Saltar al contenido

5.001. Felix Sancho. La historia de la energía solar en España, pasa por El Puerto

El día 27 de mayo de 1921 el Registro de la Propiedad Industrial concedía la patente número 78.346 al ingeniero agrónomo portuense Felix Sancho Sancho de Sopranis y Peñasco, residente entonces en el paseo de la Victoria de El Puerto de Santa María. Patente cuyo objeto era “un aparato destinado a calentar agua para baños y usos domésticos e industriales”. El ingenio patentado consistía, según descripción de su inventor, en “un cuadro de caldeo donde son absorbidas las calorías solares, que calientan el agua que por el circula, la que se deposita en un termo donde se almacena, conservándose el agua caliente unos tres días”. | Portada del folleto informativo, publicado hacia 1930, del ‘calentador solar de Felix Sancho. La imagen representa el calentador instalado por aquella época en el Dispensario de los Ferrocarriles del Norte (Madrid). | Fuente: ABC de Madrid.

Por su parte, el “cuadro de caldeo” [placa solar] no era sino gran caja o recipiente aplanado de gran superficie, cerrada por una lámina de vidrio plano en una de sus caras y provista en su base de una plancha aislante. En el interior de dicha caja se situaba una tubería dispuesta en forma de serpentín por la que se hacía circular el agua. Un sistema idéntico, en sus líneas básicas, al que hoy, transcurridos 100 años, se utiliza para generar agua caliente mediante la radiación solar.

Nació el ingeniero Felix Sancho de Sopranis Peñasco en El Puerto, el día 10 de mayo de 1885, y murió en Madrid el 19 de febrero de 1958. (En el curso de su vida unió legalmente el apellido materno al paterno, viniendo a llamarse Felix Sancho de Sopranis Peñasco).

Su actividad, por lo que se refiere a la energía solar, no se limitó a la obtención de la citada patente, sino que se esforzó denodadamente por ponerla en práctica. El primer aparato que construyó según sus planos y proyectos, se instaló en el domicilio familiar de El Puerto de Santa María, posteriormente demolido. Los familiares del inventor cuentan que, al iniciarse el uso del sistema de calefacción solar, el dueño de la casa estuvo a punto de sufrir quemaduras en la bañera, porque el agua calentada con el aparato solar había alcanzado una temperatura superior a la habitual.

1.462. FELIX SANCHO DE SOPRANIS PEÑASCO. Ingeniero Agrónomo.

En años posteriores Felix Sancho realizó nuevas instalaciones de calentadores solares en El Puerto, Jerez, Sevilla y en otras localidades andaluzas, en los domicilios –entre otros—de Manuel Domecq, la familia Osborne y el marqués de Luca de Tena. Posteriormente extendió su radio de acción a Madrid, donde se estableció, instalando equipos de calefacción solar en el Asilo de la Paloma, dependiente del Ayuntamiento en el dispensario de los ferrocarriles del Norte, en dependencias del Ministerio de la Guerra; en el colegio de las religiosas del Sagrado Corazón, de la calle de Leganitos (derruido al remodelar el trazado de la plaza de España), y en otros edificios y locales públicos y particulares.

Hacia el año 1930 Sancho visitó el Servicio Meteorológico, cuya sede se encontraba entonces en el parque del Retiro madrileño, con el fin de dar a conocer su invención. Se entrevistó en aquella ocasión con mi padre, José María Lorente Pérez, que allí prestaba sus servicios en calidad de meteorólogo. Le explicó detenidamente su sistema y le hizo notar que la idea de su invención le había surgido al comprobar el intenso calentamiento experimentado por el agua circulante a través de unas tuberías expuestas al sol en una azotea.

Mi padre se sintió interesado por el asunto. Tuvo una posterior conversación con Sancho y abrió una carpeta donde, desde entonces, archivó recortes de prensa, artículos y documentos varios relativos a la energía solar. Esta carpeta, en poder del autor de este texto, contiene curiosos escritos y noticias.

| Una de las primeras casas de EEUU en contar con placas de energía solar. 1939.

Uno de los más singulares documentos que guarda es un breve folleto técnico comercial que da cuenta de las características del calentador solar de Felix Sancho. El folleto carece de fecha, pero, por diferentes indicios puede colegirse que se editó entre 1925 y 1930. Explica la construcción y funcionamiento del calentador solar amparado por la patente 78.346. Presenta una relación de edificios en que ha sido instalado; remite, a quien requiera más pormenores, a la empresa de representaciones RAME (calle Santa Engracia, 109, Madrid) y pone a disposición de los clientes de fe dudosa certificados técnicos de los resultados. Este folleto podría considerarse un ‘incunable’ de la energía solar en España.

No satisfecho con la información obtenida, mi padre quiso conocer personalmente una de las instalaciones y tuvo oportunidad de visitar hacia 1931, el calentador solar citado del colegio de la calle de Leganitos. Pudo ver el gran cuadro de caldeo o colector, y se le informó que la instalación suministraba agua caliente para siete baños y que resultaba eficaz aún en días de invierno, siempre que el sol luciese algún rato.

Esta visita ha trascendido a la pequeña historia solar española. Transcurridos muchos años, en 1955, mi padre dio cuenta de ella al catedrático de la Facultad de Ciencias, José Baltá Elías con quien le unía cordial amistad desde los años en que éste perteneció al Servicio Meteorológico y con quien tuvo entonces un encuentro casual.

Muy poco después, Baltá publicaba en el número 113 de la revista ‘Arbor’ (1955) un trabajo sobre energía solar en el que incluye una breve historia de las realizaciones españolas en este campo. De la obra de Sancho sólo cita la instalación del colegio de la calle de Leganitos, mencionando expresamente a mi padre como fuente de información.

| El desaparecido colegio Sagrado Corazón de Madrid, desaparecido, donde Sancho construyó su ingenio de energía solar.

Como quienes después han historiado la energía solar en España han tomado como fuente a Baltá, ha sucedido que este calentador ha sido la única realización conocida por los eruditos, de las llevadas a cabo por Felix Sancho. El cual, según puede comprobarse por el folleto mencionado y según me han manifestado sus familiares, realizó otras numerosas instalaciones.

La Guerra Civil paralizó sus talleres, y aunque después de ella instaló todavía algunos aparatos, no llegó a recuperar las cotas anteriores de actividad que, con el tiempo, quedó totalmente suspendida. Todavía el año 1946 (fecha probable), puso un calentador solar en un colegio de la madrileña calle Ferraz; aunque, según noticias verbales, el funcionamiento no fue muy satisfactorio. Tenía un colector de doce metros cuadrados. Hay una fotografía de él (sin mención del nombre del constructor) en un artículo sobre “Técnica de la calefacción solar”, debido al ingeniero José Laorden, publicado en el número 46 (1952) de la revista “Informes de la Construcción”.

Cuando, como ahora sucece, la energía solar es objeto de la atención de investigadores, técnicos, políticos y usuarios, es sugestivo conocer los antecedentes españoles en este campo. Aunque en el campo científico lo valioso es ser señores del presente y creadores del futuro, se pueden extraer del pasado datos aleccionadores.

Pensamos por ello que esta mirada hacia atrás no es vana. Y esperamos que estimule a quien posea más información sobre el particular, para sacarlo a la luz pública. Es, en fin, reconfortante conocer que, adelantándose 100 años a su tiempo, un ingeniero portuense construía calentadores solares virtualmente similares a los actuales. Sin que nos induzcan a triunfalismos pueriles, estas figuras pueden infundirnos cierto optimismo respecto a nuestra capacidad para la creación tecnológica | Texto: Gabriel Lorente Páramo | Fuente: ABC de Madrid, publicado inicialmente en 1981.

1 comentario en “5.001. Felix Sancho. La historia de la energía solar en España, pasa por El Puerto

  1. JLLL

    Cuando vivía entre nosotros fue directivo de la Academia de Bellas Artes de nuestra ciudad años 20 del pasado siglo

Deja un comentario

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido