90. LA DIANA. Ultramarinos de los sentidos.

José Joaquín Sánchez Sena, es la cara amable que asoma entre tantos y tantos productos otrora “de Ultramar” que se despachan a diario en “La Diana”, en la confluencia de las calles Palacios esquina y vuelta con San Bartolomé. El lugar ha sido reproducido profusamente en cuadros y fotografías. Y sobre todo es reconocida una placa colocada por el Ayuntamiento de 1965 como recuerdo de la residencia en el inmueble del autor de “Los Cuentos de la Alhambra”, Washington Irving, en 1868. En diciembre de 2007 “La Diana” fue distinguida por el Ayuntamiento en el Día Local del Patrimonio Histórico, reconociéndola en el apartado de “comercio tradicional”. (Foto: La Diana en 2008).

José Joaquín Sánchez Sena, is the kind face who peeks through the many former “Ultramar” products sold daily in "La Diana", at the meeting point between calles Palacios and San Bartolomé. This location has been used many times in pictures and photographs although is probably better recognised by the plaque placed by the 1965 Town Council in memory of Washington Irving, the author of Tales of the Alhambra, who lived in the property in 1868. In December 2007 "La Diana" was singled out by the Town Council on Local Historical Patrimony Day, given recognition in the “traditional business” section.

José Joaquín entró a trabajar con catorce años en el Ultramarinos que Isidro Gómez Recalde tenía en la esquina de la Calle San Juan con Vicario, frente a la Plaza de Juan Gavala (luego sería el bar Puerta del Sol, donde hoy existe una tienda de charcutería gestionada por un matrimonio: Toñi y Paco). La Diana era también propiedad de Isidro Gómez y, al enfermar uno de los dependientes, José  Cárdenas Gilbau, destinan a José Joaquín a trabajar allí como sustituto; y así, hasta el día hoy. (Foto: La Diana en 1969)

Sánchez Sena lleva prestando sus servicios es esto de los comestibles desde los catorce años y ahora tiene sesenta y seis: hagan ustedes la cuenta con los dedos... Luego, a los poco mas de veinte años de trabajar con Isidro, el local pasa a ser regentado ya por nuestro amigo José Joaquín, mediante una renta, siendo “La Diana”, en la actualidad, de su propiedad. Conozcamos algo más de los orígenes del veterano almacén: «En 1804 existía un despacho de vinos de Manuel Pacheco, negocio que perduró hasta los años en lo llevó Emilio Vázquez Gálvez, entre finales de 1880 y 1920, denominado entonces Diana. En junio de 1925 lo adquirió Antonio Camacho Caballero para convertirlo en una tienda de comestibles y bebidas que ha llegado a nuestros días conservando su nombre» (Del libro de Enrique Pérez, “Tabernas y Bares con Solera”). (Ilustración: Detalle de cuadro de La Diana, obra de Coro López-Izquierdo).

En la época de Camacho Caballero, por la Calle San Bartolomé, su propietario tenía, además, una bar, donde además de vino, servía café y chocolate, --cuyos bombones molían sus hijos--, una tienda de bicicletas y un alquiler de coches de pedales. En la Revista Portuense, en septiembre de 1933, aparece esta noticia curiosa: «En la tarde del viernes se presentó en el almacén de la calle Palacios titulado “La Diana”, propiedad de Antonio Camacho Caballero, un gitano de unos veinte años, quien con engaño logró alquilar una bicicleta, a pesar de ser totalmente desconocido para el dueño, dando el nombre de José Fernández Heredia y el domicilio de Rosa, num. 17, resultando falsos, porque ni la máquina ni el gitano han aparecido. La bicicleta seminueva, marca “Regina” núm. 22.732, está pintada de guinda mate, fileteada con manillar de carrera y un solo freno, valorándola en 120 pesetas y dando su dueño cuenta de la sustracción a la Policía de esta localidad que practica gestiones». (Ilustración: Esquina de Palacios con San Bartolomé. Cuadro de Rafael Tardío Alonso).
.

WASHINGTON IRVING EN EL PUERTO

Los jóvenes románticos europeos, los universitarios americanos, empujados por deseos de aventuras, de conocer lugares exóticos, descubrieron en la España del siglo XIX un lugar privilegiado para sus viajes. Un claro exponente es el escritor estadounidense, Washington Irving (1763-1859), autor de “Cuentos de la Alhambra” (1832).   Sus vínculos diplomáticos y su amor a los libros hizo que durante una de sus estancias en Andalucía fuera invitado en El Puerto (1828) de la familia Bölh de Faber, por el padre de la escritora Fernán Caballero, emparentado con los Osborne y metidos de lleno en el negocio de la vinatería. En su diario inconcluso, cuenta las actividades que realizaba en nuestra Ciudad, a la que llegó el 24 de agosto.  Así, el joven Irving se estableció en nuestra Ciudad durante un tiempo, encontrando la paz suficiente y la inspiración para terminar algunas de sus creaciones literarias. Según reza en la placa situada en la casa de la esquina de la calle Palacios con San Bartolomé:  «Washington Irving, ilustre escritor norteamericano, autor de “Los Cuentos de la Alhambra”, vivió en esta casa en el otoño de 1828 y en ella terminó de escribir sus libros “La Conquista de Granada” y “Colón» (*). La Ciudad y su Ayuntamiento rinden este homenaje a su memoria. Octubre de 1865».

Aunque, todo hay que decirlo, el norteamericano se quedó más tiempo del previsto debido a un brote de epidemia que cortó las comunicaciones entre Cádiz y Sevilla, lo que hizo que prolongara su estancia en El Puerto hasta el 3 de noviembre, fecha en la que regresó a Sevilla, de donde provenía. Allí conoció a Cecilia Bölh de Faber (Fernán Caballero) durante la representación de una ópera, para luego visitarla en su finca sevillana, fraguándose una fuerte amistad literaria. Las andanzas de Irving por nuestro país fueron estudiadas por Charles G. Bowers en su libro, “Las aventuras españolas de Washington Irving”. A la vuelta a Estados unidos, el escritor se convirtió en un entusiasta promotor de nuestros vinos, de los vinos de Osborne. Entre su correspondencia figura una carta por la que solicita se le envíe el vino de El Puerto “el mejor Brown Sherry [...] desearía que fuese un vino del cual yo pudiera enorgullecerme. Me propongo, con un poco de este vino, conseguirles muchos pedidos de Boston”.

________________
(*) Puede tratarse de la “Historia de la Vida y Viajes de Cristóbal Colón, escrita en inglés por el caballero Washington Irving y traducida al castellano por Don José García de Villalta”. Madrid. Diciembre de 1833. Imprenta de D. José Palacios, calle del Factor.

6 comentarios en “90. LA DIANA. Ultramarinos de los sentidos.

  1. SALVA

    Estaria enormemente agradecido si pudiese darme informacion relativa a la fecha de construccion de las viviendas Sociales del Puerto de Santa Maria concretamente las situadas en la calle Valdes frente a los aparcamientos de SuperSo

    Mil gracias
    Salva

  2. miguel aguirre

    Para Ezequiel,
    me gustaría saber si acabó su trabajo sobre Irving. Me interesaría mucho consultar l ainformación referente a la estancia del escritor en el Puerto. En esa época mi tatarabuelo Juan Aguirre Guridi tenía una casa-bodega en la calle Palacios, 36, y probablemente se encontraría con el escritor en alguna ocasión.
    Un saludo.
    Miguel Aguirre.

  3. Ezequiel

    En estos momentos estoy realizando un trabajo de doctorado sobre el año sevillano de Washington Irving, que incluye, como sabe, su visita a los lugares colombinos y al Puerto de Santa María. Me dirijo a usted porque el señor Alfredo García Portillo me ha proporcionado amablemente su correo para que le traslade mis inquietudes sobre el tema.

    Estoy revisando toda la información disponible sobre el año sevillano de Irving, pues hasta ahora se han escrito muchas cosas apresuradas y sin contrastar demasiado la información. El caso de la visita al Puerto de Santa María quizá ha corrido mejor suerte, ya que interesó desde hace tiempo a los biógrafos de Fernán Caballero, y los primeros biógrafos de Irving también trataron con pasión de este episodio; pero aún así, creo que es mi deber sondear la información local disponible hoy en día, que ayude a presentar la estancia de Irving con verdadero conocimiento de la realidad que vivió. De esta forma, le agradecería mucho cualquier información que considere de interés sobre el tema, tal como bibliografía local, fotografías antiguas o recientes que ilustren los lugares donde estuvo el escritor, alguna descripción sobre esos lugares (especialmente calle Palacios, finca El Cerrillo y finca El Caracol), información sobre los homenajes que con posterioridad se tributaron a Ir ving en la ciudad, etc. En definitiva, cualquier dato que pudiera ser de interés para ilustrar el capítulo, y que no signifique demasiada molestia para usted. Naturalmente me comprometo a citar sus aportaciones en mi trabajo.

    Otro asunto que me tiene preocupado es la localización del Archivo Osborne. Supongo que no será el mismo que el archivo de las bodegas, pero por más que intento no he conseguido todavía averiguar su paradero actual y si hay algún régimen de consulta pública. La información más reciente que tengo es de finales de los 90, y se comenta que estaba cerrado desde hacía años. En general dispongo ya de la información que utiizaría de ese archivo, pero volvemos a lo de antes, tengo el deber "científico" de dar referencias actualizadas, y ya que hay documentación de Irving tan cerca, sería un crimen pasar de largo.

  4. ARTURO

    AUN RECUERDO CUANDO IBA A LA DIANA DE PEPITO A COMPRAR LAS COSAS QUE ME ENCARGABA MI ABUELO ANTONIO MORENO BEDOYA "EL CARPINTERO DE LA CALLE PALACIOS", MI MADRE, O ALGUNO DE MIS TIOS TAMBIEN CARPINTERO.
    RECUERDO TAMBIEN CUANDO LA FASTIDIE LA BALANZA UNA TARDE JUGANDO CON ELLA, PERO EL PEPITO LA PUDO ARREGLAR Y NO HIZO FALTA LLAMAR AL TECNICO, CON LA CONSIGUIENTE BRONCA DE MI MADRE.
    RECUERDO LOS OLORES QUE ALLI HABIA, OLORES DE MI INFANCIA QUE NUNCA OLVIDARE.

  5. morgan

    Recuerdo que Pepe, gran aficionado que fue de fútbol y seguidor del Atlético de Madrid, hermano de Isidro Gómez Recalde, antes de regentar Ultramarinos Las Palomas, en la calle Federico Rubio y Larga, estuvo durante algunos años trabajando en “La Diana” con José Joaquín Sánchez Sena, a quién llamábamos por aquel entonces Pepito y que en la actualidad contra viento y marea conserva otro de los patrimonios afectivos de mi infancia, como me ocurre con la Giralda.

    Y hablando de “La Diana”, como no recordar al coche de su propio nombre que conducía Antonio Camacho, todo un lujo para la chavalería de aquella época ya que nos montábamos y paseábamos cada vez Antonio o su hijo Rafael se descuidaban.

    A propósito, frente a “La Diana” existía una popular taberna regentada por un sanluqueño que precisamente el coche de Antonio Camacho transportó el mobiliario y enseres desde Sanlúcar de Barrameda hasta una de las viviendas de la desaparecida Barriada 18 de Julio donde residió su familia, situada en las proximidades de la Plaza de Toros, calle Valdés y Hospital Santa María del El Puerto.

    Me estoy refiriendo al entrañable Antonio Escobar, ‘Escobalito’ quién dirigíó hasta su prematuro fallecimiento, la taberna conocida por la de Perchiu y en donde se daban cita toda la marinería sanluqueña que también aprovechando la bonanza que proporcionaba la pesca se trasladaron a vivir a El Puerto.

    Su extraordinaria afición a los pollos ingleses hizo que en la trastienda los custodiara favoreciendo la presencia de aficionados a los gallos de pelea. No debo olvidar los ricos altramuces que ofrecía a los niños, mientras los mayores conversaban y saboreaban la exquisitez de la manzanilla de su tierra y los buenos vinos de El Puerto.

  6. J.M. Fernandez Izquierdo

    Eres una vieja gloria del glorioso Zepelin CF, te lo dice uno que se alineó contigo allá por los sesenta (que tiempos aquellos). A ver si te acuerdas de este equipo. Portero: Lores. Defensas :Alberto, Nene, Jesus Carmet. Medios: Elias y Juan Miguel. Delanteros: Noni,Gala, Calixto, Pepe y el Ito. Aquel verano de 61 nos proclamamos campeones en la Gimnastica. Despues fueron campeones los del Atlético Puerto, que le disputó la copa en el Eduardo Dato al Racing juvenil.Cuando vuelva al Puerto pasaré a saludarte por la Diana, si todavía está abierta

Deja un comentario