Saltar al contenido

4.378. El ‘Lignum Crucis’ de la Prioral y la Hermandad de los Afligidos

En la festividad de la Exaltación de la Santa Cruz recordamos en estas páginas la existencia en El Puerto de Santa María de un hermoso relicario conteniendo, entre otras reliquias, un Lignum Crucis, un fragmento de la Vera Cruz en que fuera crucificado Jesucristo. ([La reliquia está expuesta en la capilla del antiguo Hospital Municipal hasta el domingo 19]) Durante todo el año permanece custodiado en dependencias interiores de la basílica de Ntra. Sra. de los Milagros sin exponerse al público ni venerarse y desde 2014 se celebran cultos en su honor durante la semana de dicha fiesta en la capilla del antiguo hospital de la Santa Caridad, sede canónica de la hermandad de los Afligidos. | El relicario con el 'Lignum Crucis' en la actualidad | Foto: Hermandad de los Afligidos.

| El Lignum Crucis en la procesión del Lunes Santo de 2015 | Fotografía: María Romero Arcila.

También desde el año siguiente este relicario se incorpora al cortejo procesional del lunes santo, llevado a hombros en una parihuela por cuatro acólitos vestidos de librea. En la procesión del Corpus Christi, organizada por esta cofradía, es igualmente exhibido públicamente siendo portado a mano por un acólito. A comienzos del presente siglo se ha retomado, pues, una remota tradición que, al menos, a mediados del pasado ya lo venía haciendo delante de la custodia.

| El relicario en la procesión del Corpus en 2014 | Fotografía de Eva Morales Andrade.

El relicario
Son escasas las referencias que hemos encontrado de este magnífico y tan poco conocido relicario conservado en la ciudad. Una de las primeras se debe a Enrique Romero de Torres quien, en su Catálogo monumental de la provincia de Cádiz,  publicado en 1934, además de dejarnos una fotografía del mismo nos recuerda que se trata de una interesante pieza “por su traza y por su ejecución”. No precisa su cronología (simplemente lo adscribe al siglo XVIII) pero en cambio nos aporta la medida de su altura, 70 cm. 

Este relicario de plata y vidrio resulta ser una singular obra de orfebrería rococó del segundo tercio de dicha centuria. Está concebido a modo de ostensorio destinado a la exposición de las cuatro reliquias contenidas en pequeños receptáculos denominados estaurotecas (o simplemente, tecas, minúsculas cajitas cuyos vanos están protegidos por un cristal adaptado a su formato). Se compone de cinco partes superpuestas que enumeramos de abajo hacia arriba. En una base alabeada descansa la peana sosteniendo un ástil o fuste con las típicas macollas y golletes, sobre la que se dispone la teca con la reliquia de una punta de espina de la corona que portó Cristo protegida por un marco oval de plata. En ella apean las figuras de dos angelitos flanqueando y sosteniendo sendas reliquias de san Pedro y san Pablo. Entre sus cabezas se yergue la reliquia principal, el Lignum Crucis, un fragmento de la Santa Cruz, enmarcado por una recargada ornamentación de elementos vegetales y rocalla, labores típicas del estilo rococó en que fuera labrado el conjunto. Lo remata el emblema de la Santa Sede: llaves de san Pedro invertidas y cruzadas sobre las que se alza la tiara papal coronada por la cruz. 

| Teca con Lignum Crucis | Fotografía de Alejandro Fernández Gálván.

En otra ocasión nos dedicaremos a las reliquias de los apóstoles, citadas por Ana Becerra al publicar el inventario de alhajas del año 1751 perteneciente a la venerable hermandad de sacerdotes de San Pedro con sede en la Iglesia Mayor Prioral de El Puerto de Santa María y al anállisis del relicario completo. 

El Lignum Crucis
Nos detendremos ahora en la teca central, la cajita donde se aloja ese “Lignum Crucis” (“madero de la cruz”), la reliquia en forma de astilla procedente de la fragmentación de la Verdadera Cruz en la que murió Jesucristo y hallada por Santa Elena hacia el año 326. 

 

| Detalle de la teca con el Lignum Crucis| Fotografía de Alejandro Fernández Gálván.

Curiosamente, entre los numerosos trozos dispersos de ésta catalogados (cinco de ellos en la provincia de Cádiz: Alcalá del Valle, Cádiz, Chiclana, Jerez y San Fernando) no se cita el conservado en El Puerto. Lo cierto es que dicha reliquia apenas es conocida ni siquiera en la Ciudad. Pero tras una somera investigación hemos encontrado (en plural porque gracias a la colaboración de Ana Becerra y Manuel Girón ha sido posible hallar en el archivo de la Prioral dicha documentación) la auténtica de “Ligno SS. Crucis Ntro. Sr. Jesuchristi” conservada en éste. Está fechada el 21 de abril de 1720. Da fe de que el documento es verdadero Fr. Joseph Gash, general de los Mínimos (“ordinis minimorum s. Francisci de Paula”) y arzobispo de Palermo. El papel doblado donde se encuentra indica que “esta es la autentica del Lignum Crucis que esta en la cruz de cristal guarnecido de filigrana de plata y liada una hebra de seda colorada con un sello pendiente del pie”. 

| "Desembarco del Rey Fernando VII en El Puerto de Santa María, el 1 de Octubre de 1823." José Aparicio. Óleo. Museo Romántico, de Madrid. El Vicario de El Puerto de Santa María aparece en la imagen, debajo del palio, portando la reliquia del Lignum Crucis, a la derecha, la Cruz de cristal de roca.

Para quien pueda interesarle, recordaremos que este y todos los "Lignum Crucis" reciben culto de adoración de latría relativa, el dedicado a imágenes y reliquias de Jesucristo, por ser parte de la Cruz que estuvo en contacto físico y haber sido impregnada de su sangre. Al considerarse esta hermandad también franciscana, se reconoce la gran devoción del seráfico fundador por los misterios pasionistas y, más concretamente, por la Vera Cruz.

La exaltación de la Cruz y la Hermandad de los Afligidos
La razón de tratar sobre este fragmento del relicario ahora es porque el 14 de septiembre es la fiesta católica de la Exaltación de la Santa Cruz. En ella se rememora y honra la Cruz en la que fue crucificado Cristo por el protagonismo que ésta juega en la vida del cristiano. La razón de esta celebración se justifica por hacerla coincidir tanto con el aniversario de la consagración de la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén como con el día de la recuperación de la Cruz por el emperador Heraclio de manos de los persas. Tradicionalmente, en esta festividad se exponen las reliquias de la Santa Cruz u otras cruces existentes en las iglesias. 

Y con dicho motivo, ? la reliquia del Lignum Crucis ha sido cedida por la basílica de Ntra. Sra. de los Milagros para ser venerada durante la semana del 14 al 19 de septiembre de este 2020, días en los que la hermandad de los Afligidos celebra cultos en la capilla del antiguo hospital de la Santa Caridad, sede de esta cofradía penitencial. La decisión de dicha exhibición y veneración pública actual fue tomada por esta cofradía a partir de conseguir el título de sacramental en 1997, idea que fue madurando hasta la actualidad para recuperar la tradición en esta nueva etapa. 

|El relicario en la capilla del hospital de la Santa Caridad (conocido como antiguo Hospital Municipal), en septiembre de 2020. | Fotografía de José Ramón Villar Juan. 

Horarios
Nos recuerda su actual hermano mayor, Alejandro Fernández Galván, a quien agradezco parte de esta información, que dicha capilla permanece abierta lunes, miércoles y viernes de 9 a 12 h. Hermanos y fieles devotos pueden acercarse a venerar la reliquia, además, el sábado 19 de septiembre, coincidiendo con el 65 aniversario fundacional de esta hermandad, con su exposición a las 19,30 h. y los consiguientes Ejercicio de las Cinco Llagas, Bendición con la Sagrada Reliquia de la Verdadera Cruz de Cristo y posterior celebración de eucaristía a las 20 h. | Texto: Francisco González Luque | Catedrático de Historia del Arte.

 

 

Deja un comentario

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido