3.721. A siete años del hundimiento del Vapor

Después de [siete] años volvemos la cara y el espectáculo del Vapor, que no Vaporcito --dejemos esa denominación para las coplas de Paco Alba-- es realmente lamentable y sobre todo muy poco edificante para la imagen de nuestro pueblo. En aquel aniversario, y a petición de mi periódico escribí un largo artículo de cuatro páginas con entrevista incluida a su propietario y algunas declaraciones de los políticos de aquella época. | Foto: Teo Cardoso Alcántara.

El Vapor que nunca fue a vapor  El motor diesel que impulsaba al Adriano III.

Si al Adriano III le quedaba alguna esperanza de vida, esta se esfumó cuando el grupo de Chipiona que estaba detrás de la recuperación y nuevo look de nuestro Vapor se retiró y con él su aportación dineraria que iba a permitir no la renovación del barco, ya que lo único que iba a conservar del Adriano era su potente casco de madera, lo demás nada tenía que ver con lo que fue el vapor.

La pregunta que hay que responder, y que en mi opinión constituye la clave de todo este lamentable proceso, es ¿cómo llegaron y porqué se retiro el grupo de Chipiona del Adriano III?. Hay muchas teorías, algunas muy bien asentadas y con argumentos sólidos, y otras menos acertadas.

Lo que sí hay que dejar claro es que si el grupo inversor hubiera llevado a buen puerto la remodelación del Adriano III, este hubiera abandonado las aguas portuenses para asentarse en las de Chipiona o quizás en Sanlúcar, donde el incremento de las visitas al Coto de Doñana apuntan al alza y faltan recursos. Yo llego hasta aquí. Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Y para que todos lo tengamos claro el Adriano III no volverá a navegar nunca más, su restauración para exponerlo en una rotonda es prácticamente imposible y en caso de poder acometerla, sus costes imposibles de asumir por una institución, ya sea pública en forma de ayuntamiento o privada en forma de Fundación.

Urge darle un descanso digno a un barco que fue santo y seña de una Ciudad, de una bahía y de una provincia. Como está en la actualidad es indigno y alguien tiene que afrontar la realidad por mucho que cueste, tanto a nivel popular como político.

Señores con la flema que siempre ha caracterizado a los británicos, "el Rey ha muerto, viva el Rey", pues aquí habría que escuchar, señoras y señores "el Vapor ha muerto, viva el Vapor", pero el problema esta en quien le pone el collar al gato. |

Texto Nicolás Terry Martínez. Publicado en Diario de Cádiz el 1 de septiembre de 2017. | Fotografías: Teo Cardoso Alcántara.

 

3 comentarios en “3.721. A siete años del hundimiento del Vapor

  1. Cuatro Preguntas

    Cuatro preguntas se hacía Nicolás Terry hace un año....
    1. ¿Cómo contactó Manuel Ramos actual y único propietario del Vapor desde que se sacó del agua, con el grupo de inversores de Chipiona que se iban a hacer cargo de la restauración de la motonave?.
    2. ¿Por qué no prosperó esta inversión presentada por Manolo Ramos y los chipioneros a bombo y platillo?
    3. Clave importante: En varias ocasiones Manolo Ramos me comentó que el no disponía de los fondos suficientes para reparar el Vapor y ponerlo de nuevo en servicio.
    4. ¿Entonces por que Manolo se quedó con el Vapor?

  2. Rosario

    Buenos días, llevo tiempo intentando que alguien me escuche, me gustaría escanear el barco, esto se haría gratuitamente, y podría obtener una nube de puntos 3D que permitiría reproducirlo en un futuro cuando se cuente con el dinero suficiente para repararlo en la medida de lo posible o hacer una réplica exacta.

Deja un comentario