Saltar al contenido

4.518. La viñeta de @elDescosido. En defensa (de) nuestra (cultura)

En una tribuna del Estadio Nacional de Santiago de Chile, reza la proclama: Un pueblo sin memoria es un pueblo sin futuro. Aunque estamos a unos cuantos kilómetros de Santiago de Chile, esa misma frase podría valernos a los portuenses, que también llevamos varios --muchos-- años sufriendo desmemoria y olvido en lo que a patrimonio se refiere. Y cuando hablo de patrimonio, lo hago en el amplio espectro de la palabra; patrimonio tangible e intangible: medioambiental, cultural, intelectual, artístico o monumental.

Los portuenses --o parte de ellos-- hemos olvidado que tiempo atrás fuimos otra cosa bien distinta a lo que somos hoy. Olvidamos cada día que nuestro ADN sigue enterrado entre matojos, higueras, tierra y basuras.

Solo con la justificación del olvido y la desmemoria puede entenderse el estado de abandono en el que navega --a la deriva-- un legado que todos los portuenses deberíamos de concebir como único e insustituible. Como una joya a defender, preservar y conservar.

Los políticos y las instituciones, quienes se llenan la boca en las campañas electorales con promesas de puesta en valor, deberían de entender que hay cosas que deben preservarse por encima de rentabilidades. Deberían entender que estos asuntos están por encima de sus míseras e insignificantes --comparadas con la importancia y proyección del asunto en cuestión-- aspiraciones. La historia de El Puerto es un conjunto, un camino, enarbolado con el tiempo, no en una o dos legislaturas. El bien común siempre se construye a largo plazo mirando a un horizonte sin conveniencias ni intereses personales. La defensa del patrimonio igual.

La cultura y el patrimonio de esta Ciudad deberían haber sido siempre más importantes que cualquier Beardo, de la Encina, Candón, Moresco o quien fuera que dirigiese nuestra Ciudad. No hay ideología, sectarismo, dogma o pensamiento que prevalezca sobre legado histórico y cultural de una tierra que lleva aquí tres mil años.

Además, en cualquier caso, el patrimonio gestionado y desarrollado de una forma correcta, posee una proyección económica y una dimensión de oportunidades laborales indudables. Pero claro, es que una gestión correcta, justa, honrada y eficaz se convierte en algo complicado de digerir y creer a la vista de lo que nos tienen acostumbradas, en este país, políticos, instituciones y ciudadanos.

Al final, el patrimonio que no da rentabilidad económica es el que tenemos ahora: el que está enterrado entre zarzas, matorrales, tierra, escombros, plásticos, basura e inconsciencia y dejadez política y ciudadana. El que sepultamos cada día con nuestra desmemoria.

Luego viajamos a cualquier rincón del mundo, vemos dos piedras mal colocadas y venimos vendiendo las bondades de los demás con la boca abierta. Venimos envidiando lo ajeno y maldiciendo la gestión de lo nuestro. Como si “lo nuestro” fuera solo cosa de los políticos.

Nuestro patrimonio no se está muriendo, lo estamos matando. Usted, yo y todos los que no cuidamos, respetamos, destrozamos, ensuciamos o contaminamos. Todos los desinformados. Si el patrimonio queremos disfrutarlo todos, debemos conservarlo todos.

A nivel medioambiental los portuenses tenemos mar, río, playas, dunas, acantilados, marismas, sierra, manantial y la unidad físico-natural de la campiña gaditana.

A nivel histórico monumental patrimonial la lista es interminable. Desde las casas-palacio de cargadores, iglesias y ermitas de diferentes periodos o edificios históricos de diversas épocas dentro de la ciudad, hasta una bodega, necrópolis y yacimiento fenicio en la sierra de San Cristóbal; pasando por explotaciones canteras –-Siglo XV – XVIII--, un acueducto del siglo XVI o una calzada romana. Todo ello condenado a la desmemoria y el olvido por nuestra parte, oculto, en muchos casos, al conocimiento y vista del viandante, el turista y el propio portuense.

A nivel cultural e intelectual, otro tanto. La lista también es extensa.

El patrimonio contiene nuestra genética, a todos los niveles. Es un valor de comunidad y de humanidad, una herencia y una responsabilidad de todos.

A día de hoy, su conservación, su difusión y su desarrollo se presentan más como un reto o una gesta que como un acto interiorizado del portuense de a pie. Una pena que estamos pagando muy cara.

Por ello, es labor de todos cambiar esa concepción. La excusa siempre es el momento, pero el momento nunca es una excusa justificada. Las voces del poder y de la ignorancia promulgan que en época de crisis la defensa de la cultura y el patrimonio nunca es primordial. En época de bonanza, las mismas voces promueven que no es necesario.

Asociaciones como Betilo (Asociación para la Defensa del Patrimonio Histórico de El Puerto de Santa María) o la Fundación de Estudios Fenicios del Mediterráneo, han empezado a caminar en este sentido. Si movemos conciencias, cambiarán las actitudes frente al patrimonio. El posicionamiento cultural a nivel provincial, regional y nacional de El Puerto de Santa María es tan necesario como posible --tenemos recursos para siete pueblos--, pero requiere de la concienciación, reivindicación y lucha de todos. El conocimiento y la puesta en valor de lo que tenemos y su actual situación.

En estos momentos Betilo está apostando por una campaña de concienciación para la rehabilitación y puesta en valor del Hospital San Juan de Dios, un edificio emblemático cuya pérdida sería una traición a nosotros mismos y nuestra historia. La Fundación de Estudios Fenicios, por su parte, apuesta por un proyecto de futuro entorno al yacimiento fenicio de Doña Blanca, las antiguas canteras de la sierra, la necrópolis fenicia de Las Cumbres y el mirador de la bahía.

En sus cuentas de Facebook o webs tendrán más información detallada. No tengan miedo de asomarse, que la cultura no muerde. Muerde más la televisión y el Tik Tok.

Como digo en la viñeta: apostar, todos apostamos cómodamente desde el sofá, con el trabajo de otro, por el patrimonio. Lo que hace falta es tener iniciativa, capacidad de contribución, creatividad y actitud.

Lo que hace falta en esta ciudad es “hacer cosas”… | Viñeta y Texto: Alberto Castrelo.

1 comentario en “4.518. La viñeta de @elDescosido. En defensa (de) nuestra (cultura)

  1. JUAN GOMEZ BENITEZ

    Mis felicitaciones a Alberto Castrelo por su magnífico artículo y su ilustrativa viñeta en defensa de nuestro patrimonio. Este movimiento ciudadano pidiendo a las administraciones que conserven y restauren el legado que nos han dejado nuestros antepasados debería convertirse en un clamor que los políticos no pudieran acallar con falsas promesas. ¡¡Compromisos verdaderos, ya!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido