3.991. La viñeta de @ELDESCOSIDO. Feria de Primavera y orgullo portuense

Esta semana ha sido complicado para mí decidir a qué iba a dedicarle la viñeta, porque coincidirán conmigo en que la actualidad ha estado cargadita. Iba a dedicarle mi viñeta a Germán Beardo en particular --por ganar las elecciones-- y a la política de la Ciudad en general --por estar todo manga por hombro--, pero como ahora mismo El Puerto de Santa María tiene asuntos más importantes que tratar, pues guardo la de Germán para la próxima semana. 

Cuando hablo de temas más importantes que nos conciernen a todos los portuenses, comprenderán ustedes que me estoy refiriendo a la feria. A nuestra maravillosa Feria de Primavera y Fiestas del Vino Fino. Porque no hay nada más importante, llegando la fecha, que este festejo para un portuense.

Aquí estamos todos –o casi todos-  los portuenses –por una vez- de acuerdo: como nuestra Feria no hay nada. Y hablan los medios de otras ferias; por grandes, por elegantes, por caché y por mil y una historias que a nosotros como portuenses nos tiene que dar igual, porque como la nuestra y lo que vivimos en ella, ninguna.
Entiéndanme,  que esto no es chovinismo, es amor propio. Que yo muero en mi Feria, con mi gente, con mi ambiente, en camisa y vaqueros, entrando en cualquier caseta. Vamos que si de algo puede presumir nuestra feria es de ser abierta a todos y para todos, con un ambiente amigable y familiar. 

Con tanta plétora humana y ambiental, lo que me da la “puntilla” y acaba del todo de amor conmigo, es ver el color pajizo de nuestro Fino. Ahí, en ese catavino, muero yo. 

Hablo de vino Fino, que no de manzanilla ni oloroso; aunque algunos caseteros descastados hayan olvidado la identidad y sirvan manzanilla como si esto fuera Sanlúcar de Barrameda.  Entiéndanme, que a mí beber manzanilla en rama en Sanlúcar en la taberna El Guerrita o en una terraza atardeciendo en la plaza Cabildo me sabe a gloria bendita y es para que se te caigan dos lagrimones; pero en la feria del Vino Fino no, picha.  A mí me beber otro tipo de vino en la feria de El Puerto me provoca un sarpullido y un dolor de estómago, que antes de que gire la muñeca el camarero le estoy diciendo que lo deje, que ese brebaje afecta al sistema inmunológico portuense con el que mi mare me parió hace 33 años. Digo manzanilla, como podría decir oloroso o Rioja; que están todos muy ricos, pero para tomárselo cada uno en su ambiente. La cerveza también pasa a un quinto plano habiendo Fino de por medio. 

Tenemos una feria abierta, con sus caballos y caballistas, carruajes, vino propio, “cacharritos”, papas asadas, pimientos fritos, tortillas, turrón del duro y con una portada envidiable --símbolo único y conocido en todo el mundo--. Lo que viene siendo una feria por derecho, joé. Como para no estar orgullosos… 

Con la Feria nos venimos arriba y casi todos los habitantes de la Ciudad de los Cien Palacios –ahora en ruinas- sacamos pecho. Es el orgullo portuense, que nos hincha el pecho y nos pone como a los palomos de mi vecino Jesús.

Estaría genial ser capaces de guardar un poquito de ese orgullo que engalanamos para la Feria y recordarlo en la velada de los Milagros o Fiestas de la Vendimia, para nuestros Carnavales, nuestra Semana Santa, nuestro Corpus, nuestra Virgen del Carmen, nuestras fiestas y eventos culturales y, en definitiva, nuestro patrimonio; material e inmaterial. Motivos tenemos de sobra, solo falta ponerlos a punto. 

Ese orgullo, el de portuense, va siendo hora de desempolvarlo y sacarle brillo.  ¡Feliz Feria de Primavera y Fiestas del Vino Fino! ¡Viva El Puerto de Santa María! | Viñeta y texto: Alberto Castrelo.

Un comentario en “3.991. La viñeta de @ELDESCOSIDO. Feria de Primavera y orgullo portuense

Deja un comentario