481. RAMÓN SÁNCHEZ PINA. Superviviente de la División Azul.

ramonsanchezpina_puertosantamaria

Ramón Sánchez Pina nació en la Ribera núm. 41 entonces, en la Casa de la Escalerita el 3 de marzo de 1921. Cuando Ramón contaba apenas un año, su padre Manuel Sánchez Atalaya, se colocó de Sacristán en la Parroquia de San Joaquín a donde se fue a vivir toda la familia, y donde fue bautizado nuestro protagonista, hace ahora 88 años. Con cuatro años cursaría sus primeros estudios -con una amiga- en el Asilo de Huérfanas, con entrada por la calle Diego Niño. Allí estaría poco tiempo, luego pasaría a otra amiga en la calle Melero -con Paca la mujer de Juan Pinto, aunque lo llevaba la hija- cuando la familia tenía dinero para destinar 1 “perra chica” diaria a tal menester.

sanchezpina_monaguillo_puertosantamariaAllí aprendería las primeras reglas y, con seis años se vería de monaguillo, a las órdenes de su padre, el Sacristán, en San Joaquín. Luego estudiaría en el Pósito de Pescadores, en Puerto Escondido, aunque por poco tiempo: hacía falta arrimar algún dinero para la familia y dejó pronto la escuela. (En la imagen, Ramón de monaguillo, en 1926).

PROCLAMACIÓN DE LA REPÚBLICA.
La proclamación de la II República le cogió el 14 de abril con 10 años. Vendrían malos tiempos para la familia porque al padre lo echan de Sacristán de la Parroquia, debido a que su hijo era presidente de la Sociedad de Camareros, una especie de sindicato gremial progresista y porque también otros hermanos de Ramón militaban en partidos de izquierda que no se llevaban precisamente bien, con la Iglesia. Y así empieza un largo peregrinar por diversas viviendas de aquel Sacristán venido a menos y su larga prole -6 hijos- por diversos domicilios: Larga 72 -hoy 74-, Pozuelo, Durango, ...

El padre coloca a Ramón de monaguillo en  la Iglesia Mayor Prioral, donde estará dos meses y luego con el mismo oficio además de mozo, en el antiguo Hospital San Juan de Dios.  También ejercería en el Convento del Espíritu Santo, el Asilo de Huérfanas y las Capuchinas. Un par de años más tarde, en 1933, se va a trabajar en la Papelería Cortés, con Emilia y Elisa, como repartidor y vendedor de periódicos, llegando a ganar 1 peseta diaria, compatibilizándolo con la venta del periódico comunista Mundo Obrero, donde se ganaba otra peseta al día.

sanchezpina_familia_puertosantamaria

Ramón es el primero de la derecha, con sus padres y hermanos. La fotografía es de 1932.

LA REBELIÓN DE 1936.
En 1936 ya no vendía periódicos. Entra a trabajar como aprendiz, con 15 años, con Pepe Lora en la Carpintería La Palma y de chiquillo en las casetas de playa. El día que se produjo el Desembarco de los Moros en los muelles de El Puerto, el 18 de julio, lo mandaron para su casa.

morosdefranco

Los moros de Franco, camino de Madrid.

Los moros eran seguidos por la chiquillería, alborotadora, que contemplaron como sacaban a los falangistas que estaban presos en la Prevención. En el Ayuntamiento se cambiaron las tornas y organizaron el nuevo régimen; luego fueron a la Casa del Pueblo. Hubo tiros, algunos heridos y los niños desaparecieron, se cerraron comercios y en España y en El Puerto empezaría una nueva etapa que duraría 40 años.

taberna_laburra_puertosantamaria

La Taberna 'La Burra', en una instantánea tomada después de su cierre. (Foto Fito Carreto).

Ramón siempre fue un buscavidas y buscando trabajo llegó a ejercer de freganchín en la Taberna “La Burra” en la calle Cielos, en “La Antigua de Cabo”, en las corridas de toros y en fiestas privadas. Como aprendiz de carpintería ayudaba a su padre, que en aquellos tiempos se ganaba la vida como fotógrafo de comunión, tomando instantáneas a los marineros o a los niños del Batallón Infantil, junto a otros conocidos retratistas de la época de El Puerto como Quico Sánchez o Justino Castroverde.

sasnchezpina_esposa1_puertosantamariaLA GUERRA Y SU NOVIA.
Debido a su papel como repartidor de Mundo Obrero, los Requetés lo quisieron llevar al frente de batalla y para ello lo pusieron a hacer instrucción militar. Pero un amigo le presentó a Juan Ignacio Varela Gilabert que lo introdujo en la organización juvenil de la Falange -los flechas- y se salvó de ir a la guerra. Eso si, todos los domingos y fiestas de guardar, tenía que ir a misa. (En la imagen, Ramón y su mujer, Catalina, el día de su boda celebrada en el año 1946).

Fue precisamente con los flechas que fueron a Rota a escoltar la procesión de la Virgen del Rosario cuando conoció a la que habría de ser su mujer, Catalina Santos Lucero. Estamos en 1938. Y a partir de entonces, domingo si domingo no, se desplazaba a la vecina población a ver a su novia. En 1939, con la mayoría de edad, lo mandan a Utrera a hacer la instrucción para ir, esta vez si, al frente de batalla. Allí conoce Manuel Delgado Almisas, que era practicante, y con él estuvo en el botiquín y haciendo la instrucción durante 21 días, con tan buena fortuna que se acabó la guerra y no conoció la confrontación en primera persona. Vuelta a El Puerto y se coloca de eventual en Bodegas Caballero, primero y luego en Bodegas Terry como arrumbador.

sanchezpina_amigos_puertosantamaria

De izquierda a derecha, Pepe Morillo León, Ramón Sánchez Pina y un desconocido. Foto de los años 40 del siglo pasado.

LA DIVISIÓN AZUL.
En 1941 se incorpora de nuevo al Servicio Militar. Viendo el hambre que había en Cádiz decide enrolarse en la División Azul -al menos comería- ganando 7,50 pesetas al mes. La División Azul --Blaue Division, para el ejército alemán, o la 250 Einheit spanischer Freisilliger de la Wehrmacht--, fue una unidad de voluntarios españoles que sirvió a partir de 1941, y oficialmente hasta 1943, en el bando alemán durante la II Guerra Mundial, principalmente en el frente oriental contra la Unión Soviética.

sanchezpina_rusia_puertosantamaria

En el frente ruso, a la derecha, llevando un carro de artillería.

sanchezpina_hoff_alemania

En Hoff (Alemania) 1943, poco antes de su repatriación a la derecha del grupo.

Allí estaría con otros porteños, entre otros Pepe Benjumeda, el Neno, con nótula 115 en Gente del Puerto,  pasando dos inviernos de auténtico frío. Fue artillero conductor del 4º de Carros del 2º Escuadrón, llevando también un armón de artillería. Recuerda aún el ametrallamiento aéreo de la columna en la que iba en el frente de Nogolor y también su paso por el Frente de Leningrado (San Petesburgo). De El Puerto fueron unos 25, --en Sevilla se bajaron 4-- regresando los de Artillería, no así los de Infantería que volvieron pocos. Recuerda a Pepe Barragán, Francisco Camacho Ullén, Ramón Ortiz, José Navarro Guerra, Quirós Vergara, Manolo Morillo (de infantería, que no regresó, muerto en Voljow). Ramón hizo amistad con el Cabo Carmelo Gómez Corella, con el que todavía se habla por teléfono.

sanchezpina_amigos2_puertosantamaria

En las bodegas Terry, a la derecha con algunos compañeros, entre otros Alex R. Eady, con nótula núm. 391 en Gente del Puerto y Manuel Delgado Almisas, con el que compartió instrucción durante el Servicio Militar.

REGRESO A EL PUERTO.
En 1943 se incorpora de nuevo en Bodegas Terry donde haría de todo: arrumbador, embotellador, pintor, ayudante de carpintero, camarero, ... jubilándose como conserje en 1981, con 60 años. Lleva pues 28 años de jubilado jubiloso, con una memoria impecable, una conversación amenísima y nada pesada ni aburrida, y muchas cosas que contar y compartir que, en una segunda parte esperamos ofrecerles a los lectores de Gente del Puerto.

sanchezpina_familia2_puertosantamaria

Ramón y Catalina, con sus once hijos, en una reunión de aniversario.

sanchezpina_familia3_puertosantamaria

Ramón con sus nietos, no están, todos, en la misma reunión de aniversario.

LA FAMILIA Y EL TRABAJO.
Ramón se casaría en el año 1946 con Catalina Santos Lucero -recientemente desaparecida- con quien tuvo 11 hijos: los nietos y los biznietos siguen de camino. La ceremonia la celebró en la Iglesia Mayor Prioral, fijando su residencia en la calle Luna, 47. En la actualidad vive en un piso en una barriada que no podía tener un nombre más apropiado con su relación profesional: la Barriada de la Vid.

sanchezpina_camarero_puertosantamaria

Con un grupo de compañeros, de camarero.

Ramón, con tanta familia, tenía que seguir haciendo lo que hizo toda su vida: trabajar y compatibilizó sus ocupaciones en Terry con las de camarero -algo que también ejerció en la Bodega- en Los Tres Reyes, el Bar Vicente, el Resbaladero, en la Feria llevando la Caseta de Helo-Libo. Además, participó en la construcción del Depósito de Gasoil en “La Otra Banda”, o cuando estaba parado, acarreando tablillas en el Muelle, e incluso descargando maletas en la Estación. También fue conserje y cobrador de la Asociación Cultural 'Medusa' con nótula núm. 181 en Gente del Puerto, ayudando a sus hijos y  cobrador de la Hermandad del Olivo.

sanchezpina_esposa_puertosantamaria

Catalina y Ramón, el matrimonio duró más de sesenta años.

Su larga prole se tiene que sentir orgullosa de un hombre trabajador, sensible, culto e inquieto que al enterarse de que Gente del Puerto se lee por Internet, no ha dudado en pedirle a sus hijos que le instalasen en su casa un ordenador para conocer -tiene muchas ansias de conocer- que se cuenta de sus paisanos, de las Gente y Habitantes de El Puerto.

19 comentarios en “481. RAMÓN SÁNCHEZ PINA. Superviviente de la División Azul.

  1. Redaccion

    La misa que se ha de celebrar por el recuerdo del bueno de Ramón, será en San Joaquín el próximo día 4 de enero, miércoles, a las 20:00 horas.

  2. María Sánchez

    El día 23 de diciembre Ramón se ha reunido con su mujer Catalina. Sus hijos,nietos y bisnietos siempre lo recordaremos.

  3. JLM

    89 años tiene, la misma edad que Ramón a punto de cumplir los 90, José González Rodríguez, el último soldado vivo de la capital que estuvo en la División Azul. Como Ramón en El Puerto.

    Hoy revive en Diario de Cádiz su historia, magníficamente recreada por Pedro Ingelmo y Rafael Navas. En el recuento gaditanos muertos en Rusia se han olvidado de algunos caídos divisionarios de El Puerto.

  4. JOSEFA SANZ SOTO

    ernesto. me gustaria,me dijeras ,de cuales de mis primos eres hijo,pues la familia SANZ en el Puerto somos muchos y mi padre Gonzalo Sanz Ganaza fuè hijo de José Sanz Peluffo y Candelaria Ganaza Peinado, mis abuelos.y entonces eres mi sobrino.josefa.

  5. ernesto

    Josefa Sanz

    Gonzalo Sanz Soto era hermano de mi abuela Teresa. Acabo de enterarme por una partida de nacimiento que sus padres eran Don Jose Sanz Peluffo y Doña Candelaria Ganaza Peinado.

  6. Gonzalo y Veronica

    Abuelo, estamos muy orgullosos de ti, nunca nos cansaremos de oir tus vivencias ya que tenemos mucho que aprender de ellas, a ser honrrados, humildes y buenas personas. Te queremos mucho, tu nieto, bisnieto y nieta politica

  7. JOSEFA SANZ SOTO

    ramon sanchez pina ,gran persona y compañero de mi padre Gonzalo sanz ganaza en las bodegas Terry durante mucchos an
    ños y con el tiempo consuegros.Sus hijos,Pepito y Charito se casarian DOS GENTES BUENAS DEL PUERTO. RAMON SANCHEZ Y MI PADRE GONZALO SANZ,TONELERO EN TERRY.

  8. miguel sanchez ivars

    Yo no esperaré a que mi abuelo falte para decirle que estoy orgulloso de él, aunque no lo visito todo lo que debiera o me gustase por los menesteres de la vida de los que él tanto sabe. Lo mas asombroso es que mi octogenario abuelo tiene hoy la posibilidad de leer estas palabras puesto que, a pesar de su edad, está dando sus primeros pasos en Intenet. Ramón, no entendió de colores ni siglas cuando el pan de los suyos estuvo en la palestra, por eso hoy es soberano de su casa y su causa, la patria del beso y el apretón de manos. Ramón Sánchez Pina (u.e.i.) para su gente.

  9. Ana Mari

    Me ha emocionado mucho leer tu historia, aunque ya conocia parte de ella, bien por lo que nos contaba mamá (tu hermana) olo que me has contado tu mismo, te deseo todo lo mejor y te mando un beso muy grande. Tu sobrina Ana Mari

  10. Menestea

    Al leer en esta nótula la parte del desembarco de los moros me ha venido a la mente una anécdota que les pasó a mi madre y a mi tia, pero, antes que nada también quisiera transmitirle a D. Ramón mi admiración hacia su persona y a todas las que como él no quisieron tirar la toalla ante los réveses que les presentó la vida.

    En aquella época mi madre y mi tia tenian las dos entre 8 y 10 años respectivamente, un dia decidieron ir a misa las dos solas estrenándo un abrigo rojo que les habían confeccionado a cada una. Una vez finalizada la misa se fueron a comprarse chuches con tan mala suerte que se toparon con un moro, éste al verlas de rojo, empezó a señalarlas con el dedo y a llamarlas rojas a la vez que amenazaba con matarlas, ellas al ver la furia con la que el moro se les dirigía empezaron a correr buscándo donde refugiarse y el moro detrás de ellas. Al final consiguieron llegar hasta al bar La campana, sito en la escquina de la C/ Sta. Lucia con San Sebastián y refugiarse detrás del mostrador.
    El dueño al verlas tan asustadas salió en su defensa y se encaró con el moro. Una vez tranquilizados los ánimos y ver que todo el follón venia por los abrigos rojos, el dueño de La Campana les quitó a ambas delante del moro los abrigos e hizo amago de tirarlos a la basura, por lo que el moro al ver este gesto se dió media vuelta y se marchó muy satisfecho de haber cumplido con su deber.
    Y a ellas lógicamente se les quitó de por vida las ganas de volver a utilizar ni una triste e insignificante prenda roja.

  11. diego

    Gracias D.Jose Maria por esta nótula de D.Ramon, me hicieron recordar con lagrimas a mi padre q. e. p. d. a estos hombres y mujeres que supieron salir en tiempos dificiles y dar bienestar a sus hijos
    Un saludo

  12. Manolo Morillo

    Es un verdadero placer verte por estas páginas Ramón. Me alegro de veras por tí y por tu familia. Un abrazo del hijo mayor de tu amigo Pepe.

  13. Redaccion

    Para el autor de esta nótula no es una redundancia decir que disfruté charlando con D. Ramón --el amigo de mi padre-- buscando datos para esta biografía (primera parte); que quedé abrumado y prometí volver. Y que, cuando hoy he comentado con algunos amigos que era Ramón Sánchez Pina el protagonista de Gente del Puerto, todos me han dicho que he tenido la oportunidad de escribir la historia de una bella persona. Esa es la sensación que me he llevado, he conocido a un octogenario que vivió intensamente y hoy rememora sus vivencias; que trabajó como nadie para salir adelante: él y los suyos. Y que en la actualidad sus recuerdos, muy bien ordenados, sus archivos, y su conversación hacen que viva otra vez con intensidad, porque recordar es volver a vivir Muchas gracias, D. Ramón.

    José María Morillo

  14. c.pumar

    He sentido gran alegria al ver este bonito reportaje dedicado a D.Ramón.
    Lllevaba varios años conociendole a través de mi trabajo en la Oficina de Unicaja. No habia un día que por alli pasara que sentando me contara muchas cosas, claro que no todo lo que aquí he aprendido de su historia. Lo que más aprendi con su trato es que es una persona maravillosa,(buena gente de éste Puerto) al que le deseo toda la felicidad junto a su familia. Mi reconocimiento y mi afecto.Un abrazo.

  15. diego

    Esta gran historia de este gran hombre , para mi es una de la nótula que mas me a llegado al alma ver como personas en tiempos difíciles sacaban adelante a sus familias con mil oficios y trabajos; D.RAMÓN le deseo una larga y feliz vida, y desde el cielo Dª CATALINA seguro que los proteje a el y su familia .
    Con mi más profundo respeto reciba un afectuoso saludo

  16. MANOLO

    MI QUERIDO RAMÓN: TU DEBES DE SABER QUIEN SOY. ME HACE MUY FELIZ VERTE EN GENTES DEL PUERTO Y RECORDAR AQUELLOS AÑOS EN TERRY, CUANDO YO TE GASTABA BROMAS SOBRE LA DIVISIÓN AZUL.
    ERES UN HOMBRE EXCEPCIONAL.

Deja un comentario