Saltar al contenido

Juan Carlos Amado Bautista. Escogiendo jamones en Jabugo #5.410

La Casa del Jamón de El Puerto de Santa María es una de las pocas empresas de España a las que Sánchez Romero Carvajal invita a seleccionar los jamones que pone a la venta

| Texto: Pepe Monforte.

Juan Carlos Amado acude a la cita con su cala, un pequeño pincho hecho con hueso de vaca que se introduce en los jamones para comprobar su calidad. Su olfato, su educado olfato de más de 33 años de profesión, será fundamental. Trabajará como un seleccionador de futbol, pero en vez de jugadores para su equipo escogerá los jamones que venderá en su tienda. «No me parece elegante decir cuántos jamones compro, pero son muchos», dice con una sonrisa este empresario de 54 afincado en El Puerto de Santa María, pionero en la provincia en el hoy competitivo mundo de las jamonerías.

Son muy pocos los que en España son invitados por la firma Sánchez Romero Carvajal, los de los jamones 5J, a seleccionar personalmente los jamones que van a vender. «Solo lo hacen con los mejores clientes y para La Casa del Jamón es un orgullo estar ahí». Lo cierto es que esta empresa portuense ha logrado posicionarse como una de las importantes en lo de la venta de jamones a través de Internet. En la actualidad no solo venden en toda España, sino que lo hacen en prácticamente toda Europa incluidos algunos países del Este. A eso ayuda también que Juan Carlos domina idiomas como el francés, inglés e italiano y esto le permite entenderse con los clientes, a los que «les gusta que les asesoren cuando van a hacer una compra importante como la de un jamón».

A la hora de seleccionar los jamones y paletillas Juan Carlos se fija en varios factores: «Es muy importante el aroma, oler el pincho con atención para captar todos los matices. Luego hay que palpar las piezas para comprobar el tema del tocino. Debe llevar el justo, ni mucho ni poco, y por último hay que fijarse en la fisonomía de la pieza. Las patas deben ser finas y alargadas y la pezuña negra».

Una vez seleccionados los jamones permanecen aún en los secaderos durante seis meses antes de ser puestos a la venta. En la Casa del Jamón trabajan con varias firmas de jamones, aunque reconocen que los 5J son los preferidos de los clientes. «Hay que tener en cuenta --señala Juan Carlos-- que son jamones provenientes de cerdos de raza 100% ibérica, alimentados con bellotas en la dehesa, y curados en plena Sierra de Aracena (Jabugo), es una señal de que es un producto de exquisita calidad».

Los jamones los venden enteros, aunque cada día el público opta más por aprovechar las virtudes de los profesionales y piden que se les entreguen loncheados. En la Casa del Jamón lo hacen a cuchillo y luego los envasan al vacío en bolsas de 100 o de 200 gramos, según lo prefiera el cliente. «Esto es muy cómodo ya que permite conservar el jamón en perfectas condiciones durante meses siempre que esté bien refrigerado».

La firma ofrece incluso a través de su web comprar no solo el jamón sino también los instrumentos para trabajarlo como las tablas o los cuchillos. Asimismo, si el cliente lo desea los envasan para regalo.

Juan Carlos señala que «hoy en día el jamón es más asequible. No es necesario comprar un jamón entero, se puede comprar en sobres incluso de ochenta gramos  con lo que los precios son mucho más económicos y cualquiera puede darse un capricho».

La Casa del Jamón comercializa en la actualidad sus productos a través de sus tiendas en El Puerto de Santa María, la principal con más de 180 metros cuadrados de exposición en la avenida del Ejército, frente a la Plaza de Toros o también en internet, a través de su página web.

En ambos sitios no solo venden jamones y paletillas sino una amplia selección de productos gourmet que van desde embutidos a quesos, vinos, conservas, productos gourmet o lotes de regalo.

Deja un comentario

- Al enviar este comentario estoy aceptando la totalidad de las codiciones de la POLITICA DE PRIVACIDAD Y AVISO LEGAL.
error: Alerta: Este contenido está protegido