Saltar al contenido

Pepe Quintero, el Guardia #5.401

| Texto: Daniel Marín Gálvez.

Esta semana nos ha dejado José Quintero uno de los últimos guardias, hoy policías locales. Recuerdo a Pepe de siempre de guardia, aunque en aquellos tiempos también ejercía de ditero ya que, el sueldo de guardia, no daba para mucho. Nunca le faltaron pantalones ni cuando vestía de blanco. Cuando tu salías corriendo con la pelota o porque la estabas liando en la fuente, Pepe no corría porque sabía dónde tu vivías. “--Tu corre, corre, que ahora voy a tu casa y se lo digo a tu madre”. Yo no sé si era peor que te pusiera una multa --que nunca llegaba-- o la que te daba tu madre con la babucha.

Pepe era guardia, hoy policía local. Por eso, porque era guardia se pasaba por el futbolín de José Caballero Bazo, ‘el Pato’ a buscar a los que hacíamos rabonas y mandarnos de nuevo al colegio. Pepe, en el poco tiempo libre que tenía, lo dedicaba a entrenar niños de la barriada de la Inmaculada al futbol.

Pepe conocía el percal y sabía, cuando algún borracho era de los que la liaba en su casa. Se lo llevaba directo al Depósito Municipal Carcelario a dormir la mona sin abrir atestado ni pasar por el juzgado.

De Pepe tengo, ya de mayor, más anécdotas cuando nos hacía guardia en el Depósito en los bajos del Ayuntamiento, en la plaza de Isaac Peral. Pero eso me lo quedo para el libro. Vuela alto, querido Pepe.

Deja un comentario

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido