359. EL VAPOR DE EL PUERTO (I)

pepedelvapor_puertosantamaria

Pepe 'el del Vapor' y José María Morillo, Pepe 'el del Vapor de Internet' como lo bautizó Antonio Burgos, en una foto en la cubierta superior de popa del Adriano III, en 1997. (Foto Jorge Roa).

Que si, hombre, que ya era hora. La verdad es que no sé cómo no he podido hablar del Vapor de El Puerto que aun continúa surcando la Bahía, y tampoco de su excelente patrón y marinero, mi admirado y recordado José Fernández Sanjuán, Pepe el del Vapor (1909-2001). Pero, claro, cierto es que ya poco más se puede decir del Vapor, posiblemente el símbolo de unión más querido de Cádiz y El Puerto. Pues ilustres personajes, como Rafael Alberti, Paco Alba, Juan Lara, y Antonio Burgos, entre otros, a través de sus magníficos poemas, coplas de Carnaval, pinturas y artículos periodísticos, han sido los mejores valedores para que sean conocidas las peculiaridades del Vapor, no sólo en España, sino también en el ámbito internacional.
En lo que se refiere a Pepe ni que decir tiene que las entrevistas publicadas casi no han dejado espacio para incluir algo más sobre su vida. Porque es conocido su nacimiento en la localidad coruñesa de Barallobre, los reconocimientos y premios concedidos y, especialmente, las circunstancias que motivaron su arribada a Cádiz, que, como recordarán, fue gracias a la Exposición Universal de Sevilla de 1929, debido a que, desde Galicia, navegó en el Adriano I para hacer un servicio fluvial por el Guadalquivir y por la explosión ocasionada al Vapor “Cádiz” se quedó definitivamente para cubrir la línea Cádiz-El Puerto.

vapor_circulo_puertosantamaria

Sin embargo, nunca se ha dicho que Pepe y el Vapor fueron durante muchos años indispensables para el mantenimiento de la actividad pesquera portuense. Pues resulta que antes de construirse los espigones de Poniente y Levante en la desembocadura del Guadalete, obras que finalizaron en 1970, la entrada de arenas que arrastraban las corrientes litorales y formaban la barra en la boca del río, impedían que la práctica totalidad de los barcos pudieran pasar por el Guadalete a media marea o bajamar escorada.
Entonces Pepe, a bordo del Vapor,  con un instrumento formado  por una pesa u otro metal colgado de una cuerda (sonda de mano, escandallo o plomada), no sólo medía la profundidad del río, sino que de la misma manera al colocar cebo en la pieza de metal, con tan solo tocarlo, iba conociendo la calidad de fondo de la desembocadura del Guadalete. Y claro. Con esta maniobra, le permitía, al esquivar los cascajos y arenas del río, alcanzar la navegación correcta y, así, los barcos, al seguir el rumbo del Vapor, entraban en puerto sin esperar la pleamar. Esta laboriosa operación, además, era fundamental para evitar cualquier desgracia cuando las condiciones meteorológicas eran adversas, como por ejemplo, la niebla.

vaporguadalete-puertosantamaria

Cubierta superior de popa del Adriano III.

Ésa es la historia que nunca refirió Pepe el del Vapor. Percibo que si no lo hizo en las entrevistas fue por la modestia que le caracterizaba. Del mismo modo puedo afirmar que tampoco contó las grandes fatigas que pasó para que el Vapor permaneciera navegando.Ya ven. Toda esa proeza de Pepe el del Vapor y al Vaporcito del Puerto, considerado como Bien de Interés Cultural desde 2001, todavía la Junta de Andalucía no ha estimado concederle ayuda vitalicia. (Textos: Antonio Carbonell López).

vapor_rosco_puertosantamaria

"Tiene esta tierra un barquito al que quieren jubilar. Dicen que no es rentable,  como si fuera un nuevo depósito de ING Direct. Que no es competitivo, como si fuera el coche de Fernando Alonso. Pero las aguas plateadas y azules que a diario le ven ronear y presumir, susurran a quienes quieran oírle: nos os creáis esa trola, ese engaño; pese a los achaques de la edad, el Vaporcito sigue hecho un chaval. Habla el mar para defendernos de los necios que no distinguen entre valor y precio, para que no confundamos la velocidad con el tocino, para recordarnos que las prisas son para los ladrones y los malos toreros. Y habla, sobre todo, para que seamos honrados con nuestra historia.

vaor_guadalete_2_puertosantamaria

Yo era un niño con ganas de cantar el pasodoble de Los Hombres del Mar donde hay que cantarlo, aquella mañana de septiembre de 1976. Iba con mi madre al ambulatorio de Vargas Ponce, cuando acudir a un médico que no fuera el de cabecera suponía viajar a la capital, bella aventura que incluía desayunar en la Plaza de las Flores, darse una vueltecita por Simago y acercarse al puesto del Melli a comprar la última cinta de la comparsa de Antonio Martín. Recuerdo, como si fuera hoy mismo, mi primer viaje. La noche antes, con la imaginación y los nervios sueltos, abandone mi condición de niño pobre para convertirme en un respetado pasajero de la serie Vacaciones en el Mar, al que una bella sobrecargo deseaba a la entrada un feliz viaje. Antes de que me venciera el sueño, fui pirata bueno, descubridor de islas desiertas, héroe en todos los naufragios en los que el Vaporcito salía indemne de los peligros del mar, la mar, sólo la mar.

vapor_guadalete_3_puertosantamaria

Con el sol desperezándose por las marismas, embarqué por fin. Necesitaba más ojos para contemplar aquel carnaval azul con voces de gaviota; me faltaban oídos para escuchar ese rumor de siglos. Y al fondo, Cádiz, como un Edén salado y claro, como una utopía sosegada y amable, bailándole el agua al templo marinero que anunciaba su llegada a golpe de bocina. El niño que un día de septiembre de hace treinta años descubrió el Atlántico asomándose a la bahía, el que presintió aquella inolvidable mañana que el Paraíso debió de estar muy cerca de esta esquina, acudirá hoy a defender la dignidad de ese pobre barco con honra al que algunos contables quieres jubilar. A reivindicar, desde la esperanza y la melancolía, que el Vaporcito del Puerto siga navegando por el río del olvido sin que se resienta su memoria." (Textos: Pepe Mendoza).

11 comentarios en “359. EL VAPOR DE EL PUERTO (I)

  1. antonio

    Hola a todos yo no voy a entrar en el debate de porteño o portuense la verdad,si hay tanta controversia con este tema es que entan muy cerca una denominacion de la otra por tanto yo me quedo con portuense porque me suena mas a puerto de mi cai,este bien o mal dicho.
    Soy de jerez de la frontera y vivo en malaga y por tanto todo lo que suena a cadiz me invade,se me pone un nudo en la garganta que es superior a mis fuerzas,mi carnaval que siempre lo veo en la tele,el futbol,ese arte que hay en cadiz impresionante.Por todo ello !!!!!VIVA CAI¡¡¡¡¡¡¡

  2. Antonio

    A la Redacción: He buscado en Google poniendo entre comillas "porteño portuense" y hay nueve entradas. Siete son de "Gente y habitantes de El Puerto" el resto de un blog de Jerez, nada edificante. La autocita no es autoridad en el lenguaje.

    REDACCIÓN ha escrito: Querido ¿Antonio?, A ver si buscamos mejor en Google. No busque entre comillas sino las palabras 'porteños portuenses' sin ninguna acotación. Solo hay diez citas en la primera página, si mira debajo, hay 10 páginas más y siguientes. En concreto: Resultados 1 - 10 de aproximadamente 2.430 de porteño portuense. No todas, evidentemente hacen gala del doble uso, pero si muchas. Es normal que las primeras sean en la página de Gente del Puerto, porque al estar el debate vivo, y al tener muchas visitas (hoy a las 20:49 Gente del Puerto ha recibido 4514 visitas en las últimas 24 horas) ocupa los puestos más relevantes. Pero siga buscando, que el que persevera, halla.

    Un ruego, dejemos este espacio para hablar de Pepe el del Vapor. Estas controversias las podremos dirimir en el apartado PORTUENSES escrito por el ilustre letrado D. Luis Suárez y Ávila.

  3. LSA

    Porteño, escribe, de castigo , mil veces: "En Alguno se ha equivocado, ha se escribe con hache, porque es del verbo haber".Y no vaticines la destrucción ni de libros, ni de diccionarios. Los libros se cuidan como a las niñas de nuestros ojos.
    Pues ya que me dices que hable de Pepe, el del Vapor, contaré una anécdota que sucedió con el filólogo e historiador y amigo Diego Catalán Menéndez-Pidal. Esto escribí de él.
    "No se crea que Diego Catalán era un sabio engreído y supuesto. Era jovial y hasta diabólico. Sus diabluras veniales consistían, por ejemplo, en pasar, de un lado a otro, por arriba, con sus discípulos, el acueducto de Segovia y ser interceptado por un guardia, darle no se sabe qué explicación y seguir; empeñarse en ir a Cádiz y llevar el timón del vapor del Puerto, un día de levantera y temporal, conmigo, para conocer a Agustín El Melu, y quedarse sorprendido, por la noche, en el “Piano Pub” de la Ribera del Río, cuando le dedicaron, por mi clandestina instigación, la canción del vapor de Paco Alba: “ A don Diego Catalán, marinero de fama, que lleva perfectamente el vapor con marejada y viento de Levante”.
    Y es que Pepe el del Vapor lo invitó a un refresco, le dio el periódico y, finalmente, le dijo: -Don Diego¿ quiere usted llevar el vapor?.
    Pepe el del Vapor era una bellísima persona, que hizo servicios impagables a muchos portuenses y a muchos gaditanos, llevando y trayendo cartas urgentes y paquetes sin cobrar un céntimo.

  4. PORTEÑ@S

    Que yo sepa estamos hablando de pepe el del vapor,por lo visto alguno se a equivocado de tema y de gentilicio, LSA si algun dia destruyen todos los dicionarios desde mediado del siglo XlX hasta los años 90 pues igual te dan la razon, ten un poco mas de modestia vete a la biblioteca publica sita en la calle larga pide los dicionarios mas antiguos que tengan y a ver si tienes un poco de humildad de una vez y reconoces tu error.

  5. LSA

    José María, o quitas la cita de la derecha de Mariano López Muñoz, un claro prosista portuense que nos llama y se llama portuense o no cambies el título que habías puesto " Esencia portuense" por "Esencia porteña". Ese título casa muy mal con el texto de Mariano López Muñoz: "Un hijo de castellanos cántabros, nacido aquí, dirá siempre que es portuense".

    REDACCIÓN ha escrito: Si me lo permites, querido Luis, no voy a quitar la cita. Hace ya tiempo que preconizo que ambos gentilicios pueden convivir, incluso, de forma retórica en un mismo texto. En Google se usan indistintamente en una misma web, o por mejor decir, en muchas. Escribe en Google "porteños portuenses" y lo verás. Ah! y antes de que apareciera esta web.
    ¿Estaremos aburriendo a los lectores de Gente del Puerto, siempre a vueltas con lo mismo? Abrazos. JM.

  6. LSA

    A Manuel Sánchez López. Le felicito, usted no es un impostor, ni un tornadizo, ni quiere señalarse sin motivo ni mérito. Usted es un clásico y, como toda la vida de Dios, usted no tiene que inventarse citas, que no no están entrecomilladas, Usted dice que es portuense. Enhorabuena. Usa usted el gentilicio que es el común en esta ciudad, el que ha usado siempre, el que no le han querido imponer desde ninguna web, y el que está vigente y consagrado por la Real Academia Española. Presuma de ser portuense.

    REDACCIÓN ha escrito: Querido LSA, la web a la que te refieres no impone sino que imposta. Como ya admite Vd., mi querido amigo, la Academia de la Lengua reconoce la voz 'porteño' para nosotros, al menos desde 1884 hasta 1989; luego de imposición nada, entre otras cosas porque no es en esta web, sino en muchas, y por tanto está en el habla y en la escritura que, el uso de 'porteño' es hecho para referirnos a los portuenses, también.
    Escribe en Google 'porteño portuense', entrecomillado. Verás páginas y páginas de conciudadanos nuestros que usan la palabra 'porteño' referida a los naturales o vecinos de la Ciudad donde desemboca el Guadalete. Pero no desde que está esta web, sino mucho antes.
    Con mis respetuosos saludos,

  7. MANUEL SANCHEZ LOPEZ

    Soy uno de tantos portuense y conoci a Pepe el del vapor cuando solo tenia 8 años, recuerdo que me lleve durante mucho tiempo yendo y viniendo casi todos los dias a Cadiz por motivos de trabajo de mi padre. Ahora tengo 72 años y me acuerdo perfectamente y mucho mas por la fotografia que se muestra en su comentario.quiero recordar tambien al patron eduardo que la mayoria de los dias se cuidaba de mi en el vapor hasta que regresaba mi padre de hacer la compra en Cadiz.Estoy encantado de haber tropezado con esta historia la que me ha hecho mucha ilusion.Muchisimas gacias.

  8. PORTEÑO

    Como todos sabemos pepe recibio a lo largo de su vida muchas medallas y condecoraciones de distintos organismos, yo ingenuo de mi le dije medio en broma medio en serio, Jose y no le a dado a usted por ponerse un dia todas las medallas? respuesta de pepe, "no, porque yo nunca he vivido de eso".

  9. ojo avizor

    Lo que se cuenta hoy sobre la encomiable labor de Pepe el del Vapor para evitar riesgos a su Vaporcito y a los marineros en la navegación en la desembocadura del río, viene como anillo al dedo ya que cerca de las playas de Valdelagrana y de la Puntilla, en el espigón de levante y en el de Poniente, se practica una pesca de redes fijas que es peligrosísima para los veraneantes y deportistas que suelen bañarse y hacer piragüismo en la desembocadura del río porque en cualquier descuido pueden quedar atrapados y morir por asfixia.

    Me estoy refiriendo a la pesca con trasmallos que es una pared de red de tres paños adosados, siendo la red de la malla de los paños exteriores más grande, con el fin de que puedan pasar los peces y la del centro más pequeña para que queden enmallado por las agallas. A veces se puede ver por la zona del espigón unas botellas de plásticos, cervezas y algún que otro objeto, que no se mueven ni con Levante. Es señal inequívoca de que debajo de la misma se haya calado un trasmallo.

    A pesar de las situaciones de desempleo y de necesidades perentorias de quienes las practican, es necesario que la Subdelegación del Gobierno ordene lo conveniente para que se elimine los trasmallos que se encuentran cerca de las playas y en las proximidades de los espigones. Porque además de ser pesca ilegal puede en cualquier momento provocar alguna desgracia.

  10. Escalerita alta

    Recuerdo que en mi casa se hablaba mucho y bien de Pepe el del Vapor porque ayudaba a los patrones de los barcos pesqueros en su navegación cuando se acercaban al temido canal en la desembocadura del río Guadalete de vuelta de las pesquerías Por fin hoy me he podido dar cuenta ya que con un instrumento formado por una pesa u otro metal colgado de una cuerda siempre estaba alerta ante cualquier adversidad, además de realizar sus labores diarias. No era para menos del porqué admiraban a este ser tan querido por las familias de los marineros porteños.

  11. Antonio Burgos

    vapor_75_puertosantamaria De esas últimas estribaciones de Grecia y Roma que dice Toto León que están en Sanlúcar de Barrameda tenía que ser quien, como un Avieno en una nueva "Ora marítima", lo descubriera: Luis Miguel Fuentes. Fuentes se embarcó el domingo en el "Adriano III", que como la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929 y como el pundonoroso comisario que puso en marcha la Exposición Universal de 1992, el profesor Olivencia, cumplía los 75 tacos de almanaque. La bahía (¿qué bahía va a ser?, la de Cádiz, joé) estaba como el Guadalquivir en el verso de Lope, sólo que sin juncias verdes: llena de velas blancas. Velas blancas de barquillas caleteras, de yates de pintar la mona en Puerto Sherry y de barquitos de aficionados a la mar que lo tienen atracado en Puerto América o fondeado en los bajos del caño de Río San Pedro.?Gracias a las investigaciones líricas del profesor Paco Alba, sabíamos que ese barquito tiene una gracia exquisita, que hasta dio su viajecito la célebre Tía Norica. Y dio su viajecito Luis Manuel Fuentes como cronista de la ruta conmemorativa de los 75 años y continuó la investigación poética del Brujo. Fue el de Fuentes realmente un viaje del descubrimiento. Como los de Colón, pero sin tanto bombo: los famosos bombos de Colón, que hasta escribió un Diario para hacerse la propaganda. Fuentes ha descubierto que el vapor, el único vapor, el antológico, el legendario, el lírico Vapor del Puerto, no es tal vapor. Y que nunca lo fue, sino motonave. Esto lo coge Alejo Carpentier, tomando los retablos de estípites y plata virreinal de El Puerto al modo de la habanera Ciudad de las Columnas, y hace una novela. El título ya lo tenemos: "El vapor que nunca fue a vapor". Esto es lo más grande del mundo. Porque el mundo, como saben por Fernando Villalón, se divide en dos grandes partes: Sevilla y Cádiz.?Partes de las que no puede haber mejor símbolo que el Vapor Que Nunca Fue A Vapor.

    vapor_75aniv_puertosantamaria

    Javier Ruibal, José María Morillo y Paco Cepero, en el paseo del 75 aniversario del Vapor, año 2004.

    Arranca la novela en 1929. Un gallego emigrado a Cuba, Antonio Fernández Fernández, construye en el astillero coruñés de Mariños una motonave de viajeros que cede a su hermano Pepe, el primer Pepe el del Vapor. Le pone de nombre "Adriano", en homenaje a su padre. Da sus viajecitos por la ría del Ferrol, aún sin Tía Norica a bordo, hasta que lo reclaman desde la Sevilla de la Exposición de 1929 para que haga la ruta Sevilla-Sanlúcar-Mar. Sí, el "Adriano" es el vapor que todavía saluda un caballista desde el azulejo de la esquina trianera de Cuesta. Un vapor del Mississipi por la marisma, camino de la bahía. Donde recala al término de la Exposición, para ir, como una copla, del Puerto a Cai. Poco después, segundo capítulo de la novela, estalla en el muelle de El Puerto la caldera del vapor "Cádiz" y la explosión hunde al "Adriano". Marchando otra de vapor del Puerto en los astilleros de Mariños: el "Adriano II", que llega en 1932. En él se embarcarían los sueños marineros de Paco Alba. Navega hasta 1955, en que es sustituido por otra motonave carnavalescamente disfrazada de vapor, el actual "Adriano III", declarado Bien de Interés Cultural, que si será marinero, que hasta ha podido superar las tormentas burocráticas de una cosa con un nombre tan poco lírico y gaditano como el Plan Internodal de Transportes de la Bahía.?José María Morillo, un Pepe el del Vapor navegando por Internet en rutas de promoción turística del Puerto, me invitó a embarcarme el domingo en el "Adriano III" para el viaje conmemorativo. Aunque no estuve, subí a bordo. Son las maravillas de la poesía. Con sólo pensar en el "Adriano", el vapor que nunca fue a vapor, ya estamos a bordo de la hermosura de los viejos sueños, sueños marineros.
    Antonio Burgos

Deja un comentario