80. AMPARO. El negocio superviviente de una estirpe montañesa

Amparo Gómez Recalde

El padre de Amparo Gómez Recalde -y de Isidro, Servando, Nicanor, Curro, Pepe, Antonio, Lalo, ...- Nicanor Gómez Soto empezó a llevar el almacén o ultramarinos conocido como Casa Nicanor, hacia 1915 en la confluencia de las calles Ricardo Alcón y San Bartolomé (hoy Placilla); anteriormente había llegado como chicuco a El Puerto y estuvo trabajando en un almacén en la confluencia de la calle Cielos esquina con Espíritu Santo, del que se hizo cargo mas tarde, en 1920.

Amparo Gómez Recalde’s father, who is also Isidro, Servando, Nicanor, Curro, Pepe, Antonio, and Lalo’s father, Nicanor Gómez Soto, started to manage the corner shop known as Casa Nicanor where calles Ricardo Alcón and San Bartolomé meet (today called Placilla); before this he had come to El Puerto as a youngster and worked in a corner shop where calle Cielos and calle Espíritu Santo meet, which he came to run in 1920.

Fue en ese año cuando el padre de Amparo abrió un Bazar de loza, cristal y otros objetos de adornos y regalos junto a la tienda de la Placilla, por la calle Ricardo Alcón, establecimiento que permanece abierto y gestionado directamente por Amparo, ya que la zona de Ultramarinos ha quedado como exposición del Bazar de Nicanor. La tienda de comestibles, al fallecer el padre de Amparo en 1962, la llevó su hijo Servando hasta su jubilación en1994 en la que deja de prestar sus servicios como tienda de comestibles y, como ya hemos dicho, pasa a ser exposición del Bazar. El Bazar había sido gestionado por Lalo y Amparo; Amparo viajó a Venezuela donde vivió unos años y a la vuelta se hizo cargo de la tienda.

La foto de arriba es del año 1948. Los hijos de Nicanor Gómez Soto pasaron todos por la tienda, pero luego cada uno se fue independizando y creando sus propios negocios, salvo Servando que continuó al frente de Casa Nicanor. Isidro explotó durante muchos años Ultramarinos La Diana, en la confluencia de San Bartolomé y Palacios, hasta que cedió su explotación a José Joaquín Sánchez Sena que hoy continúa al frente del negocio; también regentó Isidro el almacén Puerta del Sol, en la calle Vicario, esquina con San Juan y Plaza Juan Gavala y el novedoso Mesón del Montañés, donde los noctámbulos podían conseguir recenar una fabada. Nicanor, en Pozuelo con Cañas, tuvo una tienda de comestibles con trastienda de bebidas, de nombre Los Caballos, nombre que tendría luego su establecimiento con el mismo nombre en la calle Aurora, esquina a Pozuelo, frente a la Casa de las Rejas Verdes.

En la calle Larga Curro, debajo de lo que fue el antiguo Convento de Las Salesas,  abrió una novedad en la época, un supermercado de la cadena Spar; Pepe regentó Ultramarinos Las Palomas, en la calle Federico Rubio y Larga que cerró en junio de 1998 (en 1961 abrió al lado una confitería), siendo también establecimiento de bebidas; y Antonio el novedoso igualmente Supermercado Crevillet, en la calle Tórtola y Ultramarinos La Montaña en Palacios esquina con Larga. Curiosamente este establecimiento lo arrendó luego a su cuñado Luis, otro “jándalo” que vino en viaje a novios a El Puerto, de profesión carpintero, y que no volvió a la montaña pues aquí se quedó hace cuarenta años mas o menos, hasta su jubilación. Curro y este Luis estaban casados con las hermanas Purón, montañesas también. Tristemente no queda ninguno de estos ultramarinos abiertos, salvo La Diana, de la que hablaremos en otra ocasión. El almacén de Nicanor, como ha sido conocida durante el siglo pasado, fue tienda de montañés con anterioridad a sus actuales propietarios, pues en 1771 se hallaba una tienda de comestibles y tabernón propiedad del cántabro Francisco Díaz. En 1804 estuvo llevada por Francisco Rubín de Celis. No nos han facilitado datos del siglo y pico que pasó entre esa fecha y la adquisición por parte del padre de Amparo.  Si consta que durante unos cuantos años a principios de la década de los treinta del siglo pasado, la tienda de comestibles pasó a regentarla, provisionalmente, Juan Andrade, con el nombre de Ultramarinos Número 8. La fotografía a color muestra el almacén tal y como se ecuentra en la actualidad. (Fotografía tomada el 15 de octubre de 2008).


El gaditano Venancio González afirmaba que el chicuco «a los dos años ascendía a “dependiente”, a los dos siguientes, al puesto de “segundo”, y pasados otros dos, más o menos, a “encargado”. Luego, ya curtido en el oficio, su “padrino” le buscaba un establecimiento para regentarlo en calidad de arrendatario». La fotografía es de 1948.

La imagen muestra la tienda de Ultramarinos de calle Cielos esquina con Espíritu Santo en 1989, poco antes de su cierre. A ella vino de chicuco Nicanor Gómez Soto y de la que se hizo cargo allá por 1920. Luego pasaría, en la década de los cuarenta del siglo pasado a manos de Manuel Gatica, quien la tuvo abierto con una tienda de bebidas separada por una mampara, tal y como que se puede apreciar en la foto, hasta finales de la década de los ochenta del siglo pasado. (Foto José Ignacio Delgado Poullet. Centro Municipal de Patrimonio Histórico).

3 comentarios en “80. AMPARO. El negocio superviviente de una estirpe montañesa

  1. jose a.lo`pez

    la mencionada tienda , denominada la primera,, en esquina de calle cielo y espiritu santo ,de D. Manuel Gatica fue adquirida por jose a. lopez donde se reabrio como tienda de antiguedades josele

  2. Adelita Muñoz

    Hola!
    Soy Adelita Muñoz, os escribo desde Ecuador.
    Estoy tratando de encontrar a un gran amigo del Puerto de Santa Maria, del cual perdí pista y dirección hace muchos años.
    El es NICANOR GOMEZ GONZALEZ.
    Os agradeceré muchísimo si me ayudarais a encontrarlo.
    Mis datos son

    Adelita Muñoz
    Fono 5932-2500668
    Movil 5939-9717122
    Mail: chiquimunozgarcia@yahoo.com
    Quito-Ecuador

    Podeis darle mis datos para ponernos en contacto.
    Muchísimas gracias de todo corazón.
    Un gran abrazo con mi cariño para ese maravilloso Puerto!

    Adelita Muñoz.

  3. morgan

    Lo cierto es que no se puede concebir la Placilla sin mencionar a la familia de Nicanor.

    Abundando un poco en lo comentado recuerdo también a tres hijas más de Nicanor Gómez Soto.

    Ascensión, ya fallecida, estuvo casada con Vicente Sordo Díaz, propietario del Bar Vicente, con nótula propia en Gente del Puerto, 14.

    Antonia, que vive en la actualidad y en breve cumplirá 90 años, es viuda de José González Narváez, que fue armador de barcos pesqueros de este puerto, entre ellos, ‘Playa de Valdelagrana’ y ‘Hermanos González’ y también propietario de la panadería ‘La Pajarita’, situada en la calle Pozuelo esquina con Cañas que hoy continúan dirigiendo sus hijos.

    Mercedes, la más pequeña de las hijas de Nicanor, reside en Barcelona desde hace años.

    No quiero terminar sin referirme, más bien por nostalgia, a que La tienda de los Caballos, ya situada en la calle Aurora, esquina a Pozuelo, frente a la Casa de las rejas Verdes, la dirigió en los últimos años José Manuel García Gómez, sobrino de Nicanor Gómez Recalde. A José Manuel le ocurrió lo mismo que a Luis, el cuñado de su tío Curro, que tampoco volvió a la montaña.

Deja un comentario