3.812. Francisco Javier Uriarte y Borja. Marino, capitán general de la Armada y presidente del almirantazgo. Hoy se cumplen 176 años de su muerte

Francisco Javier Uriarte y Borja nació y murió en El Puerto de Santa María (5.X.1753 – 29.XI.1842). Tenía su casa palacio en la esquina de las calles Fernán Caballero con Comedias, donde hoy se encuentran las oficinas de Bodegas Osborne. (La portada de dicho edificio se encuentra recolocada en Sevilla en el Hotel Doña María). La mar le atrajo desde muy joven, y despertó en Uriarte una fuerte vocación que le llevó a sentar plaza de guardia marina en Cádiz en 1774, a la edad de 21 años.  

| La casa palacio de Triarte y Borja, donde luego se construirían las actuales oficinas de Bodegas Osborne.

Hijo de Miguel de Uriarte y Herrera, caballero de la Orden de Santiago, y de María de Borja y Lastrero, descendiente de la casa de los duques de Gandía por línea paterna, y descendiente directo de San Francisco de Borja. Ambos progenitores nacieron en Quito (Ecuador), entonces Real Audiencia.

1.849. PALACIO DE URIARTE Y BORJA.

Por la aplicación del joven guardiamarina en los estudios, ascendió a alférez de fragata al año siguiente (1775), y participó en la campaña de Argel, y más tarde lo hizo en la campaña que Pedro Antonio de Cevallos llevó a cabo en la isla de Santa Catalina (Brasil), en poder de tropas portuguesas (1776-1777). Ascendió a alférez de navío en 1778 y a teniente de fragata en 1781. Embarcado en el navío Firme de las fuerzas de Luis de Córdova y Córdova, participó en el bloqueo de Gibraltar y en la batalla de cabo Espartel (20 de octubre de 1782). Poco después ascendió a teniente de navío (21 de diciembre de 1782). 

Tomó parte en una expedición científica al estrecho de Magallanes con los paquebotes Santa Casilda y Santa Eulalia (1788-1789), para efectuar reconocimientos de la zona y levantamientos cartográficos de la parte occidental del estrecho, desde cabo Lunes hasta los cabos Pilar y Victoria. El mando de la expedición había sido asignado al capitán de navío Antonio de Córdoba, con facultades para elegir hombres y barcos de confianza para la empresa, que designó al teniente de navío Uriarte y Borja como segundo comandante del Santa Eulalia. La expedición partió de Cádiz en octubre de 1788 y entró en el puerto de San José, que fue la base de las exploraciones, desde donde Uriarte y Borja efectuó salidas en bote para reconocer las costas del estrecho. Descubrió varias islas y puertos, uno de los cuales fue bautizado con su nombre. Realizó una difícil y larga navegación que le llevó hasta el cabo Pilar, en el límite oeste del estrecho de Magallanes, en la costa de Tierra de Fuego bañada por el Pacífico, y a continuación regresó por el estrecho para efectuar reconocimientos de las costas este, lo que consiguió tras veintidós días de navegación y duras luchas contra la mar, el frío y el viento, que intentaban impedirle llevar a cabo sus cometidos desde su bote abierto, sin cubierta de protección. Terminados los trabajos, la expedición regresó a Cádiz, donde entró en mayo de 1789.

Ascendió a capitán de fragata (septiembre de 1789), participó en la campaña del Rosellón (1793) y ascendió a capitán de navío (1794). Al mando de la fragata Lucía (1794), realizó un viaje de Cádiz al Río de la Plata, en el que consiguió burlar la vigilancia establecida por los ingleses, dejó importantes documentos al virrey, y con la misma fortuna efectuó el viaje de regreso a la Península con una importante suma de dinero a bordo, cifrada en unos cinco millones de pesos fuertes. Siendo segundo comandante del navío Concepción mandó el castillo San Antonio el Chico, desde el que los españoles defendieron con sus armas a los ciudadanos de Tolón perseguidos por los revolucionarios. Más adelante mandó varios navíos: Terrible de la escuadra de José de Córdoba (1797), Concepción (del que antes había sido segundo comandante) de la escuadra de Mazarredo (1799), Príncipe de Asturias, Guerrero y Argonauta. En esta época prestó servicios en Brest, y el primer cónsul de la República Napoleón Bonaparte le regaló un sable de honor (c. 1801) por el que iba a sentir un especial aprecio. A bordo del Argonauta transportó a los reyes de Etruria.| Texto: Real Academia de la Historia.

| Lugar donde reposan los restos mortales del capitán general Uriarte y Borja, en el Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando. Su traslado se celebró en solemne procesión cívica desde el Cementerio de El Puerto de Santa María hasta dicho Panteón en la vecina población, en un acto organizado por el entonces concejal popular Luis Suárez Ávila, siendo alcalde de la Ciudad el comunista Rafael Gómez Ojeda, durante el mandato municipal 1983-1987. 

"El traslado fue solemnísimo. Y acudió el clero castrense, la Compañía de Jesús (Uriarte era sexto nieto de San Francisco de Borja) y el clero secular; el Capitán General, muchos Almirantes, dos compañías de marinería y de Infantería de Marina, con bandera y banda, los familiares (entre los que se encontraban un General de Caballería, otro de Aviación y un coronel o comandante de Regulares, parientes de Uriarte), la Real Academia de la Historia, la Diputación Provincial de Cádiz, el Gobernador Civil, una representación de la Junta de Andalucía y del Parlamento de Andalucía, el Excmo. Ayuntamiento bajo mazas, etc. Hubo un responso solemnísimo en la Prioral y después el traslado de los restos al muelle de San Ignacio, desde donde, en un dragaminas, se llevaron a San Fernando". LSA.

Deja un comentario