y Barreda, pues, según aclara, tiene en ellos confianza absoluta y sabe que llevarán a cabo sus últimas voluntades escrupulosamente.

En la época, seguramente, se verían normales en los testamentos algunas de las exigencias que solicita don Julián en el suyo, siendo, hoy en día, datos curiosos. Comienza encomendando su alma a Dios: “(…)que la crió de la nada y con el infinito precio de su santísima sangre la redimió del pecado(…)” Continua pidiendo “(…)que declaren cuando acaezca mi fallecimiento haber sido mi voluntad se vista mi cadáver con ropas modestas de mi uso y se le de sepultura(…)” comenta, también, que dejara a gusto de sus albaceas “(…)la hora y forma de mi entierro, funeral, misa y exequias por mi alma(…)” Todo organizado, hasta las limosnas y los rezos. Fórmulas, la mayoría, para, como se repite en el documento, el descargo de su conciencia, por lo que se podría intuir, obviamente, que ya la vida terrenal se va quedando en un segundo plano y lo que le empieza a preocupar es la espiritual y para estar en paz debe dejar las cosas bien ordenadas y cualquier asunto pendiente, zanjado.

Descendientes de Julián de Urruela y  Pastora Barreda, las familias:
González y Urruela – González y Rodríguez – Jiménez y González – González y Martínez – Urruela y Terry – Oviedo y Urruela – García de Polavieja y Urruela – Fernández y García de Polavieja – García de Polavieja y Escribano – Winthuyssen y Urruela – González y Winthuyssen – Palacios y Winthuyssen – Urruela y Colón. Cada una de estas familias con sus correspondientes hijos, nietos y bisnietos en la actualidad. (Texto: J.Manuel Rodríguez Gay-Palacios ‘Juan de Winthuyssen’).

Un comentario en “1.333. JULIÁN DE URRUELA Y CASARES. De Guatemala a El Puerto.

  1. Rafael Molina Baca - Guatemala

    Estimado Señor Director

    Felicitándolo por su articulo Sobres sobre Don Julian de Urruela y Casares.
    Soy descendiente de Don Pedro Jose de Urruela y Casares o sea uno de los 20 hermanos de don Julian que seria mi tío Tatarabuelo.
    Si pudiera primero contactarme y luego ayudarme a saber mas sobre mis orígenes,
    le estaria mas que agradecido

    Atentamente

    Rafael Molina Baca
    Guatemala Guatemala

Deja un comentario