Saltar al contenido

4.816. Aquellos maestros de San Luis. 1971

Ese día de septiembre al que hace referencia mi poema titulado "El Viaje", (véase mas abajo) hay que situarlo en el año 1971, hace nada más y nada menos que cincuenta años. Toda una vida. A un grupo de maestros nos habían ofrecido trabajo en el colegio San Luis Gonzaga a través de un amigo que había comenzado el curso anterior. Su llamada tuvo un gran poder de convocatoria...

| En la imagen, de pie, José Herrador, Francisco González, Cayetano Soriano, Juan Miguel Herrador, José Luis López, Juan Ramón Martínez y Juan Francisco Vázquez. Agachados, José María Simón, Francisco Muñoz, Juan Luis Miranda y Jesús Maeso. Año 1996, cuando se cumplían 25 años de su llegada profesional a El Puerto de Santa María. (Más abajo foto reciente)

Todos habíamos terminado la carrera hacía muy poco, incluso ese mismo año y, aunque procedíamos de distintas provincias andaluzas, teníamos en común el haber estudiado en la Escuela de Magisterio de la Sagrada Familia en Úbeda y unas enormes ganas de poner en práctica lo aprendido en los libros. La Ley General de Educación de 1970 (la conocida como ley de Villar Palasí) comportaba muchos cambios y había que ponerlos en práctica. Todas las personas que dieran clase en cualquier centro educativo tenían que ser titulados y se necesitaban profesores.

El otoño estaba por comenzar
cuando carreteras oscuras me trajeron al sur.
Era un impreciso día de septiembre
en que el olor del mar
y el añil de azoteas encaladas
anegaron mis sentidos...

Comenzaba una ilusionante andadura para este grupo de enamorados de la enseñanza que no imaginaban los derroteros por los que nos iba a llevar la vida ni que desde entonces íbamos a permanecer ligados para siempre a esta ciudad, El Puerto de Santa María. Nuestro primer hogar fue el mismo colegio viejo y destartalado de entonces, ya que el contrato incluía una especie de pensión completa en las instalaciones del antiguo noviciado. Los rectores que dirigían la institución, los sacerdotes José Trobat y posteriormente Luis Conradi, siempre nos dejaron hacer en el ámbito pedagógico y nunca nos pusieron trabas para desempeñar nuestra labor.

| Los mismos profesores, formando un equipo de fútbol.

Formamos un verdadero equipo que encontró en el alumnado la materia prima necesaria para que nuestro esfuerzo tuviera buenos resultados. Los nombres de muchos de ellos continúan en nuestros recuerdos y cuando nos encontramos con alguno siempre se nota un cariño mutuo a pesar del paso de los años (ya son todos maduritos) y de que en los partidos de fútbol, casi siempre les ganábamos. Ellos nos enseñaron palabras y expresiones entonces desconocidas para los que veníamos de fuera como "mosqueta", "fatiga" o "se ha embarcado un balón".

No fuimos los primeros. Lógicamente, otros maestros que habían llegado antes que nosotros, daban clase en los diferentes colegios que existían en la ciudad. Ni los únicos. A San Luis siguieron viniendo otros compañeros, muchas veces llamados por nosotros mismos para hacer sustituciones o cubrir puestos de nueva creación. El dato diferenciador es que los que nos llamamos del 71, nos quedamos. Aunque nuestras carreras profesionales han seguido rumbos distintos hasta nuestra jubilación, todos hemos permanecido en esta Ciudad que consideramos nuestra, hemos formado familias, nuestros hijos e hijas son portuenses de nacimiento y nosotros de adopción.

| En esta imagen reciente, tomada 50 años después de aquel 1971. El único sacerdote que queda de aquellos años de principios de los setenta, Fernando Marrero sustituye arriba en el centro a otro compañero que no pudo venir: Juan Miguel Herrador. De izquierda a derecha, arriba, José Herrador, Francisco González, Cayetano Soriano, Fernando Marrero, José Luis López, Juan Ramón Martínez y Juan Francisco Vázquez. Abajo, José María Simón, Francisco Muñoz, Juan Luis Miranda y Jesús Maeso.

Falta uno, nuestro Manolo, que siempre estará entre nosotros.  Vivimos el proceso de fusión de San Luis con SAFA con todos los avatares que ello supuso y las nuevas creaciones de colegios públicos con el aumento de profesorado que vino nuevo desde diferentes lugares del país. Muchos de nosotros hemos trabajado en algunos de ellos en primaria, secundaria y bachillerato y la cantidad de alumnado que hemos tratado ha sobrepasado la capacidad de nuestra memoria, pero entre todos ellos, hay un grupo que permanece en el recuerdo. Los primeros alumnos de San Luis.

Por ellos y por nosotros queremos celebrar esta vida común que comenzó hace ya cincuenta años. Unas bodas de oro con la enseñanza, El Puerto y nosotros mismos.

El poema del principio de estas líneas termina así:

...Y aquí estoy. Aquí estamos:
porque no vine solo, vinimos muchos.
Unos volvieron y otros nos quedamos
para desentrañar las incógnitas
escritas en el futuro que ahora ya es el pasado.

| Texto y fotos: Francisco Muñoz Mora en nombre de los compañeros de 1971

1 comentario en “4.816. Aquellos maestros de San Luis. 1971

  1. Luis

    Gran recuerdo tengo de Don Juan Luis Miranda. Un pedazo de profesor y eso que han pasado fácilmente 33 años desde entonces.

Deja un comentario

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido