Saltar al contenido

4.709. Domingo Veneroni Moro. 33 años al frente de la Banda de Música

En marzo de este año, el día 4, se cumplía el centenario de la muerte del compositor Domingo Veneroni e Moro (nacido en Venecia en torno a los años 40 del siglo XIX), el músico que, durante mas años, ha dirigido bandas o agrupaciones musicales en El Puerto de Santa María ciudad a la que llegó en 1880, el año en el que se inaugura la Plaza Real, y que tiene una corta calle en su honor, entre Micaela Aramburu y la avenida de la Bajamar. | En la imagen, una antigua fotografía de la calle Domingo Veneroni, cuando existía el Bar 'La Lucha'.

Se llamaba Domingo Veneroni e Moro, y había nacido en Venecia, entre 1837 y 1842 (la documentación conservada es contradictoria). La primera noticia que tenemos de él en España es que releva a su propio padre, Luis, como director de la Banda Municipal de Arcos de la Frontera, en 1870. Al frente de la Banda arcense compone una marcha procesional titulada Nuestro Padre Jesús, dedicada al Nazareno de Arcos, y que la Banda sigue interpretando siglo y medio después cada madrugada de Viernes Santo. Ignoramos el año de estreno, pero en cualquier caso es de entre 1870 y 1880, la década en la que Veneroni dirige dicha Banda, lo que la convierte en la marcha más antigua conocida dedicada a una hermandad o imagen de la provincia de Cádiz, y en una de las primeras marchas compuestas ad hoc para procesión.

| La firma de Domingo Veneroni | Archivo Municipal | Año 1884.

Llegada a El Puerto

Llega a El Puerto en 1880, y parece ser que desde el primer momento es profesor y director de la Banda de la Sociedad Filarmónica de El Puerto, que en aquel momento hacía las veces de Municipal tras un acuerdo con el Ayuntamiento. Disuelta la Filarmónica, en 1884, el Ayuntamiento designa a Veneroni como director de la reorganizada Banda Municipal, permaneciendo al frente de la misma hasta 1916, con excepción de dos años de baja por motivos desconocidos, en 1888 y 1889, en los que el militar donostiarra Federico Rotllán toma la dirección como interino. De regreso al cargo en 1890, Domingo Veneroni no volvería a dejarlo hasta su jubilación en 1916, manteniendo siempre unas excelentes relaciones con el Ayuntamiento.

Algunas composiciones

Bajo su dirección la Banda Municipal de El Puerto conoció su primera época estable y dorada. Domingo compuso bastantes obras, de las que vamos a citar algunas. La mayoría fueron pasodobles, constándonos El Cazador, El Vergel, Saboya, Los Dos Fígaros, El Parque (dedicado a Severiano Ruiz-Calderón, alcalde que inauguró y dio nombre al Parque Calderón), Cirujeda, San Quintín y Los Infantiles.

| El Cristo de la Veracruz en una imagen de principios del siglo XX

Música religiosa y de carnaval

También compuso la primera marcha procesional conocida a una hermandad de El Puerto, no constando en la prensa de la época el título, pero sí la dedicatoria al Cristo de la Veracruz. Se estrenó el Jueves Santo de 1900. Se atrevió con la música de un coro de Carnaval en 1897, llamado Jardineras, con letra de Manuel del Río. Y también compuso una Canción a la Virgen en un mano a mano con el mismísimo Pedro Muñoz Seca, que firmó la letra, estrenándose el 1 de enero de 1904 en un concierto de la Academia Santa Cecilia. Veneroni dominaba la flauta travesera, y la tocaba en determinadas veladas.

| Imagen de la Academia de Bellas Artes cuando tenía su sede en el Instituto Santo Domingo | Galería Azul

Uno de los fundadores de la Academia de BBAA

Otro de sus hitos fue el de ser uno de los fundadores en 1900 de la Academia de Bellas Artes Santa Cecilia, siendo también profesor de asignaturas de música en ella hasta su jubilación. Entre sus alumnos se contaría uno de sus más celebres sucesores en la dirección de la Banda, Joaquín Barba Rocafull.

En cuanto a sus lazos familiares, sabemos el nombre de su padre, el ya mencionado Luis, y el de su madre, María. Estuvo casado con Eloísa Arcos Campos-Redondo, y tuvo al menos cinco hijos: Eloísa, Carlota, Domingo (músico), Eduardo (músico) y Francisco; este último llegó a ser alcalde de El Puerto de Santa María durante 27 días en el convulso 1936. En cuanto a sus nietos, se conoce que vivieron con él en su casa de la calle Palacios (donde vivió sus años en El Puerto) dos de ellos, Rafaela y Guillermo Veneroni Recio. Otra, Milagros, hija de Eduardo, era madre de Manuel Iglesias Veneroni, –por tanto, bisnieto de Domingo–; Manuel fue uno de los fundadores de la Hermandad de la Flagelación. También tuvo un alumno llamado Eduardo Veneroni Estévez, nieto de Domingo, hijo de Eduardo.

| En la imagen, miembros de la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Flagelación, en 1958, el segundo por la izquierda, Manuel Iglesias Veneroni.

Domingo Veneroni murió el 4 de marzo de 1921, rondando los 80 años, habiéndose cumplido recientemente el primer centenario de la pérdida de este ilustre personaje local. Su entierro el 5 de marzo en el camposanto portuense fue muy arropado, destacando entre los presentes Julio Elizondo, Barba Rocafull y Francisco Javier Caballero. La Academia suspendió ese día 5 sus clases en señal de duelo.

A día de hoy, el Maestro Veneroni sigue siendo la persona que más años ha dirigido bandas de música en nuestra ciudad, al menos 33, superando los 30 en tres etapas de Rocafull y los 30 ininterrumpidos de Dueñas.

Se ignora el paradero de sus partituras

La memoria de quién fue Veneroni se encuentra hoy muy diluida entre los portuenses a pesar de su peso en la historia musical de la Ciudad. A ello ha contribuido el problema de que no se conoce hoy el paradero de ninguna partitura de sus múltiples obras, con excepción de Nuestro Padre Jesús. Este problema de partituras perdidas es algo habitual entre los directores de la Banda de El Puerto que compusieron mucho, pero de los que apenas se conserva nada, como son también los casos de Federico Rotllán, Pedro García y García Cacho y Barba Rocafull.

Calle Maestro Domingo Veneroni

| La calle Domingo Veneroni, en 2006.

El principal recordatorio que tiene hoy la Ciudad de la existencia de Domingo es una calle rotulada como Maestro Domingo Veneroni que una la avenida de la Bajamar con Micaela Aramburu, en paralelo a otra rotulada en honor a su colega como profesor de la Academia, el Maestro Francisco Javier Caballero. Pero incluso este homenaje corre riesgo de desaparecer, debido a la intención desde hace años de tirar todos los edificios frente al Resbaladero y recuperar la Plaza de la Pescadería, con el riesgo de que se pierda la denominación de las calles de Caballero y Veneroni. Algo subsanable dando una denominación única a la nueva plaza en honor a ambos, o bien trasladando las denominaciones a otras vías. El Ayuntamiento tendrá la última palabra. | Texto: Jaime Pérez Brotons. 

1 comentario en “4.709. Domingo Veneroni Moro. 33 años al frente de la Banda de Música

  1. Inmaculada Gómez

    Cuantas cosas he aprendido de este personaje hoy.
    Es verdad que esa calle, como su paralela Francisco Javier Caballero, corre peligro de desaparecer, pero no creo que el edificio desaparezca, con la carga historica que tiene.
    Si alguna vez vemos ese proyecto de plaza-puente-acceso... terminado, la comisión encargada de poner nombres a plazas y calles tendrán que tenerlos en cuenta . Eso sí que será memoria histórica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido