3.059. El Papi: “El disgusto es necesario”.

rafael-perez-sanchez-el-papi-puertosantamaria

La oralidad es cosa viva, movediza, subordinada del oído y de la memoria. En cuanto lo oral se escribe, queda fijado, pintado. De ahí eso de lo vivo y lo pintado. Y viene a cuento porque si, recordamos, las jarchas, cancioncillas en lengua romance que sirvieron a los poetas hispanoárabes e hispanohebreos para estribillos de sus muaxajas, mientras vivieron, desde siglos, en la oralidad, estuvieron pendientes del oído y de la memoria.

En cuanto a los poetas hispanoárabes o hispanohebreos las pusieron por escrito, han obligado a hacer verdaderos juegos malabares para poderlas leer. Porque las jarchas, habladas y sonadas en lengua romance, al ser escritas con caracteres árabes o hebreos resultaron unos auténticos galimatías para Stern, para Dámaso Alonso, para García Gómez o para Álvaro Galmés. Y es que trasladar la oralidad de un idioma a escritura o sonidos de otro, es un ejercicio verdaderamente diabólico. Pero ahí están –gracias a eso- las muestras más primitivas de nuestra poesía.

Caso parecido es lo contrario, es decir, volcar por vía oral lo recibido oralmente pero que resulta estar escrito en el propio o en otro idioma. Así la canción infantil francesa «Adieu, collège, je me veux marier» se canta «Arroz con leche, me quiero casar».

Con honrosas excepciones, el beaterio y, a veces, el presbiterado hispano es perfectamente inculto. No están muy lejanos los tiempos en que había «curas de misa y olla», e incluso curas, como aquel de Gonzalo de Berceo –más lejano- que no sabía decir más misa que la de «Salve, Sancta Parens» y ninguna más. Y es que, el latín litúrgico –ya sea el del sacerdocio, o el del beaterio- se suele ejecutar oralmente por aproximación fonética. Es decir, que suene adecuadamente, aunque no diga lo que debe decir, ni el que lo dice lo entienda.

Un caso: al final del «Salve, Regina…», no hay más que esperar para escuchar al beaterio enardecido: «Oh, dulcísima María», en lugar de «O dulcis Virgo María». Sin ir más lejos, en castellano también sucede. Rafael «El Papi» al contestar al Prefacio dice: «El disgusto es necesario», en voz tan alta que atrona la Prioral, en lugar de «Es justo y necesario».

El caso más grave lo ha recogido este Corpus pasado, un amigo mío. Y es que una señora piadosa en su aspecto y de cierta edad, a su lado, cantándose el «Tantum ergo, Sacramentum veneremur cernui, et antiquum documentum, novo cedat ritui…» decía: «Santo negro, Sacramento, veneremos a Luiiiis, los antiguos documentos, no se deben destruir…», con voz engolada de soprano. Y ahí queda eso. Igual que las jarchas, en mala comparación. /Texto: Luis Suárez Ávila.

Share this Story

1 Comentario

  1. Diego Utrera Sánchez.

    5 febrero, 2017 at 8:39 am

    Genial, Luis, como siempre. Un saludo.

Deja un comentario

Con la colaboración de:

LOGO_diariodecadiz

Estudio de Radio ‘José Lucas Morillo León’

Informática para Hostelería

hosteleria_a4i_puertosantamaria

Palabrario

Biblioteca Pública

Fotografía Profesional

Publicidad vintage de Bodegas Terry

cpgnac terry puertosantamaria

Con la Venia

Museo de Ciencias SAFA

Cosas de Comé

cosasdecome_banner2

Ayuntamiento

ayuntamiento_ban2

Publicidad vintage de Bodegas Caballero

cognac-caballero-puertosantamaria

El Habla de Fernando Gago

habladegagoportada_promo2

Nueva edición libro 'EL HABLA DE FERNANDO GAGO'. Pedidos a: gentedelpuerto@gmail.com

Advertencias

FOTOGRAFÍAS
Las fotografías e imágenes publicadas en Gente del Puerto son de propiedad pública, cedidas por sus autores u obtenidas en internet libre de cargas. Si no fuera el caso, comuníquenoslo y procederemos a eliminarla del blog.
                                              COMENTARIOS
Gente del Puerto no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus autores o comentaristas, a quienes pertenecen. La dirección IP de su equipo queda registrada al realizar los comentarios en esta página.

Publicidad vintage de Bodegas Sancho

vinos-sancho-300-puertosantamaria

Página alojada en

a4ilogo210_puertosantamaria

Cookies

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR