Saltar al contenido

4.519. Miguel Ramón Lobo García de Campos. Bodeguero y Marino

Siempre había tenido esta bodeguita, lindera con el arco de la Santísima Trinidad, como de la familia Coma, --e inexistente desde hace muchas décadas, de hecho, yo no la he conocido--, un bodeguero gaditano que terminó como tantos otros, en quiebra. Puede que fuese así, pero he encontrado documentación que refiere era propiedad --en el primer cuarto del siglo XIX-- de Miguel Lobo Campos, de origen mejicano, un extractor de vinos que en 1823 figuraba entre los cinco más gravados del gremio, pagando 600 reales anuales de contribución municipal. | Foto: I.E.F.C.

Escarbando un poco llego a la conclusión de que se trata realmente de Miguel Ramón Lobo García de Campos (es curioso como se borraban los apellidos vulgares, en este caso García, con gran frecuencia en esa época que estamos viendo) y este hombre, efectivamente había nacido en Xalapa, Veracruz, México, bautizado en el sagrario de la catedral veracrucense el 14 de abril de 1770 y, por tanto, en el año que estamos contemplando tenía 53 años.

Era hijo de Juan Jacobo Lobo Candiani, de origen gaditano, si no me equivoco y estaba casado con la gaditana Ramona Malagamba a la que supongo prima hermana de una cuñada suya, Juana Malagamba, tambien de Cádiz, casada con su hermano Manuel Lobo García de Campos, capitán de la Armada, caballero de Alcántara y padre del contraalmirante Miguel Lobo Malagamba, ilustre marino condecorado con la Cruz Laureada de San Fernando, participante en la Batalla del Callao y en un sinfin de acciones militares de la época, sobrino carnal de nuestro bodeguero, nacido en San Fernando en 1821.

| Pruebas para la concesión del Título de Caballero de la Orden de Alcántara de Manuel Lobo y García de Campos, natural de Jarapa (Veracruz), Teniente de Navío de la Real Armada

Pienso que los dos hermanos vendrían juntos a este bello rincón que les era familiar, invirtiendo como tantos otros adinerados gaditanos en el negocio de la vinatería cuando el tráfico con las antiguas Indias se derrumbó.

Es más, creo que Manuel, ya mayor se retiró aquí, pues he localizado a un Manuel Lobo (lástima que no figure el segundo apellido) censado en la calle Cielo núm. 53 antiguo, con la observación de: ‘propietario’. Puede, incluso que fuera socio en el negocio bodeguero que fue extinguiéndose con los años, figurando en 1839 aún vivo pero con la condición de "extractor de vinos en pequeña escala",  considerando que ya Miguel Lobo era prácticamente septuagenario y las dos hijas de las que he tenido conocimiento, una María Teresa Lobo Malagamba, se había casado con un marino, amigo personal de Isaac Peral, llamado Juan Manuel de las Heras y otra, Carmen Lobo Malagamba con un vinatero, que estaba remontando y ascendiendo meteóricamente por esos años: José María Pico, del que un día de estos me ocuparé en esta misma página.

Debo aclarar que cuando he indicado que no tengo seguridad en el número de hijos, es porque los de su hermano Manuel, que fueron varios, también eran Lobo Malagamba y no he entrado en el tema lo suficiente como para aclarar cuales son unos y otros. Creo que la idea básica, la de identificar a los dueños de esta bodeguita, se ha cumplido. | Texto: Antonio Gutiérrez Ruiz | A.C. Puertoguía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido