Saltar al contenido

4.881. Rafael Moreno Porto. ‘Lenguito’. Innovador de las carnicerías

Rafael Moreno Porto, ‘Lenguito’, natural de Chipiona llegó con 8 años a El Puerto de Santa María, con sus padres, José Moreno Serrano ‘el Lengue’ quien se inició en su juventud en el mundo de la torería, y Rosa Porto. Con 14 años ya estaba ayudando a su progenitor en el puesto de carnicería del Mercado y apenas le dio tiempo a aprender a las cuatro reglas básicas, leer y escribir. Pero con 30 años ya era todo un emprendedor con negocios y granjas propias. Fue un adelantado a su tiempo.

A los 17 años tuvo que hacerse cargo de la carnicería familiar por enfermedad de su padre y de allí tuvo que mantener a sus progenitores y a la familia propia que creó junto con la también chipionera María Antonia Naval Blanco.

| María Antonia y Rafael, en una imagen costumbrista de la época.

Se conocían desde niños. Rafael, desde jovencito le gustaba andar de capeas por las ganaderías portuenses y, siempre que podía, evitando la vigilancia de sus padres, se escapaba a Chipiona a rondar a su novia, Mari, como la llamaba. Lo mismo se plantaba en su población natal en bicicleta o en tren cuando aún existía el trazado ferroviario de Rota-Sanlúcar-Chipiona.

Se casaron el 2 de junio de 1949 en la parroquia de La O de la vecina población. Fijaron su residencia en el número 5 de la portuense calle Sierpes y allí nacerían su extensa progenie. Con 30 años ya tenían cuatro hijos: Eduardo, Juan Rafael, José Antonio y Leonardo. Luego vendrían Rafael Ángel, Rosa María, Salvador, María Regla, María Antonia (fallecida en el nacimiento) y la benjamín del mismo nombre: Mari Toni.

| Esta fotografía familiar presidía el salón de la casa de los Moreno Naval, en la calle Sierpes.

Trabajar con tesón y un olfato especial para los negocios hizo que, en aquellas fechas, ya tuviera un capital en inversiones: era poseedor de varios campos, ganado vacuno a medias con un vaquero en la Huerta de Quijano y granja de gallinas y patos. 

| Rafael, en la Feria de Ganado, con su coche de caballos, en 1958

En la azotea de la vivienda familiar, en el primer piso de la calle Sierpes,14 tenía el obrador de la carnicería. Allí se elaboraban las mantecas,longanizas, butifarras, morcillas y salazones, que le dieron fama a la carnicería del ‘Lengue’.

| El puesto del Lenguito, en el Mercado de la Concepción, siempre alcanzaba primeros premios durante la Festividad del Mercado, que era el 8 de diciembre. La noche anterior no dormía, preparando el puesto de forma jocosa y festiva para la celebración y visita de puestos.

Como hemos dicho, fue un adelantado a su tiempo: trajo a su carnicería la primera máquina de picar/moler carne, la primera cámara de refrigeración que se instaló en un puesto de la Plaza la puso él, como también se trajo el primer motocarro para transporte de mercancías…

| Rafael Moreno Porto, a la derecha de la imagen, con su hijo Salvador, recogiendo uno de los premios de la Festividad del Mercado.

Con un 33 años tuvo un desgraciado accidente en la esquina de las calles Espíritu Santo y Larga, con su Peugeot 505. En el Hospital San Juan De Dios le prestaron los primeros auxilios —e incluso la Extremaunción, de lo grave que llegó— y el practicante Felipe Lamadrid propuso que fuera trasladado a Jerez, a la clínica del Dr. Girón. Con el taxista Carmelo Ruiz, amigo y paisano, junto a su mujer María Antonia y un amigo íntimo, Manolo Figuera, se desplazaron a la ciudad vecina. Pero el doctor Girón se encontraba en Madrid. Le aconsejan visitar al Dr. Rum, instalado en Jerez en aquellas fechas recientemente, quien lo intervino oportunamente, salvándole la vida.

Su esposa tuvo que atender el puesto de la plaza mientras Rafaelito, como era conocido cariñosamente, se recuperaba de tan grave accidente durante una larga convalecencia. Tuvieron que desprenderse del ganado vacuno y otras propiedades para pagar la operación y subsistir durante aquel largo periodo de tiempo. Un nuevo hijo nace y le ponen por nombre Salvador, como conmemoración a su recuperación tras el accidente.

| El edificio obrador de elaborados de carnicería y despacho de venta al público que Rafael creó en la calle Santa Clara.

Con el resurgir del Mercado de La Concepción, la plaza se recupera y vive momentos buenos económicamente hablando. Obtendrá su puesto licencia para la venta de carne congelada. Eduardo, el mayor de sus hijos se incorporó pronto al mundo del trabajo, apenas siendo un niño, ayudando a despiezar y despachar semanalmente en torno a una tonelada de carne congelada, más los cerdos y las elaboraciones propias.

| El matrimonio Moreno Naval, con hijos y nietos.

Creó una nueva carnicería en la calle Santa Clara, donde pasó a trabajar los productos cárnicos  y de charcutería y hoy, hijos y nietos continúan la tradición tablajera de la familia, que se inició en nuestra Ciudad con el bisabuelo ‘El Lengue’. Rafael Moreno Porto fallecía e 1998.

443. HERMANOS MORENO ‘LENGUE’. Monodósis en manteca.

2 comentarios en “4.881. Rafael Moreno Porto. ‘Lenguito’. Innovador de las carnicerías

Deja un comentario

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido